Viento de Levante Viento de Levante

"No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras" Juan Luis Vives

Entradas etiquetadas como ‘Sánchez’

Pablo Iglesias ‘seduce’ a Mònica Oltra para intentar vencer a Rajoy y Sánchez en la Comunidad Valenciana

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, da por hecho que alcanzará un acuerdo para ir en coalición con Compromís en la Comunidad Valenciana de cara a las elecciones generales, que se celebrarán previsiblemente en noviembre o diciembre de 2015.

Iglesias con Monedero y Errejón.

Iglesias con Monedero y Errejón. EFE.

En los pasados comicios generales de noviembre de 2011, Mariano Rajoy arrasó a la izquierda en la Comunidad Valenciana, y en concreto a su entonces adversario socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El PP obtuvo 20 diputados, al lograr el 53,32% de los votos (1.388.465). Su mensaje de acabar con la crisis económica fue suficiente entonces para barrer a los socialistas, que lograron el 26,71% de los votos (695.691) y 10 escaños (cuatro menos que en 2008), con España al borde de la intervención económica.

Izquierda Unida logró 1 diputado (Ricardo Sixto), el 6,50% de los sufragios, UPyD otro escaño (Toni Cantó), el 5,60%, y Compromís otro (Joan Baldoví), el 4,80%. Todos ellos por la circunscripción de Valencia.

En las generales de dentro de unos meses la previsión es muy diferente. Si se tiene de referencia los resultados de las elecciones autonómicas de mayo (los más recientes), el PP habría caído a la mitad de los votos (653.186, el 26,25%). El PSOE también caería, pero mucho menos (505.186, el 20,3%).

Rajoy con Barberá

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pasea junto a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, por los jardines de La Moncloa.

Un dato elocuente. El PP (con Alberto Fabra) y el PSOE (con Ximo Puig) sumaron juntos menos votos en las autonómicas de mayo de los que logró el PP de Mariano Rajoy en las generales de 2011 en la Comunidad Valenciana.

¿Y quién se ha llevado el resto del gran pastel? En casi toda España, Podemos y Ciudadanos. En la Comunidad Valenciana también, pero no sólo.

De hecho, el gran triunfador de los recientes comicios autonómicos y municipales en la Comunidad Valenciana fue Compromís. Con Mònica Oltra de candidata a presidenta de la Generalitat, los econacionalistas triplicaron sus escaños en Les Corts al pasar de 6 en 2011 a 19 el pasado mes de mayo. De 176.213 votos pasaron a 452.654, el 18,19%, a menos de 50.000 del PSOE. Gracias a todo ello, se han llevado la alcaldía de Valencia y medio gobierno valenciano.

Iglesias, en busca del pacto

Pablo Iglesias lo tiene claro. Si quiere aspirar a vencer a Mariano Rajoy y a Pedro Sánchez en la Comunidad Valenciana necesita ir en coalición con Compromís. Y en ello está.

Pedro Sánchez y Ximo Puig

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

Podemos obtuvo unos meritorios 279.596 votos en la Comunidad Valenciana en mayo, 13 escaños y quinta fuerza en Les Corts. Un buen resultado pero peor que en otras regiones, precisamente por la fortaleza de Compromís. Iglesias sabe que las encuestas más recientes están detectando un crecimiento progresivo del PP y del PSOE en toda España.

En el caso del PP, posiblemente porque recuperan votantes que pudieron castigarles por los casos de corrupción y los recortes yendo a la abstención en las autonómicas, o votando a otros partidos como Ciudadanos (principalmente) o Vox (en mucha menor proporción).

Y en el caso del PSOE, quizá porque antiguos votantes socialistas que se habrían mostrado dispuestos a votar a Podemos estarían de nuevo volviendo al partido de Pedro Sánchez, al visualizar que es quien tiene más opciones de vencer, o perder por poco, frente a Rajoy.

