BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

¿Cómo “se mete” el omega-3 en los huevos ricos en tal?

Huevos (2)A poco que te preocupes por las cuestiones alimentarias y sepas de química no me digas que no te llama la atención eso de enriquecer unos huevos, típicamente de gallina, con los codiciadísimos ácidos grasos omega-3.

Veamos, eso de hacer un preparado lácteo rico en omega-3 o una mayonesa… o incluso un chimichurri es relativamente fácil… ridículo pero fácil: basta con añadirlo en mayor o menor cantidad en el proceso de elaboración y ya está. Pero… ¿los huevos, cómo se lo meten?

Así a bote pronto, los ácidos grasos de este tipo forman parte de algunos alimentos “naturales” entre los que el huevo no es uno de ellos. Encontramos omega-3 en el pescado, en especial y en cifras objetivas si es graso, y también en determinados vegetales. Por tanto, los ácidos grasos no son “propios” de determinados alimentos, como por ejemplo los productos alimenticios derivados de animales terrestres, entre ellos las aves o sus huevos. Entonces ¿cómo llega el omega-3 a esos huevos que se anuncian con o ricos en omega-3? Parece bastante evidente que el omega tres no se puede “inyectar” en los huevos… ¿entonces?

La respuesta es bien sencilla si damos por bueno ese aforismo tan conocido que dice “de lo que se come se cría”. Es decir, se alimenta a las gallinas ponedoras con pienso rico en omega-3 de origen diverso y… voilà, estas ponen huevos con una yema especialmente rica en omega-3.

Recordemos que de las dos partes del huevo, la clara y la yema, la primera es una suspensión coloidal de proteínas (agua, proteínas y nada más) y es en la yema donde se concentra todo su contenido graso. Y claro, los ácidos grasos omega-3, habida cuenta de su naturaleza, solo tienen cabida en ella.

La forma concreta de incrementar de forma significativa el contenido en omega tres de los huevos a partir de su pienso se puede realizar a partir de diversos recursos. Entre los tres más típicos figuran proporcionar a esas gallinas ponedoras un pienso enriquecido en aceite de pescado, en semillas de lino o bien de chía. Al final, se use uno u otro sistema, los huevos de estas gallinas saldrán con una composición significativamente superior en ese tipo de ácidos grasos. Lo cierto es que en virtud del procedimiento (pienso) utilizado el sabor también se verá comprometido. Tal y como se refleja en el reciente estudio Omega-3 Fatty Acid Profile of Eggs from Laying Hens Fed Diets Supplemented with Chia, Fish Oil, and Flaxseed (Perfil de ácidos grasos omega-3 en los huevos de gallinas ponedoras con dietas a base de pienso con semillas de chía, aceite de pescado y semillas de lino):

El tipo y la cantidad de ácidos grasos omega-3 (ω-3) a partir de distintas fuentes dietéticas de las gallinas (aceite de pescado, semillas de lino, y la semilla de chía) influye en el contenido de ácidos grasos ω-3 en la yema de los huevos. El enriquecimiento del pienso con semillas de chía en un 30% termina resultando en un mayor contenido de ácidos grasos ω-3 de los huevos sin que las cualidades sensoriales de este se vean afectadas de forma significativa […]. Aunque el coste de utilizar semillas de lino es menor en relación a la utilización de semillas de chía o de aceite de pescado, no se recomienda la incorporación de un 30% de este tipo de semillas debido a la significativa disminución de la calidad sensorial de los huevos. Además, el efecto laxante de las semillas de lino en las gallinas podría ocasionar una deficiente absorción de nutrientes por parte de estas, pudiendo ser el origen de problemas de salud en las mismas y por tanto redundar en una menor productividad. Ya que este estudio ha puesto en evidencia que las semillas de chía se pueden añadir hasta en un 30% en la alimentación de las gallinas sin un mayor efecto negativo en el sabor de los huevos, sería interesante que futuros estudios evaluaran la productividad, la calidad del huevo, y la conversión alimenticia de los ω-3 en estas circunstancias. No se recomienda el uso de semillas de lino debido a su negativo impacto sobre la calidad sensorial del huevo y el rendimiento de las gallinas […]

¿Y cuánto omega-3 hay en los huevos ricos en tal?

