Entradas etiquetadas como ‘tina beznec’

Un tatuaje en el trasero para salir de la crisis

Hablemos de negocios. Pongamos que tienes unos ahorrillos y quieres invertir en publicidad para tu web, tu negocio o, simplemente, en publicidad para ti o una frase tuya. ¿En qué los invertirías? No, no me respondas todavía, aún es pronto. Antes quiero que escuches una oferta que no podrás rechazar.

Tina Beznec es neozelandesa, tiene 23 años, le gustan los tatuajes y está (quién no) en crisis. No en crisis de identidad (no que sepamos, vaya), sino en crisis económica. Anda mal de dinero y pensó… ¿por qué no ofrezco en Internet mi trasero para que la gente se anuncie? Sí, muchachos, Tina se va a convertir en una marquesina andante con un detalle a destacar: lo que ofrece nuestra amiga, esa mujer de Lower Hutt que véis en la imagen, es su culosus nalgassus glúteos… su donde la espalda pierde el casto nombre para que quien quiera, previo pago, ponga su lema ahí. “Your tattoo on my Bum“, se llama la historia (me abstengo de traducirlo, pero os sugiero que lo pongáis en Google Translate y pulséis en los altavocillos para escucharlo, que tiene su gracia).

De momento la cosa va bien para Tina, pero si queréis anunciaros aún tenéis tiempo, tranquilos. Su oferta, que a estas horas supera los 7.660 euros (luego tengo que ver yo al tipo que los ha apostado por Internet pagándolos, pero eso es otro tema), vence el viernes 20… aunque ya ha dado la vuelta al mundo.

Ahora bien, llegado este punto, quiero que reflexionéis sobre varias cosas por si os decidís a pagar más de esos 7.660 euros:

1. El anuncio lo estáis poniendo en el culo del mundo (lo digo porque es Nueva Zelanda, no me malinterpretéis).

2. No conozco mucho los hábitos de Tina, pero tened en cuenta que su trasero probablemente no tenga una gran afluencia de público (por lo menos entre semana).

3. Si estáis faltos de ideas, ella sugiere que pongáis un diseño que queráis compartir con el resto del mundo, un anuncio de vuestro negocio o… ¡¡¡UNA PROPUESTA DE MATRIMONIO!!! Eso sí sería de valientes, ¿eh? Apagar las luces del comedor, encender unas velitas, tapar los ojos de tu novia, decirle tengo algo que preguntarte y que cuando los vuelva a abrir tenga delante el trasero de la señorita Beznec con el mensaje: “¿Quieres casarte conmigo?”. Si alguien lo hace, os juro que hago otro post solo para contarlo.

Hasta aquí mis advertencias, ahora es el momento de que conozcáis los requisitos que pone Tina, que para algo es el soporte del tatuaje:

1. El 20% de las ganancias las donará a obras de caridad (que también lo quiero ver, como el tipo que pague los 7.000 y pico euros) y el resto se lo quedará ella. “Lo merezco, fui despedida dos veces el año pasado”, cuenta.

2. El tatuaje medirá 9 centímetros de alto por 9 centímetros de ancho (más o menos lo que véis en la imagen de la derecha, a modo de ejemplo).

3. Solo puedes elegir una nalga, no vale ser maldito y decir que lo quieres justo en la mitad, para pillar de un lado y de otro.

¿Ventajas? Bueno, según como lo veáis, si pagáis ese dineral y el 4 de febrero, día en el que se hará el tatuaje, estáis por la zona, podéis ir a ver cómo se lo hacen. Además, tendrás para siempre el recuerdo de ese dinero bien invertido, porque ella se compromete a darte la foto del tatuaje en un marco.

Un negocio redondo, vamos… y no quiero dobles sentidos con esto.

PD: Leo en la prensa neozelandesa que su oferta roza el límite de lo legal porque la web en la que Tina se anuncia vigila mucho el intercambio de cosas corporales. En 2006 prohibió a un hombre que vendiera su pierna amputada (afortunadamente… ¡cómo están las cabezas!).