BLOGS
Viento de Levante Viento de Levante

"No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras" Juan Luis Vives

La crisis despuebla Valencia: 30.000 vecinos menos en 5 años

Colas de inmigrantes en el Ayuntamiento de Valencia

Colas de inmigrantes ante la oficina del padrón del Ayuntamiento de Valencia. Foto: Rebeca Argudo

Valencia ha perdido casi 30.000 vecinos en cinco años. La durísima crisis económica ha provocado el éxodo, principalmente, de ciudadanos extranjeros, sobre todo latinoamericanos, que han decidido abandonar la capital del Turia para, la mayoría, regresar a sus países de origen.

Ecuatorianos y bolivianos son los que más se están yendo de Valencia (y por extensión de España), aunque siguen siendo la segunda y tercera nacionalidad en la ciudad, respectivamente. Los rumanos, que son la comunidad más numerosa en Valencia, también se van, pero menos.

Rumanos, bolivianos y ecuatorianos sufren mucho el paro al haber trabajado mayoritariamente en la construcción y en la industria tradicional, dos sectores muy destrozados en la Comunidad Valenciana.

No obstante, entre las tres comunidades suman más de 28.000 vecinos de Valencia, de un total de 787.301 personas a 1 de enero de 2014, según los datos del padrón municipal del Ayuntamento.

En cambio, los chinos siguen comprando o constituyendo nuevos negocios (tiendas, bares, peluquerías…) y cada vez tienen más (y más diversos) bajo su absoluto control. Los chinos crecen paulatinamente en Valencia y son ya la sexta nacionalidad más numerosa de la ciudad, con 5.545 vecinos.

Por algo son ya la primera potencia económica del mundo y por algo capean mejor que ninguna otra nacionalidad la crisis económica que sufre España. Otra cosa es a costa de cuántas horas de trabajo.

5 comentarios

  1. Dice ser Click aquí

    10 euros gratis para jugar al bingo http://goo.gl/FSTZNf

    17 junio 2014 | 14:10

  2. “La semana pasada, el colectivo Juventud Sin Futuro lanzó una campaña (#nonosvamosnosechan) para denunciar la situación de precariedad general en que vive la juventud del país. La página web de la campaña recoge una serie de datos espeluznantes: las cifras de paro juvenil se disparan, las condiciones laborales de los que sí tienen trabajo no dejan de empeorar, y cada vez más personas deciden irse del país para labrar su futuro en otra parte. Mucho se ha hablado de la sangría que supone la fuga de cerebros, y de cómo el Estado ha sufragado con dinero público la valiosa formación de jóvenes trabajadores (médicos, investigadores, personal sanitario, técnicos de todo tipo, ingenieros, profesores, arquitectos…) a los que ahora se obliga a emigrar. Los países receptores reciben estos flujos de mano de obra cualificada como un maná caído del cielo; la ministra alemana de Trabajo dijo la semana pasada que la inmigración española era “un golpe de suerte”.

    Pero la realidad es que muchos de los emigrantes (cualificados y no cualificados) se encuentran en sus destinos con enormes dificultades y condiciones no mucho mejores de las que dejaron (“precariedad everywhere” es uno de los lemas de la campaña). Hasta hace relativamente poco, se iban del país los que querían intentar algo distinto. Ahora se están yendo los que ya no pueden quedarse, y eso da lugar a escenas y situaciones que se habían reprimido en lo más profundo de nuestro inconsciente político, familiar, cultural. La ironía, además, es dolorosa: en un país que sigue teniendo centros de internamiento de migrantes opacos a todo escrutinio y control social, nos encontramos deseándole suerte a aquellos que se van buscando una vida mejor.

    Juventud Sin Futuro se ha lanzado pues a una apuesta osada y decidida: politizar ese exilio masivo. Hasta ahora, la emigración se ha vivido generalmente como un fenómeno privado; la decisión de partir siempre es al fin y al cabo una cuestión personal, y hay tantas trayectorias y situaciones como personas se marchan. Todo el mundo conoce a alguien que se ha ido, pero rara vez se encuentran parecidos entre esas historias más allá de un mismo diagnóstico resignado: las cosas están muy mal, es normal que la gente decida buscar fuera lo que no puede encontrar aquí. Al apuntar directamente a las causas de ese proceso, sin embargo, JSF presenta el exilio como una realidad desindividualizada, una condición que se comparte más allá de lo privado y lo singular, el tronco común de todas las voces y trayectorias que están sin estar en el país. O mejor, JSF consigue hacer las dos cosas a la vez: el centro simbólico de la campaña es un mapamundi lleno de diminutos puntos amarillos, cada uno de los cuales representa una historia individual con nombres y apellidos; todas son diferentes, pero todas son parte también de un mismo entramado que expresa lo que tienen en común. Eso se lee en el mapa: que la emigración no es una tormenta o una plaga, ni una suma de odiseas personales, sino una realidad económica y política que tiene causas, responsables y alternativas.

