BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Nutrición-área 51: El misterio de la muerte de plantas regadas con agua “de microondas” (#Busted)

Echemos un vistazo a los numerosos experimentos que se pueden contabilizar en la red en los que se pone de manifiesto la presunta peligrosidad del microondas a base de “demostrar” que las plantas regadas con agua calentada en microondas (dejándola enfriar antes) mueren de forma irremediable en un plazo relativamente corto. Si quieres puedes ver el resumen del experimento y sus “fatales” consecuencias en este vídeo, aunque la cantidad de blogs que citan esta clase de experimentos caseros es incontable; entre los mas famosos figuran este de aquí, este otro y este (y muchos más).

Acojona, ¿no? Lo primero que te viene a la cabeza es una especie de “ya sé que suena raro, (raro, raro, raro) pero ¿y si fuera cierto?… Y así se aumentan las probabilidades de que termines pasando del microondas y renegando públicamente de él a base de seguir difundiendo el bulo sin haberlo contrastado… Y claro, como de costumbre, la gente encantada de recibir esta información tan impactante.

Afortunadamente hay quien, sin la necesidad de ponerlo en cuarentena (que es lo primero que habría que hacer con esta información) lo ha calificado de una burda y zafia trampa eco-conspiranoica (bueno, esto lo digo yo). Así, en este artículo de “La mentira está ahí fuera” se aportan pruebas que destapan parte del engaño, unas trampas tan groseras como la de manipular las fotografías.

Con sinceridad, no podemos saber (o yo al menos no tengo los medios) para contrastar la verisimilitud del post de “La mentira está ahí fuera” pero lo cierto es que suena infinitamente más serio.

Cosas que hacer mal y que podrían terminar en tan espectacular resultado

Hay un conjunto de circunstancias que podrían haber influido en la obtención de tan impresionante resultado. Trucajes aparte (que como ya hemos visto es una causa bastante probable) el blog Snopes en su artículo Boiling point (Punto de ebullición) apuntó a una serie de posibilidades no excluyentes entre ellas, a saber:

Brote de planta

  • Que ambas plantas no partieran inicialmente de un mismo estado, de forma que una de ellas podría haber muerto (o haberse empochecido antes) aun tratando a las dos plantas por igual.
  • Que el recipiente utilizado para almacenar o hervir el agua en el microondas podría haber contenido una sustancia residual en el agua que dificultara el crecimiento de la planta tratada con el agua “de microondas”.
  • Que la tierra o la maceta de una de las plantas podría haber contenido algo (originalmente o introducido más tarde) que dificultó el crecimiento de una de ellas.
  • Que los dos recipientes de agua quizá podrían no haber sido calentados o enfriados hasta la misma temperatura, lo que a su vez haría que una de las plantas recibiera el agua más caliente.
  • Que en el trascurso de los días que dura el experimento las plantas podrían haber sido objeto de diferentes factores ambientales (por ejemplo luz, radiación solar, cercanía a una estufa…) o también podrían haber sido afectadas de forma diferente por otros factores externos (insectos, hongos, animales domésticos…)
  • Que el experimento no se realizara “a ciegas” de forma que es posible que los resultados se vieran influidos por las expectativas que el experimentador depositaba en ellos.

Con estas posibles variables como posibles elementos confusores, y que en suma hacen de este trabajo una chapuza, el autor de Snopes decidió reproducir el experimento en condiciones controladas (al menos con muchos más controles) de forma que:

  • Preparó tres juegos de tres especies vegetales diferentes para realizar sobre ellas el experimento
  • De cada una de las especies se hizo con tres ejemplares lo más parecidos entre sí que fuera posible.
  • Los colocó en un lugar lo más homogéneo posible en cuanto a las condiciones que pudieran incumbir a todos los ejemplares de una misma especie (humedad, temperatura, iluminación…)
  • Preparó agua en un mismo depósito con la que regaría diariamente a las 9 plantas. A cada una de los tres juegos de plantas las regó de la siguiente forma: una con agua sin más obtenida del mencionado depósito; otra con agua calentada previamente en el microondas y dejada enfriar hasta temperatura ambiente; y la última de cada juego de plantas la regaría con agua calentada en la placa de cocina y también dejándola enfriar hasta temperatura ambiente. El agua para realizar los tres tipos de riego la almacenó en tres depósitos idénticos y bajo las mismas condiciones.
  • Transcurridos los días de riego que fueran (este es el único dato que no aporta) solicitó a un observador que no había participado en el experimento (en esto consiste “cegar” el experimento) que evaluara a su juicio cuál de las tres plantas de cada juego tenía mejor aspecto (la regada con agua “de microondas”, la del agua calentada en la placa, o la del agua que no se calentó en ningún momento). Veamos los resultados…

