BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Conozcan a Sandra, “persona no humana”

En Argentina, un fallo reconoció como “persona no humana” a una orangutana y ahora consideran que debe ser liberada del Zoológico de Buenos Aires, donde está “privada ilegalmente de su libertad”. Por qué despertó la polémica y cuál es el destino de Sandra. Todas las respuestas en GSNotAfterShave.

 

Sandra, la orangutana. Facebook AFADA.

Sandra, la orangutana. Facebook AFADA.

 

¿Qué dice el fallo?

La Cámara de Casación Penal falló a favor del “habeas corpus”, de Sandra. Esto significa que la orangutana de Sumatra no es más una cosa, sino que es un sujeto de derechos, una “persona no humana”.

El Habeas Corpus es una institución jurídica que nació en el reinado de Eduardo I de Inglaterra (SXIV), cuando se empezó a exigir a la monarquía que informara por qué se restringía la libertad de un súbdito. En esta ocasión, el recurso fue usado para darle personería jurídica al animal.

Ahora, se está tramitando una orden de liberación y traslado para que Sandra pueda ser trasladada a un santuario donde esté en un régimen de semi-libertad.

 

¿Qué sostienen los que defienden el fallo?

“Sandra nació siendo una esclava”, sostiene Pablo Buompadre, representante de la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (Afada), promotora del recurso de Habeas Corpus otorgado a Sandra. “Entendemos que lo que ella vive es una privación ilegítima de la libertad, porque consideramos que los grandes primates no deberían estar en esta situación de confinamiento que les impide su desarrollo”, agrega.

En una posición más moderada, Andrés Gil Domínguez, uno de los abogados constitucionalistas que trabajó en el caso se apuró en declarar que “esto sólo se aplica al caso de Sandra y de los grandes primates, que tienen el 96% de identidad genética con los seres humanos”.

 

¿Por qué despertó la polémica?

El beneficio de ser trasladada a un santuario en el que pueda vivir en un régimen de semilibertad o “libertad controlada” no corre para cualquier animal, sino para la orangutana que por ser un gran primate comparte gran parte de nuestra información genética.

Entonces surge la pregunta ¿hay distintas categorías de animales o tienen todos los mismos derechos? Si se considera que Sandra es un animal “con sentimientos y capacidad de tomar decisiones” ¿los animales que no demuestren estas capacidades tienen menos derechos?

La pregunta surge en un año complicado para los zoológicos en Argentina, como se detalla en un punto más adelante, y reavivó el debate sobre qué derecho tenemos los humanos de mantener a otras especies en cautiverio y cuáles son las condiciones mínimas que estos establecimientos deben respetar.

 

¿Por qué no puede ser puesta en libertad?

Sandra nació y creció en cautiverio. Vivió de esta forma durante 29 años. Actualmente no sabe cómo buscar sus alimentos, defenderse de otros animales o resguardarse de las tempestades climáticas.

Pía pacheco, representante de “Proyecto Gran Simio”, dijo al canal Todo Noticias: “Los que trabajamos con animales ya los consideramos de esta manera, como sujetos y no como objetos. Sólo en lo judicial es una novedad”.

Y aclaró: “Sandra es un animal que nació y vivió en cautiverio, entonces la mejor alternativa para ella es seguir en cautiverio, pero en un lugar donde esté más protegida”.  Los santuarios que la ONG Proyecto Gran Simio tiene en Brasil son algunas de las opciones que se barajan para elegir el destino de Sandra, en cumplimiento con el fallo.

 

¿Hay antecedentes?

No es la primera vez que la justicia falla a favor de un primate. En 2005, en Salvador de Bahía (Brasil), un fiscal presentó un habeas corpus y logró que un juez ordenara la libertad de un chimpancé que estuvo cautivo diez años pero que murió antes de ser liberado.

 

¿Hay otros casos?

El problema de los zoológicos en Argentina tiene un prontuario bastante largo. Hace algunos meses murió una jirafa por el estrés que sufrió en un traslado y hace sólo días se denunció malos tratos a un león del Zoológico de La Rioja, al que le sacaron una foto con un vibrador a modo de “chiste”.

También es conocido el caso del Oso Arturo, del Zoológico de Mendoza. Arturo es un oso polar que vive en una provincia donde en verano las temperaturas superan los 35 grados. Cuando hace tanto calor lo trasladan a un cuarto con aire acondicionado, que mide apenas unos cuantos metros cuadrados.

A mediados de año, la cantante norteamericana Cher pidió por la salud del animal a Cristina Kirchner, pero el zoo de Mendoza confirmó que no planea trasladar al oso polar a Canadá – como proponían sus defensores – por su longevidad.

Además, en otros zoológicos de Argentina hay otros 14 primates en la misma situación que “Sandra”, según AFADA. Distinto del Oso Arturo u otros animales, éstos sí podrían apelar a su liberación o traslado, ya que el caso de Sandra sentó jurisprudencia.

 

El debate está abierto. Usted, como persona humana, ¿qué opina?

 

1 comentario

  1. Dice ser Huechu

    Todos los seres vivos,por el hecho de poseer VIDA,no son objetos, y son merecedores de respeto, tanto en sus derechos de desarrollarse plenamente según lo adquirido por su evolución natural,como en evitar ser objeto de sufrimientos, y no deberían estar en cautiverio para ser mostrados a la “especie Superior”.
    Igualmente, estamos lejos de esto ya que nos falta mucho como humanidad,pues ni siquiera respetamos los derechos de nuestra propia especie.

    04 enero 2015 | 02:09

Los comentarios están cerrados.