La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘Tamara Falcó’

Un Premio Nobel de Literatura corrige el blog de Tamara Falcó

Qué cosas. La vida te da sorpresas que una nunca hubiera podido imaginar. ¿Quién le iba a decir a Tamara Falcó, hará un año, que su blog de Hola iba a acabar siendo corregido por un Premio Nobel de Literatura? Pues eso es exactamente lo que ha sucedido.

Tamara Falcó durante la presentación de Hawaiian Tropic. © Gtres

Tamara Falcó durante la presentación de Hawaiian Tropic. © Gtres

Para aumentar mi amistad con Mario le di mi blog para corregir. Mi madre luego me vino: ‘¿Le has dado tu blog a Mario?’ Y yo le contesté: ‘Hombre, claro… Obvio. Literatura, literatura… Evidentemente’. Me corrigió un par de cosas y se rió mucho. Le gustó. Pero, ¿qué va a decir? Si se estaba ligando a mi madre”, dijo Tamara en la presentación de las cremas de la firma Hawaiian Tropic de la que es imagen, tal y como recoge la revista Semana.

No me digáis que no: es total. ¡Tamara es total! Sin filtros, dice lo que le parece, y desde luego no es una chica tonta, como piensa alguna gente. Para mí es inteligente: sabe disfrutar de la vida, y eso es lo más importante. Y os diré una cosa: siempre es amable con los periodistas. Jamás tiene una palabra mala para nadie. ¿Por qué habríamos de criticarla tanto?, ¿tiene ella culpa de haber nacido en una familia rica? Prefiero cien veces a Tamara Falcó que a otros especímenes televisivos que por no aportar no aportan ni energía positiva.

En la citada presentación también dijo sobre la relación de su madre y Mario Vargas Llosa: “Ellos me dan esperanza para encontrarme dentro de cincuenta años al hombre de mi vida”. Lo dice el refranero popular: ¡el amor no tiene edad!

La parejita que más veces ha salido en las portadas de las revistas del corazón este año, por cierto, también es noticia estos días. El Nobel ya está oficialmente divorciado de su exmujer, Patricia. Y ayer dio la noticia la revista Hola: Mario Vargas Llosa ya le ha pedido a Isabel Preysler que se case con él.

Tamara Falcó se pronuncia sobre el rumor que la vinculó a una secta

Cuando contó al mundo que había descubierto una posible vocación como monja después de leer la Biblia todo el mundo se lo tomó a guasa. Pero parece que Tamara iba en serio. Después de aquello hizo varios viajes solidarios a África y en los “photo calls”, entre flashes, hablaba tranquilamente de su fe y su cristianismo. Ahora ha tenido que aclarar que ella no pertenecía, como lamentablemente parece que sí han pertenecido otras famosas, a la secta de los miguelianos, cuyo líder está en la cárcel mientras sigue el juicio. Y es que, ¡Tamara acudió a uno de sus retiros en los que las piadosas “monjitas” trataban de conseguir adeptos y seguidores para lo que finalmente se supo que era una secta! No te pierdas lo que ha dicho al respecto…

Tamara Falcó, en una imagen de Facebook

Tamara Falcó, en una imagen de Facebook

Lee el resto de la entrada »

Isabel Preysler y Vargas Llosa, adolescentes ‘in love’ en Lisboa

¿Creíais que el culebrón Vargas Llosa – Preysler estaba finalizado, al menos por un tiempo prudencial? Nada más lejos de la realidad: la revista Hola le ha dedicado su nuevo número… ¡tres portadas en menos de un mes!

hola

Las dudas que teníamos sobre si Preysler estaba en nómina de la revista junto con sus hijas parecen disiparse como las pocas ideas que nos quedan en este verano ingrato, al menos en Madrid, donde estos días estamos alcanzando temperaturas muy perjudiciales para la salud, al menos para quien viva sin aire acondicionado (yo).

A lo que íbamos: si el otro día escuché de labios de una avezada periodista del corazón asegurar fieramente que Isabel Preysler no concedería ninguna exclusiva, rechazando así cheques que podrían alcanzar cantidades de 600.000 euros, pero, ¿cómo podemos denominar esta nueva portada? Vale, es cierto, la reina de corazones no ha salido opinando ni hablando de su vida privada. A cambio, la vemos DE LA MANO junto a su “adolescente” novio, sí, adolescente, así lo califican sus propios amigos, que aseguran que ha recuperado una ilusión que parecía perdida.

Total, que en la revista, que he devorado esta mañana mientras me tomaba un Frappuccino en el Starbucks, se les ve ora cenando elegantísimos (chaqueta y corbata él, mono blanco sin mangas y semitransparente ella), ora bailando sonrientes, ora intercambiando una mirada de complicidad y… ¡un besito en el coche! No, hombre, no, en los labios no, no me seáis vulgares. El besito se lo da el Nobel en la carita, como debe de ser, que el paparazzi estaba cerca.