Con independencia de lo suficientemente elocuentes que son las tres fotografías en las que se muestra sendos juegos de tres plantas idénticas entre: indistinguibles en base al agua de riego que recibieron (ver serie de fotos en este enlace al final del post); al observador externo se le preguntó qué planta de cada juego ofrecía mejor aspecto de las tres en cada grupo… y en dos de los grupos señaló plantas que habían sido regadas con agua previamente calentada (y enfriada) en el microondas y en el otro caso señaló al ejemplar que había sido regada con agua sin calentar por ningún procedimiento.

Al igual que antes he de decir que carezco de pruebas para apoyar este resultado como cierto ya que solo dependo, como en el caso de los post magufos, de la lectura que de ellos puedo hacer en Internet, pero que quieres que te diga…

La alternativa para terminar de salir de dudas sería que tratara de reproducir el experimento en casa y que luego os lo contara aquí… pero con sinceridad no tengo ni ese tiempo ni esas ganas, ni (sobre todo) me hace falta.

El broche

Microondas ruso

Como despedida me gustaría señalar que en ocasiones existen cuestiones magufas que pueden dar el pego, que son muy efectistas y que no son fáciles de contrastar (como esta de la planta más o menos). Pero con frecuencia en su paroxismo maguferil incurren en verdaderas barbaridades. Aparte de las evidentes de las del vídeo de arriba, en no pocos foros en las que se comenta la jugada de las plantas y el agua de riego, para dar peso a su discurso, se afirma que en Rusia se sabe desde hace mucho tiempo que los microondas son perjudiciales para la salud y que por eso desde los años 70 (antes de su comercialización, fíjate) está prohibida su venta. No sé que tal andas de ruso pero no hay más que poner en google “купить микроволновую печь” (comprar microondas) y darte cuenta que la venta en este país de microondas no sé si es un comercio especialmente próspero pero que desde luego sí que te puedes comprar un microondas de cualquier color, tamaño y aspecto, para empotrarlo en la cocina o para tenerlo de sobremesa… a costa de unos cuantos rublos contantes y sonantes. Eso sí.

Si te ha gustado este post quizá te interés consultar:

————————————–

Nota: quiero agradecer la contribución e interés para la realización de este post de varias personas cuyo perfil en Twitter es: @blogpaleodieta, @HijodelasFrutas y @nacho_zizou

Imagen:  adamr vía freedigitalphotos.net y http://www.foxtrot.com.ua/

22 comentarios

  1. Dice ser Chus

    Francamente, lo del tema de las plantas moribundas regadas con agua de microondas nunca lo había oído, pero de haberlo hecho me habría dado la risa. Para empezar… ¿A qué clase de cabeza se le ocurre calentar agua en el microondas para enfriarla después y acabar regando las plantas con ella?
    De todas formas, es un punto interesante que muestra algo no muy bonito de la naturaleza humana. Son muchas las leyendas urbanas o falso conocimiento popular que anda por ahí, que es extremadamente fácil de cotejar y que mucha gente repite y cree a pies juntillas sin haber comprobado nunca. Si les pones la prueba o el testimonio desmostrable delante va a dar igual. Estoy convencido de que hay estudios psicológicos y/o sociológicos sobre esto, porque es muy curioso y se ramifica a muchos campos, no solo el tecnológico (trozos de carne que desaparecen en vasos de cocacola, realitys que se ven como documentales y no como ficción televisiva, teorias conspiranoicas, etc etc etc). Parece que hay gente a quien le gusta más creer en lo increible que en lo real. Y supongo que relacionado con esto, aunque sea tangencialmente, tenemos una razón para el éxito de tanta gilipollería milagrosoadelgazante. En fin, daría para un libro (por no decir una trilogía o una estantería completa).

    Me ha encantado esta serie de tres artículos. Mi enhorabuena.

    Un saludo.

