BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

A la espera de la nutrición personalizada tenemos… dieta mediterránea

Leía el otro día una entrevista que le hacían a José María Ordovás en la sección ‘La última’ del periódico Heraldo de Aragón (del 18 septiembre). Con motivo de su paso por el 20º Congreso Internacional de Nutrición que tuvo lugar la semana pasada en Granada y a colación evidentemente del reciente lanzamiento de su libro “La ciencia del bienestar”.

Ordovás.jpg

 

Me gustó mucho, dejando algunas perlas de sabiduría sobre las que creo todo el mundo debiera tomar buena nota. Apuntes racionales, sabios consejos, que no por lo evidente dejan de hacer necesario el recordarlas de tanto en tanto. Máxime si vienen de la mano de tan notable y reconocida figura mundial en las cuestiones que muchas veces ocupan temática en este blog.

En especial, me llamó la atención la pregunta con la que se cerró tal entrevista y, claro está la respuesta del Sr. Ordovás.

P: A la espera de la nutrición personalizada ¿hay alguna pauta genérica que sirva como base para nuestra alimentación?

R: Seguir la dieta mediterránea, con su gran variedad de productos, y a la cabeza su aceite de oliva, en concreto el virgen que es el que contiene todos los componentes saludables que hemos encontrado. Esta dieta le va bien a todo el mundo: a unos mucho mejor que a otros, pero a todos bien. Ahora a los alimentos les exigimos que nos hagan más listos, más guapos, más altos… Les estamos pidiendo más de lo que en realidad están preparados para hacer, que es mantenernos sanos.

¿Lo ves? algo tan “sencillo” como seguir la dieta mediterránea (y esta vez no voy con segundas). Algo que si lo entendemos bien, más o menos como lo puse de relieve en esta entrada (leer la “síntesis”), nos puede resultar muy beneficioso. En especial si nos dejamos de tanta zarandaja (leer penúltimo párrafo), tanta descontextualización y tanto nutricionismo. Dieta mediterránea y punto.

Que sí, que la  carga genética y también la epigenética están ahí; pero más como una esperanza de futuro que como una realidad práctica. Una futura esperanza que muchos sistemas comerciales (una vez más) nos están haciendo creer que es una realidad a día de hoy (desde hace unos cuantos años). Dicho esto, también habremos de ver en qué queda, aunque un servidor tiene depositadas unas especiales expectativas a estas líneas de investigaciones.

Todo el mundo sabe que nacemos con una cierta variabilidad interpersonal a la hora de hacer frente a distintos tipos de dietas y, más en concreto, en la forma que nuestro organismo va a reaccionar a cada modelo dietético. Pero lo bueno es lo bueno y poco más se puede decir. Me explico, en la misma entrevista el Sr. Ordovás lo expone de forma primorosa:

Si practicas unos hábitos de vida saludables, aunque tu carga genética te predisponga a la obesidad o a la diabetes, consigues planchar las arrugas que tienes en tu genoma de manera que ya no aparecen. Si empiezas por buen camino y lo sigues puedes cancelar todo ese riesgo añadido. Pero al nacer no venimos con el libro de instrucciones y no sabemos qué gasolina nos tenemos que poner. Si te pones la mejor gasolina vas bien independientemente de tu genoma, pero si a un motor que está un poco cascado le añades combustible de mala calidad, no te va a durar mucho. Lo mismo ocurre con nosotros.

Me parece que está suficientemente claro. Así pues, vamos a dejar de preocuparnos por los aditivos (los nutrientes en este caso) y vamos a ponernos la mejor gasolina que a día de hoy sabemos que tenemos a nuestra disposición. Y esa gasolina, ya lo he mencionado antes, es la dieta mediterránea. Lo dice uno de los mayores expertos del mundo (por no decir el más) en nutrigenómica y así me parece que es. Más claro agua.

Nota bene: Debería ser innecesario recordarlo a estas alturas, pero no me resisto: el papel de la actividad física en la “dieta” mediterránea es tan o más importante que el papel de los alimentos.