Pero Pablo Iglesias no lo ve así. Y para ello está decidido a tejer alianzas con formaciones de centro-izquierda a las que ve próximas (ICV en Cataluña, las Mareas en Galicia…). En Valencia, Alicante y Castellón su objetivo es Compromís. Sumando los votos de Podemos y el partido que lidera Mònica Oltra en las recientes autonómicas hubieran sido la primera fuerza de la Comunidad Valenciana, por encima del PP.

Y esto es lo que quiere lograr Podemos, con un añadido. Iglesias y Mònica Oltra creen que, juntos, pueden plantar cara a la tradicional bipolarización de las elecciones generales entre el PP y el PSOE, pero además confían en fagocitar a IU, formación que ya no logró representación en Les Corts Valencianes el pasado mes de mayo.

Reparos del Bloc a Podem-Compromís

Pero la operación, aunque previsiblemente saldrá adelante, no es tan sencilla. Pablo Iglesias ofrece la opción de llamar a la coalición Podemos-Compromís o Podem-Compromís (en valenciano). Oltra, ex de Izquierda Unida, aceptaría esta opción, si tienen una representación de al menos el 50% en las listas. Pero sus socios nacionalistas del Bloc –mayoritarios en Compromís- no lo ven tan claro.

Mónica Oltra

La diputada de Compromis, Mònica Oltra, con el líder del Bloc, Enric Morera

Primero porque ir coaligados con una fuerza nacional española, por muy de izquierdas que sea y partidaria de reformas constitucionales hacia un estado plurinacional, es contrario a su sentido de “obediencia estrictamente valenciana”.

Segundo, no entienden que Compromís deba renunciar a encabezar la coalición en la Comunidad Valenciana cuando casi duplicaron a Podemos en las autonómicas de mayo. Enric Morera, líder del Bloc y el más reacio a la alianza, ha negado que existan “negociaciones” con Podemos, aunque ha admitido que “ha habido algunas conversaciones importantes”. No en vano, son conocidas las reuniones (cenas incluidas) entre Pablo Iglesias y Mònica Oltra en Madrid.

De hecho, si Iglesias logra ‘seducir’ a Oltra difícilmente el Bloc podrá impedir la coalición electoral de Compromís con Podemos. La vicepresidenta de la Generalitat Valenciana es la gran lideresa de la formación.

Obviamente, el PP, Ciudadanos, el PSOE e IU (o su posible coalición Ahora en Común) tratarán de poner en evidencia las discrepancias ideológicas entre Podemos y Compromís: económicas, sociales, de infraestructuras, de articulación del Estado, de financiación autonómica… Aunque son mucho más las coincidencias que las diferencias.

Albert Rivera

El presidente de Ciutadans, Albert Rivera.

Ciudadanos ficha a Cantó

¿Y Albert Rivera? El líder de Ciudadanos ya ha hecho un movimiento importante, el fichaje de Toni Cantó, hasta hace poco diputado de UPyD por Valencia. De esta manera, remata a la formación de Andrés Herzog y Rosa Díez en Valencia y luchará por lograr hasta dos escaños por Valencia y uno por Alicante. El fichaje del polémico actor, no obstante, ha generado muchas críticas de militantes valencianos de Ciudadanos, que hablan de imposición y dedazo de Rivera.

Los nuevos partidos (Podemos y Ciudadanos), más Compromís ya están haciendo movimientos directos de cara a las generales en la Comunidad Valenciana. Ahora faltan los tradicionales, PP y PSOE. IU tendrá casi imposible mantener su escaño por Valencia, y UPyD se da ya por liquidada.

El teatro de Cantó: de llamar tránsfuga a Carolina Punset a acabar en Ciudadanos

Toni Cantó

El exdiputado de UPYD, Toni Cantó. Foto: Jorge París

Toni Cantó (Valencia, 1965) siempre ha tenido claro que la vida es un teatro. Hay que representar historias para el gran público. Por ello, de joven se dedicó al teatro, y con 23 años debutó con  ‘Los Ochenta son nuestros’, una obra de Ana Diosdado que muestra las inquietudes y esperanzas de la juventud española en los años 80. Coincidió con Amparo Larrañaga, Lydia Bosch, Luis Merlo

Un año después participó en la obra musical ‘Carmen, Carmen’ (escrita por Antonio Gala). El argumento, una mujer que lucha contra el desamor. Y ese año, en 1989, también participó en una obra muy potente, ‘Hamlet’ (de Shakespeare), la tragedia más importante de la literatura británica. Otros actores coparon los personajes principales (José Luis Gómez, Hamlet; Ana Belén, Ofelia; o Alberto Closas, el rey Claudio), pero Cantó ya apuntaba alto con la obra del famoso ‘Ser o no ser’.

