BLOGS

Un deportista es aquel que sabe que el triunfo del otro es también una recompensa: la de haber encontrado alguien mejor

Nervio y músculo

Hace ya muchos años que Holanda exporta talento a raudales hacia Ligas con mucho presupuesto y poco sentido común. De eso sobra en los Países Bajos: cuidan la cantera y mantienen un criterio de formación, desde la época de Cruyff, Neeskens, los Van der Kerkhoff, Rensenbrink o Haan. De entonces acá ha pasado mucha agua debajo de los puentes, y decenas de jugadores holandeses han hecho grandes a sus equipos: los de Boer, Koeman, Gullit, Seedorf, Van Basten… La lista sería interminable.

Como la historia. Las factorías de Amsterdam, Eindhoven o Rotterdam siguen produciendo jugadores que combinan una fenomenal técnica individual con una mezcla de músculo y nervio que a estas alturas de la temporada se nota mucho. Cuando se da ese puntito más (finales de la década de los 80, por ejemplo) nos encontramos ante un equipo irresistible.

Ayer, al menos, fue irresistible el equipo holandés, con Sneijder al timón, apareciendo en todos los lugares. Pero nunca estuvo solo, al contrario: De Jong puso la seguridad, Van der Vaart la brega inteligente, Kuyt la pimienta y Van Nistelrooy el sitio, el oficio y el peligro. Atrás, por cierto, estaba Van der Sar: explicando que algo tiene que decir a la hora de elegir al mejor portero de esta Eurocopa.

Ganar por tres a cero a Italia no es fácil, con dos goles de dos jugadores madridistas y otro de un ex del Barcelona (¿habrá que mandarle a Txiqui un telegrama?). Se puede argüir que el primero se produjo en fuera de juego, pero antes el incompetente árbitro sueco se tragó una pena máxima de Buffon a Van Nistelrooy. Sin problemas: luego se tragó otro, menos visible, y no expulsó a Gatusso, siguiendo una costumbre universal que no tiene explicación.

De Italia, los nombres ausentes: se echó mucho de menos a Totti y a Cannavaro. Es, en cualquier caso, una selección que pasó el corte de milagro en el Mundial que luego ganó, y no ha progresado nada. Tampoc lo ha hecho Francia, maniatada por los rumanos: sería grande que la final del 2006 se repitiera en el partido de despedida de esta fase de clasificación. Cosas más grandes se han visto.

Quiero recordar que músculo y nervio forman parte del arsenal del equipo ruso. Yo creo que la nuestra es una selección mejor que la italiana, pero tiene problemas. No es el menor de ellos la imposibilidad de encajar alguno de los talentos más rutilantes del fútbol mundial en el esquema del señor Aragonés. Tampoc es manco el problema de encontrar un segundo Albelda: no lo hay. Y para colmo de desgracias Puyol, el infinito Puyol alque tanto debe el fútbol español, no es el mismo. Con Carles y David no tendría problemas para apostar por un puesto en la final de Viena: el que no tuvimos en Alemania y era nuestro.

1 comentario

  1. Dice ser aTTila el Guapo

    ¡HAZ EL AMOR Y NO LA FIESTA!http://www.hazelamorynolafiesta.comQUE VUELVA EL CIRCO ROMANO Y SE MATEN LOS HUMANOS EN PELEAS DE GLADIADORES Y QUE PROHIBAN LOS ZOOLÓGICOS Y EN LOS CULOS NAZCAN FLORESlo dijo Mojadita Antitaurina · 10 Junio 2008 | 01:17 AM

    10 Junio 2008 | 2:11

Los comentarios están cerrados.