    Pero la campaña hace algo más que denunciar esa realidad. Vaya donde vaya, el emigrante aprende a hacerse invisible: su lugar es el de quien se ha ido, un lugar vacío y sin voz. Por eso politizar el exilio significa también rescatar a los emigrantes de su muerte civil, de ese destino trágico por el que irse es abandonar lo que uno deja atrás, renunciar a decir nada, perder definitiva o temporalmente la ciudadanía y el vínculo con la realidad política del país. Frente a esa imposición de silencio, la campaña hace presentes a los emigrantes fuera (porque les permite comunicarse y organizarse entre sí) y dentro a la vez (porque la campaña no se limita a los que se han ido, sino que vincula esas trayectorias con las de los que se han quedado, con los que piensan o no en marcharse pero que, independientemente de lo que decidan, comparten con los de fuera los mismos problemas y una misma condición). La juventud sin futuro está de los dos lados, fuera y dentro del país, y eso logra la campaña: hacerla presente en dos lugares a la vez, darles una voz y un nombre común, reunir lo que está aislado y darle un cuerpo político a lo que era invisible.

    A primera vista, el mapa político de los exiliados parece un cerebro o un rizoma, esas estructuras botánicas llenas de raíces, brotes y nudos que crecen horizontalmente y sin centro alguno. Aunque para eso falta aún algo importante: trazar líneas entre los puntos, crear vínculos entre cada una de las historias, multiplicar sus cruces y trayectorias. Ojalá circulen ideas y prácticas en todas las direcciones, y ese nombre común se convierta en una máquina de derogar distancias. La juventud sin futuro de los que se van y los que se quedan es paradójicamente el mejor futuro que tiene el país: es un sujeto que, para liberarse, tiene la tarea de abolir su propia condición presente. En ese empeño, los jóvenes no tienen nada que perder, salvo la precariedad y el silencio que los encadena”.

    por Pablo Bustinduy
    Filósofo

    11-03-2013

    18 junio 2014 | 00:13

  3. Dice ser Lola

    Normal que se marchen si no hay trabajo y no tienen ayudas, al menos en su país estarán con su familia. Lo de los chinos es cosa aparte, donde vivo han acabado con casi todo el comercio local: tiendas de ropa, fruterías, peluquerías, bisutería, artículos para el hogar, no hay ramo que no toquen. Lo triste del caso es que ahora que casi han terminado con la competencia han comenzado a subir los precios.

    18 junio 2014 | 13:23

  4. Dice ser Antonio Larrosa

    Las crisis las originan los descontroles gubernamentales, para mi no hay otra cuestión a debatir.

    Clica sobre mi nombre

    18 junio 2014 | 18:01

  5. Dice ser Antonio Larrosa

    ELPAIS.comLa ComunidadBLOGARCHIVOSUSCRÍBETECONTACTO
    Login
    Clica sobre mi nombre
    17Jun, 2014
    ¿SOMOS UN PAÍS DE QUEJICAS. O MAL GOBERNADOS ?
    Escrito por: antoniolarrosa2 el 17 Jun 2014 – URL Permanente

    antoniolarrosa1@hotmail.com

    .¿SOMOS UN PAIS DE QUEJICAS, O MAL GOBERNADOS?

    Se poco de política sin embargo tengo mucho interés en comprender las cosas que suceden en mi país, he hecho unas pequeñas averiguaciones para saber cosas de la historia, quedándome muy sorprendido ante los resultados obtenidos.

