BLOGS

Cómics, tebeos, historietas, manga, BD...de todos los géneros, procedencias y estilos.

Archivo de junio, 2008

El asturiano David Lafuente dibujará ‘Ultimate Spiderman’

En la convención WizardWorld Chicago que se está celebrando estos días en EEUU se ha anunciado que el joven dibujante español David Lafuente (Gijón, 1982) dibujará Ultimate Spiderman, posiblemente la serie más disfrutable y constante del trepamuros publicada en los últimos años.   En particular, el asturiano se encargará del tercer annual de la serie, un número especial que Marvel Comics publicará en octubre, con guión de Brian Michael Bendis, uno de los guionistas más mimados por la editorial, y que estará centrado en la relación de pareja entre Peter y Mary Jane.

Tras una primera colaboración realizando layouts para Kano en Spiderman Family #2 el año pasado y dibujar dos historietas cortas para los especiales X-Men: Divided we stand, actualmente Lafuente está dibujando para Marvel la miniserie Patsy Walker: Hellcat. Se trata de un cómic con guión de Kathryn Immonen, que retoma al personaje tras el serial que escribió para la antología Marvel Comics Presents, en aquella ocasión ilustrado por su marido, Stuart Immonen, que a su vez es el actual dibujante de Ultimate Spiderman.  Una conexión que no es casual, ya que Lafuente ha tenido al matrimonio Immonen como “padrinos” para conseguir este trabajo, ya que según explica Bendis, le recomendaron su trabajo de forma entusiasta, y el propio guionista se muestra también entusiasmado con el buen hacer del asturiano.  Lafuente es uno de los autores españoles de cómic más interesantes y prometedores de su generación para el criterio del que esto escribe, y su trabajo en este Ultimate Spiderman Annual #3 bien podría ser el trabajo que le acabara de hacer despegar en EEUU. Ojalá.

Además de estos trabajos para Marvel, aprovecho la ocasión para comentar que Lafuente tiene también en proyecto para España la novela gráfica Esto es un drama: Nuria of the dead con Astiberri Ediciones. Se trata de “un tebeo de humor sobre adolescentes y sus relaciones de pareja con un trasfondo fantástico”, según la editorial, y estará protagonizado por Núria Malalana, una joven rubia algo histérica de la que el autor ha realizado ya varias historietas cortas para España, y que se ha convertido en su personaje recurrente. El cómic fue anunciado en el catálogo de la editorial de Bilbao para este 2008, y aunque Lafuente reconocía el pasado abril que sus nuevos encargos para Marvel provocarán que este cómic más personal se vaya a "retrasar un poco, todavía no sabemos cuanto", también aseguraba que "es un proyecto a largo plazo y lo que está claro es que no se cancela".

Imagen: Ilustración que Marvel ha difundido acompañando al anuncio de que Lafuente dibujará el cómic de Spiderman en cuestión, y que hace referencia a cierta figura de Mary Jane que levantó una importante polémica hace unos meses.

‘X-Campus’: los X-Men adolescentes "made in Europa"

X-Campus es el título de una nueva serie producida por Panini Comics por acuerdo con Marvel y que este pasado mes de abril se publicó en Francia en primicia mundial. Aunque todavía no se conoce la fecha de publicación en nuestro país (seguramente aparecerá tarde o temprano), es un cómic lo suficiente curioso, y que sorprendentemente no ha sido comentado todavía en los múltiples blogs sobre cómic de España (o al menos yo no he encontrado referencia alguna a él) que al menos merece un pequeño comentario.  La serie presenta una reinterpretación de los X-Men dirigida a un público juvenil, donde todos los personajes son adolescentes que estudian en un campus especial para mutantes, que visten y se comportan acorde a su edad, y está realizada por el colectivo de autores italianos Red Whale, que han trabajado para Disney en la series Witch y Monster Allergy.  A tenor de las páginas y diseños que se pueden ver on-line es un cómic al que habrá que echarle al menos un vistazo cuando se publique en nuestro país, lo que de momento todavía no se ha anunciado, y que resulta mucho más prometedor de la “reinterpretación manga” de los X-Men que se anunció hace unos meses por un acuerdo similar entre Marvel y Del Rey, y en la que uno de los X-Men se ha convertido en ¡un clon de Totoro!.  De momento, X-Campus se publicará en Francia en cuatro álbumes, y según declaraciones de algunos de los autores, está realizada de forma que también se puedo publicar también en ocho comic-books estándar de 22 pgs de historieta cada uno.

