BLOGS
El nutricionista de la general El nutricionista de la general

"El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir". Mark Twain

‘No seas pesado’ un mal planteamiento de Telecinco

Sobrepeso

El pasado sábado dio comienzo en Telecinco un reality cuya esencia consiste en observar las andanzas de un grupo personas aquejadas de obesidad a la hora de enfrentarse a un tratamiento adelgazante de la mano de un equipo multidisciplinar especializado en las diversas áreas implicadas.

En esta entrada me centraré en la sección ‘No seas pesado’ del programa ‘Abre los ojos y mira’, un espacio que aparte del reality en sí, de momento, no ha sido muy bien acogido por la crítica de las “cosas televisivas” en las que, desde luego, yo no me pienso meter. Me centraré solo en el reality y la forma de plantearlo, siempre con el ánimo de hacer una crítica constructiva y con la intención de que estas cosas mejoren en futuros programas de similar temática (de esta o de cualquier cadena).

Antes de continuar es preciso que un servidor haga una declaración sobre posibles conflictos de intereses: dos semanas antes de su arranque, la productora La fábrica de la tele contactó conmigo para ofrecerme la posibilidad de participar como dietista-nutricionista (tal y como me consta se ofrecio a otros). Ya en el transcurso de la conversación telefónica, y con una escasa información sobre el programa ofrecida con cuentagotas, tenía dos cosas claras y así se lo hice saber a mi interlocutor:

  • No participaría bajo ningún concepto ni por el incentivo que fuera en un programa en el que la pérdida de peso alcanzada por los concursantes en cualquier periodo de tiempo fuera uno de los criterios que marcaran las posibles expulsiones.
  • Que más allá de que finalmente fuera o no fuera yo la persona escogida, que por favor, por favor… por favor, se preocuparan porque fuera un dietista-nutricionista la persona encargada de dirigir los aspectos dietéticos.

Tras una amable y larga conversación, a las pocas horas, me enviaron por correo electrónico una invitación para realizar una entrevista personal. A pesar de mis reticencias (reality, Telecinco, etc.) manifesté mi intención de acudir a la entrevista. Una entrevista que no tuvo lugar porque al día siguiente me comunicaron que “la dirección” ya habían contactado con una persona que les había encantado y que, por tanto, ya tenían a la persona para cubrir ese apartado del programa.

Pues bien, con la tranquilidad de no estar en directo, el sábado me instalé cómodamente en el sofá de casa para poner Telecinco y comprobar de qué iba exactamente el programa en cuestión. Lo cierto es que quedé bastante desencantado. Y estas son mis tres razones fundamentales:

  • Quedó más que claro que la pérdida de peso sería el primer criterio que marcaría las nominaciones de los concursantes. El que menos pierda obtendrá una nominación directa. Mal.
  • El trabajo con el que la psicóloga del equipo empezó a intervenir con los concursantes fue, desde mi punto de vista, deplorable.

Y ahora, también desde mi perspectiva, te explico estas razones:

El tratamiento de la obesidad es una labor francamente compleja. Pero si en algo hay un consenso más menos unánime entre la comunidad científica a la hora de abordar cualquier tratamiento serio, es que este no se ha de basar nunca en la magnitud del peso alcanzada, tal y como señaló en 2009 la American Dietetic Association. De nada sirve perder tropecientos kilos en seis meses si a la vuelta de dos años se pesa igual o más que en la actualidad. El abordaje multidisciplinar del adelgazamiento ha de centrar sus metas en el cambio y mantenimiento de hábitos, unos hábitos saludables se entiende. Sin embargo, en el transcurso del programa se repitió hasta la saciedad y también se recordaba infinitamente en un faldón que recorría la imagen, que el que menos peso perdiera sería expulsado (o nominado) y que el ganador sería el que más peso perdiera.

