Entradas etiquetadas como ‘photoshop’

Una ‘top model’ es el hazmerreír de Instagram por un diabólico reflejo

Las herramientas de edición de fotografía son un gran aliado o enemigo, que de todo hay en la viña del Señor, para darle una retocadita a las fotos de familia o los selfis desenfocados.

Hace unos días, la modelo rusa Natalia Vodianova, también conocida como Supernova, publicó en su perfil de Instagram un selfi frente a un espejo que ha dejado con los ojos como platos a sus seguidores y esta vez no es por su belleza. ¿Qué será? Estoy intrigado. 😉 Lee el resto de la entrada »

¿Una playa o una puerta? La tramposa ilusión óptica que divide a la red

Una imagen viral, tomada desde una ‘perspectiva imposible’ (o como diría el doctor Iglesias Puga: “rara, rara, rara“), ha hecho que muchas personas debatan acaloradamente sobre si se trata de un ‘vil trucaje’ fotográfica o de una imagen real como la vida misma.

Decenas de usuarios de Reddit y Twitter se han puesto en modo ‘ojo escrutador’ para descubrir qué se ve realmente en una instantánea dividida en tres colores. Lee el resto de la entrada »

Gana un concurso de belleza para mujeres y lo descalifican por ser hombre

Un joven de 20 años de la región rusa de Sajalín fue noticia recientemente tras haber sido declarado el vencedor de ¡¡¡un concurso de fotografía para mujeres vestidas con ropa interior!!!, organizado por una popular cadena de establecimientos de lencería.

Andrey Nagorny se enteró de la competición fotográfica online a través de su novia. Consciente de sus rasgos femeninos, la muchacha decidió realizar unas instantáneas a su chico vistiendo lencería muy sexy, y mandarlas al concurso, sólo por diversión. ¡¡¡El Photoshop hace milagros!!! Lee el resto de la entrada »

Esto es lo que pasa cuando pides ayuda para retocar una foto

peticiona

Un joven con pocos conocimientos del todopoderoso Photoshop pidió ayuda a los usuarios de la red 4chan para retocar una imagen de un reciente viaje a París. Quería conseguir un efecto divertido en una foto que se hizo cerca de la Torre Eiffel. Su deseo: que su mano tocara la punta del monumento más famoso de la capital francesa.

Las reacciones no se hicieron esperar. Cientos de personas respondieron a su petición; pero no de la manera que él podía desear. En cuestión de minutos, su instantánea se convirtió en víctima de un chopeo de proporciones planetarias. Decenas y decenas de transformaciones de original, a cual más hilarante, fueron colgadas sin compasión en 4chan. ¡¡¡Pobre muchacho!!! Lee el resto de la entrada »

Valeria, ¿demasiado ‘Barbie’ para ser real?

Mis problemas son nimios, lo sé. Aunque en el fondo me inquietan las cosas que os desvelan a vosotros, en el día a día me preocupa que los equipos españoles no lleguen a la final de Champions o no tener tiempo para dar todos los temas que me gustaría publicar. El tema de hoy, por ejemplo, me habría gustado contarlo hace unos días, cuando lo vi, pero tuve que decantarme por otros asuntos y os lo traigo ahora.

Las barbies humanas se están poniendo de moda, no sé si lo sabéis. Aunque la cosa viene desde hace años, con gente como Cindy Jackson que se ha sometido a 52 operaciones para parecerse a la famosa muñeca, últimamente está repuntando. Jovencitas que se maquillan, se visten y actúan como si fuesen muñecas… de 1,60 metros. Ahí entran muchachas como Dakota Rose (KotaKoti), Venus Palermo y Wang Jiayun, entre otras, presentes en la lista que elaboró Oddee de chicas que parecen muñecas.

