BLOGS
Viento de Levante Viento de Levante

"No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras" Juan Luis Vives

Archivo de Enero, 2016

¿Qué políticos escribirán libros este año?¿Por qué hubo un boom en 2015?

2015 fue uno de los años con más elecciones en España desde la democracia: hubo elecciones municipales y autonómicas el 24 de mayo y elecciones generales el 20 de diciembre. Además, Andalucía celebró elecciones anticipadas el 22 de marzo y Cataluña también, el 27 de septiembre.

Todo ello, y teniendo en cuenta que un año antes, en 2014, también hubo comicios europeos, provocó una eclosión de la edición y venta de libros de temática política tanto en 2015 como en 2014. También ayudó la aparición de nuevos partidos, que enarbolaron la bandera de la regeneración, y que ya en las elecciones europeas lograron dar la sorpresa como Podemos, y en menor medida Ciudadanos.

En cambio, 2016 apunta a que la actividad editorial en cuanto a libros de contenido político va a menguar, como parece lógico. Y ello pese a que habrá comicios autonómicos en Euskadi y Galicia, y no se descarta que haya unas nuevas elecciones generales, si Mariano Rajoy y Pedro Sánchez no logran ser investidos presidentes.

Iglesias en la presentación de su libro

Pablo Iglesias, líder de Podemos, en la presentación de su libro ‘Una Nueva Transición’. EFE

Pero eso no significa que no vaya a haber muchos y variados libros sobre políticos, o escritos por políticos, durante este año.

Así, desde la editorial Akal, que el año pasado publicó el libro ‘Una Nueva Transición’, de Pablo Iglesias, (video de la presentación del libro) y que recientemente han publicado ‘La verdad sobre el caso Nóos’, de Diego Torres (ex socio de Iñaki Urdangarin) avanzan que publicarán un libro sobre política, que dará mucho que hablar. De momento mantienen el secretismo.

En Espasa, el año pasado publicaron ‘El cambio sensato’, de Albert Rivera, -en el que el líder de Ciudadanos se reivindicaba como “la tercera vía política al margen del PP-PSOE” y defendía eliminar subvenciones a sindicatos a y patronal. En 2014, entre otros libros de políticos, publicaron uno del actual presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ‘La jungla de los listos’ sobre “corrupción, abusos y tropelías cometidas en España”. Sin embargo, de momento no tienen previsto publicar ningún libro de políticos en 2016.

'El Cambio Sensato', de Albert Rivera.

‘El Cambio Sensato’, libro de Albert Rivera.

En cambio, en ediciones Península sí van a publicar de forma inminente (el 26 de enero) un libro que confían en que dé mucho juego. En concreto, uno de Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ex gobernador del Banco de España durante el gobierno de Zapatero, que se titula ‘Economistas, políticos y otros animales’. MAFO rompe un largo silencio y reprocha que “tenemos profesionales capaces de diseñar las políticas que hay que adoptar” para que España se sitúe entre las “democracias ilustradas” pero “nadie las pone en marcha”.

Península, que el año pasado también publicó el libro ‘Recuperar el futuro’, de Luis Garicano (hombre fuerte de Ciudadanos en el área económica) también publicará en febrero el libro ‘Preso pero Libre’ de Leopoldo López, el líder de la oposición venezolana al régimen de Nicolás Maduro, que se encuentra encarcelado. Se basa en las conversaciones que mantiene con su mujer, la también opositora Lilian Tintori, cuando le visita a la prisión y sus notas manuscritas, sacadas clandestinamente de la cárcel militar de Ramo Verde. Es un libro de un político extranjero pero el tema, la situación política en Venezuela, está permanentemente de actualidad en España.

Ediciones Turpial es una editorial que publica habitualmente libros de política en su colección Libros Urgentes. En 2015 lanzaron cinco títulos. El de más éxito ‘Conversación con Juan Carlos Monedero, por el periodista Ramón Lobo (en primera y segunda edición). En este libro el cofundador de Podemos criticó la reorientación del partido hacia posiciones socialdemócratas defendida por Íñigo Errejón y Carolina Bescansa, y apoyada por Pablo Iglesias, y defendió su actuación en el llamado ‘caso Monedero’ por el que cobró 425.000 euros por asesorar a los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.

