BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Aspartamo, transgénicos, bisfenol A y gluten: la industria hace su agosto con la mala ciencia

De entrada estos cuatro elementos tienen en común que todos han sido objeto de al menos un post en este blog (ver enlace 1, enlace 2, enlace 3 y enlace 4 a modo de ejemplo, aunque hay más) y que han sido tratados porque son temas de candente actualidad… Pero más allá de esta circunstancial anécdota tienen bastante más en común.

El caso es que, como veremos más adelante, la mala ciencia, la pseudociencia, o la falta de evidencia al respecto de un determinado tema son utilizadas en no pocas ocasiones como motor de cambio o de “mejora” por parte de la industria alimentaria, la cual modifica su línea empresarial utilizando como “primer motor causal” las modas populares o las tendencias a pie de calle. Para los fines que en este caso se persiguen poco importa lo que la ciencia diga, lo importante es lo que piensen los consumidores que a fin de cuentas comprarán y consumirán (o dejarán de hacerlo) en base a sus creencias… ya sean atinadas o no. Tenemos muchas muestras de ello; pero en este post pretendo aportar solo el ejemplo de cuatro casos que, tal y como he puesto de manifiesto, son especialmente sangrantes en el mundo de la conspiración alimentaria: se trata del aspartamo, de los transgénicos, del bisfenol A y del gluten. Vamos allá.

El aspartamo

AspartamoEl tema del uso del aspartamo y de PepsiCo es quizá el ejemplo más actual y representativo de lo que quiero decir. Me refiero a PepsiCo, porque esta refrescante compañía ha anunciado que a partir de agosto algunos de sus productos más representativos que utilizan el aspartamo como edulcorante acalórico cambiarán su formulación en Estados Unidos dejando de usar este edulcorante y lo sustituirán por otro que no tenga (aunque injustificada) tan mala prensa entre la población general. Y a la empresa no le duelen prendas a la hora de reconocerlo. Según esta compañía, la primera causa de la caída de las ventas de uno de sus buques insignia, la Pepsi Diet, que descendió más de un 5% el año pasado, es su contenido en aspartamo que es percibido por parte de los consumidores como un riesgo para la salud. Da igual que PepsiCo sepa que el uso del aspartamo es seguro… el consumidor es el que consume (valga la redundancia), el que por tanto aumenta sus beneficios… y si este, el consumidor, le asocia un perjuicio potencial a su consumo da igual lo que diga la ciencia al respecto, PepsiCo prescinde de él y ya está… todos más contentos: el consumidor que adquiere un refresco más saludable que no tiene el diabólico aspartamo (nótese la fina ironía) y ellos, la empresa, haciendo (más) caja. Que la evidencia al respecto de la seguridad del aspartamo sea otra pasa a un segundo plano o, directamente, se manda a tomar… viento. La pela es la pela.

Los transgénicos

TRansgénico

Otro de los ejemplos más característicos de lo que quiero decir lo tenemos en la cadena de comida rápida con aura beatífica Chipotle, de la que a estas alturas ya me estoy arrepintiendo del post que le dediqué. El tema es que, tal y como puedes comprobar en el primer enlace de este apartado, esta cadena de “restaurantes” ha decidido prescindir de cualquier ingrediente transgénico en su oferta en base a tres argumentos: 1º que teóricamente (dicen) aun no se conocen los efectos a largo plazo sobre los consumidores y el medio ambiente de los productos transgénicos; 2º que el cultivo de transgénicos podría dañar el medio ambiente y; 3º que Chipotle debería ser un lugar en el que los consumidores pudieran consumir alimentos libres de productos transgénicos. Resulta curioso el observar que su tercer argumento en realidad no sea argumento alguno sino la reiteración de la decisión adoptada, es decir, prescindir de los alimentos de origen transgénico.

En cualquier caso, en mi opinión resulta lamentable el pretender usar unos argumentos que en realidad están más que contrastados, mientras se genera la duda, el temor, de que no lo están. Llegados a este punto creo que puede resultar especialmente interesante consultar este post al respecto de las 7 argumentaciones propagandísticas de quienes están en contra de los productos transgénicos.

