BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Etiquetado nutricional para el olvido: Café mágico o cuando las partes suman más que el todo

Adelanto desde ya que es posible que un servidor esté equivocado, por lo tanto os ruego que os toméis esta entrada más como una consulta pública, para conocer vuestras opiniones y posibles soluciones, que como la constatación de un imposible que, en principio, es lo que a mí me parece (y su implícita falta de profesionalidad)

En principio el problema es fácil de entender, otra cosa es que tenga una explicación lógica. En todos, absolutamente todos, de los cafés comercializados a partir de la marca de distribuidor (café de barca “blanca”) de una conocida empresa de distribución de alimentos española aparece lo que para mí no es otra cosa que un sinsentido, un imposible: en su correspondiente tabla de “información nutricional” cuando se citan las kcal del producto y se enumeran las correspondientes cantidades de proteínas, hidratos de carbono, grasas y demás resulta que, al hacer el desglose de las grasas, la suma de las distintas fracciones (la cantidad de los distintos ácidos grasos que caracterizan esa cantidad de grasa total dada) es mayor que el propio total… y no por poco precisamente.

Café Hacendoso

 

Lo puedes ver en las fotos de dos presentaciones distintas del distribuidor, uno de café molido y otro de café en grano. Tomando como ejemplo el caso de la foto de la derecha, nos dice que del total de las grasas 0,16g contenidas en 100mL de bebida obtenida con ese café hay saturadas 0,77g; monoinsaturadas 0,20g; y polinsaturadas 0,82g. Más o menos te viene a decir que:

0,16 = 0,77 + 0,20 + 0,82 (¿?)

No estando muy conforme con esta suma lo primero que hice fue contrastar si mi método de cuantificar (el normal) era el mismo que el que utilizaba este distribuidor en otros de sus productos de “marca blanca”. Para ello cogí un paquete de galletas del mismo distribuidor y contrasté su “tabla de información nutricional” y que hallé… pues lo que sigue:

 Galletas Hacendoso

Que en 100g de esas galletas dicha tabla declaraba que contenían 16,6g de grasas totales, de las cuales saturadas eran 8,3g; monoinsaturadas 6,7 y polinsaturadas 1,7

En el caso de las galletas sí que 16,6 = 8,3 + 6,7 + 1,7 (aprox)

Es decir lo normal, lo esperable.

Entonces es cuando llamé al servicio de atención al cliente del conocido distribuidor (que tiene fama de atender muy bien). En él una telefonista solícita tomó nota de mi duda y me respondió que en menos de una semana recibiría una llamada del mencionado servicio de atención al cliente. Como así fue. Me llamaron y una empleada, menos amable y más seca que la primera, me dio dos explicaciones… bueno en realidad dos excusas. La primera que según sus datos el etiquetado del café cumplía punto por punto la normativa (será la normativa pero no la lógica) y segundo que, en el caso de estar mal (cosa que en ningún caso admitió) la responsabilidad es de los laboratorios a los que mandan sus productos para obtener los correspondientes datos bromatológicos expresados en la tabla. Agradecido, que no convencido, le pedí si por favor me podría dar esa misma respuesta por escrito, para lo que le aporté mi correo electrónico. Me contestó “que haría lo posible”. Bien, pues no debe de haberle sido posible porque ya ha pasado un tiempo más que prudencial y el correo no ha llegado.

En fin, querido lector, si sabes o se te ocurre alguna explicación para justificar el diferente proceder a la hora de contabilizar las grasas en el café y en las galletas de este distribuidor, no me importaría nada que la compartieras en los comentarios. Gracias.

Antes de despedirme… en el caso del dato relativo a los hidratos de carbono a pesar de ser “lógico” no aporta ninguna información, más bien, la que aporta es absurda. En la misma etiqueta comentada afirma que 100mL de su café aportan 1,81g de hidratos de carbono y que de ellos son azúcares menos de 2,5g… nos ha fastidiado.

Nota: Esta inexplicable etiqueta (entre otras) llegó a mi conocimiento como fruto de un trabajo en grupo de los alumnos de 2º de Enfermería en la asignatura de Nutrición y Dietética Humana de la Universidad San Jorge (¡Gracias!)

———————————–

10 comentarios

  1. Dice ser Interés

    Bueno, sólo puedo decir que las descripciones de compocisión de los productos casi nunca coinciden con el contenido real, y no me preguntes por qué, pero siempre que investigo un poco encuentro discordancia en la información.
    http://goo.gl/ge75pB

    14 abril 2014 | 09:56

  2. el-nutricionista-de-la-general

    Algunos lectores ya se están animando… y mucho en TW, a hacer su particular lectura sobre estas etiquetas y poner de relieve otros puntos dudosos que se me habían pasado por alto (dudosos algunos, otros disparatados directamente). Hechos que vuelven a poner de manifiesto la poca importancia y seriedad con la que este distribuidor de alimentos se toma eso de aportar información a sus consumidores.