Pero no, ella no habla. Y subrayo lo de ella: él sí ha hecho unas no tan jugosas ni tan sorprendentes declaraciones: “Nuestra relación va muy bien”.

Que no, que ella no ha dicho ni mú, al menos de momento, y la avezada y famosísima periodista del corazón de la que hablaba hace un momento asegura que no va a hablar. Que la Preysler cuando dice que no es que no. Claro que, bien pensado, ¿para qué va a hablar ella, si ya lo hacen sus hijas? Primero lo hizo Tamarita, en su revista y en la 080 Barcelona Fashion para decir que el Nobel es lo más y que es su escritor favorito, además de asegurar tan tranquila que había leído (ejem) la mayoría de sus novelas.

Luego sucedió lo de Ana Boyer, la hermana recta de la familia, de la que se dijo que estaba algo sorprendida (por no decir enojada) con la relación amorosa pero también millonaria que se ha creado entre su mamá y el ínclito escritor. Pero no, de enfadada nada de nada, al contrario, como aclara esta semana, previo cheque bancario, en la misma revista de su mamá:

– “Animaba a mi madre a que rehiciera su vida y buscara la felicidad. Y ahora la veo muy contenta”

– “Para mí lo importante es que mi madre esté feliz, y todos sus hijos la animamos a que haga aquello que la lleve a ser feliz”

-“Es algo con lo que yo he crecido y que pasaba en mi vida desde pequeña, así que lo intentamos llevar con naturalidad. Obviamente, hay muchas veces que cuesta e interrumpe tu día a día” (refiriéndose a la atención mediática de estas últimas semanas)

La parte menos divertida del culebrón también continúa: si Patricia Llosa aseguró en un comunicado que hace poco habían celebrado el 50 aniversario en amor y compañía, Hola aclara que de eso nada, monada, que lo que se celebró fue el doctorado “honoris causa” que le concedió al erudito la Universidad de Princenton, aunque reconoce que sí se brindó por la relación, pues los hijos aún no sabían nada de la ruptura.

Atención, atención: “Existía entre el escritor y Patricia un código de buena conducta, de relación cordial, aunque conocían desde hacía mucho tiempo la situación sentimental en la que se encontraban…”, se explica en las páginas.

Entonces, ¿por qué Patricia Llosa mandó semejante comunicado?, ¿tal vez ella no se enteró del código de buena conducta?

No sé vosotros, pero yo no entiendo nada. Será el calor… más me vale ir a por otro Frappuccino…

¿Pensábais que esto era todo por hoy? Pues no: el culebrón podría continuar esta misma tarde en Madrid, en la conferencia que imparte Vargas Llosa... Se dice, se comenta, se rumorea que Isabel Preysler podría presentarse cual oyente, pero yo apuesto a que no lo hará…

conferencia

Habla Tamara Falcó sobre su madre y Vargas Llosa: “Les veo encantados”

tamara

Tamara habla en el Hola de esta semana

La noticia del mes y del año, con permiso de Bruce Jenner, sigue siendo la Preysler y el Nobel, esa relación que nadie se esperaba y cuyo interés ya se ha cuantificado en los medios rosas con cifras de euros mareantes e irracionales. Y Tamara Falcó, a la que adoro, ya ha hablado también a través de su revista de cabecera, que es la misma de su enamorada mamá.

“En mi familia estamos acostumbrados a la atención mediática, pero no como esta vez… lo que está ocurriendo hace mucho tiempo que no pasaba”, dice apoltronada en un sillón ideaaaal de su hogar ideaaal, y precisa: “Mientras vea a mi madre feliz, a lo demás no le presto mucha atención”.

Se refiere, supongo, a los titulares desalmados que están saliendo por todos lados, reduciendo el idilio amoroso a una mera cuestión económica, primero especulando sobre cómo será el reparto de la millonaria herencia de Vargas Llosa (¡en juego 10 millones de euros más o menos!) y, segundo, sobre la tan perseguida nueva foto de los pipiolos, pues se dice, se comenta, se rumorea, que una imagen que capte a la parejita de un modo claro y preciso tiene un precio en estos momentos de 60.000 euros, así que ya podéis imaginar cómo andan los paparazzis, como locos, en estos tiempos de Instagram y fotografías gratuitas.

El ego de la Preysler da saltitos: aquí está la prueba evidente de que lo que decían algunos, que su reinado en el colorín ya hacía tiempo que había caído en manos ajenas, no es cierto. Sigue siendo, hoy por hoy, la más buscada y la que más interés mediático despierta, lo cual, qué queréis que os diga, yo lo veo una buena noticia, pues prefiero la noticia de un romance entre un escritor y una dama del cuché que no los gritos y peleas, a veces no tan finos, de colaboradores y ex de tres pistas de un programa de la tele.

