BLOGS

La carrera hacia las elecciones catalanas del 25N

Querido Gary Cooper

Fred Zinnemann nos regaló a todos los cinéfilos en 1952 una auténtica joya, Solo ante el peligro, un western psicológico en el que Gary Cooper se pone en la piel de un sheriff que, en el día de su boda, debe enfrentarse en solitario a un grupo de forajidos, liderados por un malo muy malo a quien hace años ya mandó a la cárcel. A partir de aquí, el espectador asiste a la agonía del protagonista, que ve como todos le dan la espalda (incluso su mujer) y vive una lucha interior que nos pone los pelos de punta, porque el tiempo pasa y se acerca el momento más clave de su vida. Hay quien ve paralelismo entre esta película y la acción del maccarthismo en plena guerra fría contra el comunismo, cuando la sociedad estadounidense estaba aletargada por la caza de brujas. Revisando este espléndido filme con la perspectiva de los años, está claro que sus mensajes se pueden aplicar a nuestro aquí y ahora. Fijémonos, por ejemplo, en el duelo entre los dos principalSolo ante el peligroes candidatos a presidir la Generalitat de Catalunya. Uno, José Montilla (PSC), posiblemente, se juega su ser o no ser político. Realmente, ¿alguién ve en la oposición a todo un president si pierde estas elecciones? Tendrá que pasar el relevo a otro (¿quizás a Montserrat Tura?). Es curioso como uno de los anuncios del PSC nos muestra a Montilla solo, con un primerísimo primer plano, donde se le pueden ver hasta los poros de la cara, como si fuera Gary Cooper a punto de batirse en las urnas el 28N para decidir no sólo el futuro de Catalunya, sino también el suyo. Porque, al final, aunque tenga un partido detrás, quien ganará o perderá será él. En el caso de Artur Mas (CiU) pasa exactamente lo mismo. También podemos ver un anuncio en el que se destaca él en primer persona antes de pasar a un plano más general con sus militantes detrás. Y es que el tiempo pasa también para él. La prueba está en su propia página web, donde un reloj nos recuerda continuamente los días, las horas, los minutos e incluso los segundos que faltan hasta el domingo de las elecciones (la web de Montilla solo cuenta los días). Pero es que Mas también estará solo ante el peligro, también es consciente de que no puede pasar cuatro años más en la oposición y que, si pierde, quizás también tendrá que dejar el primer plano de la política. Son dos garycoopers que luchan entre ellos y contra ellos mismos. Y sólo puede ganar uno.

Los comentarios están cerrados.