BLOGS

Un microrrelato por día y cada uno de 150 palabras. Ni una más, ni una menos.

Muerto de risa

El brujo, usando retazos de jean, comenzó a trabajar sobre el diseño y confección de un muñeco. Con tijera, aguja e hilo le dio forma a las piernas, los brazos, la cabeza y el torso. Luego rellenó todas las partes del cuerpo con goma espuma y las unió. Con el muñeco terminado se dispuso a caracterizarlo. Usó tinta china para pintarle el rostro: una sonrisa de oreja a oreja, una naricita diminuta y un par de ojos grandes y saltones. Habiendo terminado, lo colocó sobre la mesa para empezar a trabajar sobre la víctima. Levantó el brazo del muñeco y haciendo uso de una pluma, comenzó a acariciarle lentamente la axila. A varios kilómetros de distancia, un hombre empezó a reirse sin parar, se le cerró el pecho y ante la falta de aire, cayó al suelo. La víctima, como todas las otras, murió a causa de una intensa carcajada.

17 comentarios

  1. Dice ser Metamorfosis

    Por más que sea una buena muerte, no deja de ser una putada (con perdón), sobre todo porque la víctima no se divertía, ni se enteró de qué se reía, el pobre. Debemos tener cuidado de no partirnos de la risa si nos entran cosquillas repentinas, y sobre todo resulta imprescindible no perder los jeans por ahí, para que el brujo no confeccione un muñeco vudu con nuestras prendas…

    09 Febrero 2011 | 14:09

  2. Una bonita forma de morir no, pero es una forma divertida, no??? Aunque hay otra mejores, por dupuesto. Yo creo que la mejor manera, o el mejor momento sería justo al acabar de hacer el amor…..sería una muerte dulce.

    http://www.elsecretodeafrodita.es

    Sex Shop online con ofertas permanantes, 100% discreto y en solo 24h.

    Una buena idea para San Valentin

    09 Febrero 2011 | 15:35

  3. Dice ser Clica aquí

    No sabia que el budú era tan sencillo, mañana mismo le hago eso a uno que tiene mucha culpa de todo.

    09 Febrero 2011 | 16:39

  4. “El cura de mi lugar
    murió de una carcajada,
    eso si que era un cura
    que sabía carcajear,
    el cura de mi lugar.”

    Esto o algo parecido
    en la plaza de mi pueblo,
    la chicas a coro cantaban
    en tardes de verano,
    cuando a la rueda jugaban.
    Al leer a Walter hoy
    me ha venido a la memoria.
    ¿Y si en vez de una canción
    de las de arte popular,
    hubiera sido una historia?
    Que un brujo lo mismo hiciera
    y en lugar de ropa vaquera,
    (entonces aquí no se conocían)
    hubiese cogido tela,
    de unas sotana raída
    que encontró en la trapería.
    Pensando que era el vestido
    de la mujer, de la dama,
    a quien mataría de risa.
    y hacerle a ella una réplica.
    Al no ser ducho en la costura,
    la muñeca fue muñeco,
    con falda todo de negro.
    Y que al inflimgirle cosquillas,
    no hizo efecto a la señora,
    la que debíera ser su víctima.
    Fue el cura quien se carcajeara
    y el pobre muriera de risa.

    09 Febrero 2011 | 16:43

  5. Dice ser Penélope G.

    Una y otra vez, volvía a recordarlo.Vovía a recordarlo riendo,riéndose de ella.Una y otra vez.
    Ya no veía nada, no escuchaba nada, nada más que su risa, sus dientes blancos, y su dedo senialándola, humillándola, burlón.
    Presa de ese delirio, comenzó a machacar en el diminuto mortero,la planta de pequenias flores amarillas junto con el vinagre.Cuando el mortal elixir estuvo listo, se dispuso a mezclarlo con el vino.Ella se encargaría de que sólo él lo tomara.
    De pronto se sintió profundamente exaltada, imaginando el momento en que la sardonia haga su efecto.Se imaginó al lado su cuerpo sin vida, crispado con la ridícula mueca en la cara.Hasta se pudo escuchar diciéndole, y ahora, de qué te reís?

    09 Febrero 2011 | 16:45

  6. Dice ser xulita

    Joder Penélope

    He leído tu comentario del tirón y ahora estoy hiperventilando.Me ha gustado. 😉
    ¡Qué ímpetu!

    09 Febrero 2011 | 16:53

  7. Dice ser xulita

    Una vez a un amigo,en una noche loca, se le desencajó la mandíbula en un ataque de risa y tuvimos que llevarle a urgencias.