    Resulta que estos días se está hablando mucho de la abdicación del Rey y las protestas, manifestaciones y quejas, en todos los medios de difusión tanto a favor como en contra de la Monarquía y los republícanos que intentan solucionar todos los problemas habidos y por haber en el pueblo español. Como mi experiencia respecto a la monarquía que ha mantenido en Paz al país casi cuarenta años es muy positiva, y viendo el revuelo que se ha levantado estos días como ya he escrito antes, harto dispar, me he sentido tocado en mis inquietudes y me he puesto a investigar tomando como fecha la de 1873, año en que entro a gobernar la 1ª República. Ahora me encuentro con un problemilla. Resulta que he estado tomando apuntes de varios sitios y los escribi en un papel que misteriosamente ha desaparecido, así que hare un resumen a mi manera con lo que ha quedado en mi memoria y espero que me entendáis. Antes de entrar la primera República había un rey que se llamaba Amadeo I. Era un tiempo de gran crisis con España inmersa en graves problemas en Sudamérica y los españoles SE QUEJABAN, SE MANIFESTABAN Y SE REVELABAN CONTRA EL REY echándole la culpa de todo y fue entonces cuando la República entró en funciones tras que el rey dimitiera. Aquella primera república duró once meses, cambio de gobierno en ese escaso tiempo cuatro veces y España perdió Cuba, Chile y filipinas, la crisis se acentuó y como todo lo prometido no resulto las gentes nuevamente PROTESTARON, SE MANIFESTARON Y SE REVELARON CONTRA LA REPUBLICA , volviendo a pedir otra vez la vuelta de la Monarquía y llegó después de muchos problemas Alfonso XII al que siguió Alfonso XIII, pero como los problemas seguían sin resolverse LAS GENTES NUEVAMENTE GRITABAN , SE MANIFESTABAN Y EXIGIAN Que nuevamente volviera la República que entonces prometía hacer cambios y terminar con la crisis. Desgraciadamente la crisis no cedió, al contrario , LAS GENTES SE MANIFESTABAN Y NO SOLO ESO EMPEZARON A QUEMAR IGLESIAS, A MATAR A LOS SACERDOTES Y A LAS MONJAS, ASI COMO A LOS ALCALDES , A LOS GUARDIAS CIVILES Y A CUALQUIERA QUE TUVIERA UN AUTOMOVIL, O ALGUNA PROPIEDAD SOBRESALIENTE . En fin que la situación se tornó angustiosa y el ejercito consideró que debia intervenir , originándose la guerra civil que duró casi tres años y con un balance de un millón de muertos aproximadamente . Fue entonces cuando entró la dictadura Franquista, dejó de valer el dinero y no habían suministros de nada, siendo ayudados por alguna nación como Argentina que enviaba barcos cargados de alimentos . En fin que como siempre las GENTES SE QUEJAN, SE MANIFIESTAN y aún después de 39 años de Paz tras la muerte del dictador fue designado el Rey D: Juan Carlos de Borbón por sufragio Universal del pueblo español que ahora, con la crisis que nos afecta es atacado por los republicanos que nuevamente prometen cambios y bienestar social, aunque me temo que si entrasen ellos a dirigir nuestros destinos nuevamente LAS GENTES SE QUEJARAN AL COMPROBAR QUE TODO SEGUIRA IGUAL. Total que tras leer un poco la historia y que conste que me he debido dejar muchas cosas como los problemas con Marruecos , con la dictadura de Primo de Rivera y alguna otra cosa que siempre fueron coreadas con LAS MANIFESTACIONES DE LOS OBREROS y toda la clase media, me he puesto a revisar lo que es una República y me he encontrado que la palabra República, es muy parecida a la Democracia, (Cosa de pueblo) y hay muchas Repúblicas aunque quitando la Francesa que viven más o menos como nosotros , las demás dejan mucho que desear como son la Cubana, las dos Repúblicas Chinas, la de Corea del Norte , la del Congo Las arabes que son muy severas, la República democrática alemana de Hitler, desaparecida la de Norteamérica que siempre están en todas las guerras y creo que me quedo corto, deseando Que nuestro nuevo Rey Su Magestad Felipe VI tenga suerte y nos de muchos años de Paz, aunque me temo que tal como somos en este país hagamos como siempre PROTESTAR, GRITAR Y EMBERRINCHARNOS COMO NIÑOS A LOS QUE SE LES HA QUITADO UN CARAMELO. Somos asi de quejitas Y supongo que así seguiremos por los siglos de los siglos, aunque creo que el contribuyente muchas veces tiene razón, porque como dice el refrán siempre caemos en eso de la hora de prometer y no escarmentamos , los políticos son muy sagaces y siempre

    18 junio 2014 | 18:04

Los comentarios están cerrados.