Entradas etiquetadas como ‘sacerdote’

Suspenden a un cura por predicar la palabra de Dios rapeando

Tal como su creencia exige, un cura católico en Kenia se dedicaba en cuerpo y alma a predicar el evangelio pero fue suspendido. ¡¡¡Malas personas!!! Al arzobispo de su diócesis no les gustó su método de predicar el evangelio o quizá debería decir: su ritmo demasiado moderno. ¿¿¿???

Paul Ogalo, sacerdote de la parroquia de Santa Mónica, muy cerca de Nairobi, fue apartado de su cargo tras hacerse viral un vídeo de una de sus misas. Su pecado: parecer un rapero de éxito más que un transmisor de la palabra de Dios. ¡¡¡Craso error!!! Lee el resto de la entrada »

Un cura multará a los novios que lleguen tarde a su boda

Harto de esperar a los novios, el cura de una pequeña parroquia del sureste de Inglaterra impondrá multas a quienes lleguen tarde a su boda. O-O

Diez minutos de retraso bastarán para que los novios paguen 100 libras (110 euros), decretó el cura John Corbyn, responsable de las pequeñas iglesias de Bearsted y Turnham en el condado de Kent. Este sacerdote no se anda con chiquitas y lleva lo de la puntualidad británica a rajatabla. Lee el resto de la entrada »

Un cura alardea en Facebook de su pasión por los coches caros y las mujeres

cura_audi¡Madre mía, cómo está el clero! La expresión da para título de comedia de los Coen, con Buscemi haciendo de cura desnortado, pero no pretendo dar una idea para una peli, sino sólo mostrar mi asombro por los desmanes de algunos sacerdotes. Periódicamente, se asoma a la actualidad la noticia de alguno con un comportamiento poco adecuado a su prédica. Por ejemplo, ya recogimos aquí las historias del que se gastó más de 80.000 dólares en botox y la del que se pegó un revolcón con una prostituta en un cementerio (¡cuánta perversión, padre!). Hoy, el mensajero de di*s que va a ocupar las líneas que vienen a continuación se ha ganado un post porque sus mundanales gustos podrían atentar contra dos de los tres votos religiosos, a saber: pobreza y castidad (el tercero es el de obediencia).

Hablamos del padre Jorge Manuel Guevara, párroco de la iglesia de Guadalupe, en la localidad mexicana de Morelia (Michoacán). El hombre ha sucumbido a la tentación de las redes sociales, a través de la que hace alarde de su pasión por los coches caros y las mujeres hermosas. Como casi cualquier hombre, pero con la salvedad de que parece un comportamiento poco apropiado si eres cura. El padre no tuvo el menor reparo en posar recostado sobre el capó de su Audi y subir la foto a Facebook con el mensaje “de Carnaval en mi coche. Saludos a todos”. Un vehículo valorado en unos 40.000 euros. ¿De dónde saca para tanto como destaca, padre? ¿Tanto da de sí el cepillo que pasa ante sus feligreses?

Además de pasearse en un coche no apto para el bolsillo de cualquiera, Guevara tampoco se ha cortado un pelo a la hora de alabar la figura de alguna mujer de su gusto. “Mmmmmm mamacita”, era el mensaje que acompañaba a la foto de una muchacha de aspecto agradable en otro post que subió a su muro de Facebook. El problema va más allá del piropo en sí, algo que debería medir un hombre que ha hecho el voto de castidad. Lo que de verdad me aturde es el tufo aspiracional que destila, como si estuviera deseando tener con la chica algo más que la foto.

En cualquier caso, esta declaración de intenciones a favor de la dolce vita no le ha salido gratis al padre Jorge. El arzobispo de Morelia, monseñor Alberto Suárez Inda, le ha destituido una vez enterado del revuelo que ha originado su mal entendido uso de las redes sociales. Monseñor considera que, como todo ser humano, los sacerdotes son pecadores e imperfectos, pero lamenta su alarde de frivolidad y entiende que el sacerdote no ha cumplido con su obligación de llevar “una vida coherente y ser ejemplo” para la feligresía michoacana. De este modo, por tener tentaciones y gustos demasiado terrenales, ¡you’re fired, padrecito!

Foto: FACEBOOK.