Entradas etiquetadas como ‘piscina’

Apuesta que cruza una piscina por un listón y el resultado fue muy doloroso

¡Ay el mundo de las apuesta! (con un largo suspiro de reflexión), ese en el que se demuestra a los compañeros, amiguetes, colegas el valor para realizar cualquier reto imposible; ese en el que el “Y yo más” te lleva a un tortazo sin remisión; o ese en el que el cerebro no ejerce su poder y deja trabajar a otras partes del cuerpo.

Pues esta vez os traigo un caso de esos en el que el desafío dejó a su ‘intérprete principal’ con un dolor de… (poned vosotros el sustantivo) como el de un adolescente con las hormonas desatadas antes de un baile de graduación. Lee el resto de la entrada »

Las burbujas que había en su piscina no eran pelotas de golf

burbujas

El momento más sorprendente de su vida para un matrimonio de Lakeland (Florida) lo vivieron este miércoles, cuando a la hora de sacar su mascota al patio trasero de su casa observaron unas burbujas que salían de la piscina.

Laura Lear y su esposo Craig se acercaron al borde creyendo que eran las pelotas de golf que muchas veces acaban en el agua porque tienen un club al lado de su residencia. Nada más lejos de la realidad, ya que dentro de la pileta había algo más aterrador. O-O Lee el resto de la entrada »

Mujer desnuda distrae a un vecino mientras su marido desvalija la casa

mujer_piscinaAlegrarse la vista durante algo más de veinte minutos le ha salido muy caro a Stephen Amaral, un estadounidense residente en Crossville (Tennessee). Aunque la noticia ha trascendido ahora a los medios, esta historia de ‘amor a primera vista’ comienza una tarde calurosa de finales de junio cuando Mr. Amaral (‘Alma Cándida’ a partir de ahora) pasaba una relajada jornada de estío en su bonita piscina. De repente, una llamada al timbre de su casa le hizo levantarse de la tumbona. Al abrir la puerta de la vivienda se encontró con unos vecinos y una curiosa petición: “¿Puede mi mujer darse un baño en su piscina?” Raro, raro, raro. Pero ‘Alma Cándida’ debió fijarse solo en la belleza de la dama y accedió sin pestañear. Su sobremesa aburrida se iba a convertir en una tarde de… pesadilla (‘No desees a la mujer del vecino, te puede salir rana‘).

El plan del señor Amaral parecía perfecto. Unas cervezas frías, unas limonadas y una belleza nadando en su piscina. ¿Quién puede pedir más? Si esto no fuera suficiente, el corazón de nuestro confiado protagonista se debió poner a mil por hora cuando la guapa sirena le pidió que si se podía bañar desnuda. ¿Lo qué? Y Amaral respondió rápidamente: “ningún problema“. Incluso se prestó diligentemente para secarle el cuerpo desnudo cada vez que saliera del agua. ¡¡¡Menudo pájaro!!!

Después de esta petición irrechazable, tal debió ser su estado de excitación que no se percató de que la pareja de la ondina le estaba desvalijando la casa en sus mismísimas narices. El resultado de su tarde lujuriosa fueron la pérdida de varias joyas, una pistola con un gran valor sentimental, algo de dinero en metálico y lo que más duele: ser timado por dos rateros siendo un policía retirado con muchos años de servicio. Su autoestima debe estar por los suelos.

El seguro de ‘Alma Cándida’ ha valorado lo sustraído en unos 1.500 euros. Y en cuanto a los ladrones, aunque fueron identificados casi de inmediato, todavía no han sido detenidos.

Un muy doloroso salto a la fama

Alerta para las personas sensible al dolor ajeno: este vídeo es doloroso. Las imágenes no son desgarradoras, pero sí pueden alterar un poco a los muy empáticos.