    Desde el punto de vista de hoy, aquello podría haber sido un suicidio colectivo. JAJAJA

    09 Febrero 2011 | 16:57

  8. Mil excusas he puesto:

    inflimgirle x infringirle
    debíera x debiera

    Perdonen, Al Sur de Gomaranto

    09 Febrero 2011 | 17:05

  9. Dice ser Penélope G.

    Gracias Xulita!,se ve que hoy estoy un poco macabra.Me pasa a la inversa que al Enmascarado, mientras más cosas tengo que hacer más divago.Hoy no me salvo de un tirón de orejas!!!!
    Lo último, era diminutas flores y pequeno mortero, se me mezclaron.

    09 Febrero 2011 | 17:38

  10. Dice ser Marisa G.S.

    Pues sí que has estado macabra, Penélope, sí, jejejeej. Vamos que se vengó ella por las afrentas recibidas del burlón ese y le dió de su propia medicina.
    El muerto de Walter fue por una mala carcajada que le propinó???? alguien haciendo vudú?????
    Desde el otro día con el vudú ese de meter fotos de la gente en el congelador y otras meigas aparecidas. Que ya no estamos seguros, oigan, que hacen un muñeco y dicen que es una y te ponen a bailar la jota en medio del carrefour o a despelotarte en pleno invierno con 5 bajo cero en medio de la plaza.
    Que digo yo que hay que poner un control, que yo no quiero que me hagan cosquillas sin haberlo pedido.
    Xulita, que me estás pareciendo exageradilla tú tambien, cachis…que se le desencaje la mandíbula por reir a mandíbula batiente,perdón por la redundancia,a desambocar en muertos de la risa del resto…… hay un trecho, jajajaj

    09 Febrero 2011 | 18:08

  11. Dice ser Metamorfosis

    @ Xulita y Marisa G.:
    De un ataque de risa mi marido terminó en urgencias. Él estaba super asustado, porque creía que el dolor era al menos una angina de pecho. Pero yo sabía lo que le había pasado: se había producido un desgarro muscular, muy doloroso, pero inofensivo. Por un buen rato se le pasó la risa. Y dado que a un amigo nuestro se le rompió la costilla de un estornudo, os dareis cuenta de que vehemente es mi grupo para todo…

    09 Febrero 2011 | 19:40

  12. Dice ser Marisa G.S.

    Metamorfosis:
    Oye, disculpa, no quería mofarme, en serio. Si te ha molestado, lo siento, no era mi intención.
    No se interpreten mal mis palabras como ocurre a veces. Solo quería poner una pincelada de humor inocéntemente claro. Ya me doy cuenta que a veces se `pasa uno

    09 Febrero 2011 | 20:45

  13. Dice ser xulita

    @Metamorfosis

    Te creo.
    Pobres hombres.¿Siempre les pasa todo a ellos?

    09 Febrero 2011 | 20:54

  14. Dice ser Metamorfosis

    @ Marisa G.S.: No me he mosqueado, en serio. Lo he contado para que veais que es físicamente posible “partirse de risa”, y que no hay que dar rienda suelta a los estornudos, porque también es posible hacerse mucho daño (no sólo dándose con la cabeza en algún mueble).
    @Xulita: No creas que solo es cosa de hombres, lo que parece es que sea cosa de familia: mi suegra también tuvo un desgarro muscular en el tórax, por toser demasiado fuerte. Upppsss.

    09 Febrero 2011 | 22:07

  15. Dice ser Enmascarado

    Si me tuviera que morir, de todas todas, que fuera de risa.
    Creo que sería la manera más chula de fallar en el dribling a la muerte.
    De todas maneras, estoy con Metamorfosis, esas cosas pasan, y de morirme casi veo más probable que fuera con la muerte del loro. Es decir, de un harakiri al estornudar. En eso a bestia no me gana nadie.
    Saludos a todos.

    09 Febrero 2011 | 22:48

  16. Un saludo 😉 y clica 😉 mi nombre 😉

    10 Febrero 2011 | 00:20

  17. Dice ser Pedro Moreno

    En mi casa cuando la ropa no nos sirve ya, no por quedar rota, sino por quedarnos corta, o estrecha. Siempre se la damos, a una vecina que pertenece a Caritas, o ayuda al tercer mundo. Pero con lo visto, y oído aquí, nunca más, lo volveremos a hacer. No baya a ser que la coja, algún vudú Hawaiano, o algo por el estilo, y al final, tengamos algún grave problema. No lo toméis en serio, creo que no pasa nada, si de vez en cuando, soltamos alguna chorrada, como esta. Aunque lo primero si que es “verdad”.

    10 Febrero 2011 | 01:23

Los comentarios están cerrados.