Sigamos con Tamara, que añade sobre el bombazo: “Nunca ha sido como en esta ocasión. Como lo que está ocurriendo ahora, hace mucho tiempo que no pasaba. A mí la verdad es que no me está produciendo grandes cambios en mi rutina. Yo sigo con mi vida normal”

Dice que a su madre la ve “muy bien. Ha sido una madre ejemplar, una mujer ejemplar, y se merece ser feliz”.

El día que se conoció todo

El día que se conoció todo

Conoce al Premio Nobel “desde hace tiempo” y les ve “encantados el uno con el otro”.

El Premio Nobel, mientras tanto, guarda silencio. Yo hubiera querido que se marcase el primer artículo folletinesco de su vida, pero de momento, ay que fastidiarse, prefiere hablar sobre cosas tan aburridas como la visita de Felipe González a Caracas…

Y así son las cosas y así os las he contado, revista Hola en mano, que ha adelantado su salida al mercado por segunda vez merced a esta noticia de nuevas oportunidades en el amor a edades avanzadas que unos critican, otros no entienden y otras, como yo, románticas empedernidas, celebramos secretamente.

Al fin y al cabo, es cierto que el escritor podría haber hecho las cosas mejor con su mujer, Patricia Llosa, con la que llevaba cincuenta años, que tenía derecho a enterarse de labios de su marido y no por los comentarios de la tele sobre la portada de una revista, pero también es cierto que todo el mundo tiene derecho a empezar de nuevo, todo el mundo tiene derecho a ser libre, incluso cuando se tienen más de setenta años, ¿no os parece? Tal vez, quién sabe, también sea lo mejor para su todavía mujer…

Nada más por hoy, bueno sí, mi adiós a Marujita Díaz, cuyo turno en este teatro que es la vida finalizó ayer, que tantos programas del corazón alegró con su chispa y su locura, además de aquel cubano… ¡Descansa en paz, Marujita!

El esperado estreno como egoblogger de Tamara Falcó

Tamara Falcó © Gtres

Tamara Falcó © Gtres

Mucho habían tardado en contratar como blogger a Tamara Falcó. Sorprendía que en un mundo virtual plagado de egobloggers actrices, modelos y presentadoras que posan con distintos modelitos que les prestan las marcas (a cambio de jugosas cantidades, ejem) y que cuentan su día a día con no tan buena letra ni tanta creatividad (algunas de ellas) nadie hubiera llamado a la hija más divertida de la reina de corazones para hacer lo propio. Al fin y al cabo, ella es licenciada en Comunicación por la Universidad de Bostón (ya quisieran muchas) y, sobre todo, es mucha Tamara, como nos demostró en aquel reality en el que, sin embargo, no enseñó su lado más locuelo. Lo tiene. ¿Lo mostrará en el blog?

Será un blog para la revista Hola y se llamará 33 other stories (no sabemos si cuando el próximo mes de noviembre cumpla 34 cambiarán el nombre). ¿El lanzamiento mundial? El próximo día 20. “La idea es mostraros mi vida y a mí misma tal cual soy”, dijo el otro día a los periodistas mientras degustaba una tarrina de helado Häagen-Dazs (su favorito es el de vainilla).

Pero, ¿de qué escribirá nuestra musa de estilo? Sobre moda, evidentemente (su madre puede echarle una mano). Su referente es alto: Olivia Palermo, icono de estilo mundial al que quiere parecerse.

Tamara ya ha contado que su blog de moda tendrá “una estética preciosa”. Y ha dicho que también hablará sobre los viajes que haga, estilo de vida… ¿Y religión? No lo sabemos, pero entra dentro de lo probable que haga algunas referencias al más allá. Al fin y al cabo, desde que leyó la Biblia hará un par de años Tamara confesó haber encontrado un nuevo camino, el de la fe, e incluso una vez habló de la posibilidad de entrar en un convento, una idea que ya se le fue de la cabeza (para alegría de “mami”, que prefiere tenerla viviendo en su casa, que es precisamente donde está ahora, tras su aventura en solitario en un aticazo del centro de Madrid)

No recomendará batidos verdes como hizo su madre (ella desayuna café con leche de soja y bizcocho, nada de cosas raras), pero sí que hablará de algunas asociaciones humanitarias con las que colabora y que hacen cosas importantes por la sociedad (¡aplausos!).

Por cierto, también se estrena en Instagram, donde ya tiene a punto su cuenta con un montaje de lo más creativo.