 

4 comentarios

  1. Parece que este señor no nos dice nada nuevo, el problema, en cualquier caso, de hoy, no es solo abrazar la dieta mediterránea sino elegir productos saludables para elaborar esos platos. Productos conocidos como ecológicos, dejando de lado las verduras y hortalizas de “laboratorio”, así como la ganadería cargada de antibióticos, etc. Se trata, en definitiva, de potenciar el consumo de productos locales y de temporada y establecer no solo nuevas formas de producción sino de consumo en la medida de lo económicamente posible. Nosotros, como Directorio Especializado para la Hostelería y la Alimentación somos conscientes de estos cambios de mentalidad viendo el aumento significativo de nuestra categoría de Productos Ecológicos.

    25 septiembre 2013 | 09:52

  2. Dice ser ANTONIO LARROSA

    Hola Juan,Hoy he leido en el Xinhua New Agency (El periódico in line más leido del muno), un artículo sobre beber el jugo de medio limón en un vaso de agua y tiene una cantidad de ventajsas increibles, deberías leerlo y ponerlo en tu blog. El tema de hoy lo encuentro estupendo como siempre un saludo.

    25 septiembre 2013 | 12:21

  3. Dice ser rg

    @Dice ser elpedidohosteleria

    Y para hacer publicidad de tu web necesitabas soltarnos toda esa vaina??

    Mira, lo de los productos ecológicos lo sabrás mejor que yo, que sí que sobre el papel todo es muy bonito y la industria el demonio; pero se te olvida que hace mucho, pero mucho, que la industria acaparó y amamantó ese concepto y consecuentemente sus “variedades” que tsn sabido es que apenas hay productos ecológicos REALES en el mercado, por una simple cuestión de sentido común y viabilidad.

    La industria decide: “si esto es lo que quieren entonces es lo que les daremos” pero a su manera, que no es otra que la única, repito viable, para abastecer.

    Del célebre documental “Food Inc”, IMO de los pocos no conspiranóicos pero sí alertadores, mucha gente ha borrado el “detalle” de cómo la inmensa cadena WallMart accede a estos “chupi-guays” alimentos precísamente porque si es lo que quiere la gente….pero claro el activista biólogo que se convierte en empresario de la “salud” de lo ecológico no se contradice, no, ni se justigics, no….que va.

    Esto es lo mismo le des ls vueltas que le des; hasta un huertito privado no te asegura que tus semillas no sean las que por naturaleza deberían ser, como tampoco he encontrado motivos reales, tangibles y científicos conmo para alarmarme por la modficación genética de ciertas materias primas, que no alimentos, a nivel de salubridad; lo de la calidad lo dejo aparte por desgracia.

    Y conste que no me canso de luchar, escribir, quejarme y todo lo que esté en mi mano para que esté más regulado, controlado y se ate en corto más los disparates de la industria en cuanto a elaboración, etiquetado, (la única información veraz que un cliente tiene), publicidad y demás lindezas.

    Que hay minoristas con productos realmente buenos?? sin duda, pero para 4 gatos, lo de ajos, cebollas, yomates y tal ecológicos es un paripé de enormes dimensiones mucho más cercano a la peor cara de la industria alimentaria que su producción más tradicional. Lo que pasa es que los que no vendemos ninguna de las dos cosas y buscamos la crítica constructiva cada día nos damos más bofetones y chascos, entre ellos la estantería de productos biológicos, denominación absurda eso de bilógico, por cierto.

    Con que la población siguiera unos mínimos alimenticios en cuanto a cantidad y tipo nos podíamos dar con un canto en los dientes; lo ecológico no va a salvar ni cambiar ninguna mentalidad, hombre; que hay mejores argumentos para vender, pero a día de hoy interesa algo tan simple como lo que se ha dicho, come variado, ocasional lo que todos sabemos y andar media hora al día a paso rápido. Muy fácil.

    Saludos.

    25 septiembre 2013 | 12:34

  4. Dice ser Eva PPC

    Totalmente de acuerdo. Comer de todo, sin abusar de nada. Una alimentación variada y acompañada de una constante actividad física es… “la mar de saludable”…
    El descanso también es muy importante. No se trata de un no parar tampoco, eh….!!!
    Excelente artículo, me gusta!!!

    25 septiembre 2013 | 17:49

Los comentarios están cerrados.