Pues la última chiquilla que ha saltado a la fama por esto se llama Valeria Lukyanova, tiene 21 años, es ucraniana, y presume de ser la persona más buscada en ruso en Internet. Pelo rubio (no sabemos si de bote), ojos azules (fruto de lentillas de color) y una cintura imposible: toda una mezcla que la convierte en un ídolo para muchos… y en un modelo a NO imitar para otros tantos.

Ahora bien, ¿es real esta versión de Valeria muñequizada? Pues no sabría qué deciros, jóvenes. Es evidente que el maquillaje, las operaciones y los aderezos hacen mucho, pero cuando buscas unas cuantas fotos más suyas y la ves en versión normal da qué pensar. A juzgar por las fotos de su blog es una barbie total, pero como bien apunta el Daily Mail, parece que el Photoshop le ayuda a muñequizarse.

Nuestra amiga Valeria (después de tres párrafos hablando de ella ya podemos decir que es amiga) es una mística apasionada de la música y cuelga en Internet vídeos en los que enseña a maquillarse. A mí me gusta más sin maquillaje, pero yo el mejor juez para esto porque a mí las mujeres me gustan más sin maquillaje, ya lo he dicho alguna vez.


En fin, que como esto es un blog colaborativo, quiero saber qué pensáis vosotros. ¿Habrá final de Champions española? ¿Os creéis la versión muñequizada de Valeria o pensáis, como parte de la prensa, que es más Photoshop que maquillaje?

PD: A mí este rollo de las muñecas no me termina de convencer, qué queréis que os diga.

Desastres con el bronceado que no arregla ni el Photoshop

Soy más bien blanquito de piel. No tanto como el Casper de Yo, yo mismo e Irene, pero blanquito. Eso me ha abocado a situaciones bastante cómicas: la que más, hace unos años, cuando fui a ver el GP de Jerez de motos y se me quemó la oreja derecha. Sí, solo la oreja derecha… y se notaba un montón. Mi segundo mayor ridículo, después de aquella vez que Juan me pilló rajando de él.

En cualquier caso, como no soy mucho de tomar el sol, mis problemas con el bronceado no son muy recurrentes. Tengo amigos y amigas que se tuestan cada verano, que en invierno usan toallitas bronceadoras… amigos y amigas, un consejo: no lo hagáis. Ni rayos UVA, ni toallitas bronceadoras. El resultado, la mayoría de las veces, da más susto que gusto.

¿No me creéis? Bueno, pues hay una web llamada Pale is the new tan que recopila un chorro de imágenes desafortunadas de gente bronceada (o quemada) cuyo esperpento no se arregla ni con Photoshop (de ahí el título). En fin, que no me lío más. Vamos a hacer tres categorías para, por cortesía de Pale is the new tan, abrir los ojos a quienes aún se preocupan de estar morenos todo el año.

1. Quemado, pero contento

Estos casos son el típico “jodido, pero contento” que cantaría Buika. Son personas que se queman, pero se lo toman con humor. Es más, diría que se lo toman con humor desde antes de quemarse, porque supongo que para quemarte así tienes que hacer el dibujito con el protector solar antes de tostarte.

2. Los excesos no son buenos

Entiendo, en cierta medida, la obsesión por estar morenos. La gente ve a Inma Cuesta y a Eva González y cree que eso se puede coger en un par de días, de forma artificial… pero no. Así pues, muchos se empeñan en arreglarlo todo con toallitas bronceadoras y rayos UVA, pero generalmente es peor el remedio que la enfermedad. ¿Qué pasa? Pues que una sobreexposición o un bronceado artificial desemboca en cosas como las que veis sobre estas líneas: afroamericanas que en realidad son solo americanas, caras morenas con manos blancas y… bueno, lo de la última foto no soy capaz de explicarlo, os lo dejo a vosotros.