IG: @tamara_falco_

IG: @tamara_falco_

Diréis lo que queráis, pero yo me alegro por Tamara. Es un cielo. En todos los encuentros con periodistas siempre tiene una sonrisa a punto de caramelo y una palabra amable a flor de labios. Sus chifladuras aportan divertidos titulares y la maldad es incompatible con lo más básico de su forma de ser. Ahora vive una etapa de soltera y está encantada. “Hace un año me sentía un poco rara ya que siempre había tenido novio, pero ahora estoy encantada, saliendo y divirtiéndome, sin estrés… me lo tomo con otra filosofía”.

¡Viva Tamara!

Isabel Preysler: entre el plan detox y la burguer party

Terminaba anteayer de escribir el triunfal artículo que tantas alegrías me ha dado (también algún que otro disgusto, a qué negarlo: la gente puede llegar a ser supermalvada) cuando mi madre cambió de canal en la tele del hospital y dijo: “Yo no apruebo ni acepto ni entiendo que escribas sobre chismes, pero ya que lo haces tendrías que escribir sobre esto”. Levanté la mirada por encima de las gafas de culo de botella (que sólo me pongo en presencia de mi cariñosa madre) y vi a Isabel Preysler en el asiento de Pablo Motos. No podía creerlo: estaba más joven todavía que en la maravillosa fiesta que celebró hace unos meses Vanity Fair, cuando la confundí con Tamara (no llevaba las gafas), que fue la última vez que la vi. Pero, entonces, ¿es cierto que esas cremas suyas funcionan?

isabel-preysler-abrir

Mi amigo Txema Mirón, consultor y experto apasionado en el mundo beauty, diría que sí, pero yo tendría que verlo para creerlo.

txema

Desconfío un poco de los efectos milagrosos de las cremas, pero no tanto de los del photoshop. He visto con estos ojos míos verdaderos milagros merced a este programa informático (también bastantes descalabros). Y ella lo sabe. Y es que cuando la Preysler sale en una exclusiva exige un photoshop digno de Ana Rosa Quintana en su propia revista. No hay otra famosa que cuide tanto su imagen como nuestra “reina de corazones” (quedó demostrado que sigue ostentando este título: rompió los audímetros EH como nadie lo había hecho antes: casi cuatro millones de seres humanos).

Claro que lo de su eterna juventud no es solo cuestión de arreglos de ordenador. Porque cuando una la ve en persona no sabe qué edad tiene. Lo mismo podría tener cuarenta y cinco que cincuenta. Tiene sesenta y cuatro. Y está tan delgada… “Mis amigas vienen un día a la semana a ver una serie y dicen: nos vamos a hinchar. Tomamos hamburguesas, perritos calientes, patatas fritas, tarta de chocolate, bizcocho, de todo, absolutamente de todo, estamos todo el tiempo comiendo…Vemos cinco o seis capítulos. Empieza ya a amanecer cuando terminamos y todo ese tiempo estamos comiendo sin parar”

Sí, claro, del Burguer King. Dice que es cuestión de genética. Que ella come un montón y no engorda. Pero luego dice que tiene entrenador personal. Y que baila en el baño. Y en otras entrevistas ha contado que un día a la semana toma solo piña para depurar.

Total, que lo que más me interesó fue su desayuno: Un batido detox (una siempre está a dieta, como Alaska y como mi íntima Topacio Fresh), pero cuando esta mañana ha llegado la enfermera y le he sugerido que me trajera el sencillo batidito ha abierto los ojos tanto que he tenido que decirle que era una broma. Con tod@s la comparto ahora:
Zumo de lima + Brócoli + pimiento + pepino + manzana + col rizada + espinacas + calabacín = Batido energizante de la Preysler.

batido

 

¡Dice que lo toma todas las mañanas!

Conclusión: que Isabel llegó a la tele después de veinticinco años y arrasó casi más que yo en mi primer post. Hubo tuits destructivos, pero los buenos ganaron por goleada.

tuittuit bueno

 

Y fue tan lista que se metió a todos los periodistas en el bolsillo. No es difícil meterse a un periodista del corazón en el bolsillo. Los periodistas del corazón son esos a los que se les insulta una media de 100 veces por semana. En cambio, ella dijo: “Gracias a ellos estoy aquí”. Es casi, casi tan lista como su hija Ana Boyer, que ha superado a la maestra. Pero de Ana hablaremos otro día. Y de mi adorada Tamara (sin duda mi preferida) hablaremos muchos días. Adoro a Tamara y a su cabecita casi tan loca como la mía.

Ahora os dejo: está a punto de llegar mi coach, y como se entere que no he hecho los ejercicios que me ha mandado para mejorar la relación con mi madre verás la que me lía. Bueno es el pelma.

¡Hasta mañana y requete gracias a todos/as los que dejasteis comentarios! (incluido a Javier, que opinó que yo era Ángela Portero disfrazada. ¡Haber estudiado Filología para esto!)

Con todo el cariño

Rosy