    03 octubre 2014 | 10:02

  2. Dice ser Patin

    Buenos días,(hago referencia a los comentarios de los dos post anteriores), parece mentira lo ineptos que podemos llegar a ser, montón de información sobre el tema, clarita, clarita y todavía seguimos erre que erre, mejor que no opineis, si no os convence lo fabuloso que puede ser el microondas, no volvamos de nuevo al principio ¡por favoorrrr!, ¡que aburrimiento!.
    Gracias Juan por estos estupendos post sobre el Microondas.

    03 octubre 2014 | 10:04

  3. Dice ser Guillermo

    Está más que demostrado que el microondas, al funcionar a nivel molecular, puede alterar y provocar mutaciones, al igual que el teléfono móvil (son el mismo tipo de ondas). Si estais hablando un buen rato con el teléfono móvil notareis la zona de la cabeza en la que lo habeis apoyado ‘adormecida’, eso es porque las microondas de vuestro móvil han ‘pulverizado’ la glucosa de ésa zona de la cabeza. Recordemos que la glucosa es de la que se alimenta vuestro cerebro.
    No me extraña que el agua quede en un estado lamentable al meterla en el microondas y después no aporte NADA a la planta, y ésta, se acabe muriendo.
    1saludo.

    03 octubre 2014 | 10:46

  4. Dice ser Manuel

    Que mientras un tarro de agua esperaba evaporando el acido del cloro, el otro lo degradaba junto a la cal del agua por el efecto del microondas…. formando compuestos inocuos para el hombre pero mortales para la planta. (recordemos por ejemplo que 1 solo gramo de sal comun en la comida te sienta estupendamente, pero prueba a echarlo al agua de riego….)

    03 octubre 2014 | 10:55

  5. Dice ser Manuel

    Por cierto, Guillermo, ¿que coño tiene que ver la energia microondas con la señal radiofrecuencia de un movil?
    Si tanto miedo tienes a las mutaciones, no se te ocurra salir nunca un dia soleado, recibiras mil veces mas radiación que con el movil y el microondas juntos!!!!

    03 octubre 2014 | 10:57

  6. Dice ser Mandarino

    #Guillermo, cambia de movil o mejor, cambia de cabeza

    03 octubre 2014 | 10:59

  7. Dice ser Hal

    Guillermo, eso te lo acabas de inventar
    La radiación tanto del microondas como del telefono movil es radiación NO IONIZANTE, por lo que no cambia la estructura molecular de nada, simplemente transmite energía (por supuesto la potencia del movil es muy inferior a la del microondas)
    Así que mejor deja de dar información falsa sin poner enlances a documentos para demostrar lo que dices.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Radiación_no_ionizante

    03 octubre 2014 | 10:59

  8. Dice ser Yo lo he realizado y SI SE MUEREN

    Mira yo te cuento mi experiencia:
    Suelo cultivar en mi jardín arbustos, sobre todo Estevia.
    Este verano fui donde el pagés Josep Pamiés a comprar plantas de estevia que vienen en contenedores de 0,5 litros.
    Las transplanté en mi jardín en dos filas de 10 plantas cada una, separadas entre sí unos 50 cm, que suelo dejar para que cuando tengan muchas hojas no se estorben entre ellas.
    Me dio por regar 3 plantas de las 20 que compré, con agua pasada por el horno microondas ya que a través de un vecino me enteré de lo del agua de microondas que era perjudicial. Yo no creía en ese cuento, y por eso decidí hacer la prueba.
    Estas plantas las riego una vez al día en la tarde-noche.
    Resultados:
    Las primeras dos semanas todo igual, las plantas seguían con sus hojitas verdes.
    A partir de las dos semanas, las 17 plantas con agua normal se empezaban a ver más grandes que las otras 3.
    A partir del mes más o menos, de las 17 plantas, la planta vecina a las 3 tampoco es que creciera mucho, seguramente porque también absorbía agua pasada por microondas. Es decir, ya eran 4 las que crecían menos que el resto.
    A partir del mes y medio, se notaba claramente que las 16 plantas estaban en mejor estado de salud que las otras 4. El color de las hojas era un verde más tirando a amarillo, aunque no se secaron.
    Por tanto, me dí cuenta que el agua pasada por microondas (enfriada) sí que tiene un efecto perjudicial, y por eso decidí no echarles más agua pasada por microondas para no seguir torturando a esas plantas y las continué regando con agua normal y a las dos semanas se empezaron a recuperar.
    Ahora me arrepiento de no haberle hecho seguimiento con fotos, para demostrar que es cierto. Pero en fin, el que quiera creerme bien, y el que no pues está en su derecho.
    Saludos.