Este cómic es el título más reciente de una  iniciativa que la editorial europea Panini Cómics (con sede central en Italia pero con delegaciones en varios países) está llevando a cabo bajo licencia de Marvel: la producción de cómics con personajes Marvel realizados directamente para Europa por autores europeos.  Así, los italianos Tito Faraci y Giorgio Carazzano (autores del Don Miki: Especial Serie Negra publicado hace poco en España) realizaron Spiderman: Il segreto del Vetro (2004, inédito en España); Faraci repitió, esta vez con dibujo de Claudio Villa, en Daredevil / Capitán América: Doble muerte (Devil & Capitan America: Doppia Morte, 2006); y ficharon a Morvan y Buchet, los autores de la serie de ciencia-ficción Estela, superventas en Francia, para realizar Lobezno: Saudade (2006).  Unos cómics inéditos en EEUU (aunque Lobezno: Saudade parece que verá la luz al otro lado del Atlántico en septiembre de este año) que sin embargo hasta ahora no pasaban de ser una mera curiosidad, donde autores de mayor o menor renombre en Italia y Francia realizaban una aventura en formato álbum, más o menos intrascendente, de personajes escogidos de Marvel, y donde lo más interesante resultaba ver la versión gráfica “a la europea” que hacían de los personajes Marvel, o la posibilidad de hacerles visitar ciudades europeas (Il segreto del Vetro está ambientada en Venecia, por ejemplo).

Y para el futuro, desde 2006 estan anunciados otros dos proyectos que todavía no han visto la luz: un álbum donde Milo Manara (sí, ese Manara, el archifamoso autor de cómics eróticos e invitado del pasado Salón del Cómic de Barcelona) dibujará una historia protagonizada por los personajes femeninos de los X-Men, de la que solamente se ha podido ver una página hasta ahora, y una miniserie destinadas al público adolescente con una versión juvenil del Doctor Extraño, realizada también desde el colectivo Red Whale. 

Aunque hace unos años los X-Men ya visitaron Valencia brevemente por cortesía del dibujante Salvador Larroca, puestos a soñar, ¿veremos algún día –por ejemplo- un cómic realizado para España por autores españoles con personajes Marvel viviendo una aventura en Madrid o Barcelona?  Como mínimo publicidad medíatica seguro que lograría…

Imágenes: Portada del cómic y diseños de personajes para Tormenta y Lobezno.

Bonus links: Cuatro páginas a color del cómic. Bocetos de Lobezno en el blog del dibujante Dennis Medri, diseñador de personajes para la serie. Dos páginas de prueba a lápiz de Medri. Diseños de Bestia, Hombre de Hielo y Rondador Nocturno. Portada a lápiz. Página del cómic en BDNet.

Dinokid y Zorgo, más cómics para los peques de la casa

Hace unos días se comentó en este blog los dos primeros títulos de la Colección Mamut de Bang Ediciones, con cómics infantiles realizados por autores del país.  En esta ocasión toca el turno a otros ejemplos de cómic infantil actual realizado por autores españoles, pero en una variante diferente, la recopilación de historietas cortas ya publicadas en revistas para niños.  Dos nuevos cómics que además tienen entre sí un curioso nexo de unión: uno lo protagoniza un superhéroe y el otro… ¡un supervillano!.

Dinokid (Norma Editorial) es una recopilación de la serie de David Ramírez que se publica desde hace años en la revista infantil ¡Dibus!, y que salió a la venta hace unas semanas.  Ramírez (Tortosa, Cataluña, 1975) es uno de los autores más destacables del cómic de humor de los últimos años a criterio del que esto escribe, con una sorprendente capacidad de alternar diferentes temas, públicos, formatos y registros, y tocarlos todos con resultados notables, desde las parodias de cómics célebres, sus aficionados y la industria que les rodea en Humor Amarillo y Haciendo Amigos, a retratar con humor negro y pasado de vueltas prácticas sexuales “poco comunes” en Sexo Raro, al cómic infantil en MiniMonster, por citar solo tres ejemplos.   El trabajo que nos ocupa aquí es una serie de tiras cómicas protagonizadas por un niño superhéroe, con el poder de transformarse en diferentes dinosaurios.  A lo largo de la obra también aparecerán otros niños-superhéroes que se pueden transformar en diferentes tipos de animales, villanos “peculiares” como la Doctora Olvido, una anciana desmemoriada acompañada de un robot que se transforma en diferentes electrodomésticos, y se descubrirá el origen de los poderes de todos ellos: unos curiosos huevos de colorines y grandes dimensiones.  Un cómic ingenioso y muy recomendable, en una edición con detalles muy cuidados, como los contenidos extras a modo de curiosidades sobre la serie o los dinosaurios, versiones de los personajes vistos otros autores de ¡Dibus!, o incluso un pequeño juego: en la esquina superior derecha de las páginas pares aparece siempre una transformación diferente de Dinokid, con lo que al pasar las páginas rápidamente obtenemos una “animación casera” del protagonista.