Otros libros sobre política de Ediciones Turpial fueron ‘Conversación con Luis García Montero, candidato de IU a presidente de la Comunidad de Madrid, por Jesús Maraña; ‘Conversación con Ángel Gabilondo’, candidato del PSOE a presidente de la Comunidad de Madrid, por Juan Cruz, y ‘Conversación con Jordi Sevilla’, ex ministro socialista y miembro del comité de ‘sabios’ de Pedro Sánchez. En 2016 van a continuar con sus libros políticos, “estamos ampliando la colección”, aunque de momento no pueden adelantar nada.

La editorial Almuzara, que en 2015 no publicó ningún libro sobre políticos, sí lo hará este año por partida doble. Una biografía sobre Antonio Fontán, periodista que también fue el primer presidente del Senado en la Transición española; y un libro sobre las memorias de Javier Rupérez, diplomático que empezó en la UCD en 1977 y se afilió al PP en 1989. En 1979 fue secuestrado por ETA durante 31 días. Arnaldo Otegi fue uno de los acusados de participar en el secuestro, aunque posteriormente absuelto por falta de pruebas. Javier Rupérez ha sido embajador de España ante la OTAN, ante Naciones Unidas, y en países como Estados Unidos, Etiopía, Polonia o Finlandia.

Bosch (ERC) con Posada (PP) y Díez (UPyD)

Alfred Bosch (ERC) con Jesús Posada (PP) y Rosa Díez (UPyD) en la presentación del libro a favor de la independencia de Cataluña. EFE

Otro de los temas estrellas que no podían faltar en los libros sobre política en los últimos tiempos es el asunto catalán. Alfred Bosch, actual portavoz de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, escribió ‘Como amigos. La independencia de Cataluña también interesa a los españoles’, de Galaxia Gutenberg, que curiosamente fue presentado por el popular Jesús Posada, ex presidente del Congreso, y Rosa Díez, ex líder de UPyD. Ambos partidos, PP y UPyD, defensores a ultranza de la unidad de España.

También sobre Cataluña, y otros temas, habla un libro escrito el año pasado por un político, pero desde una posición ideológica totalmente opuesta. ‘Todos los cielos conducen a España. Cartas desde un avión’, de Planeta, es la visión del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, en la que relata conversaciones con otros políticos sobre temas de actualidad: Zapatero, Aznar, Felipe González, Wert, Solana, Piqué o Fernández Díaz, entre otros.

Margallo, en la presentación de su libro.

Margallo, en la presentación de su libro. EFE

Y sobre Cataluña también ha escrito un libro recientemente Josep Borrell, ex ministro del PSOE. ‘La cuentas y los cuentos de la Independencia’, de la editorial Los Libros de la Catarata, es un análisis muy crítico de Borell con los argumentos políticos esgrimidos por Artur Mas, expresidente de la Generalitat y líder de CDC, y Oriol Junqueras, actual vicepresidente económico del Gobierno catalán y máximo dirigente de ERC.

Un libro escrito por una política sobre otra mujer que ahora es política, de 2015, es ‘No, mi general’, de Plaza Janés. Lo escribió Irene Lozano, entonces diputada de UPyD, sobre Zaida Cantera, entonces capitán del Ejército español. Hoy ambas son diputadas del PSOE en el Congreso.

Y también encontramos casos de políticos que escriben de libros que no son de política, como el caso de Borja Sémper, dirigente del PP vasco. Sémper ha escrito libros de poesía contemporánea, como ‘Maldito (Des)Amor’, de la editorial Lapsus Calami.

Una política que debuta como escritora es María Jesús Puchalt, concejal del PP en el Ayuntamiento de Valencia, que ha escrito ‘Mar de Azahar’, una novela intimista de desamor e intriga. Lo publicará la editorial Versátil el próximo mes de abril y creen que puede ser una sorpresa muy exitosa.

Así quiere Sánchez formar su gobierno, ¿se lo permitirán Mas y Junqueras?

Pedro Sánchez, el secretario general del PSOE, está decidido a intentar liderar un gobierno de centro-izquierda en España. Cree que puede lograrlo y piensa que en caso de no conseguirlo se convertiría en presa fácil para Susana Díaz, la lideresa socialista andaluza.

Rajoy con Sánchez

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el líder del PSOE, Pedro Sánchez.

