BLOGS

Un deportista es aquel que sabe que el triunfo del otro es también una recompensa: la de haber encontrado alguien mejor

(A)mar a Villa

Me acuso, padre, de haberr comenzado el campeonato con muchas dudas sobre el rendimiento de la selección española. Quedaba en mi retina la exhibición del Zenith de San Petersburgo en la final de la Copa de la UEFA: y también se habían acumulado los titubeos, la salida del balón a ritmo lento, sobándolo en demasía. Y ciertos desajustes de forma en jugadores clave, sobre todo en defensa: Ramos anda demasiado sobrado y comete errores, Puyol no parecía el mismo y Marchena había cantado flamenquito bueno ante Perú.

No di ni una: creo que voy a seguir pronosticando a la contra, a ver si las cosas siguen como hoy.

Pero antes hay que celebrar este partido como se merece. Estamos ante un equipo ordenado: Xavi manda y los demás reciben las órdenes, conscientes de que el mariscal se equivoca muy pocas veces. Torres rompe en velocidad por las dos bandas como si estuviera en Liverpool: quizá influya el hecho de que no cambia el color de la camiseta. El primer gol de España explica cómo es un jugador grande de verdad.

O dos. Le hice notar a mi vecino que para meter ese gol hay que llegar, hay que dominar el arte de acompañar, tan difícil. Iniesta, que anda con lo justo (luego lo suplió con solvencia Santi Cazorla), recibió un balón con tres metros de ventaja, y fue el segundo gol: con esos andares de mariposa desquició a la columna vertebral del equipo ruso y puso un balón de oro a la espalda de la defensa. ¿Y quién estaba allí? Villa otra vez: definiendo sin pensar, porque en el área, como en los toros, cada duda es una cornada.

Lo que pudo trabajar ayer un jugador tan enteco como Silva es para enmarcarlo: los rusos dejaron de tocar las narices por su banda derecha en vista de que el canario siempre estaba allí, apoyando a Joan Capdevila. Que además la pareja tuviera arrestos para subir dice mucho en su favor. Y que retirara al de Arguineguin cuando estaba fundido dice mucho en favor de Luis. Y dice mucho en favor de Luis que oxigenara a sus chicos con tanto acierto en tiempo y gente: lo que pasa es que Alonso trabaja en la zona infrarroja y Fábregas en el ultravioleta, que es más lucido.

Pero si tengo que destcar a alguien elijo dos nombres: Puyol, mi Puyol, rapidísimo, valiente y bien colocado: el espléndido ariete rudo soñará con él. Y Marcos Sena: la clave de bóveda, el cimiento que permite que el edificio no se desmorone, el escudero fiel de los arquitectos y el guardián de la sufrida infantería. Genial. A ver si hay suerte, no hacemos experimentos y sigue consolidándose como el hombre necesario, el metal que permite que las joyas brillen.

¿Villa? ¿Quién es Villa? Un chiquilicuatre. Hizo el brikindans en el primer gol llegando desde atrás, el crusaíto en el segundo, tirando una diagonal de espaldas a su marcador, el maikelyacson en el tercero, echándose para atrás y dejando que su par siguiera andando hasta coger el transiberiano, el hombre, le mandó un petardo en el primer tiempo, por la derecha y dejando a su par mirando las montañas que no fue gol de milagro: ése debió ser el robocó.

Lo dicho: hay que amar a Villa. ¡Qué maravilla! Me acuso, padre, de pertenecer a la nutrida secta de los villanos.

3 comentarios

  1. Sí, justo como en el mundial. La misma euforia inicial, el mismo resultado, y a casa como siempre a la siguiente, como sucederá esta vez. Y mientras tanto otros deportes en los que sí se destaca, en tercera fila. ¡Claro, que se puede esperar del país de la “Fiesta”!¡HAZ EL AMOR Y NO LA FIESTA!(- http://www.hazelamorynolafiesta.com -)

    11 Junio 2008 | 3:26

  2. Dice ser Histerias

    Comparto todo el artículo, yo también soy villano, yo también veo a una España con poco profundidad en bandas, con demasiado toque similar en el centro del campo. Pero lo que vi -por vez primera en mucho tiempo- es que la selección sabia a lo que jugaba. Lo tenían muy claro, toque lento, cansino, que corran ellos que ya veremos el hueco creado por Torres o Villa -muy bien los dos en ataque-. Y se entiende que en este esquema no cabe Raúl -si Guti- pero es que la media española es muy técnica, ahora bien, no entiendo que no esté Diego Capel, del Sevilla, aunque sea en el banquillo, porque el problema de España será cuando corra contra el marcador, cuando no marque primero, porque una buena selección bien encerrada atrás, saliendo a la contra, nos puede devolver el bofetón que les dimos a los rusos. Ojalá me equivoque, pero seguiré profetizando dificultades, a ver si así…

    12 Junio 2008 | 17:06

  3. Dice ser Hey

    Villa es un CRACK!!!!!Un portal.

    12 Junio 2008 | 23:57

Los comentarios están cerrados.