    03 octubre 2014 | 11:10

  9. Dice ser rg

    Agua en estado lamentable!!! jajajajajaja! que bueno, en qué se transforma???

    Supongo que el mejor riego es la lluvia, agua destilada, sin mineralizar, y ahí está la naturaleza….tan campante, y recibiendo la radiación del sol. Que películas se monta la peña, de verdad.

    Saludos.

    03 octubre 2014 | 11:19

  10. Dice ser Infielesen Red

    curioso cuando menos, pero tampoco es que me extrañe tanto http://elbuhonero.es/infieles-en-la-red.html

    03 octubre 2014 | 11:20

  11. Dice ser Marifu

    Todas esas suposiciones de residuos del envase en el agua, etc.. no son ciertas. La única verdad es que muchas personas, mas de las que imaginamos, mienten para intentar convencer a otros de sus paranoias, que si el microondas es malo, la carne es mala, las ondas electromagnéticas peores, etc. Son auténticos necios que dejan lo obvio de lado para continuar con sus fantasías.

    03 octubre 2014 | 11:51

  12. Dice ser Laura

    Solo un apunte: todas las veces que en el texto aparece “a parte”, debería poner “aparte”. Por ejemplo, aquí:
    “Trucajes a parte”. La diferencia es clara, y se ve en estos ejemplos:

    “Le tocó la lotería a parte de la peña”: es decir, no a todos sus miembros, solo a algunos.

    “Dejando aparte esas incorrecciones ortográficas, el texto resulta interesante”: o sea, obviando, dejando a un lado, no considerando tales incorrecciones.

    03 octubre 2014 | 11:57

  13. Dice ser Marifu

    Al primer comentario, Chus. Cierto lo que comentas, pero :

    Al hervir el agua de manera tradicional o en el microondas la deja prácticamente estéril liberándola de larvas de todo tipo y muchos hongos, igual que calentar la tierra en el microondas antes de esquejar, sembrar o trasplantar te asegura una probabilidad de éxito muchísimo mayor. Dejándola enfriar claro esta, si no vas a obtener un buen cocido.

    03 octubre 2014 | 11:58

  14. el-nutricionista-de-la-general

    Gracias “Laura”

    He corregido lo que sugieres y he tomado buena nota. Muchas gracias.

    Saludos

    03 octubre 2014 | 12:10

  15. Dice ser letizia

    “La alternativa para terminar de salir de dudas sería que tratara de reproducir el experimento en casa y que luego os lo contara aquí… pero con sinceridad no tengo ni ese tiempo ni esas ganas, ni (sobre todo) me hace falta.”

    Amén.

    03 octubre 2014 | 12:14

  16. Dice ser Chus

    Marifu, muchísimas gracias por la aclaración, que una vez leída hace obvio algo que desconocía. Creo que nadie va a dudar de que mi trato con las plantas no va más allá de echar una mano a mi padre en el huerto, y solo de vez en cuando, jejejeje ;o)
    Tal y como lo dicen (regar las plantas…) lo que me trae a la cabeza es el riego tradicional, por ejemplo de los geranios en las ventanas, y por eso me parecía tan sumamente raro.

    Lo dicho, gracias por la aclaración.
    Un saludo.

    03 octubre 2014 | 12:37

  17. Dice ser Marifu

    Chus

    De nada. Yo lo suelo hacer, usar el microondas para matar nematodos y otras larvas, pero claro, esto es solo viable con pocas cantidades de tierra. Lo máximo que he “cocinado” en microondas ha sido el sustrato de una maceta grande de 40 cm de diámetro superior y 30 de alto, en varias tandas. Fundamental para mí, primero humedecer ligeramente el sustrato para que hierva hasta el ultimo rincón.

    Besos

    03 octubre 2014 | 16:47

  18. Dice ser Una que pasaba...

    Guillermo, después de leer tus comentarios una duda me corroe: ¿a ti te paga Iker Jiménez??
    Magníficas entradas, Juan, muy interesantes. ¡Un saludo!

