Entradas etiquetadas como ‘bofetada’

Trabajo del año: ocho dólares a la hora por pegar a un informático

Noticia de largo alcance para los departamentos de Recursos Humanos de las multinacionales. Un programador informático estadounidense acaba de dar con la tecla para poner fin a la procrastinación en el trabajo. Aquellos que pierden el tiempo sentados delante del ordenador, tienen las horas contadas.

El método es sencillo, directo y produce resultados de inmediato. Lo ha ‘inventado’ Maneesh Sethi, un informático que un buen día se dio cuenta de que perdía demasiado tiempo enganchado a las redes sociales. Para optimizar sus horas de trabajo y evitar la tentación de Facebook, contrató a una joven para que le abofeteara cada vez que entrase en el portal de Mark Zuckerberg.

En época de precariedad laboral, el trabajo de la joven ‘atizadora’, de nombre Karen, no está nada mal. No se necesita una cualificación especial, salvo soltar la mano con gracia. A cambio, recibe un salario más que digno de 8 dólares a la hora, unos 1.400 dólares al mes.

Además, el desempeño de Karen debe ser brillante, ya que el señor Sethi está entusiasmado con ella. En una entrevista a The Sun, afirma con rubor que esta medida le ha ayudado a mejorar su productividad. “Estoy avergonzado. Según mis cálculos, antes perdía casi 20 horas de trabajo semanales navegando por Facebook”, declaró. En su propio blog, confiesa que “tras haber trabajado casi siempre solo delante del ordenador, me encontré con que la mayoría de mi tiempo era improductivo. Y pensé ‘esto es estúpido, ¿por qué estoy perdiendo el tiempo sin hacer nada?'”.

A la vista de los resultados -Sethi asegura que ha cuadruplicado su producción diaria-, la solución parece brillante. Ahora bien, yo tengo algunas dudas. La más importante es saber cuánto tiempo más está dispuesto el señor Sethi a recibir mamporros de su empleada. ¿Se cansará algún día de ejercer de ‘punching ball’?

PS. Si alguna multinacional se siente tentada de utilizar este método, le ruego me tenga en cuenta para el papel de atizador. Creo que puedo ser su hombre.

Con el profesor no se juega

Recuerdo que cuando era un canijo solía jugar con el compañero de pupitre a clavarnos el compás, darnos collejas e incluso machacarnos la mano con el bolígrafo. Podría decirse que nos comportábamos como auténticos caníbales siempre que el profesor estaba escribiendo en la pizarra. Eso sin mencionar a los que tiraban gomas de borrar o las pilas del walkman contra alguien de la fila de delante, objetos contundentes que en muchas ocasiones, por exceso de fuerza, acababan estrellándose contra el mismo encerado. ¿Por qué? He llegado a la conclusión de la culpa no era nuestra, sino del profesor, que era un blando (es broma). Con uno así, otro gallo nos hubiese cantado.


Tengo que confesar que un raquetazo así, a lo Federer, nunca pillé. Eso sí, capones y algún borrador volador sí he catado. Y hablando de borradores…

De todas formas, reconozco que lo habitual por mal comportamiento eran los castigos del tipo salirse de clase, sacudir dicho borrador o dejarte encerrado en la ventana para que la gente de la calle viese que habías sido malo (tenía su peligro, porque cuando el castigado era el pieza de la clase solía tirar de los famosos calvos).

PD: Este post se lo dedico a Madrileñodecasta, que seguro que tiene alguna anécdota desternillante, y aprovecho para preguntar, ¿cómo os castigaban?

PD2: Un saludo para todos mis profes de la infancia. ¡Qué paciencia tenían!

Envía el post:

Bookmark and Share