3. Un despiste imperdonable

¿Recordáis lo que os dije al principio sobre mi visita al circuito de Jerez? Pues lo mío fue un chiste comparado con lo que le pasa a otra gente. Los hay que se pasan el día al sol con una camiseta de tirantes, que no se quitan el reloj en todo el verano, que montan en bici de junio a agosto, que presumen de sandalias (tanto, que hasta se duchan con ellas)… y así, así, así hasta acabar como esta gente.

PD: ¿Tenéis alguna anécdota buena de bronceado? Soy todo oídos.

¿Será así el discurso navideño del rey?

Supongo que habrá ocho o diez personas que se preguntan dónde demonios está el resumen friki de la semana que este blog suele acoger los fines de semana. Pude haberlo hecho, bien lo sabe Dios, pero un incipiente resfriado (no, no fue por la derrota del Real Madrid) me aconsejó que ese rato que iba a pasar frente a la pantalla lo pasara tumbado en el sofá viendo Hawaii Five-0. Y así lo hice.

Explicado esto, pasemos a otros temas más felices. Se van acercando las navidades, ya os lo dije el otro día, y ahora empiezan las cenas de empresa, los viernes de resaca en el trabajo, las cuentas de la lechera con la lotería, montar el belén… y esperar ansioso el discurso del rey, ¿verdad?

No, no me refiero a que la oscarizada película (una preciosa expresión, por cierto) vaya a triunfar estas navidades como la… como un exitoso refresco de cola que dio color al traje de Papá Noel, no es eso. Hablo de cómo será el atrezzo durante la charla que dará don Juan Carlos en Nochebuena.

El otro día estuvimos hablándolo en la redacción y, dado que es lunes y me puedo permitir el chascarrillo (que ofenderá a monárquicos y republicanos por igual, pero oye… yo ya estoy curado de espanto y de insultos)… me tomé las molestias de usar la imaginación para intentar adivinar el escenario. ¿Será así?

Miradla detenidamente durante tres segundos y analicemos la escena:

1. Gafas de sol. No sé, lo de las gafas empieza a parecer obligatorio porque no se las quita allá donde va. Corremos el riesgo de que el rey se venga arriba y se piense que está presentando Caiga Quien Caiga, pero qué queréis que os diga, es un mal menor. Podría ser incluso gracioso oír como da paso a Tonino o a Pablo Carbonell, en plan: “Y ahora veremos el reportaje de Pablo, que una semana más ha ido a entrevistar a Espeonza Aguirre, la estrella tuitera.

2. El cuadro. Mientras se dirige a los residentes en lo que hasta ahora se ha convenido en llamar España (intento ofender a la menor gente posible, que con el montaje ya me he cubierto de gloria), tras él podría presidir la estancia la caricatura o retrato a plastidecor el cuadro que le hizo Manolo Valdés.

3. La diana. Sobre el árbol de Navidad, yo no descartaría incluir una diana con la efigie (para los que no queráis buscar en la RAE como yo, significa cara) de Iñaki Urdangarin. Al fin y al cabo, el exjugador del Barça ha hecho más por acabar con la monarquía que todos los republicanos juntos.

4. La televisión. Una forma de hacer que, en estos tiempos difíciles, la monarquía se acercase más a la gente sería incluyendo una televisión en lugar del tradicional belén. Para completar la gracia, podrían poner el DVD de la miniserie de humor Felipe y Letizia que emitió Telecinco a finales de 2010. Ah… ¿que no era de humor? Bueno, hay teorías…

5. Trolly. No estaría de más que, como detalle por haberle echado un cable con la ornamentación (por si no queréis buscarlo, significa adornos) de este año, incluyera un guiño al blog. Doy por imposible que se ponga una camiseta con el logo del becario, pero oye… un Trolly disfrazado de Papá Noel nunca sobra, ¿no? Miradlo ahí, agazapado tras el retratillo de su majestad, ¡¡está tan mono!!(Sí, es un adjetivo muy de chica, pero es que estas fechas me sacan el lado más tierno… a ver si así pillo algo).

