Entradas etiquetadas como ‘playa’

¿Una playa o una puerta? La tramposa ilusión óptica que divide a la red

Una imagen viral, tomada desde una ‘perspectiva imposible’ (o como diría el doctor Iglesias Puga: “rara, rara, rara“), ha hecho que muchas personas debatan acaloradamente sobre si se trata de un ‘vil trucaje’ fotográfica o de una imagen real como la vida misma.

Decenas de usuarios de Reddit y Twitter se han puesto en modo ‘ojo escrutador’ para descubrir qué se ve realmente en una instantánea dividida en tres colores. Lee el resto de la entrada »

Estaban practicando sexo en el mar y quedaron literalmente ‘pegados’

sexo_marUna playa paradisíaca, una pareja de enamorados, una zona tranquila en medio del mar… El cóctel perfecto para tener un ‘encuentro amoroso furtivo’ lejos de las miradas indiscretas. Pero el azar es caprichoso, y lo que iba a ser una mañana de lujuria y desenfreno, se transformó en una tarde en urgencias de un hospital. La razón: los tortolitos quedaron ‘pegados’ como si hubieran usado cola de contacto en sus partes más íntimas. O-O Los pilla el creador de Loctite y los contrata para uno de sus anuncios.

El curioso hecho tuvo lugar en Porto San Giorgio (Italia) y científicamente es conocido como penis captivus (el músculo de la vagina atrapa el miembro masculino sin que este tenga posibilidad de salir). Si ya es un marrón que te suceda una cosa así en la intimidad de tu casa, no me imagino la cara de la pareja al pedir ayuda en medio de una playa en semejante estado. Solo les faltó salir del mar al son de Bailar pegados (no he podido resistirme).

Lee el resto de la entrada »

Pierde su trabajo después de enfrentarse a un tiburón y evitar una tragedia

marshallseaDejó escrito Rudyard Kipling un sinfín de citas recurrentes. Una de mis preferidas es “al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma indiferencia”. Vale para contar el más reciente pasaje de la vida del galés Paul Marshallsea, que ha vivido el éxito y el fracaso sin solución de continuidad.

Marshallsea disfrutó de su momento de gloria a finales de enero, cuando fue noticia en los medios británicos y australianos porque se enfrentó a un tiburón y evitó lo que pudo ser una tragedia en una playa de Brisbane (Australia). Casi como narraba la película de Spielberg, un escualo de cerca de dos metros de longitud y afiladísimos dientes se aproximó a la orilla, donde jugaban un buen número de niños, para los que era una amenaza seria. El hombre encabezó el grupo de valientes que sujetó al animal y lo arrastró lejos de la costa.

La proeza, grabada por la televisión local, dio la vuelta al mundo, y fue seguida con especial interés en el Reino Unido, donde su imagen apareció en todos los informativos y en las páginas de los principales diarios. Probablemente, Marshallsea se pavoneaba entre sus amigos, sin reparar en que ese retrato heroico que le estaban dibujando los medios iba a suponer un duro varapalo. El caballero, fingiendo una baja médica, ¡¡¡se había ido de vacaciones!!! Las imágenes le dejaron sin coartada y, tras varias semanas de debate en su compañía, decidieron ponerle de patitas en la calle.

Según el propio Marshallsea, recibió una notificación por vía postal en la que se le comunicaba el despido y el motivo por el que causaba baja en la empresa. La noticia ha tenido menos eco que su heroicidad, pero también ha llegado a los medios, en los que el hombre, con ese punto flemático que tienen los british, ha dejado una curiosa frase sobre el futuro profesional que le espera: “¿dónde podré encontrar un nuevo trabajo? Aquí no hay mucha demanda para los que luchan contra tiburones”. Amigo Paul, no se martirice porque le hayan pillado en un renuncio, ya sabe que el éxito y el fracaso son sólo dos impostores.

Salvar a un bañista le cuesta el despido a un socorrista

Sé que el titular me ha quedado un poco poético, pero no he encontrado una forma mejor para explicar el surrealismo que ha vivido el socorrista Tomas Lopez estos últimos días, después de que salvar a un hombre en una playa de Miami (Estados Unidos) le costara el despido.

