Entradas etiquetadas como ‘nueva zelanda’

Un tatuaje en el trasero para salir de la crisis

Hablemos de negocios. Pongamos que tienes unos ahorrillos y quieres invertir en publicidad para tu web, tu negocio o, simplemente, en publicidad para ti o una frase tuya. ¿En qué los invertirías? No, no me respondas todavía, aún es pronto. Antes quiero que escuches una oferta que no podrás rechazar.

Tina Beznec es neozelandesa, tiene 23 años, le gustan los tatuajes y está (quién no) en crisis. No en crisis de identidad (no que sepamos, vaya), sino en crisis económica. Anda mal de dinero y pensó… ¿por qué no ofrezco en Internet mi trasero para que la gente se anuncie? Sí, muchachos, Tina se va a convertir en una marquesina andante con un detalle a destacar: lo que ofrece nuestra amiga, esa mujer de Lower Hutt que véis en la imagen, es su culosus nalgassus glúteos… su donde la espalda pierde el casto nombre para que quien quiera, previo pago, ponga su lema ahí. “Your tattoo on my Bum“, se llama la historia (me abstengo de traducirlo, pero os sugiero que lo pongáis en Google Translate y pulséis en los altavocillos para escucharlo, que tiene su gracia).

De momento la cosa va bien para Tina, pero si queréis anunciaros aún tenéis tiempo, tranquilos. Su oferta, que a estas horas supera los 7.660 euros (luego tengo que ver yo al tipo que los ha apostado por Internet pagándolos, pero eso es otro tema), vence el viernes 20… aunque ya ha dado la vuelta al mundo.

Ahora bien, llegado este punto, quiero que reflexionéis sobre varias cosas por si os decidís a pagar más de esos 7.660 euros:

1. El anuncio lo estáis poniendo en el culo del mundo (lo digo porque es Nueva Zelanda, no me malinterpretéis).

2. No conozco mucho los hábitos de Tina, pero tened en cuenta que su trasero probablemente no tenga una gran afluencia de público (por lo menos entre semana).

3. Si estáis faltos de ideas, ella sugiere que pongáis un diseño que queráis compartir con el resto del mundo, un anuncio de vuestro negocio o… ¡¡¡UNA PROPUESTA DE MATRIMONIO!!! Eso sí sería de valientes, ¿eh? Apagar las luces del comedor, encender unas velitas, tapar los ojos de tu novia, decirle tengo algo que preguntarte y que cuando los vuelva a abrir tenga delante el trasero de la señorita Beznec con el mensaje: “¿Quieres casarte conmigo?”. Si alguien lo hace, os juro que hago otro post solo para contarlo.

Hasta aquí mis advertencias, ahora es el momento de que conozcáis los requisitos que pone Tina, que para algo es el soporte del tatuaje:

1. El 20% de las ganancias las donará a obras de caridad (que también lo quiero ver, como el tipo que pague los 7.000 y pico euros) y el resto se lo quedará ella. “Lo merezco, fui despedida dos veces el año pasado”, cuenta.

2. El tatuaje medirá 9 centímetros de alto por 9 centímetros de ancho (más o menos lo que véis en la imagen de la derecha, a modo de ejemplo).

3. Solo puedes elegir una nalga, no vale ser maldito y decir que lo quieres justo en la mitad, para pillar de un lado y de otro.

¿Ventajas? Bueno, según como lo veáis, si pagáis ese dineral y el 4 de febrero, día en el que se hará el tatuaje, estáis por la zona, podéis ir a ver cómo se lo hacen. Además, tendrás para siempre el recuerdo de ese dinero bien invertido, porque ella se compromete a darte la foto del tatuaje en un marco.

Un negocio redondo, vamos… y no quiero dobles sentidos con esto.

PD: Leo en la prensa neozelandesa que su oferta roza el límite de lo legal porque la web en la que Tina se anuncia vigila mucho el intercambio de cosas corporales. En 2006 prohibió a un hombre que vendiera su pierna amputada (afortunadamente… ¡cómo están las cabezas!).

Un bar de Nueva Zelanda al que no quieres ir: sirven semen de caballo

BecConsejo: “Vigila lo que bebes (y cuánto)”

Antes de empezar a leer, os ruego que no lo hagáis si estáis desayunando, almorzando, comiendo, cenando, merendando, mascando chicle… pensadlo dos veces antes de seguir. Quizás esta tarde os encontréis con más ánimo, o cuando el sábado estéis de botellón en casa de vuestro amigo Borja.

Lo que hoy os traigo es una guarrada, pero creo que debéis saberlo: hay un bar en Nueva Zelanda que sirve a su clientela chupitos de semen de caballo. Por el módico precio de 13 euros (¿MÓDICO? ¿ESTAMOS LOCOS?), cualquier neozelandés puede disfrutar (es un decir) de 30 ml de esta bebida, que está gozando de gran fama dentro del Pub The Green Man, En Wellington (Nueva Zelanda).

