Entradas etiquetadas como ‘cesped’

El césped es como lava ardiente para esta bebé de 11 meses

Detrás de este titular tan misterioso, diría que casi terrorífico, se esconde la curiosa habilidad de una bebé de 11 meses para evitar que cualquier parte de su cuerpo toque la hierba. Para ella el césped es casi como lava de una erupción volcánica. O-O

A esta chiquitina no le debe gustar nada de nada que las puntitas de la superficie verde rocen su piel, así que ha desarrollado una postura infalible para esquivar el cosquilleo. Lee el resto de la entrada »

Lo más raro que ha pasado durante la semana (del 18 al 24 de julio)

BecConsejo: “Desconecta en vacaciones”

Si me pongo en plan egocéntrico, lo más raro que ha pasado durante la semana ha sido que estuve de vacaciones en el Mediterráneo, pero como a vosotros mis días de asueto os importan más bien poco, voy a lo de siempre: noticias chorras que no han tenido cabida en el blog porque estábamos con cosas importantes, como el berrinche de un niño en un campo de béisbol o una conexión en directo que no salió como esperaban. Por cierto, ¿sabías que…?

1. Una de las señales más estúpidas que existen

Hay que cuidar el medioambiente, yo soy el primero que lo defiendo. Reciclo todo lo que puedo y cuido, en la medida de lo posible, los árboles, las flores y el césped, pero… ¿tiene sentido que pongas una señal de “No pisar el césped” cuando el césped que prohíbes pisar no cabe en un tazón de cereales?

Con o sin sentido, el caso es que han puesto una señal de este tipo en un lugar de Londres, con el objetivo de disuadir a los conductores y evitar que aparquen ahí. El problema (o no) es que según cuenta la prensa británica ese espacio está entre dos aparcamientos de modo que resulta difícil que nadie ponga su coche en esa zona.

A lo mejor es una prohibición para liliputienses, o para Luis Piedrahita, ese crack amante de las cosas pequeñas. Recuerdan los medios ingleses la chanza de encontrar una línea de prohibido aparcar que ocupa 45 centímetros… ¿para que no aparques tu moto? Porque ahí no entra ni un mini, ni un smart, ni un micromachine.

2. Nació el mismo día del año que papá y mamá

A poco que me conozcáis sabéis que me gustan las casualidades, especialmente las que tienen que ver con los nacimientos. Por eso no puedo pasar por alto que en Estados Unidos un bebé ha nacido el 19 de julio (eso no es mucha casualidad, ya), que es también el día que nacieron su padre y su madre (esto ya empieza a ser más extraño), según publica la prensa estadounidense.

La casa de los Parker tiene motivo de celebración por partida triple cada 19/07, aunque probablemente el que no olvidarán es el de este año, vista la alegría con la que el papá, Paul Parker, contaba a los medios la llegada del pequeño Mason. Paul tiene 32 años (recién cumplidos) y su mujer, Jacquie, 29 (recién cumplidos también, mira tú por dónde).

Más les vale que ahorren parte de la nómina de julio, porque a partir de ahora la cuesta de enero se traslada a verano en la Parker’s House.

3. Un chihuahua hace huir a los ladrones

Mi amiga Dianna tiene un chihuahua, pero no es ni de lejos tan famoso ni eficaz como el chihuahua Paco.

Paco estaba en la tienda de su amigo humano Erik Knight cuando un par de ladrones (uno de ellos armado) entraron al establecimiento con la intención de robar (que para eso son ladrones).

La historia sería la leche si Paco el chihuahua, natural de Los Ángeles (Estados Unidos) hubiera evitado el robo, pero lo cierto es que los ladrones se llevaron el botín tras lo cual, eso sí, huyeron de Paco como alma que lleva el diablo.

Después del de Paris Hilton, Paco es el chihuahua más famoso de Estados Unidos. Diría del mundo, pero es que no sabéis cómo se las gasta el perro de mi amiga Dianna…

4. Se pone una bomba falsa en su propio coche

Hay gente rara que desperdicia su tiempo en misteriosas tramas. Uno de ellos es el estadounidense Jeffrey Boreman, detenido hace unos días tras ponerse una bomba falsa en su propio coche, según publican varios medios locales.

Al parecer, la intención de Jeffrey (como el mayordomo de El príncipe de Bel-Air, ¡qué recuerdos!) era culpar a su esposa de los hechos y sacar una buena tajada por el divorcio, pero el tiro le ha salido por la culata.

El propio Jeffrey admitió los hechos y ya ha pasado a disposición judicial.

PD: Aunque haga calor en el metro, no te quites la ropa por favor.

¿Te has perdido los últimos posts?