BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

Bebidas que no son la leche (de soja, arroz, almendras…)

zole4 freedigitalphotos.net

zole4 (freedigitalphotos.net)

Una especie de conciencia antilácteos está permanentemente presente en nuestro entorno haciendo recaer sobre el consumo de leche miles de aspectos negativos para la salud. Este posicionamiento antilácteo al que me refiero funciona además como una especie de dial que ofrece distintas intensidades. En la postura más light de este posicionamiento están quienes defienden su consumo solo cuando el producto en sí tenga un origen ecológico; luego están los que ecológica o no, la leche solo será un producto aceptable mientras no haya sido sometida a ningún tratamiento incluida la pasteurización (sí, ya sé que parece increíble, pero de esto también hay) ya que al parecer estos procesos son los causantes de Dios sabe cuántos males; a continuación están aquellos enemigos a ultranza de la leche como producto animal que es y proponen en sustitución el consumo de otras bebidas vegetales, blancas, a las que desustanciadamente llaman leche. En el bando contrario a cualquiera de estas posturas están los que afirman que la leche, la original, es poco menos que imprescindible para un correcto mantenimiento de la salud y que se hace preciso tomar no sé cuantos vasos o litros al día. ¿Qué tal si aclaramos un poco estas cuestiones? Luego que cada cual haga lo que le dé la gana, pero haga lo que haga, por favor, que no trate de convencer a los demás de sus planteamientos y, si lo hace, que aporte pruebas.

Ni la “leche de soja” ni las “otras”… son leche

Antes de continuar es imprescindible hacer algunas aclaraciones semántico-legales. En el contexto alimentario, la legislación advierte que el nombre de “leche” hace referencia a:

La secreción mamaria normal de animales lecheros obtenida mediante uno o más ordeños sin ningún tipo de adición o extracción, destinada al consumo en forma de leche líquida o a elaboración ulterior

Por si esta definición no hubiera quedado clara, el mismo texto legal hace la siguiente aclaración (supongo que sabedora de los múltiples atropellos que se cometen en este sentido):

Podrán denominarse “leche” sólo los alimentos que se ajusten a la definición formulada

Así pues, ni “leche” de soja, ni “leche” de almendras, ni “leche” de arroz… ni “leches” varias. La denominación de estos productos será, normalmente, “bebida de…” o “bebida a base de extracto de…” lo que corresponda en cada caso (puedes comprobarlo yendo a tu nevera o mirando en el súper).

¿Son estas bebidas un buen sustituto de la leche de verdad?

La respuesta es depende. Depende de para qué, me refiero. Desde un punto estrictamente nutricional, como puedes imaginarte, no tienen mucho que ver, así que de sustituto en este aspecto, ni bueno ni malo, sencillamente no lo son. Llegado este punto es necesario aclarar que si por algo destaca la leche como alimento y por algo se la ha recomendado con tanta insistencia (hasta llegar casi a la vehemencia) es por su riqueza en calcio y por ser una fuente dietética de este mineral especialmente importante (recuerda que ser rico en un nutriente y ser al mismo tiempo una buena fuente del mismo no tienen porqué ser una cosa consecuencia de la otra). Pero no es ni de lejos la única fuente dietética de este mineral, según el “manual” Krausse Dietoterapia 12ª ed, las verduras de hoja verde como la col, el brócoli, las espinacas, las espinas pequeñas del pescado, las almejas y las ostras, son, entre otros, buenas fuentes de calcio. Además, también pueden serlo algunas bebidas enriquecidas (en calcio, se entiende), como la de soja, al igual que otros zumos enriquecidos pueden contener tanto calcio como la leche de vaca.

Pero es preciso hacer dos aclaraciones para quien lee demasiado deprisa: en estos últimos casos se refiere a las bebidas enriquecidas (lo digo para que los amantes de lo “natural” lo tengan en consideración) y; Tener tanto calcio como la leche no quiere decir, insisto, que el producto termine siendo tan buena fuente dietética como esta; las cuestiones de la biodisponibilidad, la presencia al mismo tiempo de otros nutrientes que faciliten o dificulten su absorción, etcétera también son elementos a tener en cuenta.