Como yo no lo voy a probar y confío en que ninguno de vosotros lo haga, os cuento que según dicen tiene sabor a manzana y que se sirve frío (como la venganza, el licor de hierbas y las duchas posteriores a una mala noche).

Más datos, todos recogidos de varios medios británicos, que contactaron con los propietarios del local. Las mujeres suelen ser más lanzadas a la hora de pedirlo, pero los hombres caen uno tras otro en cuanto pica el primero del grupo.

Esto no significa que todas las mujeres se vuelvan locas por beberlo; de hecho, una de las que acudieron al bar estaba reacia y preguntó (no se sabe si en broma, en serio, o enbria) si después de tomarlo tendría hijos con la cara alargada. “Sí”, le habría respondido yo; “y con un poco de suerte ganarán el Grand National“.

Los dueños dicen que lo más duro es superar la barrera psicológica, pero que después descubres que el chupito de semen de caballo tiene un sabor entre flan pegajoso y batido de manzana. Para ellos entonces. A mí, que no me esperen. Cada vez que me pidiera uno una imagen vendría a mi cabeza

PD: Los de la primera foto parece que sí lo tomaron. Es obvio que iban borrachos, solo hay que ver cómo iban vestidos, jejejeje.

(Las fotos son de la web del pub)

Lo más raro de la semana (6-12 de junio)

BecConsejo: “Resume lo mejor que puedas”

Esta semana me he dejado muchas cosas por contar, así que mejor voy directamente al lío en vez de enrollarme como hago de costumbre.

¿Qué es lo más raro de la semana? ¿Que nos hemos dejado por contar?

1. Un policía incapaz de dirigir el tráfico

A mí me hace gracia ver cómo Ramiro dirige el tráfico, pero supongo que a los conductores que tienen que atender sus instrucciones no les gustará tanto.

Lectores (habituales y ocasionales), les presento a Ramiro, el policía más famoso de Filipinas. Tiene 54 años y trabaja en Pásay, Filipinas.

Quizás le hayáis visto en la tele pero si no… amigos, merece la pena que gastéis unos minutos de vuestro tiempo en observar cómo ¿dirige? el tráfico entre bailoteos.

Digo en el titular que es incapaz de dirigirlo porque creo que resulta imposible dar instrucciones con algo de criterio mientras tratas de no perder los pasos de baile, pero también es cierto que, como no se ven accidentes a su alrededor, podemos decir que cumple su trabajo a la perfección.

Diría mi padre (que me dio el chivatazo) que al menos no entorpece el tráfico. Diría también que ya podríamos ganar nosotros el dinero así de fácil.

Lleva seis años como policía de tráfico y practica los movimientos en casa, según publica Sky News. Y todo porque se marca como objetivo llevar felicidad a los conductores y peatones. Ojalá y lo esté consiguiendo.

2. Grabó su venganza en vídeo

dutx12 me pasó el otro día un vídeo en el que veíamos cómo multaban a un ciclista neoyorquino por no ir por el carril bici y éste demostraba a los agentes que no se puede ir por el carril bici en Nueva York.

Cualquier persona habría intentado hacer entrar en razón a los agentes pero Casey Neistat no es cualquiera. Es un cineasta tozudo que pensó que la mejor forma era grabarlo todo.

Así pues, ha subido un vídeo en el que se ve cómo intenta no salirse del carril bici… sin conseguirlo. Como lo bueno es el vídeo, aquí va:

3. El Titanic II se hunde en su viaje inaugural

Algunos nombres traen consigo el gafe. No, no me refiero a Ricardo Rocha o Doofenshmirtz, sino al del Titanic (siempre digo que es estúpida esta incertidumbre cuando ya os he dado la clave en el titular.

Os cuento: Mark Wilkinson compró un yate y lo llamó Titanic II, para hacer la broma. Lo que no esperaba es que cuando se disponía a realizar su primer viaje el barco éste se hundiera obligando a las autoridades portuarias a rescatar tanto a Mark como a su capricho.

Dice el pobre (porque al final un poco de lástima sí que te da) que ya empieza a estar harto de las bromas de la gente. Yo le diría que no hubiera tentado a la suerte, que es como si acampas en una lancha llamada “el barco de Chanquete” (o La Dorada) y te desaloja la Policía. Las risas iban a llegar hasta Condesa de Venadito 1.

4. ‘Shrek’ ha muerto

La oveja más famosa de Nueva Zelanda ha muerto, tal y como me informaba recientemente Pedro, expatriado por aquellas tierras.

