BLOGS
Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Cinco claves para entender lo que pasa entre Grecia y el BCE

El BCE anunció ayer miércoles a última hora de la tarde que dejará de aceptar los bonos soberanos griegos (calificados en el mercado como bono basura) como garantía colateral de los bancos griegos de cara a obtener liquidez barata. La medida, tomada después de que Grecia declarara al país insolvente, ha supuesto toda una avalancha de reacciones. Desde quienes creen que se trata de un chantaje inaceptable y contraponen la legitimidad de las palabras de Draghi frente a los millones de votos del Gobierno de Syriza, hasta quienes creen que esta operación apenas tendrá consecuencias para la banca griega, ya que no se trata más que de una puesta en escena de cara a las inminentes negociaciones. Sea como sea, aquí os planteo algunas claves que creo que son interesantes para entender qué está pasando y qué nos podemos esperar respecto al pulso Grecia-Troika:  varufakis

1) Un problema de alcance limitado, por ahora: Tal como muestran los datos en este artículo de la economista Silvia Merler (Bruegel), los bancos griegos han tomado prestado unos 56.000 millones de euros de los programas de liquidez del BCE. De estos, apenas 8.000 millones se pueden haber colateralizado a través de deuda soberana griega (debido a limitaciones en la aceptación de la misma). El problema, tal como explica Merler, es que no es descartable en absoluto que la banca requiera en los próximos meses de grandes inyecciones de nueva liquidez, debido a las fugas de depósitos (15MM€ entre diciembre y enero) producidas a raíz de la victoria de Syriza y (probablemente) tras este anuncio del propio BCE. En ese escenario, al sistema financiero heleno le queda la opción de que sea el propio banco nacional griego el que aporte esa liquidez vía los programas ELA, si bien correría éste con todos los riesgos.

2) El BCE deja en manos del Eurogrupo la solución, pero no cualquier solución: Y es que más allá de las consecuencias económicas de esta jugada de Mario Draghi, está la política. Lo que de verdad plantea el BCE es que cualquier decisión encaminada a desactivar a la Troika o renegociar los ajustes en Grecia no se puede dar por hecho como positiva. Es decir, que Frankfurt se ha blindado ante posibles tensiones en las negociaciones, y ha dejado el balón en el tejado de la política, del Eurogrupo (quizás extralimitándose en su mandato). Cualquier vuelta de la banca griega a los círculos normales del BCE tendrá que pasar, necesariamente, porque el supervisor bancario acepte el futuro marco acordado.

3) La teoría de juegos, a tope. Los anuncios de Varoufakis, las declaraciones medidas palabra por palabra de Draghi… casi ninguno está mostrando realmente cuál es su escenario realista a partir del cual aceptaría un acuerdo. Y esto es porque básicamente estamos asistiendo a un duelo a varias bandas de teoría de juegos. Varios actores creen que serán capaces de controlar las expectativas y los movimientos del conjunto. El movimiento de ayer del BCE, al igual que la declaración contra la Troika o el reconocimiento de la insolvencia griega, van en la misma línea.

4) Una solución es posible, pero si todos ceden. Lo dice claramente el analista de Bruegel Guntram Wolff en su último post: “Está claro que ambos lados tienen un fuerte interés en evitar una salida griega de la zona euro, que será inevitable si no se alcanza un acuerdo pronto. Una solución cooperativa no es inalcanzable, pero requiere que Grecia vaya al Eurogrupo como una parte negociadora razonable y requiere que la zona euro esté mentalizada para hacer concesiones”. Más claro, agua.

5) El Gobierno alemán y su voluntad de no ceder. Tras varios combates en los que Alemania ha tenido (recalco lo de “ha tenido”) la sensación de haber sido la perdedora —la liquidez ilimitada del BCE, los OMT, el QE…— el ejecutivo de Merkel ha dejado claro insistentemente que en esto no va a ceder, y que será inflexible. Eso nos lleva a la salida de Grecia del euro, hoy por hoy. Hemos hablado más veces en este blog de la postura de Berlín. Es entendible que los electores y contribuyentes alemanes no quieran pagar con sus impuestos o sus ahorros los desequilibrios generados y provocados por otros. Pero no es razonable, quizás, si lo que queremos es una unión monetaria, política y fiscal. Estas uniones no se basan solo en la responsabilidad y las reglas de oro presupuestarias. También necesitan de solidaridad y asunción de común de los problemas. ¿Es lo que queremos?

8 comentarios

  1. Dice ser manue

    Lo mejor que le vendría a Grecia ahora sería darle a la “maquinita” de su banco central una vez se hayan independizado de la UE. Matas dos pájaros de un tiro si todo va bien: deflación y bajo crecimiento. Siempre que no se creen tensiones inflacionistas claro…

    05 febrero 2015 | 13:23

  2. Dice ser Jorge Amarillas

    Concesiones grandes e importantes, entender que no se puede devolver todo sin “destruir” el pais, ofrecer intercambios favorables para los países del eurogrupo que estén más involucrados.