Zorgo (Dibbuks) es un álbum recopilatorio publicado a principios de año, con una selección de entregas de la serie del mismo título que apareció en la desaparecida revista infantil Mister K de Ediciones El Jueves. En esta ocasión se trata de las desventuras y peripecias en forma de historietas de una página de un supervillano (variante "científico loco") bastante torpe, que intentará crear inventos de lo más variado para dominar el mundo, aunque no acaban de funcionar como él quisiera.  A lo largo de la serie iremos también conociendo a su ayudante Manolito, su relación con némesis, el presidente de EEUU (el actual “amo del mundo”), las diferentes variantes de los “tochobots” gigantes creado por Zorgo o a algunos de los “compañeros de profesión” del protagonista.  El autor de la serie es Luis Bustos (Madrid, 1973) excelente dibujante que se prodiga poco dentro de la historieta, aunque quizás sonará a algunos por el álbum de ciencia-ficción Residuos (Ediciones Glénat) y la serie de historietas sobre música Espop! para la revista Rockdelux.

Bonus link: Se pueden leer cuatro historietas de Zorgo en el Flickr de Luis Bustos: una, dos, tres y cuatro.

‘Los cinco narradores de Bagdad’: un cuento en la tradición de Las mil y una noches

Los cinco narradores de Bagdad es un álbum francés recientemente publicado en España en castellano y gallego por Faktoria K de Libros, realizado al dibujo de Frantz Duchazeau, autor desconocido en España que mantiene una línea gráfica próxima a Blain o Sfar, y que tiene su punto fuerte en el guión que firma Fabien Vehlmann, del que ya conocemos en nuestro país su buen hacer gracias a la serie El Marqués de Anaón(Norma Editorial).  Se trata de u cómic que venía precedido por el aval de haber ganado el Premio Canal BD 2007 (que concede en Francia la asociación de tiendas especializadas en cómic ALBD al título que los libreros consideran el mejor cómic del año) y que al menos para el que esto escribe ha resultado una de las sorpresas más agradables de lo que va de año.

La historia es básicamente un cuento que no desentonaría al lado de Las mil y una noches y que se inicia “hace mucho tiempo” cuando el Califa de Bagdad organiza un gran concurso de cuentos, en el que los participantes tendrán tres años para preparar su mejor historia, que luego será contada por turnos en público, con la promesa de fama y riquezas para el ganador.  El hijo del califa, que comparte con su padre una gran afición a los cuentos, también desea participar, y para ello propone a los cuatro mejores narradores (“conteurs” en el original francés, que también se podría traducir como “cuentacuentos”) de la ciudad que le acompañen en un viaje por el mundo, en busca de las historias más extraordinarias que puedan encontrar, para a su regreso, con la experiencia ganada, crear su propia historia para el concurso.  Los cuatro aceptan, y antes de partir, consultan una adivina para estar sobre aviso de lo que les depara el viaje, con una predicción inesperada de lo que les ocurrirá. Así, a lo largo del álbum asistiremos al periplo de los cinco narradores por diferentes lugares del mundo, escuchando y descubriendo diferentes tipos de historias, conociéndose mutuamente y la filosofía de cada uno de ellos al afrontar su trabajo, condicionados por la predicción de cosas que saben que ocurrirán, pero no cómo.

La historia de Los cinco narradores de Bagdad tiene su mejor parte en el acto final de desenlace y en el epílogo posterior, no solo porque resuelve más que satisfactoriamente las preguntas que había planteado al lector desde la presentación de la historia, sino también porque acumula allí buena parte de las reflexiones que deja caer a lo largo del cómic.  Apuntes que versan sobre el proceso de la creación de una historia, las diferentes formas de afrontar la profesión (el narrador que aspira a contar una historia que sirva para cambiar algo el mundo, y el que se conforma con entretener al pueblo tras una jornada de duro trabajo, por ejemplo), sobre las mismas historias como concepto “vivo”, que cambian un poco cada vez que alguien la cuenta, o incluso lo que se puede interpretar como una crítica a la actitud de algunos oyentes/lectores (“¿Quien se pasaría toda una vida escuchando la misma historia, habiendo millones de ellas sin descubrir en este maldito mundo?”), y que en general son perfectamente extrapolables a los escritores y guionistas actuales, y a cualquier persona que escribe ficción en general. 

