Entradas etiquetadas como ‘profesor’

Educación llevada al extremo: tiene 56 años y 145 títulos académicos

Para los que pensáis que lograr el título en una carrera universitaria es difícil, imaginad conseguir 145 en diferentes disciplinas sin trampa ni cartón. O-O

El profesor VN Parthiban, que enseña en Chennai (India), ha obtenido esta inmensa colección de títulos académicos en los últimos 30 años, y no tiene planes de dejar de estudiar. Su afán de conocimiento es tan grande como todos los libros que guarda la Biblioteca del Congreso de los EE UU o casi. 😉 Lee el resto de la entrada »

La increíble evaluación de una niña a su profesor

Mason Cross, un escocés residente de Glasgow, compartió a través de su cuenta de Twitter una fotografía de la sorprendente evaluación de su hija de once años a un profesor. Y no exagero un ápice con el calificativo.

Mi hija envió esta respuesta al colegio. No sé si regañarle o comprarle un helado“, escribió en Twitter el incrédulo papá. Lee el resto de la entrada »

Por tu bien, ¡no te quedes dormido en la clase de este profesor!

dreamUn docente de una escuela de secundaria en Holanda ya había advertido a sus alumnos que por muy cansados que estuvieran o por muy aburridas que fueran sus clases, jamás echaran una cabezada durante su hora lectiva o se atendrían a las consecuencias. ¡¡¡Qué miedo!!!

Pues un estudiante hizo caso omiso a los avisos repetidos y cayó en manos de Morfeo justo en medio de una clase magistral del ‘Hard Teacher‘. Craso error. Los avisos están para cumplirlos, pero el muchacho no pudo resistir el sopor y se quedó como un cesto. Lee el resto de la entrada »

Este poema de 16 versos os dejará con la boca abierta

deep2Un día más las redes sociales me vuelven a sorprender. Esta vez me he quedado anonadado al ver las dotes poéticas de un alumno de secundaria para salir airoso de un difícil encargo literario: crear una pieza de 16 versos. Al menos eso comenta el usuario que ha publicado en Reddit la supuesta imagen de la ‘curiosa glosa’.

Bajo el título #Deep (#Profundo), el poema comienza con una estrofa de cuatro líneas que muestra con total claridad el fino humor de su autor:

Algunos poemas te dejarán perplejo

Pero este poema es sólo soez

Aquí hay cuatro versos de texto

Y doce de cocaína

La docena de líneas restantes son la mejor parte de la oda. Para qué escribir más si estaba hablando de ‘polvo blanco’. ¡¡¡Unas rayitas y a correr!!!

Y como remate final a esta ‘magna obra’ de la retórica moderna, otra frase lapidaria: “Realmente no consumo cocaína“. Había que dejarlo claro por si la policía se presenta en su casa en busca de pruebas. Lee el resto de la entrada »

Un exjugador de fútbol americano reclama 10.000 dólares tras recibir una paliza de un niño de ¡seis años!

Ya, ni los exjugadores de fútbol americano son lo que eran. Frustrado porque no pudo hacerse millonario con el deporte, ya que nunca jugó en la NFL sino en ligas menores, John Webster pensó que cualquier manera es lícita para ganar un puñado de dólares, aunque sea a costa de su propio honor. ¿Cómo si no se explica la siguiente historia?

Tras su fracaso como deportista, Webster se pasó a la docencia para dar clases de educación física en el barrio neoyorquino de Queens a chavales de primaria. La fama que le fue negada como jugador de fútbol americano le ha llegado por un suceso que, la verdad, suena a chiste. El tiarrón –mide 1,80 metros de altura y pesa unos 100 kilos– ha denunciado a la ciudad de Nueva York por la ‘paliza’ que le ha propinado un niño de ¡seis años! Ahora, reclama 10.000 dólares por las lesiones que le causaron los golpes de su alumno.

Cuenta Webster que el chaval estaba armando alboroto en clase por lo que le agarró por el brazo para llevarle a la cafetería, a ver si por el camino se calmaban los ánimos. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario. Según testimonio del profesor, el niño se lió a golpes con él. “Es muy fuerte. Primero usó el tacón de sus zapatos para golpearme en la espinilla. Después se giró y me dio una patada en la rodilla derecha”. Como resultado de esos golpes, Webster sufrió una torcedura de tobillo y varias contusiones que le han obligado a estar ¡varios meses de baja! ¿Qué clase de flojeras está varios meses de baja por unos golpes de un niño de seis años? Y no solo eso, sino que también ha necesitado ayuda psicológica para superar el trauma causado por la agresión.

