BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

El liderazgo de los jóvenes

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó el pasado 9 de diciembre una resolución histórica sobre juventud, paz y seguridad, que por primera vez en su historia se centra por completo en el papel de los hombres y mujeres jóvenes en la construcción de la paz y la lucha contra el extremismo violento. Un reconocimiento sin precedentes de la urgente necesidad de involucrar a los jóvenes constructores de la paz en la promoción de la paz y la lucha contra el extremismo. Hemos hablado con Romeral Ortiz, especialista en juventud y consolidación de la paz y esto es lo que nos ha contado:

12405071_10153416904760819_1882171256_o


 ¿De dónde sale esta resolución? ¿Cuál ha sido el trabajo previo?

Esta resolución es el fruto de años de dedicación, de trabajo y de esfuerzo por parte de la sociedad civil en general, y por parte de las asociaciones juveniles en particular. Cabe destacar el papel clave de la Red Global de Jóvenes por la Paz (United Network of Young Peacebuilders) , una red de organizaciones juveniles de los cinco continentes que trabaja por la construcción de la paz y la transformación no violenta de conflictos, que desde 2012 ha defendido como prioridad estratégica la de impulsar un marco internacional que reconozca el papel de los jóvenes en los procesos de paz.

Otro factor crucial ha sido el liderazgo de Jordania, que ha puesto sobre la mesa estas cuestiones organizando en abril de 2015 un debate sobre esta temática con los países miembros del Consejo de Seguridad. Además, Jordania acogió a finales de agosto de este año el primer foro mundial sobre juventud, paz y seguridad en Ammán sobre juventud, paz y seguridad. Este foro reunió a más de 600 participantes desde jóvenes a donantes, académicos, y representantes de las Naciones Unidas.

Asimismo y teniendo en cuenta el clima actual de violencia existente, el hecho de reconocer el papel de estos jóvenes y su trabajo para la construcción de la paz ha ayudado a contrarrestar esta violencia. En resumen, la suma de estas incitativas provocaron que el 9 de diciembre se alinearan las estrellas y los 15 países miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSONU) votaran de manera unánime la resolución histórica 2250 sobre Juventud, Paz y Seguridad.

¿Qué representa la adopción de la resolución S/RES/2250?

Representa muchas cosas. Para empezar, supone el primer reconocimiento global y político del trabajo que realizan a diario millones de jóvenes para construir la paz. Nos hemos acostumbrado a categorizar a los jóvenes como víctimas o perpetradores de la violencia, cuando la gran mayoría lo que hace es trabajar en silencio y en el anonimato para prevenir la violencia. Esta resolución es un primer paso para visibilizar a los jóvenes constructores de paz. Además los jóvenes habían quedado encajonados en un limbo entre la niñez y la etapa de adulto, siempre considerados como el futuro, y por fin se entiende que forman parte del presente.

Esta resolución va más allá del mero reconocimiento ya que también exige que países y gobiernos pongan en marcha mecanismos y herramientas para que de manera real, y no únicamente simbólica, se compartan los espacios de participación y de decisión en lo que concierne a la paz y la seguridad entre jóvenes y adultos.

Los jóvenes representan 1.800 millones de ciudadanos de este planeta y más del 60% viven en zonas, en conflicto, aunque solo sea por el argumento demográfico-democrático era hora de dar voz a la juventud en estos procesos.

¿Cuál es el principal papel de los jóvenes en la prevención de los conflictos y la violencia?

Los jóvenes pueden tener exactamente el mismo papel que los adultos en la prevención de conflictos. La diferencia es que los jóvenes suelen ser más activos, más involucrados en sus comunidades y en acciones voluntarias, con un capital social muy alto y con redes muy extensas. También son ciudadanos con capacidades de innovación y con una energía desbordante que canalizada correctamente puede apoyar inmensamente la prevención de violencia. Los jóvenes también son un puente importante entre familia, escuela y comunidades. La juventud es quien ha estado al frente de movilizaciones pacíficas en muchos países del mundo, de Nepal a Túnez pasando por España. No tienen miedo a repensar sistemas y mover conciencias.