Supongo que te estarás preguntando cuánto omega-3 te metes en el cuerpo cuando, por ejemplo, te haces una tortilla de dos huevos con este tipo de huevos enriquecidos… y cuánto difiere de la cantidad de omega-3 que contiene una ración de bonito con tomate (cerca de los 3000 mg), salmón a la plancha (sobre los 5000 mg) o una trucha a la navarra (más o menos 2000 mg). El caso es que la cantidad de omega-3 en los huevos enriquecidos puede variar bastante en función de la forma que se haya realizado ese enriquecimiento (con lino, aceite de pescado, semillas de chía, algas…) y también de la raza o variedad de la propia gallina ponedora. De todas formas, para que te hagas una idea, un par de huevos enriquecidos en omega-3 pueden aportar, en el mejor de los casos, cerca de 400 mg de este ácido graso.

En resumidas cuentas: si tenemos que los buevos enriquecidos suelen ser bastante más caros que los normales; que además en ocasiones se produce cierta “picaresca” al comercializar como enriquecidos huevos normales… y que la incorporación de omega-3 con los huevos enriquecidos es considerablemente menor que con los alimentos originales ricos en este ácido graso, para mí la conclusión sigue siendo la de siempre… déjate de alimentos enriquecidos e incluye en tu alimentación cotidiana de 2 a 3 raciones de pescado azul por semana pudiendo variar su presentación (fresco, congelado, conserva…)

—————————————

Imagen:  James Barker vía freedigitalphotos.net

11 comentarios

  1. Dice ser rg

    Pues si de lo que se come se cria….tengo entendido que al pescado de acuicultura se le entrega con generosas cantidades de grasas trans, o parcialmente hidrogenadas, para dar forma y textura al pienso que les echan.

    Pregunta que le hicieron a un responsable de estas normativas y empresario, y que no contestó y colgó cabreaado, hace poco en la radio.

    No me quiero ni imaginar si tomamos como regla esto, que seguro que en algo nos afecta,cuando se trata de conspiranoias que no lo son tanto, o simplemente de la resiistencia a los antibióticos…ya sabemos, no?

    En fin, otra mås, ya te dije hace un par de años que lo del etiquetado y publicidad era para tomar cartas serias en el asunto, como la señora Marion anaestlé viene afirmando,al final son ellos los que nos educan,o lo pretenden.

    Saludos.

    30 Enero 2015 | 10:22

  2. Dice ser rg

    Nestlè, quería poner,malditos bichos táctiles…XD

    30 Enero 2015 | 10:24

  3. Dice ser Hanalfaveto

    El Omega 3 se mete en los ´güebos si te dejas.Pero aconsejo mejor un buen “polvo”.

    30 Enero 2015 | 10:59

  4. Dice ser Sicólogo Astrál

    Los piensos industriales hechos con basura tóxica perjudican la salúd de las personas que comen esos animales.hace años fueron los causantes de que se les hinchara el cerebro a las vacas y a las personas con el mal esponjiformecerebral de las vacas locas.

    30 Enero 2015 | 11:13

  5. Dice ser David

    En mi casa se ha comido huevos enriquecidos con Omega 3 toda la vida. Sólo que los llamamos “tortilla de atún”.

    30 Enero 2015 | 12:32

  6. Completamente de acuerdo con la entrada. Me da a mi que estos huevos los venden a la gente que quiere autoengañarse para poder tomar más huevos en lugar de pescado (que a mi tampoco me apasiona, la verdad).