Para ello, va a esperar su momento. Sabe que Mariano Rajoy, con el voto en contra del PSOE, no tiene posibilidad ninguna de ser investido presidente del Gobierno. El jefe del Ejecutivo en funciones sólo contaría con los 123 diputados del PP (122 más el díscolo Gómez de la Serna, que estará en el Grupo Mixto), así como los 40 escaños de Albert Rivera, que se ha mostrado –como Rajoy- partidario de un gobierno de concentración PP-PSOE-Ciudadanos.

Y nada más. Rajoy (con 163 escaños a favor) se quedará a 13 de la mayoría absoluta. Con un esfuerzo máximo y, sobre todo, con cesiones competenciales e inversiones relevantes en infraestructuras podría llegar a lograr el respaldo de los 6 escaños del PNV. Ese escenario se contemplaba en Moncloa antes de los comicios, quedarse a tres o cuatro escaños de la mayoría absoluta junto a Ciudadanos y necesitar al PNV. Pero se han quedado más lejos de lo que esperaban y la aritmética no cuadra: 163 escaños más seis del PNV serían 169 y Rajoy tampoco llegaría. Rivera

Además, el PNV es más proclive a entenderse con el PSOE –que ya es su socio prioritario en el Parlamento vasco y lo consideran un partido centralista pero menos reacio a ampliar competencias autonómicas-. El partido de Íñigo Urkullu no tiene ahora malas relaciones con el PP, e incluso coinciden en muchos proyectos e iniciativas de corte económico y laboral, pero los nacionalistas vascos sí se oponen frontalmente a Ciudadanos, el único partido –junto a UPyD– que hablaba abiertamente de eliminar el concierto vasco y recentralizar competencias.

Así, Pedro Sánchez da por hecho que, si Rajoy fracasa en su intento de conformar un gobierno, el Rey Felipe VI tanteará sus opciones y le encargará a él la tarea de armar un nuevo Ejecutivo. Pedro Sánchez tendrá seguramente su oportunidad y la quiere aprovechar.

¿Pero cómo? El PSOE cuenta con sus 90 escaños, más los dos de IU, que pese a obtener un resultado digno en votos, se hundió en escaños y no está para grandes exigencias. El gran socio del PSOE sería Podemos, con 69 escaños. El escollo principal es el referéndum de autodeterminación en Cataluña. Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, quiere mantener el pulso a favor del referéndum hasta el límite. No quiere renunciar al llamado derecho a decidir, una promesa electoral de En Comú-Podem, que les llevó a ganar con claridad las elecciones generales no sólo en Barcelona sino en el conjunto de Cataluña. En Comú-Podem logró 12 escaños con el 24,74% de los votos, por los 9 de ERC (15,98%), 8 del PSC (15,7%) y DL (15,08%, el partido de Artur Mas), y 5 de C’s (13,05%) y el PP (11,12%). iglesias-colau

Fue un triunfo histórico en Cataluña y tanto Ada Colau como Pablo Iglesias saben que renunciar al llamado derecho a decidir sería engañar a su casi millón de votantes catalanes. La CUP y ERC serían los grandes beneficiados en un futuro de esta promesa incumplida.

Además, en Galicia, la coalición Podemos-En Marea-Anova-EU logró un gran resultado, segunda fuerza con seis escaños y el 25,04% de los votos, por detrás del PP (10 escaños, pero por delante del PSOE en votos y con los mismos escaños) también con la promesa de defender el derecho a decidir tanto en Cataluña como en el “resto de naciones del Estado, como Galicia”. Y tampoco están dispuestos a renunciar a su promesa electoral.

Pedro Sánchez es muy consciente de que el Comité Federal del PSOE, a instancias de Susana Díaz, le ha puesto como límite para pactar con Podemos que la formación que lidera Pablo Iglesias renuncie al derecho de autodeterminación. El artículo 1 apartado dos de la Constitución Española dice textualmente: “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”. Chacon-Diaz

La postura histórica de los dos grandes partidos españoles, el PP y el PSOE, es que cualquier eventual referéndum que afecte a la soberanía nacional, que afecte por tanto a la unidad de España, se debería realizar al conjunto del pueblo español, y no a una parte de él (en este caso Cataluña). Esa posición es compartida por otros partidos nacionales, como Ciudadanos.