Bonus link: Las cinco primeras páginas del cómic (en francés)  

‘Las Águilas de Roma’: amistad en el Imperio Romano

En los últimos años, las historias ambientadas en la antigua Roma han tenido superproducciones notables para cine y televisión con Gladiator y Roma, un fenómeno que hora también se traslada a las viñetas con el primer álbum de Las Águilas de Roma, de Enrico Marini, un título que hace unos días Norma Editorial ha publicado en nuestro país para disfrute de los aficionados al género.

El cómic narra una historia de amistad en la antigua Roma que se inicia en el año 1. A.C.  Los protagonistas son Ermanamer, el hijo de un príncipe germano entregado a Roma como rehén, y Marco, el hijo de un oficial romano. Ambos son adolescentes con carácter, orgullosos y rebeldes, con problemas para obedecer la autoridad de sus mayores.  Tras protagonizar un incidente en el palacio imperial, el mismísimo emperador Augusto ordena al padre de Marco que les de a ambos una educación romana, sometiéndolos a un duro entrenamiento físico y preparándolos como guerreros para entrar en combate.  El enfrentamiento inicial entre ambos jóvenes se irá transformando en amistad y a convertirse en hermanos de sangre, volviéndose inseparables incluso para ir en busca de mujeres para sus escarceos sexuales.  Este primer álbum, de los cuatro o cinco que Marini declara que constará la historia, se centra en su preparación en el campo, en el que iremos conociendo el carácter de ambos, y finaliza con su iniciación en la sociedad romana.

El álbum es obra como autor completo (guión, dibujo y color) de Enrico Marini, uno de los dibujantes europeos más admirados y populares, como demuestra que su trabajo inmediatamente anterior al que ahora nos ocupa, el séptimo álbum de El Escorpión, tuvo una tirada inicial en Francia de 150.000 ejemplares.  Nacido en suiza en 1969 pero con nacionalidad italiana y admirador confeso de Katsuhiro Otomo y Moebius, Marini ha escogido para su debut como guionista una temática que le toca de cerca culturalmente, y firma un primer guión sin detalles brillantes ni protagonistas especialmente carismáticos, pero llevando la historia y definiendo a los personajes con corrección.  Es en el dibujo donde, como era previsible, da lo mejor de sí mismo en el que posiblemente es su mejor trabajo hasta la fecha, todo un recital gráfico donde se nota que disfruta con el primer trabajo de creación enteramente propia.

Si tras Las Águilas de Roma os apetece probar algún otro trabajo de Marini, o bien os atrae el dibujo pero no la temática, podéis probar con El Escorpión, aventuras “de capa y espada” y su serie más extensa hasta la fecha (siete álbumes publicados y sigue abierta); Rapaces, una de vampiros contemporáneos, completada con cuatro volúmenes; Gipsy, su primer trabajo destacable, seis entregas con las aventuras de un camionero muy particular en un futuro próximo (y donde la influencia del creador de Akira todavía era evidente en sus primeras entregas); o La Estrella del Desierto, un western en dos capítulos recientemente reeditado en un volumen integral. 

Bonus links: Entrevista con Marini sobre este cómic (con bocetos y diseños de personajes) y preview de 7 pgs (ambos en francés)

‘Banner’: Hulk y Richard Corben, combinación de lujo

¿Qué harías si supieras que eres una bomba a punto de hacer explosión? ¿Si supieras que tu existencia provoca muerte y destrucción que no puedes controlar? Estas preguntas son las que se hace el científico Bruce Banner, que cuando se enfada se convierte en un incontrolable monstruo de piel verde conocido como Hulk. Atormentado por la culpabilidad de las acciones de su "alter ego" y los destrozos que causa allá donde va, y perseguido por un grupo militar liderado por el enigmático Doc Samson, Banner no tiene donde esconderse.

Esta es la premisa de El Increíble Hulk: Banner, un cómic publicada por Marvel Comics en 2001 y reeditada recientemente en España por Panini Comics dentro de su lujosa colección Best of Marvel Essentials.  Se trata de una historia publicada como miniserie fuera de la "continuidad", en la que los autores tuvieron libertad para narrar la historia sin las restricciones que tendrían en la serie mensual del personaje.  En Banner, Brian Azzarello, conocido por su trabajo en la serie de género negro 100 Balas, escribe una historia donde pone el acento en el lado más humano de Hulk (de ahí el título), en la destrucción que causa Hulk a su paso entre la población civil y en cómo ello afecta a Bruce Banner, que en su desesperación por ponerle fin llegará incluso a intentar suicidarse.  Pero, ¿realmente se puede poner fin al ciclo de destrucción que se inicia con cada transformación en Hulk?. 