    Por cierto, y ya que estamos, lo que coman las gallinas también influirá en el color de la yema. A mas maiz o hierbecitas, color más anarajando intenso. El problema es que también se pueden añadir sustancias colorantes al pienso para conseguir el mismo resultado. Imagino que el sabor los delatará, pero yo personalmente todavía no he sido capaz de diferenciarlos (y eso que tengo la suerte de tomar huevos “de gallinero”).

    Como veis, los ingenieros agrónomos que se dedican a formular el pienso de los animales les dan muchas vueltas al asunto, porque no siempre es fácil obtener productos que gusten al consumidor, que no suban demasiado los costes y que no afecta a la salud y productividad de los animales.

    Saludos

    30 Enero 2015 | 13:13

  7. Dice ser Juan

    El artículo me ha gustado, pero el comentario de David para enmarcar. Buenísimo 😉

    30 Enero 2015 | 21:22

  8. Estimado Juan: Los ácidos grasos del tipo omega-3 están naturalmente presentes en el huevo en cantidades significativas: El huevo contiene 101 mg de ácidos grasos omega-3 por 100 g (puedes ver la tabla de composición del huevo en http://www.huevo.org.es/images/archivos/desplegable_pgs_41_46.pdf). Supone más de un 40% de las cantidades diarias recomendadas por la UE (250 mg) en una ración de dos huevos. Por eso los huevos (incluso los normales, no enriquecidos, pueden hacer la declaración de “FUENTE DE ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3”. Se pueden además enriquecer para que contengan más, lo que ayuda en algunas ocasiones a mejorar la dieta de personas que no consumen las raciones de pescado que se recomiendan en una dieta equilibrada (niños o ancianos inapetentes, alérgicos o a los que nos les gusta el pescado). De modo que los huevos son, enriquecidos o no, una fuente muy interesante de estos ácidos. Si además alguien quiere que lleven una cantidad adicional, puede comprarlos enriquecidos en omega-3. Esperamos que estas aclaraciones sean de ayuda. Saludos cordiales

    31 Enero 2015 | 09:44

  9. Dice ser rg

    El “problema” es que se dan como cantidades MÍNIMAS, y actualmente desfasadas, 250 mg, pero realmente las RECOMENDABLES son 2 gramos (2.000 miligramos).

    Dos huevos diarios representarían realmente un 11-12 % de esa cantidad recomendada; realmente un plato de sardinas puede superar con creces,si es una ración generosa, la CDR de 2 gramos.

    Ciertos estudios, muy poco contrastados, apuntan que el consumo exc3sivo de este tipo de acidos, especialmente el vegetal, sería nocivo para la salud, pero han sido referidos principalmente a la moda nutricionista de los suplementos, y consecuentemente de abusos sin control médico, aparte de la muy posible mala calidad de los aceites de pescado que lo componen por lo que los conocidos tóxicos y metales pesados acumulados en esos aceites hacen bastante desaconsejable su ingesta, al menos sin prescripción alguna, aparte que no está probado que se integren y se absorban igual que los obtenidos via alimentos.

    Existen estudios actuales de control, muy prematuros, sobre tratamiento en embarazadas con suplementos, y aún así se está muy lejos de saber si realmente sirven; descartando por supuestos los de origen vegetal, que sin ser malos pueden serlo en forma de suplemento y en cantidades sin control.

    Evidentemente exceder esas cantidades perjudiciales no entra en el escenario de una alimentación, aún siwndo exagerada, de pescado azul, por ejemplo.

    250 mg diarios es muy poco, lo mínimo para la salud, se habla de lo saludable, no de lo mínimo. Como también está por ver el absolutismo que existe sobre si realmente los Omega3 son TAN beneficiosos y exactamente cuales, porque recordemos que hablamos de grandes familias donde todavía no se sabe exactamente cuales, que partes, cadenas, integraciones y demás procesos celulares, prueban exactamente quienes y como se integran para que den beneficio real.

    De una u otra forma, y de esto sí hay estudios, ls concentraciones de Omega3 en huevos proceden sí o sí de la alimentación de las gallinas, otra cosa es que se aumente y/o se publicite.