No sé si conocéis su historia, pero si no, como os la voy a contar, ya tenéis excusa para visitar el Museo Nacional de Wellington (Te Papa) que será a donde la lleven.

Bueno, mejor que os la cuente el propio Pedro, que es un pedazo de crack:

“Era una oveja como otra cualquiera hasta que un día vio que venía un esquilador y aquello no le dio muy buena espina, así que decidió que, por si las moscas, se daba el piro y se escondió por unas cuevas. Tan bien lo hizo que no la encontraron, y pasó el tiempo, pasó el tiempo, hasta que, por fin, en el 2004 encontraron a la oveja.

Habían pasado nada menos que seis años desde que la oveja hizo mutis por el foro, y, efectivamente, ningún esquilador la había encontrado, ¡¡porque llevaba ella sola 27 kilos de lana acumulada de esos seis años!! Tal fue el acontecimiento que hasta la esquilaron en directo por la TV”.

PD: Con tanto lío, no he podido ni hablaros de la broma del champú que me pasó la argentina más guapa del mundo (Gaby).

Una sorpresa algo ‘picantona’ dentro de Google Maps

BecConsejo: “Busca, que algo encontrarás”

Vamos a darle una vuelta de tuerca al post de hoy. En Google Maps, un usuario encontró una foto de 2009 en la que se podía ver una forma fálica en Waikato, Nueva Zelanda. Ahora os voy a contar dos versiones de la historia: una es real (y aburrida) y la otra es conspiranoica (falsa y mucho más divertida). Quedaos con la que más os guste.

  • VERSIÓN REAL

A través de Google Maps se descubren muchas cosas, algunas interesantes y la mayor parte de ellas becarias (chorradas sin fundamento que nos valen para entretenernos un rato) pero no por ello hay que despreciarlas. La última que ha llegado a manos de un servidor proviene del Fairfield College, en Hamilton (Nueva Zelanda) y es una imagen tomada por satélite en la que podemos ver varias formas fálicas gigantes (dicen que hay seis, pero las que mejor se aprecian son dos de ellas).

La prensa neozelandesa bromea sobre la situación: una coña hecha probablemente por escolares que solo habría sido conocida por los autores de la fechoría la está viendo medio mundo, gracias a la tecnología de Google Maps.

Bueno, gracias a Google y a David McQuoid, quien buscaba una vivienda en la zona cuando se encontró con el… bueno, ya lo habéis visto, es un pene gigante. Al principio creyó que era una obra de arte… eso fue porque no preguntó al director de la escuela, a quien no le hizo ni pizca de gracia y anda en busca de los culpables.

Al parecer, los hechos sucedieron durante un fin de semana y la imagen ya es la de un césped normal, porque el conserje lo arreglo. Sin embargo, con las imágenes satelitales no hay derecho al olvido. Game Over.

  • VERSIÓN MISTERIOSA

[Voz de interesante] Si sois de los que os vais por la pata abajo cuando os hablan de los círculos alienígenas en los campos del Reino Unido… es porque aún no habéis visto esto.

Viajamos a Nueva Zelanda, a una zona llamada Waikato. Waikato debe su nombre al río del mismo nombre y es una palabra maorí que, tradicionalmente, se ha traducido como agua que fluye (esto no aporta nada, pero Iker Jiménez siempre lo cuenta).

Allí, en medio de una zona residencial, observamos una extraña forma fálica… es una especie de llamada a la fecundación, un grito, probablemente extraterrestre, a través del cual los visitantes buscaban atraer, quizás, a los habitantes de la Tierra, para procrear con ellos o, quién sabe, simplemente para interactuar, conocer sus costumbres, esas costumbres del misterioso pueblo maorí que, probablemente, tuvo contacto con estos extraños seres que conocían a la perfección el cuerpo humano.

PD: ¿Qué versión os gusta más, la real o la inventada?

PD2: ¿Conocéis más imágenes curiosas encontradas en Google Maps?

PD3: Sí, a veces se me va la cabeza escribiendo el post y hoy ha sido uno de esos días.

Un piso de estudiantes que da asco

BecConsejo: “Cuando no te guste un libro, ciérralo, cuando no te guste una web, no vuelvas”

En mis años de estudiante he conocido a compañeros que vivían en pisos compartidos de lo más variopinto: personas con la casa ordenadita (los menos, para qué engañarnos), seres humanos que convivían con cierto orden y una relativa suciedad (la mayoría de casos) y animales en cochiqueras que ellos se empeñaban en llamar “casa”.

Sin embargo, pese a que he visto pisos sucios y desordenados (con platos por fregar desde hace más de una semana y suelos en los que te quedas pegado), no había visto ninguno como el de estos muchachos neozelandeses, que tienen el dudoso honor de tener la casa más sucia de Nueva Zelanda.