Se trata de un cómic que algún crítico ha definido como “la historia quintaesencial de Hulk”, y sobre el que el editor en jefe de Marvel, Joe Quesada, declaró que “definió lo que sería el personaje para Marvel.”.  Sea como fuere, lo que sí está claro es que el resultado de la combinación de un icono del mundo del cómic como Hulk con una autor mítico de la historieta como Richard Corben, es como mínimo un cómic que vale la pena echarle un vistazo.

Y es que Corben (EEUU, 1940) es uno de los autores más importantes de las revistas de cómic para adultos de los años 70 y 80 (Creepy y Heavy Metal en EEUU, las revistas de Toutain en España), siendo su obra más destacada el cómic de fantasía Den, y que a pesar de haber superado ya los 65 años de edad, sigue en activo y con una salud artística envidiable, realizando diferentes trabajos breves para Marvel Comics. Se trata un gran narrador, con un grafismo muy personal e inconfundible (con preferencia por los cuerpos achatados, las mujeres neumáticas y los hombres musculosos) de cuyo trabajo merece mención especial su característico trabajo del color, y que por méritos propios ya se encuentra entre los autores imprescindibles de la historia del cómic.  Para los que todavía no conozcan su obra, es muy recomendable la serie de posts que ha publicado hace escasos días Alberto García, con un repaso a su carrera en Zona Negativa y una serie de posts en Entrecomics (divido en varias largas partes), y el texto de Pepo Pérez en Con C de Arte, publicadas con motivo de la iniciativa de varios blogs españoles para celebrar el 40 aniversario del debut de Corben en el mundo del cómic.

‘Los Muertos Vivientes’: convirtiendo en éxito un cómic de zombis

Los aficionados al terror, y a las historias “de zombis” en particular están de suerte, porque en los últimos días se ha presentado, tras una espera de casi un año, el esperado sexto volumen de Los Muertos Vivientes (Planeta-DeAgostini),  uno de los mejores ejemplos -si no el mejor- de cómic de este género, y un buen motivo para hablar de la serie.

Los Muertos Vivientes (The Walking Dead en el original) creado por el guionista Robert Kirkman (el responsable del gamberro Battle Pope que ya se comentó por aquí) y dibujado por Charlie Adlard (tras unos primeros capítulos dibujados por Tony Moore, también compañero de Kirkman en Battle Pope) se publica en EEUU por Image Comics desde 2003, donde alcanzará este mes de julio los 50 comic-books (cuadernillos con grapa, el formato “tradicional” de EEUU, y en el que se serializa inicialmente) y 8 volúmenes recopilatorios publicados.  

La premisa de la serie no es especialmente original: seguir el día a día de los pocos supervivientes de una plaga que ha convertido a la mayoría de la población de Estados Unidos en zombis.  Lo adictivo de la serie es el tratamiento, centrándose en las relaciones personales (y sentimentales) entre los diferentes personajes sometidos a una situación extrema, a los que el guionista somete a cambios y sorpresas continuamente, y trasmitiendo al lector la sensación de que ningún personaje tiene la supervivencia (o su integridad física) asegurada.

Así, el guionista de Los Muertos Vivientes deja de lado (al menos en los primeros volúmenes) la investigación de las causas de la plaga y tampoco se dedica a mostrarnos el caos colectivo de la sociedad que suele verse en otras historias del género, sino que se centra en un grupo reducido de protagonistas.  Un puñado de personajes que bastante tienen con sobrevivir ellos como buenamente pueden hasta el próximo día, enfrascados en un viaje por encontrar un lugar donde mantenerse a salvo de los zombis, y que no tienen demasiadas pausas para reflexionar con calma sobre su nueva situación (o incluso sobre la supervivencia de la humanidad como colectivo) hasta bien avanzada la serie.  Los protagonistas del cómic se embarcan al inicio de la historia en una peregrinación formada por personajes variados (incluyendo niños y una embarazada) encabezada por un ex-policía y su familia, durante la cual encontrarán otros pequeños grupos de supervivientes que se irán uniendo al éxodo (algunos caerán por el camino, como es de rigor) y tanteando diferentes lugares, hasta encontrar lo que parece un lugar seguro para refugiarse: una gigantesca cárcel en la que tendrán que autorecluirse para poder sobrevivir.  Durante la historia se encontrarán con el dilema de si tienen que confiar (y ayudar) a cualquier humano vivo que se encuentren, aunque sean delincuentes convictos; veremos diferentes formas de afrontarse a la situación de ver convertidos en zombis a seres queridos; a los personajes planteándose si las reglas morales por las que se regían son válidas en su nueva situación; o incluso el sentido de su misma existencia en un mundo zombificado (en la escena final del cuarto volumen, con un discurso que da un nuevo y muy apropiado sentido al título de la serie).