El bisfenol A

Bisphenol_AEl tercero de los ejemplos alude a la decisión de algunas empresas, e incluso países, de prohibir el uso controlado del bisfenol A en los envases en contacto con los alimentos. Así, diversas empresas han optado en prescindir de este elemento y usar su ausencia como argumento de venta de sus productos a pesar de que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) acaba de emitir un informe relativo a la ausencia de riesgo con respecto a la actual exposición a esta sustancia, tal y como te conté en esta entrada.

Lo más curioso de este caso es que los más partidarios de las teorías conspirativas argumentan como punto a favor de la eliminación del bisfenol A que países como Francia o Canadá ya han prohibido su uso lo que, al usar estos argumentos, en esencia, no hace más que poner en evidencia la falacia populista, es decir, la que utiliza como argumento “lo que hacen muchos” para dar por buena una determinada acción… y eso, perdónenme que se lo diga, no es precisamente ciencia. Y es que, si algo tiene la ciencia, es que es muy poco democrática: la razón no se obtiene por mayoría.

El gluten

Para terminar con los ejemplos, acabo con una de las tendencias populares más en alza a día de hoy y que ha desembocado en una estrategia comercial concreta por parte de numerosas empresas a la hora de saber aprovechar el miedo indocumentado de una buena parte de la población. Es decir, en este caso, tal y como sucede en los anteriores, se trata de explotar un jugoso filón mercantilista que, sin ciencia… o al menos sin la suficiente ciencia que respalde ese miedo, termine en un interesante beneficio para la empresa que sepa aprovechar el desustanciado tirón. Así lo puse de manifiesto en varios post anteriores cuando me referí a los pretendidos beneficios universales de la dieta exenta de gluten (aquí, aquí y aquí).

La dieta exenta de gluten (más allá de que alguien sea celiaco o posea la denominada y aun poco clara sensibilidad al gluten no celiaca) causa furor, y tal y como ponen de relieve numerosos estudios prospectivos, constituye una destacada tendencia desde hace años con el fin (muy poco claro a la luz de la evidencia) de obtener algún beneficio sobre la salud.

Así, resulta francamente destacable que a pesar de que cada vez más gente busca productos “libres de gluten” con el fin de mejorar no importa qué condición de salud, la ciencia no encuentra justificación para esos pretendidos beneficios. Sin embargo, la realidad no importa cuando se contrasta el mercado y se observa cómo, cada vez con mayor frecuencia, se realizan alegaciones buenrollistas al respecto de la ausencia de gluten en no importa qué alimento. A este respecto merece muy mucho la pena echar un vistazo al artículo de revisión ¿Es el gluten el gran agente etiopatogénico de enfermedad en el siglo XXI? en el que se contrasta lo que te digo: un mercado que crece como la espuma fruto de la demanda popular a pesar de que la ciencia no atribuye, ni de lejos, lo que el consumidor pretende encontrar en una dieta exenta de gluten:

Revisada la literatura se intuye un posible efecto positivo de ciertos grupos de pacientes diagnosticados con enfermedades neuronales, y sin antecedentes de celiaquía o sensibilidad [al gluten no celiaca que] podrían beneficiarse de la dieta exenta de gluten. Esta posible evidencia, sugiere la necesidad de futuras líneas de investigación que podrían dar resultados muy esperanzadores. Para [el resto de] la gran mayoría de enfermedades aún es pronto, aunque consideramos que es necesario realizar estos estudios, ya que la gran inmensidad de resultados, poco consistentes y de poca evidencia científica que hemos observado en bases de datos no científicas, está ocasionando que la población general esté orientándose hacia la elección de productos sin gluten, como un patrón de dieta más saludable, sin que nosotros hayamos podido encontrar esta asociación en la presente revisión.