Tomas, de 21 años, estaba tranquilamente sentado en su puesto de vigilancia de la playa de Hallandale, cuando varias personas se le acercaron gritando que alguien se estaba ahogando en otra zona de la playa. ¿Qué hacer ante esa situación? Bueno, parece que hay dos opciones claras: una, rescatar al hombre, y otra, encenderse un cigarrillo, esperar a que todo se arregle solo y, en el peor de los casos, ser denunciado por denegación de auxilio.

Evidentemente, el socorrista eligió la primera opción, dio un salto de la silla y corrió hasta la zona de la playa en la que estaba el hombre ahogándose. Lo rescató y volvió a su puesto, consciente de que había abandonado “su zona” en ese lapso de tiempo, algo que tenía terminantemente prohibido.

El lugar en el que se estaba ahogando el bañista no tiene vigilancia, por eso Tomas no dudó en dejar su puesto, aún a sabiendas de que estaba “rompiendo las reglas” y que eso podría costarle el despido, como él mismo decía a la prensa estadounidense. “Me preocupaba la salud de aquel hombre… estaba azul”, añadía.

Efectivamente y sí, Tomas fue despedido. Y tras él perdieron su trabajo otros seis socorristas que dijeron que habrían hecho lo mismo en su lugar. La teoría de la empresa es que Tomas tenía que haber llamado a emergencias y pasarle el marrón a otro, porque a él le pagan por los ahogados de una zona, no por salvar vidas así a lo loco.

Todo parece indicar que no renovarán el contrato a la empresa encargada de vigilar esos tramos de la playa, pese a que, al parecer, a Tomas le fue ofrecido el mismo puesto que tenía, después de todo el follón revuelo que se ha armado.

PD: Es fundamental que, si te tienes que ahogar, lo hagas donde toca, y no en el primer sitio que pilles.

Y Marisol cumplió

Marisol (lectora ganadora)

Hola Becario. La calidad de la foto es una kk pero es que mi móvil es también muy cutre jajajajaja. Besos

Después de más de un centenar de comentarios que no acertaban mi lugar playero, Marisol, a la desesperada, acertó y ganó el concurso que me inventé.

El premio, como sabéis, era la careta de la fiesta de Playboy, un tesoro único en el mundo que ya está en sus manos (bueno, mejor dicho, en su cara).

Le pedí que cuando la recibiese me enviase una foto con ella puesta y se tiró el rollo. Qué digo se tiró el rollo… fue mucho más allá. ¡Se disfrazó de la abuela de la fabada! Si es que tengo unos lectores que no me los merezco. Qué maravilla.

PD: Gracias, Marisol, por este inolvidable documento. ¡Besos para todos!

Envía el post

Bookmark and Share

Y la playa estaba en…

TAVERNES DE LA VALLDIGNA!!!!!!!!!!!!!!!, tal y como dijeron MarYsol (perdona, que se me pasó que fuiste la primera) y Xarlie,des del PP.VV en la tercera página de comentarios. Así pues, y ya que me he equivocado, me comprometo a enviaros un regalo a los dos (escribirme un correo si queréis la careta de la fiesta Playboy u otra que compre, jjejje).

Por cierto, para amenizar, os pongo otra foto de ayer en la playa. Estaba decidido a dar la cara, pero hacía tanto frío que tuve que taparme con mi toalla favorita. Ese osito haciendo surf no seca la espalda de todo el mundo.

PD: Las fotos son fruto de la visita que le hice a un amigo que está allí pasando las vacaciones. Hoy he vuelto a mi otro punto del Levante para apurar mis pocos días. Casi no las he empezado y ya se me están acabando.

PD: Sí, el bañador me queda bastante grande (siempre lo compro crecedero porque tiendo a engordar)… y no, el cigarro de la arena no es mío.

¿QUIERES SER UN FOLLOWER BECARIO?

Bookmark and Share

Así bajo a la playa

Lo prometido es deuda. Aquí tenéis una fotografía de mi breve pero intensa estancia en una playa del Levante español. Espero que os guste.

PD: ¿Os gusta mi nueva máscara? He tenido que tirar de un clásico. Por cierto, si alguien acierta el pueblo en el que se ubica la playa se lleva un regalo.

¿QUIERES SER UN FOLLOWER BECARIO?