Experto en lo que sea” es una pseudocategoría profesional que no requiere titulación de ningún tipo y cuyo uso hace mucho daño al colectivo que sí ha estudiado y se ha preparado en esa área de conocimiento y también hace mucho mal a una sociedad que puede llegar a considerar que cualquiera vale para cualquier cosa siempre que sea un “experto”. Todo el mundo puede denominarse o hacerse llamar “experto en lo que sea”. Creo que con esto de la dietética no se ve del todo claro. Por eso te voy a poner un ejemplo. ¿Crees que la audiencia de Tele Cinco hubiera aceptado mano sobre mano que se hubiera llevado al plató a un “experto en medicina” en vez de a una médico especializada en endocrinología? La audiencia imagino que no, y el Consejo General de Médicos te aseguro que no. No dudo que el Sr. Javier Martínez sepa un montón de aquello de lo que va a hablar en público (bueno, un poco sí que lo dudo, luego lo veremos) pero no es de recibo que habiendo como hay cerca de 3.000 o más dietistas-nutricionsitas en este país (la mayoría en paro) hayan tenido que poner en el escaparate dietético a un profesional que no es el de referencia en estas materias. Recuerdo que en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias es el dietista-nutricionista el único profesional sanitario con formación universitaria al que se le reconocen competencias directas en este terreno (art. 7.g):

Desarrollar actividades orientadas a la alimentación de la persona o de grupos de personas, adecuadas a las necesidades fisiológicas y, en su caso, patológicas de las mismas, y de acuerdo con los principios de prevención y salud pública

Conste que no digo que los tecnólogos no sepan o puedan saber de reumatología, de física cuántica, de historia antigua, de dinámica de fluidos, de literatura… o de dietética; lo que digo es que en principio, no son los “expertos” de referencia en esas áreas de conocimiento.

Y también decía que dudaba de sus conocimientos. Bueno, al menos en la forma de transmitirlos. El Sr. Martínez intervino poco, pero nos dejó algunos detalles que no son de recibo en un “experto”. Por ejemplo, al glosar las virtudes de un “alimento-premio” (mal sistema el de andarse con premios y castigos en estas cuestiones) como la cerveza sin alcohol, refiriéndole una riqueza destacada en ácido fólico. Si sigues este blog ya sabrás que de riqueza nada de nada, 100g de cerveza están muy lejos de contener el 15% necesario de este nutriente como para poder decir, legalmente, que es una fuente apreciable de esta vitamina (puedes contrastarlo en esta entrada). Como siempre, lo peor es lo que reciben los espectadores y con lo que se quedan. Me explico. ¿Habrá alguien que influido por la desafortunada afirmación del “experto” se lance a beber cerveza en vez de, por ejemplo agua, en base a su riqueza en ácido fólico? Me temo que sí. Este por ejemplo es un twitt de una compañera de hace solo dos días en referencia clara a esta cuestión:

 

Captura

Pero hay alguna otra cuestión dietética implicada con la que no sé si estoy de acuerdo. Digo que no sé porque como espectador veo solo lo que me muestran y no sé si la realidad es otra. Me refiero en este caso al tema del pan en la cena. Resulta que el programa hacen gala de recomendar una dieta mediterránea equilibrada, algo con lo que coincido bastante siempre que entendamos a esta como Dios Keys manda (ay, otra vez). El caso es que en las escasas imágenes de la única cena que nos dejaron ver, por ahí no aparecía ni una triste miga de pan… ¿Se lo habrían comido los concursantes antes de que les grabaran; habrá considerado “el experto” que el pan no era un alimento básico en la dieta mediterránea tradicional; estarán haciendo sus propias adaptaciones mediterráneas (algo bastante frecuente); será este partidario de la absurda y popular corriente de quitar los hidratos de carbono de la cena? Quien sabe.