La larga extensión de Los Muertos Vivientes tiene un mérito especial al tratarse de  una serie que tiene un inconveniente importante para el mercado estadounidense: estar publicado en blanco y negro, una presentación que por aquellos lares es casi anatema entre las principales editoriales de comic-books.  Y es que este formato está copado por el colorido género superheroico y gran parte del público recibe con prejuicios un título en blanco y negro en esa presentación, lo que suele estar asociado a cómics minoritarios o “de autor”.  De hecho, es muy raro encontrar un comic-book que alcance un éxito de ventas significativo publicándose en blanco y negro (además de Los Muertos Vivientes, otro ejemplo sería el excelente Bone, que precisamente ha sido reeditado en color una vez finalizado), y como muestra basta decir que de los cien comic-books más vendidos del pasado mayo en librerías especializadas yankis eran todos a color (Los Muertos Vivientes entraba ya en el puesto 101).

Sin embargo, el blanco y negro (con escalas de grises para dar sombras y volúmenes) que se utiliza en Los Muertos Vivientes no solamente es una buena elección creativa en este caso, ya que acompaña bien al tono de la serie, sino que también permite rebajar el precio de venta, ofreciendo una buena cantidad de lectura por un precio más reducido, y que posiblemente ha ayudado a su buen funcionamiento a medio y largo plazo.  Y es que a pesar de su discretos resultados en formato comic-book, los tomos recopilatorios de la serie sí que funcionan muy bien en las librerías especializadas de EEUU, y según la distribuidora Diamond, los últimos tres volúmenes (cinco, seis y siete) de la serie se han colado siempre en el primer o segundo puesto de las novelas gráficas (categoría que incluye tanto novelas gráficas originales como tomos recopilatorios publicados inicialmente en comic-books) más vendidos del mes, superando a los lanzamientos de Marvel o DC del mes, y los dos últimos están entre las diez más vendidas durante todo el año 2007.  Unos resultados que, explicado todo lo anterior, no es que sea un éxito, es que es toda una proeza, y logrado en gran parte por el boca a boca de los mismos lectores.  Además, estas  buenas ventas vienen acompañadas de buenas críticas recibidas de forma bastante generalizada, e incluso una nominación en los Premios Eisner 2004 (los más importantes de EEUU) en la catogoría de Mejor Nueva Serie, nominación que volió a recibir en 2007 en la categoría de Mejor Serie Abierta (Best Continuing Series).

Bonus link: El primer número de Los Muertos Vivientes se puede leer on-line gratis en la web de su editorial americana (en inglés).

‘Groo’, el bárbaro estúpido

Concebido como una parodia de Conan el Bárbaro y el arquetipo que representa, Groo es un bárbaro descerebrado cuya estupidez superlativa sólo es igualada por su impresionante dominio de la espada y su habilidad para ser el detonante de todo tipo de desgracias y desastres. Así, acompañado por su perro Rufferto, único ser vivo que no sólo lo soporta sino que además lo idolatra, nuestro protagonista viaja de ciudad en ciudad buscando trabajo y protagonizando todo tipo de desastres. Sus historias, que con frecuencia son episodios de 22 páginas autoconclusivos, alternan y combinan los desastres provocados por la estupidez del protagonista con un reflejo y crítica de diferentes aspectos de la sociedad y naturaleza humana, y es uno de esos raros cómics  que son disfrutables tanto por adulto (que es su público lector mayoritario) como por un niño.

Groo: Jamboree, publicado en las últimas semanas por Planeta-DeAgostini Comics,  significa el regreso del personaje a España después de casi un año y medio desde su última entrega, y lo hace en un volumen que recopila cuatro capítulos de 1988, con tres historias (una de ellas doble) del bárbaro que son una buena muestra de la serie.  En la primera, más que protagonista es el detonante de la misma, ya que es el rumor de la llegada de Groo a un pueblo el que desata el pánico entre la población, y vemos como sus reacciones desencadenan una serie de consecuencias quizás peores que la llegada del propio bárbaro.  En la historia central vemos como Rufferto es secuestrado para cobrar la recompensa que ofrece por él su anterior propietario, mientras su actual amo está desconsolado porque cree que se ha comido a su propio perro por accidente e intenta superar la pérdida sin éxito hasta que finalmente se reencuentran.  Por último, en la tercera aventura, Groo iniciará todo un periplo para sustituir una jarra de cristal que ha roto por accidente.

