La aventura ibérica de un guiri más crudo que una pescadilla

Entradas etiquetadas como ‘eurocopa’

Españoles, ¡pudisteis!

Este verano mi primer choque cultural fue, sin duda, la Eurocopa. Fue un gran placer vivir, junto con los españoles, la aventura de la selección, que, por fin, tuve un final feliz. Y por supuesto, hinché por España. Noruega casi nunca se cualifica para los grandes eventos del fútbol internacional.

Por fin España acabó con la neurosis colectiva que era la falta de éxito en el fútbol internacional. La angustia de fracasar fue tan grande que la cadena Cuatro eligió el lema más sencillo del mundo: ¡Podemos! A veces, su programa transmitido desde la plaza Colon parecía más a una psicoterapia colectiva que a un programa de entretenimiento.

En mi país, también nos gusta el fútbol, pero nunca alcanzamos el nivel de pasión y de angustia que hay aquí en España. Pudo citar muchas cosas que me llamó mi atención; la rabia contra Luis Aragonés por no elegir a Raúl, (ahora, ¿quién pide “Raúl selección”?), la depresión colectiva cuando nos tocó Italia en cuartos (la “vendetta” titular de Marca) y, por supuesto, la clímax de la final en la plaza Colon.

En el video podéis ver la celebración de un gol de la selección durante la semifinal contra Rusia. Estuvieron unos amigos míos de visita, y fuimos a ver el partido en un bar por la Latina. Tres guiris con camisetas españolas…

name=”allowFullScreen” value=”true”>

Os cuento como pasé la final de la Eurocopa. La vi en casa de unos amigos, con la obligatoria Mahou fría y después nos dirigimos en metro hasta Colon, para ver de cerca las celebraciones.

En el vagón del metro había una tormenta roja, todo el mundo borracho, cantando ¡qué viva España! Yo me junto a la celebración, aunque con mi apariencia física aparecí casi extraterrestre en esta marea de morenos vestidos de rojo. De repente, uno de los jóvenes borrachos me mira y me pregunta: “¿tú no eres alemán?”.

Todo el vagón para de cantar, silencio total. Hay un segundo de susto general, hasta que le contesto. “No, no soy alemán, soy noruego. ¡A por ellos!”. El borracho sonríe, me agarra por el brazo y saltamos juntos mientras que todo el vagón empieza a cantar “¡a por ellos! ¡a por ellos! olé, olé, olé”. Y no paramos hasta que un petardo explota en el andén del metro Alonso Martinez. Vaya orgasmo nacional…