Y me permito opinar de la labor de la psicóloga. Sin ser yo psicólogo, sí. Y lo hago porque, por ejemplo, a pesar de no ser mecánico y no haber estudiado mecánica, si veo a alguien reponer el aceite de un coche como si estuviera aliñando el motor en vez de rellenando su depósito, le diré que lo está haciendo mal. Y tendré todo el convencimiento y el derecho al hacerlo así. La psicóloga se permitió el lujo de vejar a los concursantes en público hasta hacerles llorar. Les preguntó de forma incisiva sobre su aspecto y aplaudió a aquellos a los que les consiguió arrancar una auto confesión de “darse asco” al ver su imagen reflejada en el espejo. Les llamó “gordos” a la cara de la forma y manera más ultrajante. Además les culpó directa y exclusivamente a ellos de su situación, debida a su falta de voluntad manteniendo una actitud claramente peyorativa. Y antes de que te adelantes, eso no es psicología inversa, en todo caso será psicología retorcida. Que no es lo mismo. Puedes ver el fragmento de la intervención de la psicóloga en este enlace.

En resumen

Por todo lo demás, todo aquello esperable de un reality: escarnio público a la hora de subirse a una báscula con aspecto industrial y con muy poca apariencia seria; los consabidos enredos de dimes y diretes; supuestos piques entre concursantes (haciendo gala de profesión la cadena para sacar de donde claramente no había nada); forzando la situación hacia posibles romances futuros, etc., es decir, un reality en toda regla.

De momento solo puedo sacar dos reflexiones-resumen sobre este programa:

  • La primera, en referencia al planteamiento general del reality. Habría que ser muy ceporro para hacerlo todo mal. Seguro que en el transcurso del programa se dan buenos consejos, y de hecho ya se han dado algunos. Espero que aquellos espectadores más interesados en el trasfondo que en el reality sepan apreciarlos. Pero será algo complicado ya que esos buenos consejos se aderezan con malas estrategias. Es decir, no se puede pretender el enseñar a jugar a tenis como lo hace Nadal y dar a los concursantes clases con los mejores profesores del mundo (que en este caso además no lo son) mientras empuñan bates de beisbol. O se educa bien, o se educa mal. En cualquier caso, creo que una cadena con el perfil de Telecinco jamás vería aliciente en mostrar al público un correcto tratamiento de la obesidad ya que como cualquier verdadero tratamiento es muy difícil asumir este como un espectáculo. Salvo que trates de llegar a otro tipo de audiencia. Pero no creo que sea el caso.
  • En segundo lugar, sobre la idoneidad de la presencia en este tipo de programas de un dietista-nutricionista. No sé hasta qué punto la imagen de un profesional universitario prácticamente desconocido por la opinión pública (algo que solo ocurre en España) podría salir beneficiada mientras se es cómplice de los planteamientos del programa y se presta al juego establecido por el  reality. Todo un dilema porque mal si no estamos (no se nos reconoce como el profesional de referencia)… pero mal también si estamos (ya que las condiciones no son ni muchos menos las mejores).

El próximo sábado supongo que lo volveré a ver. No creo que le conceda muchas más oportunidades, el formato me irrita y me parece poco útil y en ocasiones negativo con respecto al tema objeto del reality.

No quiero despedirme sin antes referirme a los propios concursantes. Quiero mandarles todo mi ánimo, no tanto para afrontar el programa (que también) sino en especial para desearles lo mejor en su batalla contra la obesidad. Si eres uno de ellos y estas leyendo estas líneas me gustaría hacerte saber que hay otra forma mejor, menos mediática, de abordar tu situación. Quizá la que ahora has escogido no sea la más adecuada, pero tampoco tiene porque ser la peor. Mucho ánimo, en especial más allá de los cuatro meses que dura el concurso.

————————-

Nota: Quiero agradecer las aportaciones a este post de la dietista-nutricionista y compañera de profesión Lidia Folgar (@Lidia_Folgar)

Imagen: AKARAKINGDOMS vía frredigitalphotos.net

 

20 comentarios

  1. Dice ser playarocio

    Me encanta Telecinco y me encantan los realities pero este dudo que lo vea. Debe haber un límite, aunque que haya entrado lo haya hecho voluntariamente. Espero que traten el tema con un poco de tacto y no tan a la ligera como parece que lo están haciendo.

    apartamentos de alquiler en la playa
    http://www.playamatalascanas.com
    959.440.298 — 610.659.659