Groo es uno de los tebeos de humor más destacados, longevos y extensos de la historia del cómic, creado, dibujado y co-escrito por Sergio Aragonés, con la ayuda en los guiones de su buen amigo Mark Evanier.  La serie se ha publicado de forma más o menos continuada desde principios de los 80, pasando por varias editoriales independientes y el sello Epic de Marvel Comics, donde alcanzó la friolera de 120 números publicados mensualmente entre 1985 y 1995.  Actualmente Dark Horse publica Groo en EEUU de forma intermitente, en forma de miniseries y algún especial, habiendo celebrado el pasado año su 25 aniversario. En España la serie siempre ha sido publicada por Planeta-DeAgostini, pasando por diferentes formatos a lo largo de los años.

Sergio Aragonés nació en Castellón, España, en 1937, pero la Guerra Civil hizo que su familia emigrara a Mexico, donde se crió y estudió, y ya adulto se trasladó a Estados Unidos.  Allí es autor fijo desde 1963 en la revista Mad, una de las cabeceras de humor más veteranas de aquel país, equivalente en cierto modo a El Jueves en España, un trabajo que compagina con Groo y otros cómics de humor para diferentes editoriales.  Aragonés es un autor de talla mundial y toda una institución en EEUU, lo que le ha permitido desde realizar una serie de especiales donde da su versión de los universos de superhéroes Marvel (Sergio Aragonés masacra Marvel), DC (Sergio Aragones destruye DC) y la saga Star Wars (Sergio Aragonés stomps Star Wars, inédito en España) hasta  conseguir la colaboración de una larga lista de autores de la industria estadounidense (incluyendo firmas de la talla de Frank Miller, Neal Adams o Gil Kane) para su  miniserie Fanboy.

Dos cómics para celebrar el 70 cumpleaños de Superman

Superman es para muchos el superhéroe por definición y posiblemente el más icónico y conocido de todos.  También es uno de los más “viejunos”, y este mes se cumplen 70 años desde su primera aparición en el primer número de Action Comics, que se publicó con fecha de portada de junio de 1938.  Desde entonces se ha convertido en uno de los pilares e insignias de la editorial estadounidense DC Comics, que publica cada mes varias series del personaje, en solitario o acompañado, además de haber protagonizado diferentes adaptaciones a cine y televisión a lo largo de las décadas.  En los últimos años además se da la coincidencia que varios dibujantes españoles se han encargado de Superman o Action Comics las dos colecciones principales del último hijo de Krypton, como el asturiano Germán García, los catalanes Kano y Pasqual Ferry y el andaluz Carlos Pacheco.

Para celebrar su cumpleaños precisamente tuvo lugar el pasado sábado 7 de junio en la librería Imágenes Cómics de Valencia una exposición de material relacionado con Superman y una sesión de firmas de Carlos Pacheco, cuya etapa con el personaje que actualmente se está publicando en España (se puede encontrar un amplio reportaje fotográfico aquí).  Para los que no pudieron acudir, y quieran animarse con algún cómic del hombre de acero, de entre todos los que se pueden encontrar en España (todos publicados por Planeta-DeAgostini) se pueden recomendar un par de títulos destacables y que recopilan historias completas en un único volumen, por lo que pueden ser apropiados para la ocasión:

Superman para todas las estaciones, con guión de Jeph Loeb y dibujo de Tim Sale, narra un año en la vida de Superman desde que todavía estaba descubriendo sus poderes en Smallville hasta sus primeros meses en Metrópolis.  El cómic está dividido en cuatro capítulos, cada uno dedicado a una estación del año (de ahí el título), y cada uno con un personaje del entorno de Clark (Jonathan Kent, Lois Lane, Lex Luthor y Lana Lang) como narrador, poniendo el acento en el lado más humano del personaje y en cómo se ve él mismo y los que le rodean.   Es el cómic más reciente del personaje de todos los aquí incluidos (se publicó originalmente en 1998 en EEUU), y también el más “televisivo”, ya que sirvió de inspiración para la serie de televisión Smallville, y sus autores también tienen una destacable vinculación con la pequeña pantalla.  Y es que Loeb ha trabajado como consultor, productor y/o guionista en las series de televisión Smallville, Perdidos (Lost) y más recientemente Héroes, y en esta última también ha participado Sale, encargándose de los cuadros y cómics que dibuja el personaje Isaac Mendez.