    03 octubre 2014 | 22:49

  19. Dice ser Agusti Molins

    Lo de las plantas parece raro!! Sin embargo hay literatura científica al respecto, a tener en cuenta.
    El microondas calienta por que emite una onda de 2,45 Gigaherzios (entre las ondas de radio y los infrarrojos) que pone a rotar a las moléculas de agua a razón de varios millones de veces por segundo. De la fricción resultante, se produce calor.
    Las radiaciones microondas SOLO producen la rotación de las moléculas de agua, por lo que no pueden producir ni ionización, ni rupturas de enlaces químicos en las moléculas de los alimentos.
    Los cambios atribuidos no son mayores que los provocados por el calentamiento de los alimentos o del agua con ésta o cualquier otra fuente.
    Por ejemplo sabemos que al calentar la leche, esta pierde parte de sus vitaminas, pero ello dependerá de la temperatura que alcancen los alimentos. El calor destruye la vitaminas hidrosolubles, como la C y las del grupo B y en menor grado las liposolubles A, D, E., cuanto mayor sea la temperatura y el tiempo a que se someten , mayor será la destrucción de estas vitaminas. La ventaja del microondas es que calienta más rápido y por ello hay menor destrucción.
    Otro ejemplo es que, sabiendo que la temperatura que alcanzan los alimentos en el microondas es de unos 100 grados (sólo en equipos muy potentes y con tiempo de duración mayor sobrepasan dicha temperatura) las aminas heterocíclicas y las moléculas de Maillard, que comienzan a formarse a partir de los 100ºC y que dependen del mayor tiempo de cocción y mayor temperatura, tienen al calentar con micoondas menor temperatura y menor tiempo para formarse. Siendo algunas de ellas carcinogénicas, al cocinar con el microondas tenemos menos tiempo y temperatura para que se formen que con otros método de cocción.
    También, la acción del calor sobre los alimentos, puede hacer desaparecer los efectos anticancerígenos de algunas sustancias contenidas en ellos, por ejemplo, los isotiocianatos de las coles, coliflores o destruir a algunas enzimas, como la llamada fitasa que evita que se pierda el calcio en la digestión.
    Por tanto si la temperatura alcanzada en el horno microondas, es menos elevada que la de cocción por medios tradicionales y el tiempo de cocinado es también menor, la posible formación de sustancias carcinogénicas y la posible destrucción de vitaminas y de sustancias anticancerígenas es también menor.

    Decir que: la FDA cree que los hornos que cumplen con sus normas y se usan de acuerdo a las instrucciones de los fabricantes, son seguros para su uso y no reducen el valor nutricional de los alimentos, es más, los alimentos cocinados en ellos, conservan en mayor cantidad las vitaminas y los minerales, que los cocinados por métodos tradicionales ya que se cocinan más rápidamente y no tenemos que añadir. http://www.fda.gov/Radiation…/ucm252762.htm
    En fin, haciendo una revisión en PubMed, más allá de que con el agua hirviendo de los biberones podemos quemar a algún bebe, y de la creación de dioxinas si usamos plásticos clorados (no los usen por favor, mejor calentar en el plato!!) poco mas demostrado como nocivo hay sobre los microondas.

    @doctormolins

    04 octubre 2014 | 00:53

  20. Dice ser alvaro

    Que pasara con la leche que desayunamos y la calentamos en el microondas……????

    LED ALTA CALIDA: http://goo.gl/zQ0udt

    05 octubre 2014 | 14:21

  21. Dice ser Glicoespaña

    Curisosos estos experimentos que hasta ahora no habíamos visto pero conocemos el tema de largo…
    Lo que se si sabemos es que el microondas es verdaderamente perjudicial al reventar desde adentro y molecularmente los alimentos haciendo que nuestro cuerpo identifique, lo que tendrían que ser nutrientes, como elementos extraños.
    ¿Cuáles son los efectos de las Microondas en los alimentos?
    Era un hecho conocido que estos dispositivos eran problemáticos, incluso antes
    de que la compañía americana Raytheon vendiera el primer horno microondas fabricado para hogares privados. Pues los primeros hornos microondas se desarrollaron originalmente en la Universidad Humboldt de Berlín durante la segunda Guerra Mundial.
    Sin embargo, poco después se dieron cuenta, de que la comida calentada en estos
    hornos tenía efectos drásticos en el cuerpo humano, de modo que su nocividad ya
    era conocida en aquel tiempo. No obstante, en la década de los 30, los científicos
    rusos ya habían examinado el efecto de la radiación de microondas de baja frecuencia
    en el sistema nervioso central de hombres y animales. A pesar de esto, sus colegas
    occidentales no tomaron en serio las más estrictas medidas de seguridad derivadas
    de estas pruebas, y en la década de los 60 se superaron en 1.000 veces. En 1976 los
    hornos microondas se prohibieron en la antigua URSS y esta prohibición no se levantó
    hasta los años de la “Guerra Fría.”
    Además otros experimentos rusos mostraron igualmente hechos alarmantes: “Las
    microondas causan que componentes de alimentos como proteinas y glucósidos
    se desintegren de manera no natural.”
    La energía vital de los alimentos examinados disminuía del 60% al 90%. Se crearon nuevos compuestos cancerígenos en la leche y cereales y una mayor cantidad
    de radicales libres en productos vegetales.
    Estas modificaciones químicas causaron indigestión, trastornos funcionales del
    sistema linfático y un aumento de células cancerígenas en el suero sanguíneo de los
    sujetos sometidos a prueba.
    En los EE.UU., P. Czerski y W.M. Leach confirmaron las investigaciones rusas en
    1973 y en sus experimentos con animales dieron fe de que las microondas causarían
    cáncer de mama. El (NCRP) Consejo Nacional Americano de Protección y Medidas
    de Radiación, declaró a finales de los 80 que hubo un aumento en la tasa de deformidad
    en los niños de mujeres que manejaban aparatos de microondas.