20 años años después de debutar en el teatro, Antonio Cantó García del Moral se afilió en UPyD, en 2008. Un partido muy combativo con los nacionalismos catalán y vasco, partidario de recentralizar competencias y también de regenerar la política española.

Cantó llegó a UPyD de la mano de Rosa Díez, la ex dirigente del PSOE (fue consejera del Gobierno vasco, Eurodiputada e inclusó llegó a optar a liderar el PSOE enfrentándose en un congreso a Zapatero y Bono).

Rosa Díez

La líder de UPyD, Rosa Díez

El actor de teatro y cine, presentador de televisión y modelo mostró su apoyo a posiciones de Unificación Comunista de España, partido que se declara marxista-leninista y que pidió el voto para IU entre 1989 y 2000, y dio luego su respaldo a UPyD en 2008. Es un partido de extrema izquierda muy crítico con los nacionalismos y con otros partidos de izquierda que, en su opinión, no defienden la unidad de España.

En UPyD, Cantó parecía sentirse muy cómodo. En 2011 logró ser diputado en el Congreso por la circunscripción de Valencia. Elogió a Rosa Díez, defendió con vehemencia los postulados de la formación magenta e incluso se metió en varios charcos, en el Congreso y en twitter. (negó que los animales tengan derechos, en su debate sobre los toros, aseguró que la mayoría de las denuncias por violencia machista eran falsas -luego pidió disculpas- se burló en twitter del seseo de Rajoy o comparó la inmersión lingüística en Cataluña con la pederastia).

Con el arranque de la legislatura todo iba bien, pese a sus errores garrafales. El PP, de ganar con mayoría absoluta, comenzó a caer en las encuestas por el desgaste de los recortes y los casos de corrupción, mientras el PSOE no despegaba. UPyD, y también IU, iban subiendo con fuerza. Llegaron a alcanzar el 9% de los votos, los de Rosa Díez, y el 13%, los de Cayo Lara, según diversos sondeos.

Ciudadanos y Podemos

Pero un joven político catalán y un profesor universitario madrileño lo cambiaron todo. Albert Rivera, líder de Ciutadans, decidió que su partido podía tener éxito también a nivel nacional, con su discurso regenerador y su oposición al independentismo catalán. Sus postulados eran similares a UPyD. Por su parte, Pablo Iglesias, que con su mensaje anticasta daba mucho juego en los debates políticos de las principales televisiones nacionales, anunciaba que iba a crear un partido que se presentaría a las europeas de 2014, como paso previo a las autonómicas de mayo de 2015 y las generales.

Díez, Cantó, Anchuelo y Lozano

Los diputados de UPyD en el Congreso de los Diputados. EFE

Empezaron los nervios en UPyD y en IU. Antes de las europeas, Albert Rivera apostó por una coalición con UPyD, que rechazaron a toda costa Rosa Díez y sus entonces afines Toni Cantó e Irene Lozano, además del más fiel Carlos Martínez Gorriarán. Por contra, el cabeza de lista de UPyD para las europeas, Francisco Sosa-Wagner defendía la confluencia con Ciudadanos.

El resultado de las europeas confirmó la fuerte irrupción de Podemos, que con 5 diputados fue la gran revelación y casi igualó a IU (seis escaños). El PP ganó las elecciones con 16 eurodiputados (calculaban que lograrían 19-20) y el PSOE se quedó en 14 escaños (Rubalcaba presentó su dimisión). UPyD logró 4, un buen resultado pero que quedó eclipsado por Podemos, y también por Ciudadanos, que logró dos.