Superman: Las historias de Alan Moore debe su título a que recopila las tres  historias del personaje que ha realizado el guionista de V de Vendetta o Watchmen, uno de los más importantes y admirados de la historia del medio, acompañado de varios dibujantes.  Entre ellas que se encuentran dos de las más citadas de la historia de Superman, “¿Qué pasó al hombre del mañana?” (1986) y “Para el hombre que lo tiene todo”(1985, y que también fue adaptada a la televisión en la reciente serie de animación de la Liga de la Justicia).  La tercera (también de 1985) es básicamente una curiosidad, un encuentro del kryptoniano con La Cosa del Pantano, personaje de DC Comics que Moore también escribía por aquella época. 

Si conocéis los cómics del personaje, ¿recomendáis alguno en concreto?

‘Battle Pope’: el Papa convertido en superhéroe

Una de las curiosidades más célebres del mundo del cómic es que en 1982 Marvel publicó un tebeo protagonizado por nada más y nada menos que… ¡el Papa!.  Todavía hoy se pueden encontrar de vez en cuando ejemplares subastados por eBay de este cómic, que en su momento fue todo un superventas.  Y a pesar de que la mayoría de títulos que publica la conocida editorial son de superhéroes, en aquella ocasión se trataba de un cómic biográfico relatando la vida del Papa de aquella época, Juan Pablo II, desde su nacimiento hasta su intento de asesinato (y no es el único cómic de este tipo que existe, en 2006 se publicó una nueva biografía en cómic de Wojtyła, esta vez por la editorial Papercutz).

Esta anécdota es una excusa como otra cualquiera para presentar Battle Pope, un cómic tambien protagonizado por el Papa, pero en esta ocasión ficticio, y mucho más irreverente.  Se trata de un cómic de humor y acción ambientado en un futuro indeterminado donde Dios ha abandonado a la humanidad a su suerte, decepcionado por su comportamiento, y los demonios conviven con los humanos tras escapar del infierno.  Con este panorama, tenemos como protagonista al Papa de esta época, un tipo que a pesar del puesto que ocupa no es precisamente un modelo a imitar, siendo un bebedor, fumador, malhablado y ligón promiscuo que se mete en peleas (por una buena causa, eso sí) en bares de mala muerte. A pesar de todos sus defectos, este Papa es escogido por Dios para una misión de vital importancia: rescatar a San Miguel, que ha sido secuestrado por Lucifer, que hora pulula libremente por la tierra.  Para ello, le convertirá en una especie de “superhéroe” en toda regla, con un físico hipermusculado acorde, y además de sus puños para repartir hostias (y esta vez de las físicas, no de las comestibles) le dará como armas una espada gigante y dos pistolas, y tendrá que “apechugar” con una versión “hippie” y desganada de Jesucristo como ayudante.  Una aventura que le llevará a enfrentarse a esbirros de Lucifer como los Gemelos Zombi o incluso pasar una temporada en el infierno. Un cómic gamberro y políticamente incorrecto (blasfemo, dirán algunos), que por momentos recuerda a algunas de las salvajadas argumentales de South Park o a los excesos del Lobo de DC Comics.

El cómic fue creado por el guionista Robert Kirkman y el dibujante Tony Moore, que se autoeditaron la serie en EEUU en los inicios de su carrera, allá por el año 2000.  Con la libertad creativa que ello conlleva, pero también con la inexperiencia correspondiente en una primera obra, con unos autores todavía “verdes”, lo que salta a la vista sobretodo en el dibujo, plagado de tics de primerizo.  A pesar de lo “amateur” en su acabado, el guionista confiesa que es uno de sus trabajos favoritos (además de su primer cómic publicado), lo que le llevó a lanzar una nueva edición a color años después, alcanzando los catorce comic-books en total y cuatro tomos recopilatorios.  Esta versión coloreada es la que ahora llega a España de la mano de Aleta Ediciones, que ha publicado en nuestro país casi toda la obra de creación propia del guionista, convertido hoy en día en uno de los pilares de la editorial Image Comics, sobretodo gracias a sus series Invencible y Los Muertos Vivientes.

Como curiosidad, comentar que Battle Pope ha sido adaptado por la cadena de televisión estadounidense SpikeTV en forma de pequeños episodios para emitirse en su página web y en teléfonos móviles.  Bajo estas líneas se puede ver uno de los capítulos.

Imágenes: Portada del cómic de Juan Pablo II publicado por Marvel en los 80, portada de la edición española de Battle Pope y página interior donde se puede ver la versión del Papa, Dios y Jesucristo que protagonizan la obra, en el momento en que el primero es “convertido” en superhéroe.