El Saiga, el antílope con mascarilla incorporada se recupera en la Gran estepa

Los enormes ojos y los cuernos translúcidos no son los atributos más destacables del saiga. Lo primero que llama la atención de este antílope críticamente amenazado es su nariz prolongada y abultada que parece un error de la evolución. De hecho, los científicos tardaron en averiguar su utilidad y hoy en día todavía no están claras todas sus funciones.

Un saiga macho con algo de su pelaje de invierno. Kazajistán. (FZS/ Daniel Rosengren)

Mascarilla integrada

Lo que sí está comprobado es que esa cuasi-trompa funciona como un avanzado filtro de partículas que permite al saiga permanecer unido a la manada incluso durante la estación seca, cuando el polvo que se levanta durante su migración de más de mil kilómetros sería insoportable sin esa “mascarilla”. Además este gran hocico dispone de una cámara de aire que hace las funciones de calefacción para el invierno y ventilación durante el verano, una climatización fundamental para sobrevivir en la estepa euroasiática, donde el clima es de los más extremos del planeta con temperaturas que van de los -40º en invierno a los 40º en verano.

Saiga en Kazajitán. (Navinder Singh)

Pero ahí no quedan las utilidades de su enorme nariz, tal vez la más cómica sea su capacidad de producir extraños ruidos durante la danza de cortejo: los machos sacuden la cabeza de un lado al otro creando un sonido parecido al de los mofletes del San Bernardo cuando se sacuden las babas.

Las hembras de Saiga suelen dar a luz a dos crías que se independizan en pocos meses. (FZS / Daniel Rosengren)

Montaña rusa de extinción

Desde el siglo XX el saiga ha sufrido diversos eventos catastróficos que han reducido su número hasta rozar la extinción en varias ocasiones. A principios del siglo XX la caza indiscriminada recortó la población de varios millones a sólo mil animales. Durante la era soviética recibieron protección y se recuperaron hasta llegar a cerca de los dos millones de animales, pero una vez más se eliminaron las restricciones de caza en los 50 y se volvió a perder un tercio de la población en la siguiente década. A principios de los 90 con la escisión de la Unión Soviética, las fronteras se abrieron y comenzó una nueva y oscura amenaza, la demanda de la medicina tradicional china. Ésta otorga propiedades terapéuticas a los cuernos de saiga, aunque sin ninguna validez científica.

Ejemplos de productos de cuerno de antílope saiga incautados por el gobierno de Hong Kong. (Wikipedia commons)

Esta nueva amenaza generó un desequilibrio en las poblaciones que perdieron la mayoría de los machos adultos (los animales que poseen cornamenta) llegando a rozar el colapso reproductivo. En 2003 sólo quedaban 21.000 ejemplares en Kazajistán y el saiga se convirtió en uno de los antílopes más amenazados del planeta. Desde entonces ha habido una combinación de esfuerzos de conservación exitosos y caídas catastróficas debido al furtivismo y diversas epidemias. La última gran caída ocurrió en 2015 cuando una enfermedad bacteriana vinculada al cambio climático acabó con 200,000 ejemplares en una sola semana.

Recuperación vertiginosa

En la actualidad el 97% de los saigas viven en Kazajistán y su población se ha triplicado desde que empezó la pandemia gracias a la reducción del furtivismo y a las acciones de conservación. Los nuevos datos de su crecimiento poblacional hacen pronosticar una recuperación de la especie. Sin embargo, hoy la Asociación para la Conservación de la Biodiversidad de Kazajistán (ACBK), Fauna & Flora Internacional (FFI) y la Sociedad Zoológica de Frankfurt no bajan la guardia y continúan trabajo duro para devolver al saiga a su estado original como principal ungulado del Serengueti euroasiático, porque con el saiga nunca se sabe cuando pueden venir curvas.

Un ternero de saiga recién nacido durante el pesado, Kazajistán. (FZS / Daniel Rosengren)

Suelta de un ternero de Saiga después de tomar medidas y marcarlo. Cerca del Santuario Natural Andasaiskiy (Zakaznik), Kazajistán. (Daniel Rosengren)

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.