BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Nutrición-área 51: Proyecto Ceres, controla las calorías de tu comida con el móvil

Móviles

Sí, lo sé, la cantidad de aplicaciones para móviles que ofrecen datos sobre los valores calóricos y nutricionales de los distintos alimentos es casi infinita. No obstante, en este kilocalórico universo de las app’s se está poniendo toda la carne en el asador para que los usuarios tengan una información más de primera mano, más personalizada que aquella proveniente de las rígidas tablas de composición de alimentos (o al menos eso pretenden sus creadores y a buen seguro que así se lo harán creer a los consumidores)

Se trata del denominado de momento como Proyecto Ceres, una aplicación para móviles que te dice la cantidad de calorías de tú comida a partir de una foto. El sistema, sobre el papel, es sencillo. Supón que estás ante un plato de arroz con tomate y quieres saber cuántas calorías tiene… pues nada, foto al canto, consulta a la app y respuesta que te crío.

La verdad es que me resulta bastante difícil de comprender cómo mientras la mayor parte de los profesionales implicados en esto del adelgazamiento, o mejor dicho, del mantenimiento de un peso saludable se esfuerzan en recalcar la idea de la escasa validez de contar calorías…los intereses poblacionales / comerciales discurren por la acera de enfrente.

Además, ¿en base a qué demonios de datos crees tú que la aplicación te va a devolver el dato de las calorías de “tu” plato? Pues en base a los datos confinados y prestablecidos en las ya conocidas y manidas bases de datos. Esas que son tan fiables.

Al parecer, los promotores de esta herramienta que son a su vez los creadores (SRI International) de la app SIRI para Apple, están poniendo el acento en que la aplicación reconozca el plato en sí y en determinar su volumen o cantidad de forma más o menos exacta. Es decir, el mayor problema al que se enfrentan los desarrolladores es el de reconocimiento de imágenes para que tal y como dice uno de ellos, si un ser humano es capaz de reconocer una comida determinada, también lo pueda hacer igualmente esta aplicación. Eso es lo que pensarán ellos que puede hacerse, pero un servidor lo duda.

CocidomontañesY lo dudo porque una cosa más o menos sencilla es que este tipo de programas te reconozca el mencionado plato de arroz con tomate, y otra muy distinta es que ante un plato, por ejemplo, de cocido montañés la aplicación sepa aclararse y darte un dato medianamente sensato antes de echarse a llorar directamente o de que le entre un ataque de ansiedad. O imagínate que le preguntas a tu CERES en cuestión sobre las calorías que le has hecho a una caja de bombones variados, ¿crees que la aplicación va a saber si son bombones rellenos de praliné, de almendras, de frutas o de licor? Yo creo que no.

Así pues, esta tecnología me convence nada, o muy poco, al menos de momento y tal y como están las cosas. Y eso contando con que funcione a las mil maravillas, en plan rollo ciencia ficción. Si no me crees tienes este relato futurista que escribí hace unos años al respecto de la utilidad de contar calorías por muy bien contadas que estén. El relato se llama Mesura, tiene tres capítulos y confío en que te guste. En él, expreso en forma de alegoría lo ridículo-inútil-absurdo de pasarse el día contando calorías… o de que te las cuenten por ti, tal y como sucede en el relato con los robots de compañía dietéticamente correctos.

Por cierto, ya que estamos con nombres así, un poco crípticos, he de reconocer que lo que más me gusta de esta aplicación es su nombre, CERES, (en la mitología romana diosa de la agricultura, las cosechas y la fecundidad) y el rollo este de hacer coincidir elementos remotamente antiguos con aquellos más tecnológicos y punteros.

Keep calm and stop counting calories

——————————

Imagen: KROMKRATHOG vía freedigitalphotos.net y Uhanu vía Wikimedia Commons

4 comentarios

  1. Dice ser El fisgón

    Veo una solución muy buena, siempre que se respeten los derivados de la alimentación, y cada cual sepa utilizar esa información en su propio beneficio, porque saberlo y no respetarlo, no sirve de nada.
    http://goo.gl/3OQIk7

    15 abril 2014 | 10:33

  2. Dice ser rg

    El mundo de las apps para todo, todo vale, lo dice nosequién…es lo de siempre pero en versión fashion.

    La comodidad de la ignorancia, de creer lo que le diga quien sea o lo que sea con tal de no usar el sentido común, que genera duda y no nos dice lo que queremos escuchar?? pues habrá que joderse, pero esperar que esa cosa funcione más allá de lo meramente informativo, genérico y poco orientativo es mucho esperar.

    Estaría bien si además de calorías aportara información nutricional, formas de obtención, de cultivo, pesca, origen, fabricación, contenido usual, contenido respecto a marcas (esto sería de nota, xd).

    ¿Distinge la app un plato de arroz integral con tomate de uno no integral?, ¿y de un pedazo de pan? o es para todo el pan??? por qué solo calorías?? son el demonio??, distingue aceites vegetales? y un jamón de bellota de un desecado italiano???

    La madre que me parió!! xd. Stop counting and…..EAT!!!!

    15 abril 2014 | 12:02

  3. Dice ser Demóstenes

    Este tipo de aplicaciones funcionan también en modo social. Probablemente los desarrolladores no pongan la foto del cocido castellano, pero algún usuario lo hará y hará un cálculo de las calorías con su respectiva foto. Así, por reconocimiento otro usuario verá lo que ha hecho otro.

    Claro que este tipo de cosas funcionan mejor siempre en USA donde la gastronomía es más sencilla y hay mucha más gente.

    15 abril 2014 | 15:54

  4. Dice ser Alf

    Una vez tuve una app contacalorias. Todo iba bien hasta el día que tuve que calcular cuantas calorías tendrían 400g de lentejas con chorizo. Luego caí en la cuenta que no son lo mismo 100 KCal de patatas fritas que de manzanas, así que la mandé a la porra. Actualmente sigo con sobrepeso y estoy intentando hacer mi dieta lo más vegetariana posible, abandonando a duras penas los carbohidratos de acompañamiento (pan, pasta, arroz) porque te puedes llegar a hartar de manzanas y naranjas a todas horas. Por ahora, lo único que me ha funcionado (pero que es difícil) es eliminar los carbohidratos y de no poderlos eliminar, sustituirlos por los de bajo índice glucémico.

    15 abril 2014 | 20:59

Los comentarios están cerrados.