BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

“Nutrición-área 51”: A la caza de las calorías negativas

Libro calorías negativasUno de los más habituales mitos en la inmensa galaxia de la pérdida de peso es el concepto de “calorías negativas”, una entidad –energética- que lleva bastantes años planeando sobre nuestras cabezas y que de tiempo en tiempo sale a colación entre quienes creen haber encontrado la piedra filosofal del adelgazamiento.

A pesar de lo ridículo del planteamiento (conseguir adelgazar con alimentos que sean fuente de calorías negativas) lo más gracioso es que en el fondo del asunto hay una brizna de verdad. Lo que, sin embargo, como seguro te imaginas no hace que el planteamiento completo sea cierto.

¿Qué se supone que son las calorías negativas?

Este planteamiento sostiene que hay algunos alimentos que gracias a su particular composición requieren el aporte de más energía para masticarlos y digerirlos que la que finalmente terminan por aportar. Así, el balance energético entre las calorías gastadas en su procesamiento y las contenidas en el alimento resulta en forma de “calorías negativas”. Y de aquí su posible efecto a la hora de ayudar a perder grasa. En resumen, que se supone que se queman calorías al comer y que cuanto más comes, más peso pierdes.

La lista de alimentos capaces de obrar este prodigio es relativamente corta y no esperes encontrar entre ellos, el chuletón de Ávila, el cocido montañés, el chocolate o las torrijas. El estilo de alimento con estas características calorías negativas sería el típico del pepino, la berza, los rábanos, la lechuga… y el rey de todos ellos, el apio.

Si bien esta parte parece bastante cierta (hay algunos alimentos que aportan tan pocas calorías que en los procesos de masticación, digestión, absorción y excreción se gastan más) parece bastante difícil, por no decir imposible que alguien consiga mantener un adecuado estado de salud incluyendo una lista cerrada solo con estos alimentos. Además, ¿te vas a comer el apio o la lechuga sin aliñar, la col sin cocinar? Imagino que no. Lo digo por que hay que tener en cuenta que el balance sale tanto más negativo cuanto menos cocinado esté el alimento. La aplicación de las diversas técnicas culinarias, ablanda las estructuras vegetales, hace más disponible algunos nutrientes y, en resumen aumenta la digestibilidad, necesitando menos energía para procesarlos. Es decir, si aun no has desistido de probar esta estrategia dietética con calorías negativas, has de saber que habrás de comer todo crudo y sin aliñar (además recuerda que es el aceite el alimento con más calorías del mundo).

El efecto de las calorías negativas más allá de los alimentos

Pero aun hay más detrás del concepto de las calorías negativas. Si recuerdas esta entrada hay algunas personas que se empeñan en hacer un mal uso de la calculadora y que sin tener muy claro el concepto de “caloría” afirman que tomar bebidas muy frías (casi heladas, sin olvidar la posibilidad de chupar hielo), incluida la cerveza facilita un balance negativo de energía al tener que calentar nuestro cuerpo esas bebidas. Como ese calor no deja de ser una energía que nosotros “gastamos” al final el balance resultaría negativo o no tan positivo. Bueno, como ya comenté se trata de un mal uso de las unidades. Si alguien quisiera llegar a un balance cero (y digo cero, no negativo) entre las calorías que ingresa con los alimentos (supongamos 2.500 kcal) y el consumo de agua helada, debería tragar 67,5 litros al día; y si se quiere “compensar” un exceso calórico de tan solo 500 kcal habría que beber “solo” 13,5 litros.

Otros incluso afirman que en la cuestión de las calorías negativas también interviene lo que nos cuesta obtener el alimento, y por ejemplo, afirman que el esfuerzo de sacar la escasa carne de un cangrejo (rompiendo sus pinzas, urgando, etc.) con tan magro resultado es un elemento a tener en cuenta y que por tanto también los cangrejos (nécoras, centollos, cangrejos de río, bogavante, buey de mar, etc.) habrían de considerarse alimentos con calorías negativas. Claro, y siguiendo con esta argumentación, no habíamos caído antes, podríamos considerar que en vez de ir a la carnicería o a la pescadería o a la panadería a por sus alimentos característicos, podríamos salir al campo a cazar (con las manos, que requiere más esfuerzo) ir al mar a pescar (andando, si vives en Madrid sería un puntazo para sumar calorías negativas con ese pescado que consiguieras) o al campo a recolectar lo que podamos… respectivamente. Así sí que se sumarían un montón de calorías negativas y no con la tontería de los cangrejos.

En resumen, un concepto bonito teóricamente que ha dado para muchos debates e incluso para escribir libros con este tema. Pero la realidad nos dice que no es nada práctico. (Curiosidad: El concepto de producto o elemento “quema grasa” fue acuñado a principios de los años 90 precisamente en el libro que tienes enlazado y que es imagen de esta entrada)

La única parte positiva de este asunto es que los supuestos alimentos con calorías negativas tienen un perfil nutricional bastante saludable y que por tanto no está mal el animar a que la población incorpore más de este tipo de productos (fundamentalmente vegetales) en su alimentación. Pero (siempre hay un “pero” en la nutrición-área 51) no todo el monte es orégano ya que es preciso comentar el “efecto halo” que tienen este tipo de alimentos entre la población general, y que se comentará en una próxima edición de esta subsección.

