BLOGS

La carrera hacia las elecciones catalanas del 25N

CIStitis

Quien haya tenido cistitis y se le haya inflamado la vejiga de la orina sabrá lo molesto que puede llegar a ser. Casi como lo que sienten los candidatos cuando sale la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas_(CIS) con la previsión de resultados para estas elecciones catalanas. Esta CIStitis electoral acostumbra a ser dolorosa para todos, porque nadie sale bien parado. Según este sondeo, Artur Mas (CiU) se quedaría a nueve escaños de la mayoría absoluta (obtendría 59, es decir, 11 más), y podría empatar o ser superado por otro hipotético tripartito (sumaría 59 o 60 escaños, con 33 para el PSC, que perdería cuatro; 15 o 16 para ERC, que perdería cinco o seis; y 11 para ICV-EUiA, que perdería uno). El PP, con 13 o 14, también podría perder uno, mientras que Ciutadans, se mantendría con tres. Y no entraría ninguna otra fuerza en el Parlament, ni Carretero, ni Laporta ni nadie más.

Con este resultado, si Mas gobernara debería hacerlo con apoyos de otros (la mayoría de encuestados prefiere la sociovergencia o bien que se alíe con ERC). Por lo tanto, la CIStitis le pasaría factura, al no poder gobernar con mayoría, pese a ser el mejor valorado y el único candidato que aprueba (5,33 sobre 10). A José Montilla (PSC) también le afectaría la CIStitis, porque, aunque sumara, no podría reeditar el tripartito si atiende a lo que ha prometido. Joan Puigcercós (ERC) caería, pero aguantaría el tipo como referente independentista, y Joan Herrera (ICV) se confirmaría como al quien más le beneficia el tripartito al ser el menos castigado de los tres partidos de gobierno.

Está claro que los votos socialistas se van a CiU, por eso, la importancia para el PSC de movilizar estos días a sus votantes del área de Barcelona.Y también destaca que el nacionalismo opta también por Mas al castigar a ERC, pero no por nuevas aventuras laportistas, pese a que el CEO (el CIS catlán) le daba alguna posibilidad de entrar en el Parlament al ex presidente del Barça en su última encuesta de intención de voto. Según el CIS, casi el 66% de los catalanes no se considera nacionalista, pero sí quieren más autonomía. Así, Alicia Sánchez-Camacho (PP) fracasaría en su intento de ser la tercera fuerza más votada en Catalunya y Ciutadans, aunque se mantendría, no tendría su ansiado grupo propio. En resumen, todos con CIStitis y, encima, aumentarían los votos en blanco.

Los comentarios están cerrados.