Entradas etiquetadas como ‘pantalones’

Prohíben a una pasajera viajar en avión por llevar unos “short diminutos”

Maggie_McMuffin_short

La tripulación de la compañía JetBlue no permitió subirse a uno de sus aparatos a la artista Maggie McMuffin hasta que no se pusiera unos pantalones que cubrieran los diminutos short que vestía. De no hacerlo, la joven se hubiera quedado tirada. O-O

Esta artista de burlesque viajaba camino de Seattle (EE UU), cuando en la conexión entre vuelos una de las azafatas le comentó, al subir al siguiente avión, que su vestimenta no era apropiada, y que debía ponerse algo que cubriera sus piernas. ¡¡¡Ni que estuviera entrando en una mezquita!!!
Lee el resto de la entrada »

A la cárcel por utilizar pantalones a media nalga

Sagger_in_Parisp

Una moda, que en muchos países es algo normal, ha costado a dos jóvenes estadounidenses pasar dos días en prisión y una multa de 250 dólares (238 euros). Los pantalones a media nalga, que dejan al aire la ropa interior, pueden provocar miedo en la población de Tennessee, EE UU. ¿¿¿¿Qué???? Ni que fueran Leatherface, de La matanza de Texas, con la sierra mecánica a plena potencia.

Utilizar Sagging Pants (pantalones flojos) en el Central High School’s de Bolivar, Tennessee, está totalmente prohibido siguiendo una normativa estatal para este tipo de indumentaria. No quiero pensar qué puede ser si ven a alguien con burka. Lee el resto de la entrada »

Intenta robar un televisor de 19 pulgadas escondiéndolo en el pantalón

Permitidme que empiece pidiendo disculpas. Os podría pedir perdón por la calidad del blog, que es nula; por mi sentido del humor, de un gusto reprobable; por disfrazar a Trolly como si fuera amigo mío, que no lo es; y por mil cosas más. Sin embargo, quiero disculparme porque la información de hoy tiene ya unos días, pero ha llegado a mis manos ahora y me veo en la obligación de contaros la historia por dos razones: primero, porque no la he visto en ningún otro medio en castellano (lo cual no quiere decir que no lo hayan publicado, simplemente que igual no busqué bien) y segundo… segundo… pues eso, que no la he visto en ningún medio en español.

¿Sabéis qué? El lunes me compré un televisor. Llevo arañando mi sueldo de becario unos cuantos meses, pidiendo a mis padres, a mis amigos… me he visto obligado a robar los sombreros que ponen los músicos que tocan en la calle para que la gente eche sus monedas, pero ya tengo una tele como Vasile manda: de 32 pulgadas y plana. También he conseguido un monitor nuevo para el ordenador, esto mediante la técnica del butrón: estampé mi bicicleta contra una tienda de ordenadores y me llevé  un monitor y 17 ratones inalámbricos (lo que me cabía en las manos y en la mochila de la universidad). Por eso, porque por mis manos han pasado más pantallas que bocadillos en los últimos días, entenderéis que me sorprenda cuando os cuente la anécdota de hoy.

El muchacho que posa tímido a la derecha se llama Eric Lee King y fue detenido hace unos días acusado de posesión de drogas y robo en el condado de Dakota, Estados Unidos (estas cosas pasan mucho allí porque son muchos… en China lo mismo también ocurre, pero mis conocimientos de mandarín son muy limitados: tan limitados como cero, por eso no os lo puedo contar). Resulta que un policía estaba en un aparcamiento cuando vio que a un hombre (Erik) se le caía una bolsa de caramelos (aaaaamigos, la curiosidad mató al gato y la glotonería descubrió al ladrón).

El policía le dio una voz, pero Eric pasó de él como de quien te ofrece droga en la puerta del colegio, que debe de ser el mismo en todas las escuelas. Entonces el agente agudizó la vista y, al más puro estilo jefe Wiggum, debió pensar: “Algo raro se cuece ahí… nadie rechaza una bolsa llena de dulces porque sí…”. Efectivamente, Eric caminaba raro, raro rarísimo. Con las piernas rígidas y apretándose los pantalones por la parte de delante. Vamos, como si le hubiesen entablillado la pierna a… a… como si le hubiesen entablillado la pierna, digo, no me liéis.