Puedes consultar otro post de “Nutrición-área 51” en esta entrada.

——————————–

Esta entrada participa en la III Edición del Carnaval de la Nutrición, organizado por el blog Scientia

——————————–

11 comentarios

  1. Dice ser Fer

    Muy buen post. Yo añado que una infusión a media tarde no aporta kilocalorías y el proceso digestivo de la misma consume algunas, pocas, pero oye, menos da una piedra.

    17 abril 2013 | 09:58

  2. Dice ser Jerbbil

    Buenos días,

    Según estudié en su momento en el “cole”, una caloría, sin la “k”, es la cantidad de energía que se necesita para elevar un grado de temperatura la cantidad de un gramo de agua (en las condiciones del agua no me meto, para mi razonamiento es irrelevante).

    De tal forma, 1 kcal alimentaria son mil calorías de las que hablaba antes, y por una simple ley matemática de proporcionalidad, 1kcal sería suficiente para elevar mil gramos de agua, todo un señor litro de agua, un grado de temperatura.

    Simplemente con las cuatro operaciones matemáticas básicas, llegamos a la conclusión de que para elevar 60 litros de agua en 30 grados de temperatura, necesitamos 1800 kcal.

    Básicamente, ésa es la energía que hay contenida en 200 miserables gramos de grasa de cochino (o de ternera, o aceite de palma, o la grasa que sea). ¿No podemos olvidarnos de los combustibles fósiles para calentar el agua sanitaria y la de la calefacción? 🙂 ¡Lo que ahorraríamos en petróleo y en gas natural, madreeeee! XD

    Ahora en serio. Yo solicito formalmente que alguien lleve a cabo una investigación seria y metodológicamente bien planteada acerca de cuál es el proceso mediante el que una rebanada de pan o cualquier otro alimento se convierten en energía CUANTIFICANDO ESTA ENERGÍA Y QUÉ FRACCIÓN DE LA MISMA ES APROVECHABLE POR EL SER HUMANO.

    A ser posible en kcal, o en julios, lo que se quiera. Pero que se pueda contar.

    Saludos.

    17 abril 2013 | 10:42

  3. Dice ser parafashionyo

    Que bien lo explicas siempre todo 🙂

    http://www.parafashionyo.com

    17 abril 2013 | 10:43

  4. Dice ser Lilly

    Me he reído un montón con tu post, me han dado ganas de sacar la piel de oso y la lanza con punta de silex y salir al Pardo a cazar ciervos (con los jabalíes no me atrevo). Eso, si logro cazar uno, la multa que me puede caer es del copón. Pero seguro que las calorías saldrían negativas, oiga!

    Al mar no me aventuro que me pilla muy lejos 😉

    17 abril 2013 | 11:31

  5. Dice ser chica

    resumen: te vas a correr 10 minutos al dia y es lo mismo e incluso mejor

    17 abril 2013 | 13:53

  6. Dice ser Sicoloco del casting de Foolyou

    Eso es como la antimateria ¿no?

    17 abril 2013 | 15:15

  7. Dice ser Ingenierito aprendiz

    XD Me ha encantado el post, porque además de que me encuentro en ese periodo en el que uno se decide a ponerse en forma y empieza a escuchar un monton de salvajadas, lo cual encaja perfectamente con el principio, lo has escrito con humor y me ha encantado plantearme la situación de que en vez de ir al frigo a por algo para picotear, tenga que ir desde Madrid a Valencia andando.

    17 abril 2013 | 15:39

  8. Dice ser newshub.es

    yo la ensalada sin aliñar no me la como
    http://www.newshub.es flujo de noticias

    17 abril 2013 | 21:23

  9. Dice ser manuel

    Yo no creo que existan alimentos “negativos”. Debe de haber un error en los cálculos. ¿Cómo se han hecho los cálculos?.

    17 abril 2013 | 23:34

  10. Dice ser Dolores Latorre

    Lo de las calorías negativas me parece una ocurrencia surrealista. ¿Qué tipo de mecanismo de supervivencia es ese, que se gasta más en digerir y absorber que lo que aporta el alimento? Ridículo. ¿Habéis visto a una vaca o un gorila morir por comer sólo alimentos de ese tipo? Un vegetariano estricto que sólo consume alimentos con “calorías negativas”, ¿terminará muriendo de inanición? (o se desintegrará como en una película de ciencia ficción).

    Las kilocalorías son una unidad de medida de energía. Ya está bien de ponerle calificativos de “negativa”, “buena”, “mala”, etcétera. Así no vamos a ninguna parte.

    Más ciencia y menos tonterías.

    18 abril 2013 | 18:43

  11. Dice ser Calyform

    Para perder peso es recomendable asociar ejercicio fisico a dieta. Está demostrado que para que la dieta funcione debe ser hiperproteica, es decir, con un alto contenido en proteína. Pero no solo es importante que tenga proteína, también debe ser baja en grasa y azucares. Para que esto sea posible CALYFORM pone en tus manos unos preparados proteicos de calidad para combinar con los alimentos de tu dieta. Así, podrás perder grasa y volumen, a medida que tonificas aumentando tu masa muscular.
    No lo dudes, visita el siguiente enlace: http://www.calyform.com

    22 abril 2013 | 23:19

Los comentarios están cerrados.