Sea como fuere, creo que estos cuatro ejemplos ponen de relieve con claridad meridiana cómo la opinión popular influida por una mala interpretación de la ciencia (o directamente, por la pseudociencia) condiciona las iniciativas de la industria alimentaria cuando al parecer lo más importante para esta lo constituye el balance de cuentas. Una pena, ya que de esta forma lo único que se consigue es entrar en un peligroso ciclo de retroalimentación positiva no limitado.

Con todo esto no quiero decir que corras a abrazar ahora refrescos con aspartamo, alimentos transgénicos, envases con bisfenol A o productos sin gluten… no. Más que nada porque una alimentación más o menos correcta y segura no tiene ninguna necesidad de estos elementos. Pero lo que sí quiero decir es que nuestras decisiones alimentarias no deberían tampoco estar basadas en la pseudociencia o en datos parciales de la ciencia… por muy habituales que sean.

————————————

Imagen: Yikrazuul y Calvero vía Wikimedia Commons; Mister GC vía freedigitalphotos.net

16 comentarios

  1. Dice ser Xabier Ochotorena

    Juan, sobre el gluten voy a poner aquí la actualización que tu mismo pusiste en el artículo: “Dieta sin gluten: imprudente recomendación dietética para la población general”

    “Actualización: con el post ya escrito, pero no publicado, cuando comentaba su próxima aparición, un usuario de Twitter, Xabier Ochotorena (@ochoto) nos hizo notar a Pablo Zumaquero (@pzjarana) y a un servidor (@juan_revenga) que el estudio en cuestión tiene como primer autor a GA. Gaesser presidente del Grain Foods Foundation Scientific Advisory Board (Consejo Consultivo Científico de la Fundación sobre Alimentos basados en Cereales) y que así se hace constar en la declaración de posibles conflictos de intereses del mencionado artículo. Creo que si en otras ocasiones he cuestionado que determinadas personas implicadas directameente en un asunto escriban artículos científicos sobre esas materias en las que son “parte”, es justo que ahora también lo haga constar.”

    25 mayo 2015 | 11:17

  2. Dice ser Ruben

    Hola Juan,
    suelo seguirte muy a menudo porque considero que eres un gran profesional y el eslavon que falta entre la ciencia pura y dura y la dietetica y nutricion aplicada. Esas disciplinas que son el gran ausente en los programas de formacion y que tantos beneficios tendrian a nivel personal y poblacional.
    Llevo estudiando y trabajando en nutricion desde hace 13 años (y espero que muchos mas), de los cuales los ultimos 8 haciendo ciencia de la que se considera de primer nivel (con esto me refiero simplemente a revistas cientificas del primer cuartil segun su indice de impacto, que por desgracia es uno de los pocos baremos para medir la buena y la mala ciencia). Soy un apasionado de mi trabajo, pero tambien muy autocritico. Una de las cosas que mas clara tengo es que la ciencia tambien se equivoca o mejor dicho lo que hoy es negro, mañana es blanco (y viceversa) debido principalmente al auge de nuevas tecnologias, ya sean bioinformaticas que permiten procesar cientos de millones de datos con un click, el empleo de nuevas herramientas que permiten descifrar cada vez procesos mas complejos y con mas detalle y el paso del tiempo que permite estudios mas largos integrando toda la informacion obtenida.
    Hace unos años toco rescatar al huevo y al atún de alimentos avalados por la ciencia como prohibidos en caso de hipercolesterolemia porque se descifro los mecanismos implicados . Esta situación se puede dar a la inversa perfectamente con otros alimentos/componentes cuando se tengan las herramientas necesarias para descrifrar con claridad sus efectos sobre el organismo.
    Hace poco se pensaba que los acidos nucleicos ingeridos en forma de alimentos eran degradados en su totalidad en el estamago, hoy en dia se han encontrado microARN de plantas en el torrente sanguineo de animales y humanos, los cuales regulan la expresion genica de determinados e importantes genes claves en la regulacion de procesos celulares. Esto hace muy pocos años simplemente se desconocia porque no se habia descubierto la funcion silenciadora se esas pequeña cadenas de ARN que vagaban por la celula sin ninguna presunta funcion y que hoy en dia son importantes dianas en enfermedades como el cancer y la diabetes. Desde mi punto de vista, la ciencia siempre va por detras de la vida y no se puede descartar que alguno de los componentes que se ha citado anteriormente pueda tener efectos que simplmente todavia no se han descrito y puedan ser claves en el desarrollo (o disminución, quien sabe) de ciertos factores de riesgo asociados a determinadas patologías.