    Por ejemplo, @laurascasanova apunta lo extraño que ante dos cafés, uno 100% de tueste natural y otro de mezcla 50-50% de mezcla torrefacto (con azúcar) y natural… sea el primero el que más valor energético aporte (evidentemente otros macronutrientes están también en diferente proporción). Sin embargo, el dato relativo a los azúcares en los hidratos de carbono sigue siendo el mismo (de absurdo) <2,5g

    Por otro lado @NutricionMonica pone de manifiesto un dato que deja de relieve, ya sin tapujos, que estas tablas están hechas con muy poco interés, o con muy mala idea, porque de otro modo no se entiende. En la etiqueta de la derecha de nuevo se nos informa que el producto aporta 7,52 kcal por cada 100mL de ése café… sabiendo que 1 kcal = 4,184 kJ, resulta más que llamativo que la misma etiqueta se mencione que esas 7,52 kcal sean 41,4 kJ, cuando en realidad debiera equivaler a 31,5 kJ.

    14 abril 2014 | 10:38

  3. Dice ser Meviamicasa

    Por si te sirve de consuelo, no eres el unico en observar este hecho. Yo tambien me lo he preguntado muchas veces, pues es mas habitual de lo que parece. Pero no tengo ni idea de donde esta el error.

    14 abril 2014 | 10:53

  4. Dice ser Sin duda

    Si, ya me había dado cuenta. Es una risa, pero estas cuentas son las que hacen los políticos cuando justifican algo, así que supuse que la legislación para etiquetar debía permitir esto y mas, y no le di importancia. Es lo que hay.

    14 abril 2014 | 12:01

  5. Dice ser Susana Córdoba

    Hola Juan, ami me pasó lo mismo con yogur, tome dos yogures de la misma marca para ver sus composiciones, uno era “light” y el otro yogur normal.
    Resulta que los dos tenían los mismos nutrientes, exactos, pero el light tenía menos calorías. .??? Si tenían las misma cantidad de grasas, carbohidratos y proteínas, como el light tenía menos calorías?

    Igual que tu llame a la empresa, la cual no me devolvió la llamada como me prometieron.

    Un abrazo Juan

    14 abril 2014 | 13:39

  6. Dice ser ISAAC SANTOYO

    Entonces, ¿cómo podemos fiarnos los que tenemos la obligación de leer la información nutricional para cuantificar los hidratos de carbono que le damos a nuestros hijos que son diabéticos? Incluso, de la misma manera que ahora también se contabilizan las grasas y las proteínas para el cálculo de la insulina necesaria y no solo los HC. En fín, y esto con personas que más o menos entendemos lo que estamos leyendo (soy dietista), imaginaos con personas que se tengan que fijar el los datos y no sea capaz de interpretarlos, aunque claro, no se trata de interpretación: son mateméticas. Es decir 1 + 1 son 2 y no otra cosa.
    Yo creo que lo que ocurre es que los fabricantes cumplen este requisito por imperativo legal y punto sin tomar mayor responsabilidad en la vigilancia de estos etiquetados y peor aún, nadie en la Administración lo vigila.
    Un saludo.

    14 abril 2014 | 14:05

  7. Dice ser Jordi

    No he trabajado en análisis de alimentos pero si en otras matrices y así a bote pronto pensaría en el uso de métodos diferentes con diferentes eficiencias de extracción. P.e. si grasas totales se hacen por gravimetría después de un extracto A y los ácidos grasos por cromatografía después de un extracto B. Si no se corrigen (igual no se puede) los resultados pueden dar valores no coincidentes.

    14 abril 2014 | 14:58

  8. el-nutricionista-de-la-general

    Gracias Jordi!

    Efectivamente esa es una posibilidad con la que ya contaba (tengo otras). Pero en cualquier caso tanto la que apuntas como las otras, que me guardo, se traducen en un mensaje contradictorio y que no es de recibo para el consumidor.

    Saludos cordiales!

    14 abril 2014 | 15:55

  9. Dice ser ANTONIO LARROSA

    La verdad es que cuando vi que esta gente nos toma por tontos decidí no tomar café-

    Clica sobre mi nombre

    14 abril 2014 | 19:59

  10. Dice ser ¡A Tu Salud!

    Estimado Juan,

    déjame lanzar una teoría “razonable” sobre errores (¿horrores matemáticos?) de la etiqueta de la izquierda de la imagen.

    a) Asumiendo un cálculo lineal de valor energético de los principios inmediatos de la etiqueta de 4 Kcal para proteínas e HdC y de 9 Kcal para los lípidos el valor “teórico” del producto sería = 9,06 Kcal/100 con redondeo 9,1 Kcal/100 o redondeando a una cifra 9 kcal/100.

    b) Si, como creo, asumo un error de decimales, los 0 a la derecha de la coma son importantes, (efecto “mito espinacas”) podríamos pensar que AGS= 0,055; AGM=0,013 y AGPI=0,062 esto da un total para las Grasas= 0,13 g

    Corrigiendo en la premisa a) el supuesto error b) implicaría un total energético para el producto de 8,8 Kcal / 100 ml redondeando 9 kcal/100 ml

    Y (mas o menos) el enigma quedaría hipotéticamente resuelto (cuadrarian los cálculos).

    En resumen un cúmulo de errores que da como resultado una autentica “chapu-etiqueta” como bien habéis señalado.

    Saludos

    14 abril 2014 | 20:47

Los comentarios están cerrados.