BLOGS

Un blog sobre el (des)uso de la lengua en la política, los medios de comunicación, la publicidad, la calle...

Tres (absurdos) argumentos lingüísticos contra el matrimonio homosexual

Como casi todos ya sabréis, el Tribunal Constitucional avaló ayer oficialmente la ley que regula el matrimonio homosexual, algo que, dicho sea de paso, me produce una inmensa alegría.

Como también sabréis, el Partido Popular y una parte medianamente significativa de la sociedad española se manifestó, en su momento, en contra de lo que consideraban una ley injusta.

A día de hoy, son muchos los ciudadanos que se siguen amparando en supuestos argumentos lingüísticos para criticar abiertamente la ley. Hoy nos hemos propuesto rebatirlos. He aquí los tres argumentos aparentemente lingüísticos que esgrimen los principales  defensores de que el matrimonio siga siendo entre un hombre y una mujer:

1.- “La RAE lo define como la unión entre un hombre y una mujer”. Efectivamente, el DRAE define el matrimonio como la “unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales”. Sin embargo, ya hemos dicho alguna vez por aquí que lo que dice el diccionario NO tiene por qué ir a misa, del mismo modo que hemos recordado los criterios que hacen que la RAE ‘admita’ nuevas palabras o acepciones. La Academia, casi por obligación, ha de ir por detrás de la sociedad y esperar a que una palabra o acepción se asiente definitivamente para incluirla en el diccionario. De modo que, ¿aún no se refiere al matrimonio homosexual? Tranquilos. No tardará en hacerlo.

2.- “Es que matrimonio viene de mater“. Este es, con diferencia, el argumento más divertido (y, por ende, absurdo) que he escuchado nunca: aludir a ese mater (madre). En ese caso, ¿qué pinta el hombre, si no aparece en la etimología de la palabra? ¡A ver si al final el único matrimonio válido va a ser entre lesbianas! Por cierto, matrimonio viene de mater (madre) y munus (oficio), ya que se consideraba que era la mujer la que verdaderamente hacía un acto de entrega a su marido y a la labor de procrear. ¿De verdad queremos ser tan escrupulosos con una palabra cuya etimología debería, como poco, sonrojarnos?

3.- “La gente sigue pensando que un matrimonio es entre un hombre y una mujer”. Si bien es cierto que casi todos preferimos ser precisos y decir “matrimonio homosexual” cuando queremos dejar claro que se han casado dos personas del mismo sexo, esto es solo cuestión de tiempo. Como decíamos en el primer punto, la sociedad siempre va por delante. A día de hoy, ¿entiende una mayoría de españoles el matrimonio como la unión exclusiva entre un hombre y una mujer? Seguramente. ¿Lo seguirán haciendo dentro de diez años? Yo lo tengo clarísimo: NO.

Así que ya sabes: si alguna vez alguien te alude a la lingüística para oponerse al matrimonio homosexual, recuérdale estos puntos. A lo mejor así te acaba contando los motivos reales por los que se opone.

P.D.: La foto es de EFE.

8 comentarios

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    No veo mal que la gente se case o haga lo que le de la gana con quien quiera , pero creo que debe hacerse con documentos que acrediten el hecho , porque si se considera un matrimonio el estar viviendo en compañia de otra persona sin más , eso puede dar pie a estafas y casos ilegales, como esa banda que han pillado arreglando asuntos de gente que ni se conocian para reclamar indemnizaciones, ayudas y otras falsedades.

    Clica sobre mi nombre

    07 Noviembre 2012 | 10:02

  2. Dice ser Maiquel Chumajer

    Nadie puede legislar en contra de la sociedad y oponerse al matrimonio homosexual es anacrónico. Una sociedad moderna no hace este tipo de distingos.
    Ahora bien, que el bloguero aproveche este asunto para hacer publicidad de este tema me parece patético. Este panfleto se parece cada día más a aquellos panfletos que había antes para adoctrinar a la gente de derechas y de izquierdas.

    07 Noviembre 2012 | 10:58

  3. Dice ser Javier

    El primer argumento ya no pueden ni utilizarlo. Hace más de seis meses que la RAE enmendó la entrada de “matrimonio” en el Diccionario y metió el matrimonio gay.

    07 Noviembre 2012 | 11:35

  4. Dice ser Paloma

    Otro argumento que escuché ayer en la radio, en cuanto al origen etimológico de la palabra: “por esta regla de tres, la mujer no puede tener ‘patrimonio’ del latín patri (‘padre’) y onium (‘recibido’), que significa «lo recibido por línea paterna»”. Buenísimo.

    07 Noviembre 2012 | 11:54

  5. Dice ser monocamy

    La raíz -mater sustancia gran parte del argumentario que se posiciona en contra de aceptar que una unión entre homosexuales se denomine “matrimonio”, porque partiendo de esa raíz se desprendería o sobreentendería la necesaria presencia o intervención de una mujer. Esta conclusión es clamorosamente incorrecta.

    La conclusión correcta, si atendemos al criterio etimológico, es la necesaria presencia de una madre. No una mujer, sin más. No. Una madre.

    Y todos conocemos parejas, incluidas las heterosexuales, incluidas las católicas, que no pueden tener hijos. Y parejas que no desean tenerlos. Es decir, uniones en las que no sucederá la maternidad que anuncia la raíz aquella. No sería correcto tampoco, por tanto, llamar matrimonio a tales… hum… uniones.

    Es lo malo de rebuscar los argumentos.

    07 Noviembre 2012 | 15:56

  6. Dice ser Paleto de pueblo

    Oye, Carlos, ¿a qué extraña razón obedece que (casi) todos los periodistas digáis (casi) siempre “a día de hoy” -que, en español, es una idiomática necedad-? ¿No os basta con decir, simple y llanamente, “hoy”? ¿Por qué utilizáis (indebidamente) ese calco del francés “aujourd’hui”, en vez de emplear expresiones castellanas (si no queréis conformaros -me pregunto por qué no- con el simple “hoy”) tales como “hoy por hoy”, “hoy en día”, “hasta hoy” o, si lo preferís, “actualmente” o “en la actualidad”?

    07 Noviembre 2012 | 18:45

  7. errores-y-erratas

    Pues es una excelente observación, ‘Paleto de pueblo’, no había caído en ello. Te prometo un artículo; gracias por el apunte.

    08 Noviembre 2012 | 19:20

  8. Dice ser Asesoria Madrid

    de hecho la palabra matrimonio en Aleman es Ehe y no tiene conotacion de “mater” sera que el matrimonio gay solo vale en Alemania… la gente siempre busca excusas miserables para impedir algo que es legitimo

    08 Noviembre 2012 | 19:34

Los comentarios están cerrados.