Entonces el policía se acercó a él y llamó nuevamente su atención para charlar amistosamente. Nuestro joven Eric, que quizás vio la que se lió en Valencia con la policía, decidió seguir caminando ignorando al agente, a quien cariñosamente llamaremos Clancy. Al ver que Clancy se acercaba, Eric se agachó e intentó coger lo que llevaba delante (a ver, que todos sabemos ya que era el televisor, para eso lo he puesto en el titular, no sé a qué vengo yo con tanta intriga). Temiendo su seguridad, o al menos eso dice la prensa estadounidense, Clancy se abalanzó sobre él y lo esposó.

Llegado ese punto fue cuando Clancy descubrió que lo que escondía en los pantalones era un televisor de 19 pulgadas. ¡Un televisor! Por Dios y por la Virgen, por mucho que fuera plano… ¡UN TELEVISOR! Eso sí que da dolor de espalda y no lo de Nacho Vidal o Yola Berrocal (son cosas distintas lo de uno y otro, ¿eh? No me liéis). Evidentemente, fue detenido.

Ahora Eric Lee King, nuestro amigo Eric, que para algo conocemos a fondo su historia, se enfrenta a cinco años de prisión. Y a mí vuelven a surgirme un montón de dudas: ¿Cómo se metió un televisor de 19 pulgadas en los pantalones… dentro de la tienda? ¿Cómo consiguió andar sin que pareciera Wesley Warren Jr? ¿En qué momento creyó que robar una tele de 19 pulgadas escondida en su pantalón era una buena idea? ¿Qué tipo de pantalones llevaba? ¿QUÉ TALLA USA ESE HOMBRE, POR DIOS? ¿Por qué la goma no le da de sí? ¿Será el típico que dice “me voy a comprar lo que me salga de los…”? Y lo más importante, si ya había salido de la tienda (el policía le pilla en el aparcamiento)… ¡¿qué tipo de parafilia le llevó a dejarse la tele ahí dentro mientras caminaba?!

PD: Con lo fácil que es llegar una mañana y colarse en una casa ajena a ver la tele sin que nadie te moleste…

Multado por enseñarle el pene (sin querer) a una agente de policía

Las modas tienen estas cosas… que nunca sabes cómo pueden acabar. Supongo que todos habréis visto alguna vez a un muchacho o una muchacha con los pantalones caídos, enseñando los calzoncillos.

Vamos, tampoco es muy difícil… probablemente alguno también los usa. Al fin y al cabo, están de moda. (Cómo se nota que estoy concienciado con este asunto).

Pues el problema de Trent Joseph Wroe es que participa activamente en esta moda en una de sus peores vertientes: lleva los pantalones caídos y no usa ropa interior (repito, por si estáis en el curro y lo habéis leído rápido… no lleva ropa interior -pa’ matarlo, vamos-).

Os resumo la historia, para no aburriros más. Este australiano de 19 años ha sido multado con 124 euros porque se le cayeron los pantalones delante de una agente de policía y, cosas de la vida, su pene quedó al descubierto.

Él dice que la ropa se la había prestado un amigo gordo y que todo fue una casualidad maléfica, según cuenta la prensa australiana. Como podéis imaginar, no le ha creído ni Dios, por mucho que dijo en el juicio “hoy me puse cinturón” (ja, ja, ja… encima se lo toma a coña).

La agente, que le detuvo por escándalo público, dice que el rebelde lo hizo a propósito…

A mí estas cosas, como os dije, me hacen (un poco) de gracia, menos algunas veces, que directamente me dan asco. El otro día, por ejemplo, a una chica se le veía parte del culo mientras andaba. Lo peor de todo es que se le veía la ropa interior (más abajo de lo que debía pero por encima del pantalón) y… ¡cinturón! Aún me pregunto cómo es posible….

(FOTOS: Steve Weaver y Manel)