    Ya a finales de 1970 los EE.UU. tenían en su poder un documento de la investigación
    científica forense que mostró resultados alarmantes.
    Ponía de manifiesto la destrucción del valor nutritivo en los alimentos, confirmando
    la creación de sustancias cancerígenas y de efectos biológicos directos en los
    seres humanos, debido a las microondas.
    No hay duda de que los trabajos del Dr. Hertel y el Profesor Bernard Blanc, llevados
    a cabo a principios de la década de los 90 en Suiza, son un hito en la investigación
    sobre los peligros del uso del horno micro ondas. En un esfuerzo por limitar
    los riesgos de los participantes en las pruebas y por mantener el estrés para sus
    cuerpos en un nivel relativamente bajo y a corto plazo, se les dio la mínima cantidad
    de comida irradiada con microondas que fuese posible. Sin embargo, los
    resultados eran significativos, mostrando inequí voca evidencia de que los
    ali mentos cocinados con microondas tenían un efecto perjudicial sobre la
    sangre y sus componentes y por lo tanto en el organismo humano como un todo.
    Formando parte del sistema inmunológico, la sangre responde muy rápida y
    sensiblemente al estrés físico y sicológico.
    Los efectos de la comida irradiada en organismos humanos, en comparación con
    los alimentos cocinados convencionalmente, medidos en este estudio causaron alteraciones en la sangre de los sujetos a prueba, que demostraron el inicio de un proceso de enfermedad similar al comienzo de afecciones cancerosas.
    Por ejemplo, los parámetros sanguíneos estrés-dependientes como el colesterol en
    las lipoproteínas de alta densidad y los leucocitos (glóbulos blancos) se incrementaron
    en gran medida después de la asimilación de una dosis única de los alimentos cocinados
    en el microondas. Esto sucedió incluso después de la ingestión de verduras que ya
    sabemos casi no contienen colesterol en absoluto.
    El recuento de hemoglobina (la proteína transportando oxígeno en las células
    rojas de la sangre) sin embargo disminuyó considerablemente después de la ingesta,
    mientras que se observó un espesamiento de la sangre debido al elevado hematocrito
    (la proporción del volumen de sangre que está ocupado por células sanguíneas).
    Aparte de la destrucción de alimentos y la tensión resultante de la salud para el
    organismo, el Dr. Hertel y el profesor Blanc fueron capaces de fundamentar que la energía
    de las microondas almacenada en la comida pasaba a la sangre del paciente.
    Usando la luminiscencia de las bacterias fotogénicas se podía medir y confirmar esta
    transferencia de energia de las microondas a la sangre de los sujetos de prueba a través de la ingesta de alimentos.
    Con este fin se añadió a la leche, jugo de vegatales y pruebas de suero, una suspensión de bacterias fotogénicas, y después de la ingesta se medía cada estimulación o inhibición de la luminiscencia de estas bacterias.

    Elimínalo de tu hogar sin pensarlo dos veces. Existen otros métodos.

    Más información sobre salud óptima: facebook/Glicospain

    08 octubre 2014 | 10:19

  22. Dice ser Rocio Romero

    Glicospain: y las referencias bibliográficas que apoyan lo que dices? o… te lo inventas post lectura de internet y demás sectarismos?

    08 octubre 2014 | 22:34

Los comentarios están cerrados.