    05 febrero 2015 | 13:35

  3. Actualmente las políticas mundiales han cambiado, ya no hay ni izquierdas ni derechas, hablando siempre a grandes niveles, otra cosa son los locales y regionales.

    El caso es que los grandes inversores y empresas de inversión son las que están mandando en el mundo

    http://inverforex.hol.es/manual/que-es-y-como-funcionan-los-mercados-forex/

    05 febrero 2015 | 13:56

  4. Dice ser el alemán

    creo que todos podemos entender que ya los alemanes están más que hasta arriba de pagar las deficiencias, estupideces y malas planificaciones de los países del sur.El que falla, paga. El que pide dinero, tiene que pagar ese crédito.Punto pelota. Si en eso Alemania cede, si consideramos que hay que ceder y perdonar la deuda, o parte de ella, a Grecia, lo del Euro, estabilidad, sistema común europeo … todo eso deja de tener ningún sentido.

    05 febrero 2015 | 14:21

  5. Dice ser Yo Discrepo

    Miedo me da leer algunos comentarios. ¿Que es eso de los países de sur?.
    En fin que “los países de sur” debemos ser los que limpiemos las letrinas de los países del norte todos ellos rubios con ojos azules, y cuando vengan a vernos, pues eso a servirles o como dijo Aznar , profeta donde los haya, “España es un país de servicios” y por extrapolación Italia, Portugal, Gracia, etc.
    Estos comentarios me suenan igual que aquellos de hace unos años decían que los que se habían metido en una hipoteca que luego no podían pagar, se lo tenían que haber pensado antes.
    Pues NO. El problema es que el dinero fluía y la impresión era que los pisos iban a seguir subiendo sine die, porque ya se estaban encargando los “mercados” de dar esa impresión. Pues lo mismo le ha pasado a Grecia, y si os metéis en Internet veréis que Golman Sach falseó las cuentas del déficit de Grecia al gobierno de derechas que estuvo entre el 2000 y el 2007, origen de la gran cagada griega, de ahí, que el nuevo gobierno griego quiera desentenderse de una parte de la deuda o quiera renegociar.
    No seáis tan simples a la hora de valorar los problemas de los demás, porque aquí en España el señor Rajoy se ha gastado casi trescientos mil millones de euros vía deuda, solo para tapar las vergüenzas de los bancos y ni tenemos industria ni baja el paro.

    05 febrero 2015 | 14:48

  6. Dice ser Norma

    Está claro que los poderes fácticos en la UE (y en todo el planeta) no van a permitir que el pueblo griego sea soberano en sus decisiones. Igual que no se le preguntó si quería ser rescatado, y se le obligó a firmar un préstamo que no quería, ahora no van a permitir que Grecia se salga del guión escrito por otros. Poder rebelarse contra los poderes neoliberales globales, sería un mal ejemplo. Grecia será sometida, por cualquier medio, o bien saldrá del euro y de UE. Esto es una guerra, de los ciudadanos contra los mercados. Y éstos tiene más poder que aquellos.

    05 febrero 2015 | 15:12

  7. Dice ser pablitocoletas

    la clave esta que grecia no debía haber entrado en la unión europea, mintió con sus cuentas para hacer parecer que era mas rico de lo que era y que le permitieran ingresar , de ahí parten todos los lios en los que se ha metido este país.

    lo que tendrían que hacer es irse o echarlos de la unión europea y una vez fuera que montaran su propia moneda, que vuelvan al dracma y a partir de ahí que hagan lo que quieran pueden emitir moneda, devaluarla o lo que sea y si en el futuro realmente están preparados y asi lo desean que volvieran a entrar en la unión europea.

    05 febrero 2015 | 20:50

  8. Dice ser Antonio Larrosa

    Lo que pasa en Grecia no es un misterio , ya lo dije ayer en algún sitio

    Pensando ,pensando he llegado a la penosa conclusión de que todo lo que sucede en el mundo es por tener mala memoria de los europeos, porque si se hunde la economía europea todo el mundo se resiente, y eso es lo que está pasando.
    Antiguamente , en la 2ª guerra mundial a los alemanes se les ocurrió la idea de bombardear los paises enemigos con billetes de banco para destruir su economía , ahora han perfeccionado su estrategia y ya no tiran el dinero con aviones , ahora los mismos gobiernos de la comunidad se lo piden a miles y miles de millones de euros entrampando a esos paises y convirtiendolos en esclavos. como veis los alemanes no son tontos, tienen la impresora de billetes, mientras que los demás somos tontos, además de olvidadizos y ya nunca podremos pagarles tanto papel mojado por mucho que nos esforcemos.
    Clica sobre mi nombre

    06 febrero 2015 | 11:13

Los comentarios están cerrados.