BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

SE VENDE SEGURO…¿Y REFORMA?

Viñeta de Dave Granlund

Viñeta de Dave Granlund

Las trabas a la reforma sanitaria de Obama no han cesado desde la promulgación de la ley en 2010. La oficialmente llamada Ley de Cuidados Accesibles, la reforma más ambiciosa que se haya hecho en las últimas décadas en Estados Unidos, sigue creando polémica e incertidumbre desde el primer día. El episodio más reciente que da fe de ello es que en las últimas semanas cerca de siete millones de ciudadanos estadounidenses han recibido cartas de sus aseguradoras anunciándoles la cancelación de la cobertura contratada porque el seguro no se adapta a los requerimientos de la reforma.

De este modo, se incumple la promesa del presidente, que tratando de calmar el revuelo de dudas que genera la ley, ha asegurado en reiteradas ocasiones que nadie perderá su seguro médico. Así que, ante la presión de lo sucedido y las acusaciones de la oposición –que siempre aprovecha cualquier ocasión para expresar su rechazo hacia la reforma- Obama rectificó ayer y dijo que permitirá a los ciudadanos que lo deseen mantener en 2014 sus planes médicos sin necesidad de renovarlos.

Este hecho es otro episodio de la aventura que empezó ya en 2010, cuando se aprobó la ley, y que añade todavía más incertidumbre entre la población. Lo que debía ser uno de los grandes logros del mandato de Obama se está convirtiendo en una amenaza constante a su credibilidad y empieza a pesar por su propia complejidad.

La complejidad de la reforma

Obamacare supone importantes cambios para un país en el que la salud está dominada por el mercado de compañías de seguros privadas y en el que cerca del 15% de la población (un poco menos de 50 millones de personas) carece de cobertura médica. Así, el principal objetivo de la legislación es acercar al país a la cobertura médica universal.

Para ello se han mantenido los dos programas de asistencia estatal: Medicare, que ayuda a jubilados y discapacitados, y Medicaid, que ayuda a las personas con menos recursos, y se ha expandido su alcance a estos sectores en algunos estados. Además, se han introducido nuevas condiciones para los paquetes de seguros ofrecidos por compañías privadas y empresas, que deberán garantizar al menos una serie de beneficios, tales como salud mental, cobertura por maternidad y hospitalizaciones. Es decir, ObamaCare no regula la atención médica sino que regula el sistema de seguros y busca corregir algunas de las peores prácticas de la industria con fines de lucro.

De este modo se busca dar respuesta a aquellos ciudadanos que no tienen ningún tipo de cobertura, ya sea porque su trabajo no les ofrece, porque no se lo pueden permitir o porque se les ha denegado por una condición médica preexistente. En cualquier caso una gran parte de la población estadounidense (cerca de la mitad) no se verá muy afectada por la reforma porque ya disponen de una cobertura a través del seguro médico que le ofrece la empresa.

Actual tipo de cobertura del que dispone la población estadounidense.

Actual tipo de cobertura del que dispone la población estadounidense.

Si bien la mayoría de los cambios introducidos ya están en funcionamiento uno de los pilares de la reforma está todavía por llegar: la obligación de que todos los ciudadanos tengan algún tipo de cobertura médica en 2014, o de lo contrario, deberán enfrentarse a una multa (con excepciones en el caso de quien no pueda pagar ningún seguro). Para ello se creó un Mercado de Seguros y se abrió el 1 de Octubre el plazo para que los ciudadanos adquieran (comprar, al fin y al cabo), si no tienen, el seguro que más se ajuste de entre los ofrecidos por Obamacare, ya sea por Internet, por teléfono, en persona o por escrito.

Así, desde el 1 de Octubre hasta el 31 de Marzo de 2014, pueden entrar en la web para consultar el ‘paquete’ que más se ajusta en función de sus ingresos y sus necesidades. La administración del sistema también cambia según el estado ya que algunos ofrecen su propio mercado de seguros y otros se limitan al mercado federal. Así, por ejemplo, si uno vive en California puede acceder a una página más personalizada.

Si bien Obamacare supone muchas ventajas también supondrá pagar nuevos impuestos y hará falta esperar unos años para conocer los resultados de ‘la gran reforma’, que habrá aplicado la totalidad de sus modificaciones en 2015. En cualquier caso, parece claro que la reforma le va a salir cara a Obama, almenos a nivel político.

PARA MÁS INFORMACIÓN…TE RECOMENDAMOS:

http://obamacarefacts.com/how-will-obamacare-affect-me.php

‘Hechos sobre Obamacare: desmontando los mitos”

BLANCA BLAY

@BlancaBlay

blanca.blay@gmail.com

1 comentario

Los comentarios están cerrados.