    12 septiembre 2013 | 10:28

  2. Dice ser Mónica PG

    Gracias, Juan, por escribir este post. Pese a estar 100% de acuerdo en todas y cada una de tus palabras, me hubiera resultado imposible exponerlo tan bien, tan clarito y, por supuesto (y que no falte), con ese sentido del humor que tanto me gusta.
    Reconozco que no vi el programa porque me imaginaba cuál sería el planteamiento y el mecanismo del formato; daba por hecho también que la figura del dietista-nutricionista brillaría por su ausencia. Y es que verdaderamente lo paso mal viendo, cada día, cosas como ésta, ya sea en los medios de comunicación o en cualquier otra situación coloquial. Me repugna, me irrita y decepciona; sin embargo, no me cansaré de intentar, día tras día, poner mi granito de arena para contribuir al reconocimiento de la profesión, sanitaria, del dietista-nutricionista.

    12 septiembre 2013 | 10:30

  3. Dice ser shinue

    Típica basura de telecirco, pero cada vez más peligrosa ya no son solamente unos frikis haciendo el tonto, que ya es bastante malo poner siempre ese modelo en este país lleno de canis y chonis. Habria que quitarles la licencia de emisión y dar canales a otras cadenas con mejores valores

    12 septiembre 2013 | 10:44

  4. Dice ser Daniel Hernández

    Buenos días. Yo sólo he sido capaz de ver unos diez minutos de esa basura. Trataban a las personas de una forma lamentable, como si fueran especimenes. Nunca he visto tratar la obesidad y a los obesos de una forma tan denigrante. Completamente de acuerdo contigo Juan. Un saludo.

    12 septiembre 2013 | 10:55

  5. Dice ser Saray

    Yo vi el programa , y al final ( sin olvidar todo lo dicho en.el texto) el programa se basa en mezclar un reality con un tema polémico como es la obesidad y el por qué y sus consecuencias. Solo buscan el impacto fácil y que un problema serio sea juzgable por todos aun no tengamos mucha idea de lo que en realidad puede conllevar. Lo demás es secundario y a la vista está.

    12 septiembre 2013 | 11:52

  6. Dice ser Luna

    Además del dietista hay un endocrino, no creo que porque uno no esté de acuerdo con este tipo de programas haya que descalificar a los profesionales que allí trabajan y que conste que yo no he visto el reality ni me gusta este tipo de concursos. Quizás el Javier Martínez no tiene la titulación igual que la suya pero me imagino que con los estudios que ha realizado (Licenciado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en nutrición deportiva, clínica y hospitalaria) está perfectamente preparado para “enseñar” a la gente los alimentos que deben de comer y los que no. Además trabaja en un gran hospistal de nuestra capital entre otros sitios y para su información tiene un número grande de pacientes (añadiendo que es por privado). No será Sr. Revenga… ¿que quizás tenga Vd envidia de no haber sido el elegido? Ya que en su blog dice que nunca hubiera aceptado a ir a ese tipo de programas pero sin embargo si estaba dispuesto a ir a la entrevista….

    12 septiembre 2013 | 12:06

  7. el-nutricionista-de-la-general

    Luna, no hay ningún ‘dietista’ como tu dices… Y sí, estaba dispuesto a ir a la entrevista como dispuesto estoy, por ejemplo, a leer todos los platos en una carta de restaurante sabiendo que no voy a comer ni pedir todos ellos. Incluso, puedo llegar a mostrar mi interés preguntando al camarero cómo está hecho este o aquel plato, aun sabiendo que dificilmente lo vaya a escoger. En cuanto a los motivos que justifican este post eres muy libre de pensar lo que quieras y también de equivocarte de medio a medio. Te recuerdo que aunque yo expresé mis condiciones previamente, fueron ellos los que a posteriori me enviaron la solicitud de la entrevista.
    Gracias por tu comentario.
    Saludos.