Si en el país oceánico existiesen programas como Gente o Callejeros, es posible que encontraran casas aún más sucias, pero de momento lo único que tenemos es esto, el piso donde viven seis estudiantes (Jarred Turnbull, Tahi Poasa, Hamish Catherwood, James Lentjes, Geert Lepoutre and Adam Lill) desde hace ocho meses.

Los muchachos participaron en un concurso de la radio donde buscaban el piso más cochambroso del país… ¡y se llevaron el 52% de los votos! No es para menos… tienen papelera por tenerla, porque el suelo es un gran cubo de basura, y lo peor de todo es que están orgullosos de ello.

Tanto es así que dicen que no lo ven mal, que lavan los platos pero que lo otro (la higiene, vamos)… como que no les va. Además, tienen el cuajo de decir que si pudiesen encontrar “algunas chicas para que lo limpien sería ideal”.

En la casa hay un séptimo habitante (una rata), un agujero en el techo y usan el horno como calefacción. Por cierto, por si pensáis que todo esto es sólo una foto que enviaron al concurso y que luego la cosa no es para tanto, creo que debéis saber que los del programa de radio montaron una barbacoa en casa para cerciorarse de que aquello era así, y la visita acabó con la Policía dispersando a 30 personas que estaban en el domicilio (vamos, que si es un papel, se lo han currado de lo lindo).

Minucias, si tenemos en cuenta que los bomberos estuvieron posteriormente en la casa porque a los muchachos, que son todo corazón, les dio por quemar muebles… (vamos, los huéspedes perfectos, el casero seguro que está encantado con ellos).

PD: Esta gente luego no se echa novia en la vida y van de víctimas. ¿Qué esperan, casarse con la rata?

PD2: Sabéis que la fama a veces acarrea problemas… ahora les amenazan con el desahucio si no limpian la casa (zas).

Hoy hace un año…

El incendio que nadie recuerda

Los nuevos perros más feos del mundo

– Envía el post:

Bookmark                            and Share

El loro más raro del mundo está en peligro de extinción

La radio en España tiene cosas muy interesantes (no todo es Carrusel, que a mí me encanta… pero hay vida más allá), pero le falta publicidad. Una de esas cosas es América Valenzuela, que se encarga de Ciencia al cubo en RNE. El otro día, América hablaba de un extraño loro, el kakapo, que está en peligro de extinción.

El kakapo es un loro que no parece un loro, la verdad. No puede volar, es un ave nocturna, está gordo y se está extinguiendo. Al pobre animal se le acumulan los problemas.

Vayamos por partes.

¿Por qué no puede volar?

No siempre fue así. Cuando llegaron a Nueva Zelanda, el kakapo era más pequeño y volaba, como cualquier otro loro. A medida que sus depredadores se fueron extinguiendo, el kakapo no tuvo la necesidad de seguir volando, así que lo dejó de hacer y simplemente… lo olvidó.

Ahora se dedica a escalar los árboles y a caminar por el suelo usando su bigote (sí, tiene bigote… y un gran sentido del olfato). Usa sus alas como paracaídas cuando salta desde algún árbol y se ha acostumbrado a dormir de día y vivir de noche.

¿Por qué está gordo?

Mide unos 60 centímetros y puede llegar a pesar cuatro kilos. Si eso no es gordo, que venga Dios y lo vea. Lo cierto es que una vez que dejó de volar no necesitaba seguir a dieta, aunque no creáis… escalar árboles también requiere su esfuerzo.

Sea como fuere, lo cierto es que se ha dejado llevar por la buena vida y, como es capaz de acumular grandes cantidades de grasa, se ha vuelto un loro pesado, en el sentido literal de la palabra.

¿Por qué se está extinguiendo?

La colonización humana ha sido clave en este aspecto. Extinguidos sus depredadores, el loro dejó de volar y se convirtió en presa fácil para los roedores introducidos por los humanos.

Su táctica de camuflarse con la vegetación es útil para esquivar los ataques aéreos, pero ineficaz con animales a ras de suelo.

¿Cuál es su situación ahora?

El gobierno neozelandés se ha empeñado en recuperar al kakapo, del que sólo quedan 124 ejemplares.

Se encuentran en dos islas limpias de depredadores: Codfish y Anchor (las que aparecen en el mapa de arriba). El gran problema es que sólo ponen ocho huevos cada Mundial o Eurocopa, (cada dos o cuatro años, vamos).

Para colmo las hembras no llegan a ser fértiles hasta las 11 años y no todos los huevos tienen dentro polluelito. La solución, de momento, puede ser la inseminación artificial.

PD: Antes cazaban muchos kakapos y se repartían por los museos de todo el mundo. Es posible que hayáis visto alguno.

(FOTOS: Departament of conservation)

Bookmark and Share