Bueno, ahí queda mi sugerencia. Ya veremos si acierto cuando llegue el discurso.

PD: ¿Cómo decoraríais vosotros la habitación? Podéis mandar fotomontajes por Twitter, Facebook o al correo: elblogdelbecario(arroba)gmail(punto)com. Si no os apetece, podéis dejar a descripción en los comentarios, con los menos insultos posibles al rey y a este humilde becario.

Vetan el escote de una política canadiense

BecConsejo: “Pregúntate siempre por qué”

¿Es irreverente un escote? Bueno, hay matices. Cuando el escote es el todo y no la parte podemos debatir. ¿Estamos preparados para que nuestras políticas lleven escote? A juzgar por el revuelo que se levanta cada vez que publican la foto de una diputada en biquini… lamento decir que no, pero tranquilos muchachos, en Canadá ocurre lo mismo.

La prueba de ello es Rathika Sitsabaiesan, una política canadiense de 29 años que se ha hecho famosa en todo el mundo muy a su pesar. Había alcanzado cierta notoriedad en su país porque es la primera mujer tamil en llegar al Parlamento (es de Canadá y Sri Lanka), lo cual tiene mérito, pero ha sido una foto suya y no su récord lo que la ha catapultado a los diarios de todo el mundo.

El bloguero Parker Donham contaba en su blog (y triunfaba como un refresco de cola muy muy famoso) que en la web del Parlamento habían retocado la foto de la bella Rathika porque en la original se podía ver un poco de escote. Apenas nada, como podréis comprobar, pero demasiado para los políticos canadienses (claro, como allí no tienen Tuenti no están tan acostumbrados) que decidieron ponerle un poquito de tela sobre la piel.

Yo no estoy de acuerdo. Primero porque no me parece que la foto ofenda a nadie y segundo porque soy partidario de hacer las cosas bien. Igual que cuando restauran un cuadro o una obra, que queda claro cuál es la parte original y cuál es la parte retocada, yo propongo que con los montajes de Photoshop se haga lo mismo. Ya que a casi todos los montajistas los cazan, sugiero hacer que las manipulaciones canten.

Por ejemplo, para el caso de Rathika propongo el montaje que podéis ver a la derecha en vuestras pantallas. Dos pendientes de Stich (que le dan un toque muy juvenil), unas gafas de sol (no sea que lleve una sombra de ojos demasiado sugerente) y el escudo del Madrid (para que se vea que no es que le hayamos quitado el escote, es que le hemos puesto la camiseta de su equipo favorito… con el escudo en el otro lado, eso sí).

No sé, muchachos, me parece que han armado más follón quitando el escote que si lo hubieran dejado. ¿No habría sido más fácil hacerle o pedirle a la chica otra foto? ¿Era necesario gastar tiempo en quitarle los dos centímetros de escote? Bueno, vosotros diréis, que yo estoy recién aterrizado en Madrid y a lo mejor tengo todavía jet lag.

PD: Cualquier día de estos vemos a Rajoy sin bigote y a Rubalcaba con peluca.

Cosas que pueden pasarte cuando no sabes manejar bien Photoshop

BecConsejo: “Pregunta antes de que sea tarde”

Sabéis que hay mucha maldad en este mundo, que puedes acertar cien veces y no te lo reconocerán pero ay amigo como te equivoques. Como te equivoques te lo van a estar recordando hasta la saciedad. Estas cosas no pasaban antes (al menos no tan exagerado). Antes aguantabas a tus padres un par de veces con el “te lo dije”, a tu santa, a tus hijos y a tus amigos, pero la cosa no iba a más.

Entonces inventaron Internet y jodieron el invento. Ahora cada error se paga caro y si es un error gordo, ni te cuento. Vamos, mejor no hablar cuando es un error gordo usando… (silencio dramático) ¡¡PHOTOSHOP!!