Tras las europeas, Podemos fue logrando un crecimiento espectacular en las encuestas (engullendo a IU, y quitándole al PSOE, principalmente, pero también algo al PP, algo a UPyD, a Bildu, a Compromís, al BNG… a casi todos).

Guerra interna

En UPyD se desató una guerra interna brutal, que enfrentó a la cúpula de Rosa Díez con el eurodiputado Sosa-Wagner, y cada vez más dirigentes territoriales que consideraban que la ofuscación en no pactar con Ciudadanos estaba siendo muy negativa. Entre ellos, Alexis Marí, dirigente de UPyD en la Comunidad Valenciana que se enfrentó en primarias al equipo de Cantó. Y ganó. Pero la cúpula de Rosa Díez maniobró para afianzar a Toni Cantó. Alexis Marí abandonó el partido y se sumó a Ciudadanos.

El partido de Albert Rivera crecía en las encuestas, (y en militantes) mientras UPyD se hundía. Curiosamente, tanto Toni Cantó como Irene Lozano fueron de los más críticos con Sosa-Wagner y con un eventual pacto con Ciudadanos.

Albert Rivera

Albert Rivera, líder de Ciudadanos. Efe

Durante meses, UPyD siguió enfrascada en enfrentamientos internos… y llegaron las elecciones andaluzas de marzo de 2015. Se confirmó el crecimiento de Podemos y Ciudadanos, mientras que IU salvó por los pelos su presencia en el Parlamento andaluz. UPyD logró un ridículo 1,9% de los votos.

Y estalló la caja de Pandora. Irene Lozano y el actor Toni Cantó cambiaron de estrategia y pasaron a cargar con dureza contra Rosa Díez para tratar de forzar su dimisión. Arrastraron a muchos dirigentes, pero la fundadora de UPyD resistió. Andrés Herzog pasó a convertirse en su delfín y otros dirigentes permanecieron fieles, como Gorriarán, Mayte Pagazaurtundua o Ramón Marcos.

Lozano y Cantó pasaron a defender un acuerdo con Ciudadanos. Sosa-Wagner, a quien sobre todo la primera había descalificado, se congratuló con ironía del cambio de postura. Ante la resistencia de Rosa Díez, el 7 de abril Toni Cantó anunció que dimitía de diputado y de candidato a presidente de la Generalitat Valenciana. Abría una grave crisis a semanas de las elecciones autonómicas y municipales, perjudicando al conjunto de candidatos de UPyD. Muchos en la formación magenta intuían que estaba preparando su pase a Ciudadanos, y quería evitar un fracaso electoral personal.

Hundimiento de UPyD

Llegaron los comicios y se confirmó el hundimiento absoluto de UPyD. Desapareció de casi todos los ayuntamientos (grandes, medianos y pequeños), y de la Asamblea y el Ayuntamiento de Madrid. Por contra, Ciudadanos irrumpió con fuerza en casi todos los Parlamentos y Consistorios importantes. Ciudadanos es la llave en el Gobierno regional de Madrid, Andalucía, Castilla y León, Murcia, La Rioja, y muchas diputaciones y ayuntamientos. En líneas generales, permitiendo gobernar a la lista más votada.

Rosa Díez anunció la noche electoral que se retiraba y anunció un congreso para elegir al nuevo líder.  Se enfrentaron Andres Herzog, su delfín, contra Irene Lozano. Toni Cantó reapareció tras estar desaparecido desde su dimisión para ir de número dos en la lista de Lozano. Tras perder esta por un resultado ajustado (43% de los votos frente al 40%), Cantó anunció su salida de UPyD.

Unos días después, se anuncia que optará al puesto número dos de Ciudadanos al Congreso de los Diputados por Valencia como independiente. La jugada parece salirle redonda. UPyD se hunde y él puede salvarse. Atrás quedan sus ataques a Ciudadanos y a su líder en la Comunidad Valenciana: “Carolina Punset gobierna con el PP desde otro partido, eso es transfuguismo y está feo, no es mi forma de entender la política”. Ayer Punset le dio la bienvenida a Ciudadanos y, con ironía, le dijo que ahora el tránsfuga es él.