Podemos e IU, en cambio, defienden que el referéndum debería ser en la región afectada (ya fuera esta Cataluña o Euskadi), alineándose con las tesis de los partidos nacionalistas, pero con la diferencia sustancial de que tanto el partido de Pablo Iglesias como el de Alberto Garzón aseguran que defenderían un ‘No a la independencia’ en un hipotético referéndum. Además, ambos partidos contraponen a la independencia y al actual Estado autonómico una tercera vía consistente en un Estado plurinacional plenamente descentralizado y federado.

Fuentes del PSOE creen que en este punto podría llegar el entendimiento con Podemos (también con IU). Aparcar el referéndum a cambio de apostar por una profundización del Estado federal y plurinacional, así como un nuevo sistema de financiación autonómica. Pedro Sánchez no se negaría a calificar a Cataluña como nación, en la línea de lo que defiende el PSC. Pero sabe que varios de sus barones no se lo pondrían nada fácil, como Guillermo Fernández Vara (Extremadura), Javier Fernández (Asturias), Emiliano García Page (Castilla-La Mancha), además de Susana Díaz (Andalucía).

Pero 90 (PSOE), más 69 (Podemos y sus aliados), más dos (IU), 161, siguen sin dar para la mayoría absoluta. E incluso serían menos que los 163 de PP y Ciudadanos.

¿Cómo prevé conseguir Pedro Sánchez los escaños que le faltan?

Da por hecho que puede lograr el voto a favor de los seis parlamentarios del PNV (bastaría con seguir apoyando un gobierno cómodo de Urkullu, comprometerse a culminar el Tren de Alta Velocidad a toda Euskadi y ceder algunas competencias estatales, el PNV cifra en 35 las pendientes del Estatuto de Guernika).

De lograrlo ya serían 167 diputados, cuatro más que los 163 del PP y Ciudadanos. Pedro Sánchez también podría lograr fácilmente el apoyo del único diputado de Coalición Canaria, con quien ya gobierna en coalición en Canarias. Ya sumarían 168.

Bildu, con dos escaños, podría abstenerse, o incluso votar a favor del gobierno PSOE-Podemos-IU. No en vano, difícilmente Bildu se opondrá a un gobierno en el que esté Podemos, que ha sido socio electoral en Navarra en los recientes comicios –en el Senado- y con quienes comparten gobierno autonómico en Navarra o municipal en Pamplona.

La clave volverá a estar en Cataluña. El voto en contra de ERC (nueve escaños) y de Democràcia i Llibertat (el partido de Artur Mas, ocho escaños) impediría el gobierno “progresista” al que aspira a liderar Pedro Sánchez. artur mas

¿Qué puede ofrecer el secretario general del PSOE a ERC y CDC, dos partidos que están abiertamente por la ruptura de España y la independencia de Cataluña, para que le voten a favor, o al menos se abstengan los dos?

El aludido referéndum de autodeterminación no, ya que es una línea roja que le ha marcado expresamente el Comité Federal del PSOE a Pedro Sánchez.

¿Un Estado plurinacional y federal que reconozca a Cataluña como nación, además de un nuevo sistema de financiación que primara a la región? Difícilmente contentaría a quienes pretenden la independencia total, y además contaría con el recelo de los barones más poderosos del PSOE (Díaz, Page, Vara, Fernández, Puig…), además de con la oposición frontal del PP y de Ciudadanos.

Pedro Sánchez y Ximo Puig

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

Por la vertiente social, y la influencia de la izquierda catalana, desde el PSC y En Comú-Podem quizá podrían arrastar a la abstención de ERC. ¿Pero cómo convencería Pedro Sánchez a Artur Mas y Carles Puigdemont, nuevo presidente de la Generalitat catalana para que se abstengan sus diputados? ¿A cambio de qué? Esa es la gran incógnita sobre la investidura de Pedro Sánchez.

Necesitará, probablemente, mayoría simple en segunda votación. La clave será la posición de ERC y el partido de Artur Mas. Si votan en contra de su investidura, habrá nuevas elecciones en España. Si se abstienen, habrá gobierno de centro-izquierda, seguramente del PSOE apoyado en el Parlamento por Podemos, IU y el PNV como socios centrales.