    12 septiembre 2013 | 12:30

  8. Dice ser Laura

    ¿Has visto el programa “La báscula” de canal sur?
    Es un programa parecido pero muy distinto en sus planteamientos que se estrenó en Enero de este año. En ese programa, (que ha sido un éxito y que en septiembre empieza su segunda temporada) se trata de grupos de amigos, familiares, etc. que tienen problemas de sobrepeso. El programa les enseña a comer bien y a llevar una vida saludable, no a perder peso y como consecuencia de esto adelgazan. Los grupos tienen unos retos semanales, si los superan ganas km que se unen al final del programa para que todo el equipo pueda hacer un viaje.

    Yo vi la primera temporada y la verdad es que me encantó. Los concursantes eran geniales, y el presentador y los colaboradores (una psicologa, una médico, un nutricionista y un entrenador personal) muy buenos. Aprendí un montón y me animé a hacer deporte. Os recomiendo si podéis que lo veáis.

    12 septiembre 2013 | 12:31

  9. El concurso no creo que dure 4 meses porque si tiene baja audiencia, como en el primer programa, lo quitarán en un par de semanas. Eligieron fatal el día de inicio, justo cuando se decidía la sede de las Olimpiadas. A la calle el Jefe de Programación de Tele 5.

    12 septiembre 2013 | 12:41

  10. Dice ser Lidia

    Luna,

    Creo que en este post no se está descalificando a nadie, sino aclarando que la persona que hace de “experto en nutrición” no es un dietista-nutricionista, profesión aquejada de muchísimo intrusismo. Es lógico, que lo aclare, porque la gente no lo sabe. Seguramente te habría llamado la atención como dice Juan en el post, que trajeran a una persona con una titulación no sanitaria “experta en medicina”. El nombre de “especialista en” se lo pone uno mismo sin acreditar ninguna formación y lo puede ser cualquiera, pero por ley, el profesional sanitario competente en materia de alimentación y nutrición es el dietista-nutricionista, no alguien que se autodenomina experto. Si fuese un ingeniero agrónomo “experto en nutrición” sería el mismo caso. Un tecnólogo de los alimentos es una carrera igual que cualquier otra, pero no es una carrera sanitaria ni capacita para ejercer la dietoterapia. No tiene nada que ver una formación con otra.
    Por otro lado el hecho de que ejerza en un hospital privado y que tenga más o menos pacientes no significa nada más que una muestra del intrusismo laboral que hay en esta profesión. En la sanidad pública ya no podría ejercer legalmente. No se puede defender. Yo si voy al odontólogo quiero que me atienda un odontólogo y no un experto en odontología, o si voy al fisio quiero que me atienda un fisio y no un “experto en fisioterapia”. Con la salud no se juega.

    12 septiembre 2013 | 12:54

  11. Dice ser Cali

    Totalmente de acuerdo. No siendo nutricionista ni nada que se le acerque, sólo el saber que expulsaban en razón al peso perdido ya me dieron ganas de echar a correr. Vi un minuto a la psicóloga y me pareció espantosa. Eso en mi pueblo se llama abuso.

    No entiendo como un programa semejante se puede emitir tan alegremente. Ya conocía de programas parecidos en Estados Unidos donde les ponían una dieta tan restringida y con ejercicios tan extremos que varios tenían problemas graves de salud. Esperaba que aquí fueran más sensatos, pero parece ser que no.

    Y comer sin pan ni es dieta mediterránea ni nada que se le parezca.

    12 septiembre 2013 | 13:01

  12. ¿Este reality promete? Lo dudo, Telecinco no levanta cabeza con su telebasura. Ya no le basta con personajillos que van a una isla sino que ahora se reirán de gente con sobrepeso.

    En su línea, como siempre.

    12 septiembre 2013 | 13:41

  13. Dice ser Yo

    Yo con 14 años tenía 40 Kg de sobrepeso, fuí a un nutricionista y los bajé a lo largo de un año y medio. La labor de ésta persona fué fantástica, no me puso a dieta, me enseñó a comer (no tomaba verdura, pescado, carne…).

    Primero empezó con recetas calóricas pero sabrosas (por ejemplo, coliflor con bechamel) y luego a medida que yo me iba a costumbrando a esos nuevos sabores fuimos eliminando salsas y demás hasta que acabé adorando la coliflor cocida sin nada más.