La vida y la política, para Toni Cantó, es teatro. Uno se puede quitar una máscara para representar un papel (la de UPyD) y ponerse otra (la de Ciudadanos).

A Mónica Oltra le ‘ponen’ Tania Sánchez y Varoufakis… y el sexo entre naranjos

La vicepresidenta de la Generalitat valenciana, Mónica Oltra, sorprende ahora con una entrevista en Interviu, donde desvela diversas intimidades.

Mónica Oltra

La diputada de Compromis, Mònica Oltra, con el líder del Bloc, Enric Morera

La lideresa de Compromís está logrando una proyección mediática que la sitúan de lleno en la nueva hornada de políticos que pretenden marcar una nueva forma de hacer las cosas desde la Administración.

Con esta valiente entrevista, Mónica Oltra da un paso más en ese incremento progresivo del nivel de conocimiento a nivel español.

Asegura que el sitio más raro donde ha hecho el amor ha sido en un campo de naranjos y, pese a estar casada con un hombre, no descarta tener sexo con una mujer: “No está entre mis prioridades, pero creo que nunca se debe uno cerrar las puertas”.

Mónica Oltra, que según desvela tuvo su primera experiencia sexual a los 16 años, dice que el hombre que le parece más sexy es el recientemente dimitido ministro de Finanzas griego Yannis Varoufakis.

Respecto a las mujeres, Oltra sostiene: “Uxue Barkos cuando empezó era muy guapa. Me pone esa manera fría y distante de Tania Sánchez“.

Preguntada por si prefiere el look de Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, o el de Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, responde: “Probablemente Pablo Iglesias, hablando sobre la manera de vestir y de proyectarse. Mi marido además tiene un look más parecido a Pablo, tiene coleta. La llevaba mucho antes”. colau-pablo-iglesias

Es lógico que se decante por el líder de Podemos antes que por el de Ciudadanos, tanto por afinidad ideológica (centro-izquierda) como por afinidad personal. Con Pablo Iglesias mantiene una muy buena relación, han comido y cenado juntos, y el primero trató de que Oltra fuera la presidenta de la Generalitat Valenciana, con el argumento de que sumando los escaños de Compromís (19) y Podemos (13) superaban a los del socialista Ximo Puig (23). Finalmente el PSOE no cedió y Oltra tuvo que conformarse con ser vicepresidenta, y que Compromís copara otras consellerias, la presidencia de Les Corts y la alcaldía de Valencia, entre otros puestos relevantes.

¿Y qué saca Podemos de todo ese ‘sexo’ con Compromís? Pablo Iglesias está pensando en La Moncloa, y en engullir a los restos de Izquierda Unida. Por ello, el todavía eurodiputado ha ofrecido a Oltra una alianza de cara a las generales, posiblemente bajo la fórmula Podemos-Compromís. Ese eventual tándem político podría aspirar a ser la primera fuerza de la izquierda en la Comunidad Valenciana en las elecciones generales de noviembre o diciembre, superando al PSOE, e incluso aspirar a superar al Partido Popular.

Tanto Iglesias como Oltra dan por hecho que IU perderá su diputado por Valencia (actualmente representado por Ricardo Sixto) y confian en llevarse casi todos sus votos no sólo en Valencia sino también en Alicante y Castellón.

Albert Rivera

El presidente de Ciutadans, Albert Rivera.

¿Y por qué a Oltra no le va tanto Albert Rivera? El líder de Ciudadanos creó Ciutadans para hacer frente a la deriva soberanista en Cataluña desde un partido de centro. Defiende la España autonómica y se opone al derecho a decidir (derecho de autodeterminación) del pueblo catalán.