Hecho el aviso, ya puedo deciros que Nicole Easton ha entrado directamente en una posición de privilegio en mi ranking de personas idiotas con pocas luces. Y no es que yo le tenga especial manía, en absoluto. Creo que, en este caso, las imágenes no dejan lugar a la duda: Nicole no es muy lista.

La secuencia es propia de una película de adolescentes estadounidenses. La clásica fiesta que se celebra en una casa con piscina, el típico joven musculado que hace alarde de ello y las chicas monas con algún nivel de tara intelectual. El tío, para fardar, se sube al tejado de la casa y salta para caer en la piscina. Así, sin demasiado esfuerzo. En el mismo tejado y con la misma intención hay dos muchachas que requieren la atención de la cámara. Una de ellas, la morena con bikini negro, se comporta con cierta naturalidad. La otra, rubia y con traje de baño rosado, chilla y se contonea nerviosa. Es Nicole (Nicky, en voz del cámara que graba la escena).

Superado el ritual previo, Nicky y su amiga se lanzan desde el tejado. La amiga toma impulso y cae en el agua. Nicky, no. Nicky no es capaz de impulsarse. Nicky no cae en la piscina. Nicky se desploma sobre el suelo y se parte las dos piernas. Oh, Nicky, ¿por qué lo hiciste? ¿Por qué hacerte daño a ti misma de forma tan absurda?

Pero aquí no acaba la historia, ¡qué va! Ya sabemos que el sistema sanitario estadounidense no es el mejor del mundo y si no tienes un seguro privado, te jod… fastidias. Bueno, pues Nicole no tenía seguro, así que tendrá que costear de su propio bolsillo los 4.200 dólares que, según estimaciones de su mamá, le va a costar su inopinado salto. Para echarle una mano, la señora ha subido el vídeo a la red con el fin de recaudar donaciones y, de momento ya ha conseguido unos 1.700 $. Esta iniciativa está siendo muy comentada en las redes y ha recibido severas críticas, ya que la gente cree que está vendiendo su dolor para ganar dinero. ¿De verdad? ¡No me había percatado de ello!

Para evitar este tipo de especulaciones, planteo una solución a alguna marca con ganas de promocionarse. ¿Por qué no crear un premio para la persona más estúpida del mes y darle una dotación económica? Ahí dejo la idea, Mientras, que los empáticos no sufran demasiado.

El hombre que desafió al hielo… ¡y perdió!

De las cosas rocambolescas que circulan por Internet con el único reto de ser ‘cazadas’, ha llegado a mis manos un vídeo que amenaza con ser más viral en YouTube que el clip del coreano del Gangnam style. Bueno, igual no llega a tanto, pero no será por falta de empeño de su protagonista. Os presento la nueva joya audiovisual de la red: el hombre que luchó contra el hielo.

Un joven alemán ávido de emociones fuertes aceptó el reto de dos amigos, que le desafiaron a romper la capa de hielo que se había formado en una piscina. Para ello, no disponía de ninguna herramienta, sino solo de su propio cuerpo, que debía utilizar a modo de ariete. El testarudo germano (¿reiteración o topicazo? ¿Las dos cosas a la vez?) no se amilanó ni por un instante. Se despojó de sus ropas y cubierto por un calzoncillo de los comúnmente llamados “fardapaquete” se lanzó con estrépito contra el hielo al estilo “bomba”. El resultado, como podéis ver en el vídeo, no solo fue descorazonador, también doloroso. Más doloroso que descorazonador, me atrevería a decir.

La apuesta, más absurda aún que jugarte la paga semanal por Andorra como campeón del mundo de fútbol o por cualquier rival de Hugo Chávez en unas elecciones en Venezuela (no se me enojen los andorranos. Ni los venezolanos, que no es mi intención ofender ni a los chavistas ni a los detractores del presidentísimo), al menos dio para que, repuesto el ariete humano del tremendo impacto, los tres amigos se echaran unas risas. Bueno, y también podemos aprender una lección: la Naturaleza es más poderosa que el hombre.