    Un saludo y continua con su gran trabajo

    PD: perdón por la falta de algunos acentos pero mi teclado carece de ellos.

    25 mayo 2015 | 13:46

  3. Juan Revenga

    Gracias Rubén por tu cometario y las palabras que me dedicas,

    Es cierto que el conocimiento que se tiene al respecto de cuestiones científicas cambia… afortunadamente! tal y como puse de relieve en este post http://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/2012/11/16/la-maleta-de-asimov-o-por-que-lo-que-ayer-era-bueno-hoy-es-malo-y-viceversa/

    Pero el caso es que en el día a día tenemos que seguir un patrón, el mejor patrón, que en cada momento tengamos. Lo contrario sería ir “a la buena de dios” y esto se convertiría en una torre de babel en la que cada uno trata de hacer buena su teoría en base a la autoexperiencia (algo que en cierta medida ya sucede y más en especial en este área de conocimiento que es la nutrición)

    Estoy de acuerdo contigo y te animo a que sigas haciendo tus aportaciones. Un cordial saludo.

    25 mayo 2015 | 13:56

  4. Personalmente cada vez desconfío más de lo que la “ciencia oficial” determina y destaco las comillas. Demasiados intereses creados como para fiarnos de un estamento como lo es el científico.

    Y recuerda que si buscas Tiendas Online de Alimentación y Bebidas en España somos tu web de consulta, visítanos en http://elpedidohosteleria.com

    25 mayo 2015 | 14:11

  5. Dice ser Rita

    La modificación genética es un peligro para el medio ambiente por una sencilla razón, se pueden convertir en especies invasores, mas fuertes a las plagas, a los hongos, con menos requisitos de cultivo. Su expansión (olvídate de controlarla, no podrás) sería inevitable, acabaría con una gran diversidad de vegetales y toda su cadena trófica. Si me dices que sus semillas no son fértiles pues todavía queda el derecho, por el principio que sea, a tener a nuestra disposición alimentos no manipulados hasta ese punto. Si algún día nos obligan a alimentarnos con ellos, entonces, bienvenido sea cualquier acción contra estas empresas.

    Debemos tener en cuenta que todo esto no es mas que para aumentar los beneficios de grandes empresas o dar “*facilidades” a pequeños agricultores.
    *Mejor trabajar bien, formarse minimamente y no tumbarse a la bartola esperando tener beneficios sin tener puñetera idea de lo que se hace. Sí, es duro lo que acabo de decir pero es una realidad en la pequeña agricultura.

    Es molesto leer este tipo de cosas y que poca gente no vea el problema raíz, INTERESES PRIVADOS que les trae sin cuidado la repercusión sobre el medio ambiente (ciudadanos incluidos). El día que el ser humano controle su demografía, como cualquier especie de este planeta, se les va a acabar el pastel.

    Por cierto, aquellos pequeños ciudadanos que defienden todas estas tretas comerciales, de verdad, dais pena.

    25 mayo 2015 | 15:06

  6. Dice ser cualquiera

    Parece que te olvidas de que los transgénicos tienen asociadas 2 cosas, a parte de los estudios que demuestran que algunos de ellos generan problemas graves de salud:

    1.- Las compañías que los venden, si encuentran trazas o mezclas con semillas no transgenicas, en caso de que sea posible, en tu terreno, te denuncian y te ves obligado a pagarles.

    2.- Hay semillas como las “terminator” que implican que cada vez que quieras cultivar, tienes que comprarlas, en vez de poder cogerlas de los propios cultivos.