Sin embargo, este tipo de bebidas sí que podrían ser un buen sustituto como elemento intercambiable por razones de conveniencia (a quien le guste, claro). Me explico, si alguien ha decidido no tomar leche por la causa que sea y a la hora de desayunar le apetece un café “con leche” o una tacita de cacao soluble el utilizar como sustituto la bebida de soja, de almendras o la que sea, será más conveniente que, por ejemplo, mezclar el café con el zumo de naranja o poner el cacao en polvo en un vaso de agua calentita…. por decir algo.

¿Entonces que es mejor tomar: leche o bebida de soja?

Esta pregunta es de similar calado a ¿qué es mejor tomar: pan de molde o lonchas de mortadela? Es decir, si por mejor se refiere a sus efectos sobre la salud… no son alimentos nutricionalmente comparables. Pero que no cunda el pánico. Si quieres y te gusta, puedes tomar las dos cosas, leche y bebida de soja… o las cuatro: leche, bebida de soja, pan de molde y mortadela. Además, que algo sea bueno o malo dependerá, tal y como vimos en esta entrada de múltiples factores. De momento de la frecuencia con la que se consume y de su cantidad y, además del resto de nuestra alimentación y del resto de nuestra vida.

Pero, al final, ¿hay que tomar leche?

No. Ni es obligatorio, ni indispensable, ni en sentido estricto tampoco diría que lo es el aconsejar una determinada ingesta de leche al día. De hecho, las más recientes recomendaciones sobre la leche, me refiero a aquellas que me parecen más acertadas, se refieren a la leche como un alimento más, sin darle una mayor importancia y sin asignarle un grupo de alimentos propio, con su frecuencia y cantidad de consumo. Estas recomendaciones de las que hablo son las de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard. Si bien, como sabrás, otras recomendaciones como las del Gobierno estadounidense y más en nuestro entorno, las del Ministerio de Sanidad, siguen otorgando a la leche y en general a los lácteos un papel diario “indispensable” dentro de las recomendaciones. Es más, en el caso del plato de la alimentación saludable de la universidad de Harvard la alusión al tema lácteo es para referirse a controlar su cantidad más que a fomentar su consumo. Es decir, leche si quieres sí, pero no te pases y en especial no la uses como “bebida” en sustitución del agua (algo más frecuente fuera de nuestro hispánico entorno).

En resumen, siempre que lleves una adecuada alimentación la leche es un alimento más sobre el que no es necesario hacer recomendaciones concretas, como tampoco se hacen sobre el consumo de tomates o de las pipas de clabaza, por decir algo.

Ahora bien, el decir esto y creerse las ideas conspiranoicas que a menudo se oyen sobre la leche no son la misma cosa (imprescindible este bodrio documento resumen para ilustrar esas tonterías tomado de la ínclita “Discovery Salud”). Así pues, ni maldita, ni bendita, cuando oigas hablar de la leche que sepas que… blanco y en botella.

Como el tema lácteo da para mucho, te sugiero que si quieres visitas estas otras entradas:

———————————–

21 comentarios

  1. Dice ser Sergio

    Es la primera vez que comento en este blog, pero lo sigo desde hace meses.

    Yo suelo beber “preparado lacteo omega 3” de marca blanca. Por la simple razón de que el sabor de la leche no me gusta, pero me encanta el Colacao.

    Antes tomaba leche semi (que tiene menos sabor) pero con las estaciones cambia de sabor y sobretodo en verano la leche tiene un sabor mas fuerte que no me gusta nada.

    Desde que tomo este “preparado” no tengo esos inconvenientes de cambio de sabor y además el sabor es mucho mas suave, con lo que puedo disfrutar mas mi Colacao.