Es verdad que no se puede pensar en la juventud en bloque y que hay de todo, pero son más los que trabajan por la paz que los que no. Lo importante es que se cambie la narrativa y las concepciones asociadas a la juventud: los jóvenes son paz y desarrollo, y se les tiene que apoyar en este proceso.

El Consejo de Seguridad de la ONU al momento de adoptar la resolución / UN

El Consejo de Seguridad de la ONU al momento de adoptar la resolución / UN

¿Cuáles son los pasos a seguir para que esta resolución “salga del papel”?

Los pasos a seguir son varios, y pasada la euforia del momento habrá que trabajar de manera estratégica para que los diferentes actores (gobiernos, instituciones, entidades públicas y privadas, organizaciones de la sociedad civil, asociaciones de jóvenes, etc.) traduzcan esta resolución en programas y en políticas concretas. Lo primero es difundir la resolución y que todo el mundo sepa que esta existe y que hay que aplicarla. Después será necesario consolidar alianzas con gobiernos, entidades internacionales y sociedad civil. Estos actores deben sentarse en la misma mesa y definir un plan de acción para la implementación de la resolución. Además, tendrán que revisar políticas y establecer cómo dar un enfoque transversal al tema de juventud en la agenda de paz y seguridad. Asimismo, y teniendo en cuenta la importancia que conlleva, se deben asegurar los recursos para su implementación.

¿Cuáles son los objetivos a corto plazo?

A corto plazo el objetivo es incrementar la participación de los jóvenes en los procesos de paz. Para eso hay que trabajar en concienciar y formar a los actores claves que habitualmente se sientan en las negociaciones para que incluyan la voz de la juventud. Los que toman las decisiones políticas deben ser formados para saber cómo integrar esta voz, y cómo hacerlo de manera sustantiva. No es tan obvio saber qué hacer si mañana te dicen: “haz programas que también incluyan a jóvenes”. Para eso será importante contar con el apoyo de la sociedad civil que ya lleva tiempo trabajando con juventud.

¿Y a largo?

A largo plazo el objetivo es que se convierta en una obviedad trabajar con los jóvenes cuando se esté hablando de paz y seguridad y que haya recursos y mecanismos que apoyen este proceso, y que esta resolución sea el primer paso para contribuir a reforzar la participación de los jóvenes en la paz y la seguridad.


Los jóvenes, las organizaciones juveniles para la consolidación de la paz y la sociedad civil han estado pidiendo durante años en la ONU establecer un marco político global para poder participar en la construcción de una paz sostenible y prevenir el extremismo. Más recientemente, esta llamada culminó con la Declaración de la Juventud de Ammán, adoptada en agosto en Jordania con las aportaciones de más de 10.000 constructores jóvenes de la paz en el primer Foro Mundial de la Juventud, Paz y Seguridad, subrayando la necesidad de aprovechar el apoyo institucional a las iniciativas juveniles. Por ello, el Consejo de Seguridad de la ONU, entidad encargada de velar por la paz y la seguridad internacional, ha aprobado por unanimidad la resolución 2250, que busca, justamente, reconocer la importancia de la juventud en cinco grandes áreas: 1) la participación en procesos de paz; 2) la protección en los conflictos armados; 3) el fomento de actividades para la prevención de violencia y promoción de la cohesión social; 4) la cooperación internacional y 5) la participación en procesos de reintegración.

En resumen, se trata de medidas integrales que, de acuerdo con el artículo 25 de la Carta de Naciones Unidas con respecto a las resoluciones del CSONU, tendrán que ser adoptadas por los países miembros de la ONU. También, queda de manifiesto el interés de los miembros del CSONU a la hora de abordar este tipo de temas a través de un enfoque innovador, ya que tradicionalmente la cuestión de la juventud había sido abordada desde el área social, por lo que deja un precedente importante en el marco de las negociaciones internacionales en materia de seguridad.

 

Los comentarios están cerrados.