BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Violadas por no tener casta

Por Cláudia Morán

Todos hemos oído hablar de las violaciones masivas en La India. Mujeres, en su mayoría menores, que son acosadas sexualmente y violadas de forma brutal en las calles, normalmente por un grupo de hombres, sin que sus familias puedan protegerlas y sin que el gobierno tome medidas. La última noticia, las dos niñas desaparecidas en el estado de Uttar Pradesh, que aparecieron muertas a los dos días con signos de estrangulamiento y violación. El problema es que todos nos explican el qué, el cómo y el dónde, pero nadie nos acaba de explicar el porqué. Una posible explicación es la influencia del sistema de castas, incrustado por tradición en India, que mantiene totalmente marginada a una parte de la población, especialmente a los dalits (también llamados “intocables” o “gente sin casta”).

En La India, aproximadamente uno de cada seis habitantes es dalit. El sistema de castas los excluye de esta clasificación al considerar que no fueron creados a partir de la descomposición del dios Brahmá en cuatro partes, dando lugar a cada una de las cuatro castas: los brahmanes (maestros y sacerdotes), los chatrías (clase política y militar), los vaishias (comerciantes, artesanos y agricultores) y, por último, los shudrás (esclavos y obreros). Como no puede hacerse como si los dalit no existieran, son perseguidos, discriminados y maltratados a lo largo de toda su vida. Y, si bien es cierto que esta discriminación se atribuye más a las zonas rurales, es evidente que en las zonas urbanas muchas mujeres sin casta han sido violadas y asesinadas por su condición.

La dalit Phoolan Devi fue violada y asesinada por luchar durante toda su vida contra el sistema de castas en India

La dalit Phoolan Devi fue violada y asesinada por luchar durante toda su vida contra el sistema de castas en India

En cifras exactas, unos 70 millones de niños y niñas hindúes son dalit y más de mil niñas son violadas cada año (tres cada día) por pertenecer a esta condición social. De hecho, las dalits representan el 93% de las devadasi (niñas explotadas sexualmente bajo la denominación de “siervas de Dios”). En definitiva, no pertenecer a ninguna casta en India significa pobreza, discriminación, malnutrición, analfabetismo y violación. Y una vez más, las mujeres -en este caso las niñas- se llevan la parte más dura de la crudeza social. Según afirma Amnistía Internacional, las menores dalits de 14 y 16 años violadas y asesinadas en Uttar Pradesh son “un espantoso recordatorio de la violencia que sufren las mujeres y las niñas dalits en India”, al mismo tiempo que denuncia que la policía y las autoridades no sólo se niegan a investigar las denuncias interpuestas por estas mujeres, sino que además las golpean. Además, estas violaciones podrían estar usándose “instrumento político de castigo, humillación y reafirmación de poder” por parte de las castas dominantes.

Un caso muy conocido de este conflicto es el de Phoolan Devi, una mujer dalit que llegó a conseguir una silla en el Parlamento del país y luchó toda su vida contra el sistema de castas, lo que le costó varias violaciones y secuestros y, finalmente, su propia vida.

Siempre se ha hablado de India como un país de castas mal repartido, donde los estratos más altos gozan de privilegios y los más bajos sufren y luchan por sobrevivir. Pero hay que recordar que, al margen de esto, hay millones de personas que son “la gente sin casta”, que no son hijos de Dios, ni ricos, ni cultos, ni sanos, ni son nada de nada. Son, pero es como si no fueran. Porque es mejor ser campesino, obrero e incluso esclavo que ser un paria de la sociedad. Y, desde luego, es mejor ser un paria que ser mujer y ser paria.

CLÁUDIA MORÁN

Los comentarios están cerrados.