    22 noviembre 2013 | 09:49

  2. Dice ser Lidia

    Hola Juan,

    Con el tema de la leche, llego exactamente a las mismas conclusiones que tú. ¿Es imprescindible? No ¿Es por ello mala? No. Al igual que muchos otros alimentos, el hecho de que no sea imprescindible no la convierte en perjudicial.
    Tomar lácteos es la manera más fácil de cubrir los requerimientos de calcio con una buena biodisponibilidad, pero eso no quiere decir que no se pueda cubrir el calcio a partir de otros alimentos (véase el caso de los veganos). Eso sí, para eso hay que tener nociones sobre nutrición (un vegano come muchos más frutos secos y verduras que otras personas), por eso no es lo mismo no tomar lácteos en un contexto de una dieta rica en otros alimentos ricos en calcio, que no tomar lácteos en un contexto de una dieta desequilibrada.
    Ahora te saldrán mil comentarios con que si el ser humano es el único mamífero que toma leche tras el destete, que si aumenta el moco y el asma… y demás argumentos pseudocientíficos. Paciencia.

    22 noviembre 2013 | 10:23

  3. Dice ser apprentice

    Me ha sorprendido este post… Conociendo las líneas generales de este blog me esperaba algo así como resaltar lo “imprescindible” que es la leche para obtener el calcio necesario. Ya que los blogs de perfil “escéptico” según mi experiencia suelen estar en sintonía con lo establecido, sea cual sea el tema que se trate.

    Por otro lado, a mi juicio no es muy coherente corregir el uso incorrecto que se hace de la palabra “leche” y, al mismo tiempo, usar palabras que ni siquiera se encuentran en el diccionario, como “conspiranoico”, “magufo”, etc. usadas frecuentemente para ridiculizar a quienes no piensan como nosotros…

    Lidia: sí, muy “pseudocientífico” todo, pero si en la práctica se experimentan mejoras al reducir lácteos en lo que se refiere al asma, etc. Hayan estudios científicos prestigiosos que lo avalen o no, es lo que hay.

    22 noviembre 2013 | 10:58

  4. Dice ser Júlia

    Gracias por el artículo. En casa no tomamos leche (por temas éticos básicamente) pero me cansan tanto los de “si no tomas leche tu alimentación va a ser deficiente” y los de “si tomas leche te van a pasar 1000 cosas malas”.
    En casa, y por recomendación de una DN, tomamos bebida de soja enriquecida con calcio para asegurarnos una fuente de calcio (a parte de las verduras, almendras y otros alimentos que también tiene calcio y que también consumimos).

    Y aprovecho por felicitarte por el blog, que me encanta!

    22 noviembre 2013 | 11:20

  5. Dice ser nen

    Apprentice

    “Es lo que hay” es el argumento más científico, contrastado e irrefutable que he escuchado en mi vida.

    Juajuajuajaaaajaaaaa
    Madre mia….

    22 noviembre 2013 | 11:23

  6. Dice ser fawkes

    Apprentice

    Si te ha sorprendido el post, es posible que tu idea y tu experiencia sobre este blog estén equivocadas.

    A mi me parece de lo más coherente corregir el uso incorrecto de lo que sea. Lo que no me parece coherente es restringir el uso de palabras a únicamente las que aparezcan el un diccionario, ni utilizarlo como argumento sobre temas de nutrición.

    La palabra “magufo” no ha aparecido en toda la página hasta tu comentario.

    La referencia a “leche” que se hace desde el post no es una corrección, es una descripción que se encuentra en la legislación. Y a mi juicio, una descripción necesaria para no confundir a los consumidores.

    Si en la práctica se experimentan mejoras de verdad, habrá aparecido o aparecerá en estudios científicos. Cualquiera podría diseñar un experimento para hacerlo con un poco interés. Si no se ha publicado nada al respecto, probablemente esas supuestas mejoras no son tales.

    ————————

    Por cierto, casualmente hoy hay un post en scentia sobre la misma temática

    22 noviembre 2013 | 11:31

  7. Dice ser apprentice

    nen:

    Claro, todo lo que no haya sido avalado por un estudio científico “prestigioso” y realizado por el sector más conservador de la ciencia, aunque las personas lo experimenten de forma real en sus propias carnes es mentira sistemáticamente.

    Juajuajuajaaaajaaaaa
    Madre mia….