Por su parte, Oltra procede de Iniciativa del Poble Valencià, un sector nacionalista que formaba parte de Izquierda Unida. Este grupo se escindió de IU y se unió al Bloc Nacionalista Valencià liderado por Enric Morera (actualmente presidente de Les Corts Valencianes), un partido que ha sido socio de CiU en algunas elecciones europeas. Y de ahí surgió Compromís, partido al que también se sumaron fuerzas minoritarias ecologistas, valencianistas… Compromís sí defiende el derecho a decidir y algunos de sus cuadros, sobre todo del Bloc, son partidarios de un acercamiento de la Comunidad Valenciana a Cataluña en todos los ámbitos (cultural, social, infraestructuras…).

Por ello, entre Albert Rivera y Mónica Oltra no hay química. Nueve concejales de Ciudadanos han apoyado gobiernos de izquierdas (en los que también estaba Compromís) en ayuntamientos valencianos y han sido expulsados.

Es lógico que a Oltra le pongan más Varoufakis y Pablo Iglesias que Rivera, partidario de entenderse más con el PP y el PSOE, si Ciudadanos no puede gobernar, y que tacha a Compromís de “partido separatista”, algo que Mónica Oltra niega.

Susana Díaz, Zapatero y Puig afilan sables contra Sánchez por si el PSOE fracasa el 24-M: Chacón es su apuesta

Los barones socialistas se están posicionando para el 25 mayo, un día después de las elecciones autonómicas y municipales. Serán los resultados del PSOE, y también del PP, los que marcarán el futuro político de Pedro Sánchez, actual líder de la formación. Chacon-Diaz

No obstante, la guerra soterrada entre el secretario general, que aspira a optar a presidente del Gobierno de España, y la presidenta de la Junta de Andalucía y líder del poderoso PSOE andaluz es un secreto a voces.

Susana Díaz tiene decidido que no se enfrentará en unas primarias frente a Sánchez, pero eso no significa que no vaya a apoyar a otro, u otra, candidato.  Y la ex ministra de Defensa Carme Chacón, muy cercana a Susana Díaz, se está dejando querer y podría ser la apuesta.

Si el PSOE, principalmente por la fortaleza de Podemos, logra un mal resultado en Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana, como apuntan las encuestas, la lideresa andaluza baraja dar luz verde a la ‘operación Chacón’, tras sus numerosos desencuentros con Pedro Sánchez, según coinciden diversas fuentes socialistas.

Para ello, contaría con el respaldo seguro del aparato de dos federaciones clave: Andalucía (la mayor, con más de 45.000 militantes) y la Comunidad Valenciana (la tercera, con más de 17.000). En total el PSOE cuenta con más de 195.000 militantes en toda España.

Pedro Sánchez contaría con el respaldo en principio de la dirección del PSC (por oposición a Chacón y al modelo territorial de España de Susana Díaz, que consideran más centralista que el de Sánchez). El PSC es la segunda federación del PSOE, con algo más de 20.000 militantes. Y Pedro Sánchez también cuenta con la gestora de Madrid, cuarta federación, con casi 16.000 militantes, tras la destitución fulminante como líder del PSM de Tomás Gómez, que estaba alineado con Susana Díaz. susana-diaz-ximo-puig

Ximo Puig, secretario general de los socialistas valencianos, ya apoyó a Chacón frente a Rubalcaba tras la debacle electoral del PSOE en las elecciones generales de noviembre de 2011, y posteriormente dio su respaldo público a Susana Díaz, tras el mal resultado en las europeas de junio de 2014 y la dimisión de Rubalcaba. Finalmente, Susana Díaz declinó optar a liderar el PSOE y Pedro Sánchez se impuso en primarias a Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, pero con un 48% de los votos y contando con el respaldo de la mayoría de Andalucía y la Comunidad Valenciana.

La batalla de Madrid

Pedro Sánchez, para evitar que Susana Díaz se atreva a lanzar a Chacón, necesitará un buen resultado en las autonómicas y municipales. Los puntos claves son la Comunidad de Madrid: el PSOE necesitará que el PP pierda la mayoría absoluta y que tampoco le llegue para gobernar con Ciudadanos, el partido que lidera Albert Rivera.

Albert Rivera

El presidente de Ciutadans, Albert Rivera.