    Me pesaba una vez al mes y no me decía nada si engordaba o adelgazaba, decía que quería que aprendiese a comer bien y que lo otro ya vendría sólo. Y así fué, acabé adelgazando y hoy en día, a mis 30 años, sigo manteniendo un peso saludable.

    Eso es un buen nutricionista y no una persona que te mata de hambre (como decía el mío: el hambre genera gula y la gula acaba rompiendo el saco), que no te deja comer ciertos grupos de alimentos (siempre me decía que hasta el colesterol malo tiene su función en el buen funcionamiento del cuerpo) y que no te enseña a organizarte de forma que puedas hacer una vida normal (salidas con amigos, disfrutar las navidades…).

    Eso por no hablar de los que basan el adelgazamiento en hacer deporte, ¿qué pasa si te rompes una pierna?, ¿20 kilos más al cuerpo durante la recuperación?, ¿y cuando seas anciano y ya no puedas moverte?, ¿y cuando estás embarazada?… un peso saludable debe basarse en comer bien y caminar, no en machacarse en el gimnasio.

    12 septiembre 2013 | 18:47

  14. Dice ser Carmen Veredas

    Juan Revenga, GRACIAS Y FELICIDADES por tu escrito.

    Personalmente, del lamentable programa también me impacto ver cómo un participante obedientemente tomaba alimentos que le producían tremendas y repetidas arcadas. Qué nefasta y contraria estrategia a una aceptable reeducación de hábitos dietéticos!!

    Juan, me alegro de que no te implicaras en el programa, ni tú ni ninguno o ninguna de los nuestros. Los DIETISTAS-NUTRICIONISTAS tenemos un CÓDIGO DEONTOLÓGICO que respetamos con orgullo, y una profesión que promocionar y defender en mejores foros.

    Un saludo

    12 septiembre 2013 | 23:23

  15. Dice ser Jose manuel

    Muy buenas… estoy un poco indignado, creo que os falta un poco de información. Me encanta este blog, y lo seguiré leyendo, ya que eres mi inspiración.

    ¿El por qué? Yo soy Licenciado en Ciencia y tecnología de los alimentos (cyta), pero….además soy Diplomado en Nutrición Humana y Dietética. Un Licenciado en Cyta, puede ser perfectamente Nutricionista (véase mi caso).
    Por que si me conocieras…. ¿pensarías que no tengo los conocimiento en materia de Nutrición al decirte que soy Cytoso?
    Actualmente, tengo una consulta de Nutrición y Seguridad alimentaria.

    Sólo me gustaría aclarar esto…me he sentido un poco ofendido.
    Pero seguirás siendo mi inspiración, como buen nutricionista que le considero
    Un saludo

    14 septiembre 2013 | 12:18

  16. Dice ser Laura

    Yo creo que la “fuerza de voluntad” es un valor muy importante cuando tienes cualquier tipo de trastorno y no nos engañemos, hay gente que carece de ella y no es capaz de motivarse por si misma o con ayuda de un especialista.

    Conocí hace años a una chica en un gimnasio con problemas de hipotiroidismo (ralentiza tu metabolismo y te hace engordar aunque comas aire). Tenía un engorde piramidal típico de la tiroides, mucho más ancha de cintura para abajo. Utilizó su fuerza de voluntad y se hacía todos los días una hora de bicicleta. Al cabo de seis meses parecía otra. Está claro que no va a poder comer nunca como una persona “normal” y engordar lo mismo, es muy consciente de ello, pero lo suple haciendo deporte suave y sin matarse. que le permite mantener “a raya” el problema.

    Si ese programa tiene éxito, más allá de audiencias y demás, se verá como con la ayuda adecuada. una buena alimentación y la fuerza de voluntad, se conseguirá el propósito de adelgazar. Es muy importante la motivación en cualquier trastorno por difícil que sea, depende mucho de uno mismo, y eso es lo primero que hay que asumir. Luchar contra el “ángel malo” que te lleva a no tener hábitos saludables, sean del tipo que sean.