    22 noviembre 2013 | 11:40

  8. Dice ser albitaguapa2

    no tomar leche por motivos eticos, jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    22 noviembre 2013 | 11:40

  9. Dice ser Lidia

    Apprentice:

    No es que no haya sido avalado por un estudio científico como tú dices, sino que ha sido investigado en DIVERSOS estudios científicos, concluyendo que los lácteos no están relacionados con un efecto broncoconstrictor, independientemente de la percepción de los individuos estudiados.La evidencia científica no apoya una asociación entre el consumo de lácteos y de asma.
    Otra cosa distinta es el efecto placebo (porque si decides quitar los lácteos para mejorar tu asma, es porque ya tienes una idea previa de que los lácteos se relacionan con ella, sino no decidirías probar).
    El “a mí me funciona” nunca es un argumento válido. Si nos dedicamos a recomendar lo que creemos que “nos funciona” vamos listos. Come lácteos o no los comas, pero no contribuyas a la propagación de mitos. Seamos rigurosos. Aquí tienes más información por si te interesa (aunque supongo que no):

    http://nutrieducacion.wordpress.com/2013/05/26/leche-y-lacteos-relacionados-con-mucosidad-o-asma/

    22 noviembre 2013 | 12:28

  10. Dice ser Warp

    ¿Qué ética hay en no tomar leche? ¿Alguien me lo explica?

    Jamás entenderé cómo es posible el “éxito” de los brebajes de soja. Su sabor es repugnante. Los primeros eran una marranada sin paliativos, ahora los enmascaran con saborizantes, pero siguen siendo asquerosos.

    Con la leche de vaca tengo otro contencioso y es cómo ha perdido sabor con los años. Antes tomabas un vaso de leche y el vaso quedaba blanco, ahora es como si lo hubieras lavado. No tiene consistencia, sabor, dulzura. ¿Qué le han hecho?

    Todo es relativo. La cerveza sin alcohol es aún más repulsiva que los brebajes de soja… hasta que probé las “sin” que hacen en Alemania. La diferencia de calidad con las españolas es brutal: mientras que las Mahou, Damm y demás son meados con gas, en las alemanas no echabas de menos el alcohol en ningún momento, seguían siendo espesas y ricas.

    Tal vez sea que, simplemente, en España tenemos brebaje de soja y leche de mala calidad.

    #Apprentice: Muchas embarazadas tomaron talidomida porque les iba de perlas para evitar las molestias de los embarazos. Mira cómo acabó la “experiencia en propias carnes”. Esa ciencia conservadora que tanto demonizas es la que permite que hables por teléfono, que tengas medicamentos seguros, que no enfermes por comer carne en mal estado, que tengas neveras y que escribas comentarios en un blog, así que un poco de respeto a la ciencia, por favor.

    22 noviembre 2013 | 13:01

  11. Dice ser Warp

    Lidia +100000.

    22 noviembre 2013 | 13:01

  12. el-nutricionista-de-la-general

    Hola Apprentice:

    Gracias por tu comentario, muchas de las cuestiones que planteas, incluida la cuestión de las mucosidades están abordadas en otras entradas de este blog y que precisamente cito al final del post de hoy.

    Saludos

    22 noviembre 2013 | 13:02

  13. Dice ser Daniel L.

    tb. están los engañados o engañadores que nos han estado comiendo la cabeza con la leche toda la vida. por supuesto, con intereses.
    qué patético hablar de otras leches, pareces a los que se quejan de las bodas homosexuales porque lo llaman matrimonio. vaya chorrada, son bebidas y punto. que más dará que unos la llamen leche por que se parece.
    y si la leche no es indispensable para qué hay que sustituirla? no tiene nada que ver la leche con las otras bebidas. es como comparar la leche con los callos a la madrileña, por ejemplo. ¿sustituyen los callos a la leche? buen tema para el próximo blog.
    como es habitual en todos tus artículos, no has dejado pasar la oportunidad de meter una puyita a los “alternativos”. eso que no falte.

    22 noviembre 2013 | 13:32

  14. Dice ser ja campoy

    Daniel L.
    veo que eres el típico pagado por la industria que hace lobby para que no se etiquete correctamente a los alimentos, ehh? Así que si es líquido y blanco: leche. Pues no. Los consumidores queremos que no se nos confunda y se llame a cada cosa por su nombre.
    Y luego defendiendo a la industria láctea… Espero que este mes te llegue el cheque, que te lo has ganado.