Así, Ángel Gabilondo (la apuesta de Sánchez) tendría que quedar segunda fuerza para poder presidir la Comunidad de Madrid entendiéndose con Podemos, y quizá también con IU en un tripartito. Si Podemos rebasa al PSOE en Madrid reclamará la presidencia de la Comunidad de Madrid.

El frente valenciano

Otro punto importante será la Comunidad Valenciana, donde, al igual que en Madrid, el PSOE necesitará no sólo que el PP pierda la mayoría absoluta (algo que se da por hecho) sino que no le llegue para poder gobernar con el respaldo de Ciudadanos.

El PSOE necesitará que Ximo Puig gane con holgura a Podemos para aspirar a liderar un cuatripartito con la formación de Pablo Iglesias, más Compromís y Esquerra Unida (IU), aunque esta formación podría quedar fuera de Les Corts.

Otras batallas

Otros puntos relevantes serán Castilla-La Mancha, donde el PSOE teme caer en votos y escaños pero aspira a que el PP de Dolores de Cospedal pierda la mayoría absoluta y pueda haber un gobierno de izquierdas, al igual que en Baleares, donde prevé romper la mayoría absoluta de José Ramón Bauzá. Extremadura, Cantabria o Aragón son otras comunidades donde el resultado está muy abierto.

En cambio, el PSOE prevé que el PP mantenga la mayoría absoluta, pero ajustada, en Castilla y León, en La Rioja y en Murcia. En Asturias los socialistas prevén volver a ganar, aunque el PP podría remontar por el hundimiento del partido de Álvarez Cascos. No es descartable que se reedite una fórmula similar a la actual, con el PSOE gobernando en minoría con el respaldo parlamentario del PP.

Los grandes ayuntamientos

El PSOE confía en poder desbancar al PP de la alcaldía de Madrid y jubilar a Esperanza Aguirre con un pacto de izquierdas liderado por el televisivo Antonio Miguel Carmona (aunque no es santo de devoción de Pedro Sánchez por su fidelidad a Tomás Gómez), y también en Sevilla, donde prevén quebrar la mayoría absoluta del popular Juan Ignacio Zoido. colau-pablo-iglesias

Barcelona y Ada Colau

En Barcelona, antiguo bastión socialista, el PSOE prevé un fuerte batacazo de Jaume Collboni, el aspirante del PSC, atrapado entre el actual alcalde de CiU, Xavier Trias, y la candidata de Barcelona en Comú, Ada Colau (que ha logrado encabezar una coalición con Podemos e Iniciativa). Trias y Colau se disputarán la victoria, el PSC y el PP se prevé que caigan de forma significativa, y que irrumpan Ciudadanos y quizá las CUP. ERC no logrará un buen resultado pero, como el PSC, aspiran a ser claves para respaldar un gobierno o bien con las fuerzas de izquierda, liderado por Ada Colau, o bien con CiU si pesa más la vertiente nacionalista sobre la social.

Rajoy con Barberá

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pasea junto a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, por los jardines de La Moncloa.

Y en Valencia la dirección de Ferraz también da por hecho que el PP de Rita Barberá sufrirá un importante descenso y perderá la mayoría absoluta, pero creen que podrá gobernar con Ciudadanos. El PSOE, con Joan Calabuig de candidato, teme sufrir un descalabro y caer a la cuarta plaza, por detrás del PP, Ciudadanos y también de València en Comú (la coalición que incluye a Podemos).

Liderazgo en juego

En función de cómo se resuelvan todos estos sudokus electorales, el madrileño Pedro Sánchez tendrá más opciones de optar sin rivales a las primarias del PSOE o, por el contrario, si los resultados del Partido Socialista son flojos se encontrará con una candidatura alternativa liderada por la catalana Chacón, y respaldada en la sombra por la lideresa andaluza Susana Díaz y por Ximo Puig, el barón valenciano.

Felipe González, muy crítico con Podemos, ya ha pedido apoyar a Pedro Sánchez, mientras Zapatero, que se reunió con Pablo Iglesias a espaldas del actual líder del PSOE y niega que sean populistas, a diferencia de Pedro Sánchez, mueve hilos contra éste y a favor de Chacón. Pero hasta el 25 de mayo sólo habrá besos y abrazos en público.

