BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Mujica: El presidente de la austeridad

El presidente de Uruguay, José Mujica, es un ex guerrillero que estuvo casi 15 años en la cárcel, vive en una casa rural a las afueras de Montevideo, conduce un “escarabajo” de color azul de los años ochenta, ha despenalizado el aborto, legalizado las bodas homosexuales y, ahora, el país está a punto de legalizar el consumo y producción de marihuana. Una vida de novela, que el director serbio, Emir Kusturika, llevará a la gran pantalla.

Flores

Mujica junto a las flores que cultiva en su chacra

Mujica, que junto a su mujer la senadora  Lucía Topolansky, ha dedicado su vida al cultivo de flores y a la política, en marzo de 2010 asumió la presidencia de su país. Pero detrás de esa entrañable cara, se esconde una vida de lucha y sufrimiento.

En los años sesenta, Mujica fundó del grupo guerrillero Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros. En esos momentos, se inicia una vida digna de guión de película. Fue alcanzado por seis balas de la policía, encarcelado cuatro veces, huyó dos veces de la prisión de Punta Carretas como Michael Scofield en la famosa serie norteamericana de Prision Break (que escapó de una cárcel de Chicago y otra en Panamá). Sin embargo, con la llegada de la dictadura, en 1972, Mujica fue preso hasta 1985, cuando fue liberado con la reinstauración de la democracia.

Durante estos años de dictadura, el actual presidente, junto a otros ocho compañeros de grupo Tupamaros, fue utilizado “como rehén” y el régimen amenazaba en matarlos, si la banda guerrillera actuaba.  Sin duda, estos fueron los peores momentos para Mujica, que fue torturado, en estado de aislamiento y puesto en un zulo. En una entrevista a la BBC, el presidente dijo que esos años de soledad fueron en los que más aprendió, pese que estuvo siete años sin leer un libro. “Tuve que repensarlo todo y aprender a galopar hacia adentro por momentos, para no volverme loco”.

En 1985, Mujica fue liberado e inició su camino político que lo ha llevado hacia la presidencia. Pero pese a ser el Jefe de Estado de Uruguay, ha mantenido su vida austera, en su “chacra” (granja) a las afueras de Montevideo. Además, el 87% de su sueldo lo destina a la construcción de casas para los que no tienen hogar. A veces utiliza traje, pero nunca corbata, suele vestir jerséis de los más comunes y habla un lenguaje corriente, cercano, incluso, con malas palabras. Mujica es una excepción dentro de la norma, es diferente a cualquier mandatario que vive en el mundo. Su vida se centra en gestionar un país, pero sin perder sus valores y su filosofía: “Vivir mejor no es tener más, sino ser más feliz”.

Mújica perro

Para Mujica ser feliz no consiste en tener muchas cosas, sino más tiempo libre para emplearlo a aquello que nos gusta

Pese que vive con austeridad, él prefiere llamarle sobriedad porque “la austeridad se ha prostituido en Europa”, donde esta palabra se relaciona con medidas de recortes en sanidad, educación, pensiones, despidos, etc, y es impuesta por los hombres de traje y corbata, es decir, políticos y economistas. Sin embargo, en Uruguay la austeridad es la forma de vivir del presidente, pero no sus políticas que, entre otras cosas, pretenden que la Universidad llegue a las zonas rurales del país o reducir la pobreza en un 50%.

Por otro lado, Mujica dice que él no ha querido enriquecerse por dos motivos, uno por no dedicar su tiempo a ello, sino a cosas que le apetecen más y otro porqué las personas ricas que gana mucho es porque “viven a costillas del trabajo de otros”, señaló en una entrevista en TVE donde explicó buena parte de su filosofía. Precisamente, esta imagen se contrapone a la crisis de valores que se vive en la política española, donde los escándalos de corrupción han dejado una sensación entre la población de que los políticos han vivido a costa del ciudadano.

Uno de los anuncios más sonados del presidente, fue en el invierno de 2012 cuando propuso abrir las puertas del palacio presidencial de Suárez y Reyes a los indigentes, pero finalmente se consiguió recolocarlos en otros espacios. El Palacio presidencial, actualmente, sólo sólo se usa para las visitas de Jefes de Estado extranjeros o reuniones ministeriales.

legalizar marihuana uruguay

Uruguay propone legalizar el consumo y la producción de marihuana

Mujica, quien confiesa que nunca se ha fumado un porro, ha realizado una propuesta para que el estado sea el que produzca y venda la marihuana en ese país, que fue aprobada el 31 de julio en el Congreso y falta que la ratifique el Senado. Uruguay, de este modo, se convertirá en el primer país en distribuir marihuana desde el Estado. “Lo de México me sacudió en el alma”, dijo Mujica a la BBC en referencia a la ola de violencia y de crimen organizado. Por eso, el ex guerrillero se planeta legalizar tanto el consumo como la producción de marihuana para acabar con el narcotráfico y el negocio sumergido de la droga.

En América Latina hay diferentes voces que se han manifestado a favor de la legalización de las drogas con la finalidad de acabar con el narcotráfico, como el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, el ex presidente mexicano, Vicente Fox, o el ex presidente brasileño, Henrique Cardoso, pero Uruguay es el primer país en llevarlo en práctica. No obstante, no deja de ser una ley controvertida que el 63% de la población está en contra.

boda homosexual

Los novios enseñando sus anillos el día de su boda

Otras de las leyes sociales polémicas que ha llevado a cabo en este cuarto año de mandato han sido la despenalización del aborto y la aprobación de bodas entre personas del mismo sexo. Así Uruguay se suma a la reducida lista de países (España, Holanda, Bélgica, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Dinamarca y Argentina), que permiten las bodas homosexuales. El primer matrimonio, celebrado el 5 de agosto de este año,  fue entre dos hombres, uno de ellos con una enfermedad terminal. Ambas leyes son controvertidas en el continente con más católicos del mundo, pero Mujica se declara no creyente, lo que le convierte en el primer mandatario abiertamente ateo de América Latina.

Mujica, por eso, no siempre ha sido bien aceptado entre los uruguayos. Si bien ganó las elecciones con un 53% de los votos, en 2012 su popularidad cayó por debajo del 50% (por primera vez) y la aprobación de su gestión al 40%. No obstante, el presidente volvió a repuntar a principios de este año, cuando su popularidad subió hasta el 53% y el apoyo a su gestión al 47%. Sin embargo aún no se habían aprobado la despenalización del aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo o el consumo y producción de marihuana. Así pues, la gestión de Mujica no se podrá valorar hasta que finalice su mandato en 2014, pero lo que sí es seguro es que sus medidas sociales tan controvertidas crearán un antes y un después no sólo en Uruguay, sino también en la región.

Por eso, su pasado guerrillero, sus controvertidas políticas y su modo de vida austero, del que deberían tomar ejemplo los políticos europeos, han sido los ingredientes explosivos para que Emir Kusturika decida relatar esta vida de película.

Núria Segura Insa

Email: nuriasegura@gmail.com

Blog: nuriasegura-sein.blogspot.com

 

2 comentarios

  1. Dice ser Ona

    Muy interesante. Gracias!

    13 agosto 2013 | 08:29

  2. Dice ser luismarroquin95

    Reblogueó esto en Un joven salvadoreño opinando. y comentado:
    un presidente así necesita el salvador

    13 agosto 2013 | 17:16

Los comentarios están cerrados.