BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Mujeres, pasaporte y convicción

Las 5 conferenciantes y parte del equipo de Goldman Sachs is not an after shave al acabar el debate

Pasaporte y convicción. Ese es el consejo de seis periodistas a quienes quieran lanzarse a la piscina con este oficio, el de periodista internacional.

Hoy escribimos este post con una alegría desbordante tras el debate ” Mujeres y periodismo. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres”, que celebramos ayer en el Auditorio del IDEC-UPF y que aún nos pone la piel de gallina.

Las periodistas invitadas, Celia Cernadas (Catalunya Ràdio), Cristina Mas (Diari Ara), Isabel Galí (TV3), Gemma Parellada (CNN, El País, Catalunya Ràdio), Silvia Heras (TV3) y Mónica Bernabé (El Mundo), cuentan con un vasto recorrido como enviadas especiales y corresponsales en diferentes continentes -Latinoamérica, Oriente Medio, África Subsahariana y Europa. Afirman que no son partidarias de abordar el tema del periodismo internacional bajo el prisma de género, pues creen en la neutralidad de este oficio y protestan con frases como “¿a que a ellos no les preguntan cómo es ser periodista en África?”, señalaba Gemma Parellada, corresponsal en el continente africano.

Hoy en día el periodismo de guerra no es ya un mundo de hombres. Rompamos con ese cliché, hay muchas mujeres en el terreno y en todos los países hay mujeres que luchan por sus derechos. La enviada especial Cristina Mas respondió así a la siguiente aclamación de un compañero: “- ¡Las mujeres están en primera línea de las revueltas árabes! – Bueno, es que ¿dónde quieres que estén?”. No obstante, Isabel Galí quiso aclarar que, aunque hay mujeres cubriendo este tipo de conflictos, “seamos realistas: las guerras las hacen los hombres”, sentenció.

Todas las participantes coincidieron en una cosa: el hecho de ser mujer es, a veces, una ventaja para acceder a determinadas fuentes y, a su vez, una mujer es más empática sobre algunos temas a menudo olvidados por los medios. Mònica Bernabé, que fue conectada por Skype desde Kabul, afirmaba: “Yo puedo entrar a Maternidad en Afganistán, pero mis compañeros no pueden”. Tanto ella como Mas apuestan por ponerse el burka en algunos países árabes para camuflarse en el ambiente y no llamar la atención: “Es empatía, pero también seguridad”, aseguró Mas.

De izq.a dcha. Isabel Galí, Sílvia Heras, Cristina Mas, Célia Cernadas i Gemma Parellada

De izq.a dcha. Isabel Galí, Sílvia Heras, Cristina Mas, Célia Cernadas y Gemma Parellada

Pero, por otro lado, no dejaron de denunciar la difícil situación que viven las mujeres en el mundo, especialmente en las zonas de conflicto, como Ciudad Juárez, donde “siguen muriendo más mujeres que antes, lo que pasa es que no sale en los medios”, explicó Heras; o en Afganistán, donde “el mayor problema de las mujeres es la violencia en el hogar”, indicó Bernabé. Mención aparte merecieron los casos de agresión sexual a las mujeres en Colombia y Congo, introducidos por Galí y Parellada, respectivamente.

Durante el debate analizamos esta figura de la mujer débil, hija del machismo, y Celia Cernadas nos contó cómo viajaba gratis, “por caballerosidad”, de Libia a Túnez. Cristina Mas, por su parte, se preguntaba por qué ella no podía entrevistar a un líder talibán solo por el hecho de ser mujer. También se abordó el tema de la seguridad y cómo, desgraciadamente, una mujer tiene que tener más cuidado. Mònica Bernabé nos contaba que procura ponerse manga larga en vez de manga corta o vestirse sin enseñar sus curvas para no “provocar” a los hombres sexualmente: “En la mayoría de sitios a los que voy sólo hay hombres”, explicaba.

En cuanto a la situación actual de los medios de comunicación, Cernadas censuró el poco espacio del que disponen los periodistas para explicar lo que sucede en el mundo y que “los medios tienden a los titulares fáciles”, al mismo tiempo que aquellos considerados de referencia como BBC, CNN o Fox News “es horroroso cómo cubren los conflictos, con periodistas ‘estrellitas’ y maltratando a los periodistas locales”. Otro problema planteado fue el de los clichés en la prensa porque “cuesta mucho vender todo lo que se sale del estereotipo morboso y extremo del África subsahariana”, indicó Parellada; o la situación que se encontró Mas en Túnez cuando “se me ocurrió preguntar por el aborto y resulta que se puede abortar, en el hospital y con fondos públicos”. En cuanto al enfoque, todas apuestan por un periodismo que se mimetiza con el ambiente, una visión  “más Al Jazeera y menos BBC”,  ya que el primero “informa desde abajo y desde dentro”, mientras que la BBC lo hace “desde arriba y desde fuera”, aseguró Heras.

Debate "Mujeres i Periodismo", conexión con Mònica Bernabé desde Kabul.

Debate “Mujeres y Periodismo”, conexión con Mònica Bernabé desde Kabul.

El debate terminó con una reivindicación clara, como es la neutralidad en este oficio del periodismo y la “necesidad de implicar a los hombres, contar con su mirada en los temas considerados femeninos”. Una reivindicación que lanzó Isabel Galí, lamentando, junto con las otras ponentes, que si no los cuenta una mujer, a veces esos temas no salen en la agenda; noticias “que hablen de Derechos Humanos, como el derecho a la vivienda”, añadió Silvia Heras, o temas como la seguridad alimentaria, introducido por Cristina Mas, quien señaló que “las mujeres queremos hablar de otras cosas, no sólo de mujeres”.

Desde Goldman Sachs is not an Aftershave damos las gracias a estas magníficas profesionales que nos hicieron vibrar con sus experiencias. También queremos agradecer la presencia y participación de los asistentes en nuestro primer debate, que nos ha dejado con ganas de más y la tentación de coger el pasaporte y subirnos a un avión.

 

MARIA GOBERN

@mariagobern

maria.gobern@gmail.com

 

CLÁUDIA MORÁN

@claudiamm2

 

Los comentarios están cerrados.