BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Costa Rica huele a cambio

Presidencia

El presidente Solís con la primera dama en la toma de posesión./ Presidencia de Costa Rica.

Su talante tranquilo, dialogante y cercano hizo que Luis Guillermo Solís rompiera con la tradición política de Costa Rica, ya que por primera vez acabó con el bipartidismo que venía reinando desde 1948 y, además, fue el presidente más votado de la historia del país, con 1,3 millones de votos, el 77,7 % del electorado, ¿pero cómo lo ha conseguido?

Daniel Zueras, Editor Regional Adjunto de la revista centroamericana Estrategia & Negocios, explicó a Goldman Sachs is not an aftershave que uno de los motivos principales es por “el hastío de los costarricenses por la corrupción de los distintos gobiernos” del Partido Liberación Nacional (PLN) y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), quienes se han alternado durante más de 60 el gobierno del país.

El actual sistema democrático de Costa Rica nació en 1948. En los años cuarenta, los presidentes Rafael Ángel Calderon, socialcristiano, y  José Figueres Ferrer, del PLN, construyeron el actual sistema del bienestar del país, uno de los mejores de América Latina, por lo que Costa Rica es conocida como la Suiza de Centroamérica.

Sin embargo, desde finales de los noventa el PLN y los calderonistas del PUSC han pervertido este sistema del bienestar, han incrementado las diferencias entre ricos y pobres destruyendo el poder adquisitivo de la clase media y sus líderes se han visto envueltos en flagrantes escándalos de corrupción.

Y entre medio de este ambiente, en el que los costarricenses no creían en sus políticos, apareció un profesor de historia de la Universidad de Costa Rica con promesas de cambio, de prosperidad, de repartimiento de la riqueza y, sobre todo, de lucha contra la corrupción.

“Tan corrupto es quien roba los recursos del Estado, como cómplice es quien no los administra para el beneficio de la nación”, dijo Luis Guillermo Solís, del Partido de Acción Ciudadana (PAC), en la toma de posesión a la presidencia, que tuvo lugar el 8 de mayo.

Zueras resalta que la gente ha visto a Solís “como un tipo normal, de la calle, con el que se puede hablar”. Además, si algo caracteriza a esta persona, típica de la clase media de San José, es su humildad. “Cuando me equivoque corríjanme, cuando flaquee denme fuerzas, sino les escucho reclámenme”, dijo el flamante nuevo presidente.

Baches en su mandato

Pero su presidencia estará marcada por un camino espinoso y se tendrá que enfrentar a una asamblea atomizada y con mayoría del PLN, que ha gobernado los doce últimos años. Por eso, Zueras vaticina que no tendrá un gobierno fácil, pero destacó el carácter dialogante de Solís para consensuar acuerdos entre posturas tan diferentes como el Frente Amplio, el partido más a la izquierda, el PUSC, el PLN o los reaccionarios del Movimiento Libertario, que actualmente es la quinta formación política en la Asamblea.

Además, sus programas de reforma se tendrán que enfrentar con la Iglesia, muy influyente en el país. Costa Rica y el Vaticano son los dos únicos países del mundo que por constitución son católicos, apostólicos y románicos.

Pero con Solís, Costa Rica huele a cambio y eso se pudo respirar en el mismo día que juró su cargo. No solo porque por primera vez un ministro de Costa Rica, el de Turismo, es abiertamente gay, sino que, además, fue acompañado por su pareja en la toma de posesión del presidente. “Esto ya es una bocanada de aire fresco que aquí era impensable. De momento son pequeños gestos que tienen a la gente ilusionada”, opina Zueras, un periodista zaragozano, que lleva ocho años viviendo en el país.

En Costa Rica los presidentes solo pueden ocupar la presidencia de manera alterna, es decir, no consecutiva, pero Solís ya ha anunciado que el solo va dirigir un mandato y nunca más se va a presentar. “Supongo que para dar frescura al gobierno, luchar contra la idea de la corrupción y promover que haya una mayor transparencia”, sentenció Zueras.

Así que con la llegada de Solís y sus palabras, por ahora, Costa Rica huele a cambio y esperemos que el nuevo presidente pueda cumplir sus promesas.

Núria Segura Insa

nuriasegura.pressfolios.com

Los comentarios están cerrados.