IU, UPyD, ERC y Compromís, los otros ‘trasquilados’ por el ciclón Podemos

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias, líder de Podemos.

La encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha arrojado como grandes titulares el fuerte crecimiento de Podemos (que se ha convertido en la primera fuerza política en voto directo de España, con un 17,6% de los votos, y tercera en estimación de voto 22,5% de los votos); la significativa caída del Partido Popular, que baja a la tercera posición en voto directo -11,7%- aunque mantiene la primera en estimación de voto -27,5%-; y la paulatina mejoría del PSOE, que tras la dimisión de Rubalcaba por el fracaso en las pasadas europeas de junio parece remontar, poco a poco, bajo el liderazgo de Pedro Sánchez: los socialistas suben del 21,2 al 23,9 en intención de voto. En definitiva, España pasa de un bipartidismo a un tripartidismo (PP, PSOE y Podemos sumarían juntos el 73,9% de los votos).

¿Dónde está el 26,1% restante?

Cayo Lara

El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara

Izquierda Unida es la cuarta fuerza política en intención de voto, según el CIS, pero con una caída brutal: pasa del 8,2 al 4,8% de los votos. IU es la formación más fagocitada por Podemos, y en menor medida por el PSOE. Cayo Lara, que antes de las europeas de junio se mostraba crítico con Pablo Iglesias, se está abriendo ya a la posibilidad de pactos. Obviamente, si no lo hace corre el riesgo de ser casi engullida por Podemos. Además, un sector de IU, liderado por el diputado nacional Alberto Garzón y por la parlamentaria en la Asamblea de Madrid Tania Sánchez (compañera sentimental de Pablo Iglesias) son partidarios de impulsar ya alianzas con Podemos.

UPyD es la quinta formación política en intención de voto, 4,1%, pero tenía el 5,9% en julio. Su caída también es muy importante proporcionalmente, y sus fugas van en varias direcciones (Podemos, algo PSOE y algo Ciudadanos). Rosa Díez se ha enfrentado a una crisis interna por la posible alianza con Ciudadanos, a la cual ella era muy reacia desde el principio. La lideresa de la formación magenta ha impuesto sus tesis, pero por el camino han caído el eurodiputado Sosa Wagner (que fue cabeza de lista al Parlamento europeo y acaba de dimitir tras ser relevado de portavoz por sus críticas a la dirección) o el coordinador de UPyD en la Comunidad Valenciana, Alexis Marí, que criticó la falta de educación de la cúpula de Rosa Díez y Toni Cantó, y respaldó a Sosa Wagner por su postura favorable a un entendimiento con Ciudadanos, el partido de Albert Rivera.

Oriol Junqueras

El líder de ERC, Oriol Junqueras

CiU, sexta fuerza, con un 3,8% de los votos, ha mejorado y ha subido del 2,9% de los votos en julio al 3,8% en octubre. Quizá el protagonismo que ha cobrado de nuevo Artur Mas con el 9-N alternativo ha impulsado a la formación nacionalista, justamente en detrimento de ERC (séptima fuerza política en España), que cae de un 3,3 a un 2,3% de los votos. El caso de corrupción de Jordi Pujol parece no haber hecho mella en CiU, mientras Esquerra Republicana tendría fugas en unas generales hacia Podemos.

La octava fuerza política estatal sería Compromís, la formación econacionalista valenciana que se presenta coaligada con los ecologistas de Equo, con un 1,1% en estimación de voto. No obstante, Compromís, sufre un significativo retroceso al caer tres décimas (logró un 1,4% de intención de voto en el CIS de julio). Es otra de los partidos políticos que sufre directamente el efecto ciclón de Podemos.

Completan el top ten de la política española las formaciones nacionalistas vascas: en esta ocasión el PNV, que mantiene su 1% en intención de voto, sería la primera fuerza en Euskadi en unas generales, al caer Amaiur una décima, del 1% al 0,9% de los votos.