    En cuanto a cosas como el BISFENOL A, que hacemos con documentales como “Nuestro veneno cotidiano” que documentan el efecto de los plásticos como disruptores endocrinos (entre otras muchas cosas), y que literalmente disparan los canceres? ( https://www.youtube.com/watch?v=DjoN2cCqrBY )

    En relación con el ASPARTAMO, directamente hay gente que sufria enfermedades “raras” de todo tipo, y que una vez dejo de consumirlo “sanó”.

    Algunos doctores han establecido en su practica normal la relación directa entre el aspartamo y todo tipo de dolencias, y al retirarlo mejoran… incluso han creado paginas a propósito de este tema (hay algunas mas):
    http://www.sweetpoison.com/

    En todo este tipo de situaciones concurren conflictos de intereses muy importantes que hacen que hasta la ciencia se vea afectada con estudios y contra-estudios, normalmente subvencionados por la propia industria en condiciones beneficiosas para ellos, cuando son los primeros en conocer los efectos secundarios pero “asumen los riesgos”, eso si, siempre que no les afecten a ellos:

    https://www.youtube.com/watch?v=wgu5uDgfd_k

    saludos.. y la ciencia no tiene representantes, el único representante de la ciencia son los propios hechos científicos.

    25 mayo 2015 | 15:37

  7. Dice ser Javier

    Ni aspartamo ni transgénicos lo diga quien lo diga (sobre todo Monsanto). Hay mucho interés de por medio y eso se traduce en miles de millones de euritos.

    25 mayo 2015 | 15:42

  8. Dice ser Sicólogo Astral

    Todas esas mierdas inventadas son la causa del auge del cancer y de enfermedades degenerativas del cerebro ¿hemos olvidado que el pienso malo inventado en laboratorios les ponia el cerebro esponjiforme a las vacas y les crecia dentro del craneo? las comidas basura inventadas en los laboratorios nos destruyen el cerebro y nos causan cancer, con la ayuda de la contaminación ambiental, de las microondas de alta potencia de las antenas repetidoras en los tejados y de todo el cloro necesario para el agua apestosa de nuestros rios ultracontaminados. nos convierten en basura viva con sus mierdas de laboratorio para ganar dinero. ellos con las cuentas bancarias a reventar y nosotros con el cerebro y la salud destruidos.

    25 mayo 2015 | 15:47

  9. Dice ser Doctor_feo

    Si sabes de ciencia y dices que la ciencia no es democratica deberías indicar que hay estudios cientificos a favor y en contra de algún tema en cuestión y no decidir que algunos estudios son creibles porque tienen mucha aceptación y otros no porque tienen poca. Un cientifico sabe que las cosas son ciertas hasta que llega la duda, y después directamente erronea si se demuestran. En ciertos temas estamos en la etapa de duda y no hay porque demonizar ningúna opinion. Sin embargo, si soy el fabricante es evidente que dire que mi producto es bueno y seguro por lo que fiarse de ellos es como la religion, o crees o no.

    25 mayo 2015 | 21:17

  10. Dice ser Ángel

    Otro gran post Juan, y como siempre que tratas temas delicados, lleno de comentarios de gente que no tiene ni idea de cómo funciona la ciencia y se basa más en el “a mi me funcionismo” y en las falacias de autoridad. Un saludo.

    26 mayo 2015 | 11:45

  11. Dice ser Maria Jose

    Desde siempre hemos sido cobayas de estos desalmados , primero fue con los medicamentos y la inoculación de enfermedades para experimentar como actuaban los virus en humanos , así se cargaron miles de vidas sin que nadie los pudiera acusar , eso pasó y sigue pasando , y ahora aparte de esa aberración contra el ser humano le han añadido otro genocidio mas , la experimentación con toda clase de aditivos y la manipulación de los alimentos ( transgénicos ) que nadie sabe aunque se puede imaginar , las consecuencias que todo eso tendrá entre la población , eso sin contar con las fumigaciones que nos meten a base de metales por el aire , en verdad estamos a merced de unas psicópatas a los que la vida humana les trae al páiro , ellos solo ven negocio y poder , pues que Dios nos coja confesados si esto no cambia