A ver, vamos al lío, que me pierdo. Hace unos días, unos funcionarios chinos estaban inspeccionando una carretera en la provincia de Huili, Sichuan (al suoreste de China).

Suponemos que había alguien en la redacción a quien las fotos originales (que podéis ver a la derecha de la pantalla) le parecían flojas, con poca fuerza. “¿Para qué tantos años de carrera?”, pensaría. “¡Ajá, usaré el Photoshop, recortaré a estos tres apuestos hombres y los pondré en un paisaje más agradable. Seguro que no se va a notar…”.

Sin embargo, sí se notó. Se notó que los funcionarios no tenían sombra, que parecían flotar en el aire. Se notó que esa gente no estaba en ese sitio. Tanto, que al final hubo una rectificación oficial por parte de China Daily en la que pedía perdón por el montaje. Retiraron la imagen, los funcionarios culparon al fotógrafo… pero ya era tarde. Los internautas con mala leche se habían puesto en marcha.

Y el resultado fue: ¿queréis montajes? ¡Pues montajes tendréis! A cual de ellos más descabellados, a cual de ellos más divertido (uys, parezco un político, repitiendo tanto las frases). ¿Dónde estuvieron realmente esos funcionarios? Quizás nunca lo sepamos…

PD: Lo que siempre os digo, chavales. Que no se note.

PD2: Si os habéis quedado con ganas de más, ¡Alejandro me pasa un enlace donde podréis ver aún más montajes!

PD3: Mil perdones, dejé cerrados los comentarios por error.

Demasiado Photoshop en el calendario del cumpleaños de Putin

BecConsejo: “Disimula…”

Sabéis que el Photoshop hace milagros (ya habéis visto aquí alguna de las pruebas), pero que también es peligroso, porque si te cazan no tienes excusa. Pues bien, parece que es lo que ha pasado con el polémico calendario de Putin (bueno, uno de los calendarios polémicos: concretamente, el de las estudiantes en ropa interior).

No se le ha dado mucha bola (no sé muy bien por qué), pero el caso es que los más críticos con el calendario han aprovechado una foto de una de las modelos Alexandra Kostromina en la que sujeta el almanaque de la discordia para rajar del “excesivo retoque”. La verdad es que la imagen canta. Canta mucho.

La fotografía que hay sobre estas líneas es una captura de la web de O Globo, el famoso diario brasileño. Aún así, si tenéis dudas, podéis comparar las dos imágenes en tamaño grande: así es en el calendario y así es ella sin maquillaje. ¿Cuántas trampas hay entonces? ¿Cuáles de estas caras son reales y cuáles no?

Supongo que los creadores del calendario pensaron que la efectividad del lanzamiento eclipsaría un posible descubrimiento del fotosopeo (lamentablemente así ha sido). Si no llega a ser por Alexandra ni nos habríamos enterado. Muchos me diréis: “seamos sinceros, ¿no pasa esto en todos los calendarios?”. Pues seguramente sí, pero no siempre se les da la bola que se le ha dado a éste.

También os digo, llegado este punto, que como en todas las cosas luego hay un poco de verdad y otro poco de mentira. Es probable que Alexandra no se esforzara todo lo que podía por salir bien en la segunda foto, quién sabe por qué motivos. De hecho, su gesto serio empeora el resultado final… como si se hubiera arrepentido de posar en el calendario malo y quisiera enmendar el error. No sé, no sé… estas cosas siempre me dan mala espina.

PD: Luego me dicen que por qué prefiero yo a las mujeres sin maquillaje…

PD2: Por cierto, me escribieron mis amigos de Defensa Felina para pedirme un poco de ayuda, a ver si entre todos conseguimos un empujoncito a las adopciones gatunas, que con esto de la crisis parece que nos estamos volviendo más comodones y por no comprar un saquito de comida no adoptamos… Sé que no tiene que ver con el tema de hoy, pero entended que los gatitos no entienden de calendarios…