Al menos, Webster reconoce que contar públicamente que un niño de seis años le ha dado una ‘paliza’ es “embarazoso y humillante”, aunque el chaval debe ser un pieza de cuidado, porque su propia madre ha reconocido que ha tenido problemas de comportamiento desde que llegó al colegio.

De momento, a pesar de tener el alta médica, Webster no se ha reincorporado a su puesto de trabajo, quizá por miedo a que cunda el ejemplo entre el resto de alumnos.

Con el profesor no se juega

Recuerdo que cuando era un canijo solía jugar con el compañero de pupitre a clavarnos el compás, darnos collejas e incluso machacarnos la mano con el bolígrafo. Podría decirse que nos comportábamos como auténticos caníbales siempre que el profesor estaba escribiendo en la pizarra. Eso sin mencionar a los que tiraban gomas de borrar o las pilas del walkman contra alguien de la fila de delante, objetos contundentes que en muchas ocasiones, por exceso de fuerza, acababan estrellándose contra el mismo encerado. ¿Por qué? He llegado a la conclusión de la culpa no era nuestra, sino del profesor, que era un blando (es broma). Con uno así, otro gallo nos hubiese cantado.


Tengo que confesar que un raquetazo así, a lo Federer, nunca pillé. Eso sí, capones y algún borrador volador sí he catado. Y hablando de borradores…

De todas formas, reconozco que lo habitual por mal comportamiento eran los castigos del tipo salirse de clase, sacudir dicho borrador o dejarte encerrado en la ventana para que la gente de la calle viese que habías sido malo (tenía su peligro, porque cuando el castigado era el pieza de la clase solía tirar de los famosos calvos).

PD: Este post se lo dedico a Madrileñodecasta, que seguro que tiene alguna anécdota desternillante, y aprovecho para preguntar, ¿cómo os castigaban?

PD2: Un saludo para todos mis profes de la infancia. ¡Qué paciencia tenían!

Envía el post:

Bookmark and Share


“Si me convences, te pongo un 10”

Hoy voy a contaros la historia de Joaquín, o mejor dicho, de un amigo suyo. Este lector me cuenta que aún recuerda que un día, un compañero suyo de clase, en vez de escuchar lo que estaba diciendo el profesor, hacía viñetas de una guerra, lo que todos llamábamos “batallitas”.

El profesor, que no era tonto, se dio cuenta y fue a su pupitre. “¿Qué es lo que estás haciendo?”, preguntó. Y su amigo dijo, “batallitas”.

Lejos de castigarle o mandarle a sacudir el borrador a la ventana, el ‘profe’ sorprendió a la clase con el siguiente reto: “Termina la guerra y, si me convences de quién ha ganado, te pondré un 10, pero si no lo haces te pondré un 0 por no seguir la clase”. La cara de todos era de póker.

Cuando terminó la clase, el profesor se fue hacia el pupitre y le dijo que le enseñara las batallitas, pero el cuaderno estaba lleno de rayajos, todo emborronado.

Como no se veía nada, preguntó: “¿Me explicas la batallita? Porque sólo veo rayas”. El amigo dibujante, no sin ingenio, argumentó: “Pues nada, un jefe gelipolla de un bando, al que lo único que se le ocurre es tirar una bomba atómica y, como comprenderá, todo se ha ido a hacer puñetas”.

Cualquiera hubiese apostado por el ‘huevo’, el clásico ‘cerete’, pero le cascaron un diez, ¡un sobre!. Qué profesor tan comprensivo.

PD: Yo creo que más que batallitas estaba escribiendo las barbaridades que hemos escrito casi todos en los cuadernos del ‘cole’, desde dibujar penes y pechos hasta escribir chistes sobre el comprensivo.

PD: Gracias Joaquín, una gran historia.

–> FOTO: Amaiaflores.wordpress.com

Envía el post:

http://www.wikio.es