    Soy un gran fan del huevo y me alegra que vaya saliendo de la cárcel en la que estaba condenado injustamente, que su consumo habitual no esté “penalizado” salvo excepciones en patologías graves y avanzadas, y todo lo ricos que son.

    Pero mi opinión como consumidor es que todas estas maniobras e intentos de ir más allá de lo que se ofrece, y hablamos de un alimento que por si solo es una maravilla, el instituto del huevo debería desmarcarse algo más de esto, aunque sepamos que sois los propios fabricantes y vendedores, lo cual no me parece mal pero siempre tomaré la información que juntais con reservas, y es lógico, no?

    Pues eso, el huevo se defiende por sí solo, vosotros que lo vedeis aprovechad los grandes estudios y evidencias para rescatar su consumo habitual, mejorar la alimentación y estancia de los animales y desmarcaros de estas prácticas industriales, de muy dudosa efectividad, y que a la corta os perjudicarán más que beneficiar; entoiendo que querais vender, y la puerta está ahora más abierta que no a una vuelta al consumo normal y no tan restringido en dñecadas pasadas.

    Olvidad esta patochada de andar “metiendo” nada al huevo, lo digo sinceramente, no lo necesita y el consumidor os agradecerá no estar involucrados en magufadas ni patochas comerciales; y actualizar la tabla, que aunque está acomodada en las descriciones de beneficios, entendible por quienes las elaborais tomando datos de vuestros estudios y de otros, es mejor poner los datos reales y no intentar rizar el rizo, que insisto: los huevos son grandes por sí solos como alimento, no los jodais…XD (iba a decir no los toqueis pero era muy obvio).

    Saludos.

    31 Enero 2015 | 21:27

  10. Juan Revenga

    Hola Instituto de Estudios del Huevo y rg

    Efectivamente rg, gracias por tu respuesta perfectamente ajustada a la realidad.
    Sin embargo, en respuesta al Instituto, Las CDR de omega tres no son de 250 mg, si no tal y como tiene establecido la EFSA, de 2000 mg (http://www.efsa.europa.eu/en/scdocs/doc/253.pdf). Otra cosa es que la Comisión Europea (http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2010:037:0016:0018:ES:PDF) permita hacer alegaciones con respecto a productos que sin llegar a ese 100% de las CDR aporten una cantidad signigicativa… en este caso se ha cifrado esa cantidad significativa en 40 mg de omega tres en 100g o 100kcal de producto. Y en este sentido, utilizando sus propias tablas, una ración de huevo (2 huevos M) aportan, justo, justo ese mínimo que en realidad representa un 2% de la CDR. No un 40% como ustedes sugieren!. Lo más llamativo es que, además, ese 2% está así reflejado en las tablas que ustedes proporcionan!

    Coincido plenamente con “rg”, el huevo es un alimento magnífico que merece una justa redención tal y como mencioné en esta entrada https://blogs.20minutos.es/el-nutricionista-de-la-general/2014/04/01/el-calvario-nutricional-del-huevo-como-alimento/… pero caramba, esa justicia no debería discurrir, a mi parecer, como tantos otros alimentos lo han hecho ya (y sobre todo nutrientes) por la aburrida, simplista e infructuosa senda del “nutricionismo”.

    Saludos cordiales y gracias

    31 Enero 2015 | 21:52

  11. Dice ser Victor

    Nunca había visto huevos enriquecidos en omega 3, yo también soy de los q prefiero evitar productos enriquecidos si puedo comer directamente el producto. En mi caso con el pescado es imposible, no me gusta prácticamente ninguno y por eso mi nutricionista me recomendo tomar suplementos de omega 3. a mi me gustan los omega 3 rx, me dijeron q eran los +puros asi q mejor… En cuanto a los huevos enriquecidos… no se cómo van ya os digo q no los habia visto, ha sido toda una sorpresa. Un saludo!

    09 Febrero 2015 | 11:43

Los comentarios están cerrados.