    Si mirásemos el lado positivo del programa, podría servir de ayuda a mucha gente que no ve resultados en sus intentos frustrados de adelgazar. Con lo único que no estoy de acuerdo es con someterles a un ejercicio físico impropio de su peso, que les puede provocar serias lesiones. A ver si eso se lo toman en serio desde la organización.

    Si sólo vemos la parte negativa de reality, audiencias y demás, está claro que apesta, pero a mi me gusta ver el lado positivo de las cosas. Qué le voy a hacer.

    15 septiembre 2013 | 18:00

  17. Hola Juan, he dado un gusta a tu post, pues en líneas generales me ha gustado bastante. Quería opinar sobre la psicóloga, que, me guste o no me guste, creo que tu descripción de su intervención con respecto al vídeo que enlazas no es objetiva. Te explico:
    – “Llamó gordos a la cara de forma ultrajante”: lo que hace es parafrasear y sostener lo que sus interlocutores afirman. “Eres gorda” es una reproducción del “soy gorda” que dice la concursante, “ves un chico gordo” lo mismo con un concursante. De manera que el concursante se enfrente a sus propias palabras en la boca de otra persona (no cualquiera, sino aquella que supuestamente le acompaña en su proceso de observación). El eco puede despertar sentimientos o llevar a la reflexión para tomar conciencia. Es normal su empleo.
    – “Aplaudió a aquellos a los que les consiguió arrancar una auto confesión de “darse asco”. El aplauso del que hablas es un refuerzo positivo por su implicación. Tal vez el “muy bien, lo has hecho muy bien” se lo hubiese dicho igual aunque no se diese asco el chico, por el hecho de ponerse frente al espejo y atreverse a quitarse la camisa observando su cuerpo y ser participativo implicándose en el ejercicio. Es positivo ser consciente de aquello que nos desagrada de nosotros ¿no? (además de lo que nos agrada), así podemos tomar las riendas para cambiarlo.
    – “Les culpó directa y exclusivamente a ellos de su situación, debida a su falta de voluntad manteniendo una actitud claramente peyorativa.” Donde interpretas culpa yo veo una llamada a la responsabilidad. Ser responsable de nuestros actos no es lo mismo que ser culpables, en esa apreciación sí que hay un vínculo peyorativo. Para mí fue dura al aludir a sus responsabilidades, podemos discutir su estilo comunicativo y si hace bien señalando con el dedo, pero no hay más que eso, la culpabilidad es una interpretación. “Estáis así porque lo habéis decidido” sí me parece un mensaje inapropiado, como mínimo añadiría “en parte porque así lo habéis decidido” y lo explicaría después.
    Bueno, esta es mi apreciación sobre esa intervención de la psicóloga-coach. Saludos.

    17 septiembre 2013 | 12:49

  18. Dice ser Lidia

    José Manuel,

    Tú puedes ejercer la dietoterapia porque tienes la carrera de Nutrición Humana y Dietética, no por tener la de Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Eres tecnólogo Y además dietista-nutricionista.
    No es el caso del chico del programa, por eso se comenta.

    17 septiembre 2013 | 13:37

  19. Dice ser Loli

    Han querido hacer una copia de la Bascula de Canal Sur que tuvo tanto éxito y le ha salido un bodrio nada que ver los profesionales de La Bascula con los de telecinco, malícima copia, un 0 no lo veré, animarse a seguir la Bascula empieza a finales de septiembre os encantará.

    17 septiembre 2013 | 22:29

  20. Dice ser pollito

    …Programas de este tipo deberían estar prohibidos y punto. Aprovecharse de pobre gente desesperada por adelgazar y torturarlos mediante el ayuno y la penitencia para que lo consigan no es más que la receta para que los recuperen, con el añadido psicológico del fracaso y la culpa. NADIE puede mantener una pérdida de peso lograda a base de sufrimiento.

    25 septiembre 2013 | 14:17

Los comentarios están cerrados.