La aventura ibérica de un guiri más crudo que una pescadilla

Archivo de agosto, 2008

El flamenco- una música universal

Hace un par de días fui a mi primer espectáculo de flamenco, en un teatro del barrio madrileño de Lavapiés. Actuó la bailaora Concha Jareño, y me encantó el espectáculo. Para nosotros los guiris, el flamenco es una de las primeras cosas que surge cuando hablamos del país del piel del toro, junto a las corridas y la sangría.

Además, el mundo del flamenco está íntimamente liado con él de los toros, y bailaroas y toreros suelen protagonizar en las revistas del corazón. De hecho, uno de mis primeros artículos en 20 minutos fue sobre el bailaor Farruquito y su sentencia por haber atropellado a un hombre en Sevilla. Me sorprendí la intensidad de los comentarios….

Conozco el flamenco desde hace un par de anos, cuando estuve en un concierto del grupo Ojos de Brujo, protagonistas del nuevo flamenco mezclado con elementos de rock y hip hop. Y hace un par de meses me compré mi primer disco, “La leyenda del tiempo” del grande Camarón de la Isla.

Estas experiencias musicales me han quitado la imagen que tenia antes del flamenco cómo algo raro y folclórico, que apartenia a las ferias turísticas de Andalucía. La verdad es que el flamenco, su baile y su letra, habla a todos, que sean españoles o no.

Por eso su fama esta creciendo a nivel mundial, y hasta los pueblos perdidos de mi país, se apuntan chicas para aprender a bailar las sevillanas!

Ahora me voy de vacaciones a mi tierra, pero en cuanto vuelva os contaré más sobre mi verano iberico…

La corrida de toros, ¿un arte bárbaro?

El domingo pasado fui a mi primera corrida de toros, aquí en la Plaza de Las Ventas de Madrid. Sin querer ofender, hay que decir que para nosotros los extranjeros la corrida nos parece una barbaridad y algo que pertenece a otra época, como las luchas de los gladiadores romanos o la caza de brujas de la Edad Media.

Yo nunca había ido a una corrida, y no quería hacerme una opinión antes de haberlo visto una con mis propios ojos, así que fui el domingo con un amigo madrileño, gran aficionado de los toros. Asistí a una novillada nocturna, donde compiten toreros jóvenes para ganarse una plaza en la próxima Feria de San Isidro.

La verdad es que la corrida no me repugnó tanto como me lo esperaba. Hombre, claro, no es divertido ver al toro sufrir en la fase final, sobre todo cuando no muere por la espada, sino que tienen que darle la puntilla. Cuando sacaron el toro muerto, me dio náuseas. Pero una vez asistí a una pelea de gallos en Ecuador, y eso me dio mucho más asco.

Por otro lado, comprendo porque la corrida le gusta a tanta gente. Es un espectáculo muy bonito con toda su liturgia; los pasos, ritos, trajes, la música. No tiene nada que ver con el deporte, pero como dijo mi amigo, es un arte que se parece al ballet. Y supongo que, como con cada arte hay que conocerlo para bien valorar los pasos y los movimientos de los toreros.

Esta tarde en las Ventas olió a muerte como siempre, pero también a guiri. Sobre todo muchos americanos, todos ilusionados con los relatos de Hemingway sobre la tauromaquia. El público sacó dos veces el pañuelo blanco e incluso dieron la oreja a uno de los toreros. Pero este entusiasmo sobredimensionado no fue aprobado por los viejos aficionados castizos, que siempre están allí con su puro y sus pipas…

Nettby- nuestra ciudad en la red

Uno de los mitos que tenemos los guiris sobre los españoles es que vosotros sois muy habladores y muy sociales. Siempre en la calle o en algún bar, charlando y haciendo bromas.

En el norte tenemos más fama de ser callados e introvertidos, ya que hace frío y la gente no puede salir a la calle. Por eso muchos noruegos se han enganchado a varios redes sociales en Internet, para hacer amigos cuando los vientos polares y la oscuridad no permiten salir del hogar.

En Noruega, lo más popular de estas redes es Nettby, que nació hace 2 años y que hoy tiene casi 750 000 usuarios en una población de 4.5 millones. Es decir, ¡uno de cada 6 noruegos está registrado!

Ahora Nettby ha llegado a España, mirad nettby.es. Os recomiendo a todos a registraros, serráis de los primeros en probar esta nueva herramienta social.

En Nettby creas tu perfil y lo personalizas a tu gusto con imágenes, vídeos y música. El truco está en que te haces amigo de la gente que comparte tus aficiones, que sea cine, música o deportes. Es para hacer amigos nuevos, no solo para mantener el contacto con los viejos amigos de siempre.

Para acceder a la nueva comunidad, regístrate aquí. Y añádeme como amigo, mi usuario es iver. ¡Nos vemos en Nettby!

Se toma un desayuno castizo. ¿Con churros o con porras?

Esta es una de las preguntas que tenemos en la columna de 20 minutos llamada Madrid según, donde preguntamos a gente conocida sobre los tópicos de la vida madrileña.

El horario gastronómico es algo que nos separa bastante la gente del norte y la del sur, y para mi fue un desafío adaptarme a las horas de comer aquí en España.

En Noruega, se suele comer a estas horas: a las siete se desayuna fuerte, a mediodía se toma un almuerzo ligero (una ensalada o un bocadillo) y a las cinco de la tarde, se cena fuerte. (La gente suele hacer jornada intensiva, de 8h a 16h, con media hora para comer.)

Al contrario, aquí en España vivo un cambio gastronómico que todavía me cuesta. Se desayuna muy ligero, con solo un café y algo dulce, y luego no se come hasta las tres de la tarde, y ¡no se cena hasta las diez de la noche!

Estas largas horas antes del almuerzo me llevan a la desesperación y, como estoy muerto de hambre, siempre como demasiado así que es muy difícil trabajar después. Pero por lo menos uno tiene mucha energía por las tardes… Y la dieta española debe tener sus virtudes, porque se ve menos gente gorda por aquí que en mi país.

Por mi parte, me he visto obligado a introducir un segundo desayuno, como a las diez y media de la mañana, para calmar mi sistema digestivo. Suele consistir en un café con leche y unos churros, una napolitana o el nuevo favorito, la barrita de tomate.

Entonces os pregunto, ¿cómo es vuestro desayuno?