Entradas etiquetadas como ‘barbie’

La ‘Barbie musculosa’ cuyo cuerpo intimida solo con verlo

Yeon Woo Jhi es una culturista de Corea del Sur que ha roto muchos estereotipos sobre la imagen corporal de una mujer.

Jhi ha impresionado al mundo y a miles de seguidores en Instagram, con un físico muy alejado del común de todas las mujeres. Si nos centramos solo en su rostro, la coreana tiene una expresión dulce, pero su cuerpo puede competir con el mismísimo Arnold Schwarzenegger. Lee el resto de la entrada »

Valeria, ¿demasiado ‘Barbie’ para ser real?

Mis problemas son nimios, lo sé. Aunque en el fondo me inquietan las cosas que os desvelan a vosotros, en el día a día me preocupa que los equipos españoles no lleguen a la final de Champions o no tener tiempo para dar todos los temas que me gustaría publicar. El tema de hoy, por ejemplo, me habría gustado contarlo hace unos días, cuando lo vi, pero tuve que decantarme por otros asuntos y os lo traigo ahora.

Las barbies humanas se están poniendo de moda, no sé si lo sabéis. Aunque la cosa viene desde hace años, con gente como Cindy Jackson que se ha sometido a 52 operaciones para parecerse a la famosa muñeca, últimamente está repuntando. Jovencitas que se maquillan, se visten y actúan como si fuesen muñecas… de 1,60 metros. Ahí entran muchachas como Dakota Rose (KotaKoti), Venus Palermo y Wang Jiayun, entre otras, presentes en la lista que elaboró Oddee de chicas que parecen muñecas.

Pues la última chiquilla que ha saltado a la fama por esto se llama Valeria Lukyanova, tiene 21 años, es ucraniana, y presume de ser la persona más buscada en ruso en Internet. Pelo rubio (no sabemos si de bote), ojos azules (fruto de lentillas de color) y una cintura imposible: toda una mezcla que la convierte en un ídolo para muchos… y en un modelo a NO imitar para otros tantos.

Ahora bien, ¿es real esta versión de Valeria muñequizada? Pues no sabría qué deciros, jóvenes. Es evidente que el maquillaje, las operaciones y los aderezos hacen mucho, pero cuando buscas unas cuantas fotos más suyas y la ves en versión normal da qué pensar. A juzgar por las fotos de su blog es una barbie total, pero como bien apunta el Daily Mail, parece que el Photoshop le ayuda a muñequizarse.

Nuestra amiga Valeria (después de tres párrafos hablando de ella ya podemos decir que es amiga) es una mística apasionada de la música y cuelga en Internet vídeos en los que enseña a maquillarse. A mí me gusta más sin maquillaje, pero yo el mejor juez para esto porque a mí las mujeres me gustan más sin maquillaje, ya lo he dicho alguna vez.


En fin, que como esto es un blog colaborativo, quiero saber qué pensáis vosotros. ¿Habrá final de Champions española? ¿Os creéis la versión muñequizada de Valeria o pensáis, como parte de la prensa, que es más Photoshop que maquillaje?

PD: A mí este rollo de las muñecas no me termina de convencer, qué queréis que os diga.

La mujer Barbie: Cindy se ha sometido a 52 operaciones estéticas

BecConsejo: “Piensa en los demás (aunque sea un poco)”

Supongo que pocos recuerdan cuál era el aspecto original de Cindy, la muchacha pizpireta que vivía en Ohio, se mudó a Londres y cuya hermana mayor se llamaba Gloria.

Pues bien, resulta que a Cindy Jackson le regalaron un día una Barbie y ella pasaba horas y horas jugando con ella. Le encantaba esa muñeca. Es más, le gustaba hasta tal punto que creció y se ha ido pareciendo (dentro de lo posible) a ella. Eso sí, con 52 operaciones de por medio.

Probablemente muchos la conocéis, habéis oído hablar de ella, la habéis visto alguna vez en la prensa. No en vano, se ha sometido a tantas operaciones que tiene el récord en intervenciones de este tipo. Es lo más cercano a una yonqui de la cirugía estética.

Se ha operado el pecho, la boca, la nariz, la barriga… ¡¡hasta las manos!! Así hasta 52 veces en 55 años, lo cual, al margen de lo bizarro que resulta, tiene su mérito, máxime después de ver los caretos que se le quedan en la recuperación de cada operación.

Contaba con detalle su historia en la cadena estadounidense ABC, en la entrevista que os adjunto y que no os subtitulo porque lo más importante os lo contaré en el texto.

Se ha gastado 70.000 euros en cuestiones cosméticas, aunque dice que ella jamás quiso tener el récord, que no era su ambición. A todos nos viene la misma pregunta a la cabeza: ¿por qué? Pues para ella es sencillo: “Quería mejorar mi aspecto”, pero pareciendo natural. Es decir, no quiere que la gente se dé cuenta por la calle de que lleva chorrocientas operaciones.

Dice que se sentía en el cuerpo equivocado y gastó la herencia que le dejó su padre en operarse. “Me siento un espíritu joven y no quiero mirarme al espejo y ver una cara vieja”, cuenta. A eso le llamo yo asumir el paso del tiempo.

Ha escrito dos libros, asesora a gente que se quiere operar y da consejos para combatir el envejecimiento. Me parece bien que escriba y asesore, pero… ¿qué consejos puede dar? Opérate y… ¿opérate?

Sabéis que yo no soy muy partidario de este tipo de intervenciones, que no me va mucho ni siquiera el maquillaje y que en el fondo le encuentro cierto encanto a que nos parezcamos a nuestros padres, a que pase el tiempo y a que cada arruga sea una historia que contar.

Cindy, en cambio, no es así. Ella dice que no tenemos que parecernos a nuestros progenitores y que eso es la evolución. Cuentan en los cementerios que cada vez que dice “esto es la evolución” Darwin se revuelve en su tumba y amenaza con orinar en la puerta de Jackson.

PD: ¿No es mejor ir a hacerle unos chascarrillos a Justin Bieber cuando uno cumple una edad?

PD2: Las imágenes de la digievolución de Cindy son de su web.