    22 noviembre 2013 | 13:56

  15. Dice ser Daniel L.

    ja campoy: jaja, muy bueno.
    lo primero que tienes que hacer es entender lo que lees. pienso lo contrario a lo que dices que pienso.
    ví muchas de estas bebidas el otro día en el biocultura y no me suena que ninguna la llamasen leche.
    y luego defendiendo a la industria láctea? espera que voy a releer mi comentario a ver si me he liado… pues no, lo he escrito bien.
    me creo la versión de que la leche es perjudicial para la salud. yo tomo un poquito con el café porque no he encontrado sustituto todavía, y la tomo desnatada y sin lactosa.
    sobre etiquetados, me gustaría que pusiesen cuando los ingredientes son transgénicos, ya que por ejemplo en el caso de la soja al parecer más del 90 por 100 de la que se vende lo es. y aquí sí que hay empresas que han pagado para que no sea obligatorio hacerlo.

    22 noviembre 2013 | 14:42

  16. Dice ser ja campoy

    Daniel L
    Sí, ahora vienes con esas, echando balones fuera. No cuela… Típico de los agentes infiltrados.
    Si realmente estuviste en biocultura deberías haber visto las “leches” vegetales http://www.conasi.eu/blog/consejos-de-salud/nuestras-ferias/conasi-en-biocultura-nuestras-actividades/. Pero no dudo que estuvieras, aunque como parte de la industria: http://actualidad.puleva.es/2012/03/puleva-ecologica-salud-y-bienestar-para-toda-la-familia/
    En el tercer párrafo de tu primer comentario hablabas sobre lo indispensable de la leche. Y lo más importante: sigues defendiendo los fraudes de llamar leche a lo que no es. Yo quiero saber lo que consumo.

    22 noviembre 2013 | 15:24

  17. Dice ser Jaimito.

    Me gusta leerle Sr. Revenga, porque informa, pero el exceso de sarcasmo cansa.

    22 noviembre 2013 | 19:02

  18. Dice ser Para Daniel L

    Aprende a leer anda, que no has entendido el articulo

    22 noviembre 2013 | 20:46

  19. Dice ser Daniel L.

    estuve dos días en biocultura.
    muy gracioso lo de “agente infiltrado”.
    no te enteras, no defiendo lo que dices, digo que entiendo a la GENTE que lo llama así, por su parecido.
    los vendedores lo llaman BEBIDA de tal o de cual.
    al último, ídem.

    26 noviembre 2013 | 14:05

  20. Dice ser ja campoy

    Claro que los vendedores lo llaman “Bebida”. ¡Porque están obligados por ley! que es lo que pone en el artículo y es lo que tú criticas (porque nadie excepto tú ha hablado de cómo lo llama la gente). Si fuera por los fabricantes o por gente como tú, lo llamarían fraudulentamente “leche”.
    Recuerdos a tus amigos de fenil que este mes te pagarán la nómina bien a gusto.

    26 noviembre 2013 | 14:36

  21. Dice ser leye

    El que dice que no sabe por qué tiene que ver con la ética es que no ha visto los videos de cómo se trata a las vacas lecheras en la mayoría de las granjas de producción. Salvo priegola y 2 más, todas les dan candela que no veas.

    Al margen de la ética de no consumir lácteos, usando la razón:

    La mayoría de vacas están bajo tratamiento antibiótico frecuentemente. La mastitis en las vacas es muymuymuy frecuente, al fin y al cabo, la lactancia es un periodo de duración determinado en la naturaleza. Nosotros prolongamos ese estado más allá de lo razonable…A base de hormonas . Y cuando se infectan, se les inyecta el antibiótico directamente en la ubre afectada.

    El que se crea de verdad que no llega antibiótico y hormona a la leche producida, DELIRA. Recordad que siempre hay un porcentaje admitido ( hasta hay porcentaje máximo de insectos en los procesados alimentarios) .

    Luego nos quejamos de que no nos hacen efecto los medicamentos.
    Y ahora una pregunta. ¿beberías leche materna humana? ¿ahora?
    ¿Y por qué de una vaca sí? 😉

    05 diciembre 2013 | 11:57

Los comentarios están cerrados.