    26 mayo 2015 | 13:12

  12. Dice ser Gonzalo

    Yo siempre pienso: Si voy a vivir como mucho 90 años para que me voy a complicar con si como esto o como lo otro, aparte de que seguro que mucha gente que no come estas cosas consideradas “peligrosas” también sufre enfermedades como el cáncer.
    Sinceramente prefiero preocuparme de otras cosas y comer de todo que el comer es uno de mis únicos placeres (no fumo y apenas bebo)

    26 mayo 2015 | 13:13

  13. Dice ser albert

    pues esta bien comer de todo eso que segun dice este erudito es recomendable,despues de 20 años todos tendreis un cancr incurable pero omos lo conejillos de indias del sistema,lo digo porque yo e caido en la trampa del cancer,y este loco recomendando esta merda,no sabe investiga ni leer,pues le come esa mierda y me lo dices dento de 20 años

    27 mayo 2015 | 08:38

  14. Dice ser Ángel

    @albert solo por como escribes ya ve el nivel que gastas, el cáncer es una enfermedad que siempre ha existido, tanto en humanos como en animales, ahora a los amantes de la pseudociencia y la conspiranoia como tú les ha dado por acusar a todo lo que les suena raro de causarlo, aunque no tengan la más mínima prueba de ello, pues nada, seguid así, promoviendo la desinformación y tocando las narices a quienes intentan arrojar luz desde el conocimiento sobre estos temas, yo no sé qué será lo que ganáis vosotros con esa actitud, pero lo que sí sé es que para la sociedad se está convirtiendo en un verdadero problema.

    30 mayo 2015 | 11:58

  15. Dice ser Marta

    Hola!! No estoy de acuerdo para nada en nada de lo que has dicho! Hay intereses comerciales en seguir usando aspartamo, gluten… Puesto que la alternativa es mas cara.
    Como explicas el incremento de Celiacos o sensibles al gluten que está habiendo??? Es por la obtención de la harina con métodos poco éticos, los transgénicos. Es por un abuso de consumo de éste en: pastas, pizzas, embutidos, panes, cerveza y levaduras, excipientes en los medicamentos, condimentos como salsas, rebozados, etc!!nuestro cuerpo dice BASTA de esta manera…
    Yo soy Celiaca recientemente diagnosticada, hace 2 años que como sin gluten y mi marido me apoya y come también, cuando va fuera aprovecha y bebe cerveza, o come con gluten y luego se encuentra mal: inflado, pesado, las cacas le huelen fatal… Me lleva a pensar que no le sienta bien, que es un tóxico. Se ha demostrado que las personas Celiacas si no evitan el consumo tienen mayor predisposición a padecer cáncer gastrointestinal, linfoma de células MALT, etc… Me lleva a pensar por qué hay TANTOS CÁNCERES en personas cada vez más jóvenes (sin relación con alcohol, tabaco y sin antecedentes personales). Algo hacemos mal…
    Estoy de acuerdo en que las empresas productoras de productos sin gluten “hacen el agosto” a nuestra cuenta… Y que dichos productos deberían ser como los otros o al menos estar financiados, así como lo están las insulinas en el diabético, puesto que en nuestro caso el alimento es el medicamento.
    Como último una reflexión: somos los que comemos. Hay estudios en los que se han demostrado que una buena alimentación ayuda a tratar determinados tipos de cáncer.

    31 mayo 2015 | 09:10

  16. Dice ser Maria

    Me encanta el artículo, estoy tan harta de la cantidad de sustancias peligrosas y aún sin analizar con tiempo y prudencia que ingerimos en todo lo que comemos por eso tengo un blog dedicado a comida y vida sana: http://www.comer-ecologico.com
    Y otro capítulo para dedicarle tiempo son los cosméticos, utilizan sustancias nocivas en muchos casos y penetra en nuestros organismos.

    Gracias!

    08 junio 2015 | 18:59

Los comentarios están cerrados.