BLOGS
Smelly Cat Smelly Cat

El 'happy place' de las series de televisión

¿Qué problema tiene ‘Sherlock’ con los personajes femeninos?

Sherlock“¿Es ese Sherlock Holmes? Es un gran hombre”. “Es aún mejor. Es un buen hombre”. Algunas series no pueden resistirse a una coletilla retórica que sirva para apuntalar su desenlace, y este diálogo que mantiene el detective Lestrade con uno de sus hombres en una de las últimas escenas de Sherlock funcionaría incluso como final definitivo. La cuarta temporada de la ficción británica, creada por Steven Moffat y Mark Gatiss, ha dejado de lado las virguerías procedimentales y narrativas a las que nos tiene acostumbrados y lo ha apostado todo por el impacto en sus personajes. La idea de que Sherlock no es nada sin Watson, así como la razón no es nada sin el corazón, es central en la producción de BBC, y los guionistas la han llevado adelante con todas las consecuencias. Quizá ese empeño en hacer algo más oscuro, contundente y evidente es una de las razones por las que ha sido su entrega más criticada.

SPOILERS! Si no sabes cuál es ‘El problema final’, no sigas leyendo.

Yo he disfrutado este último Sherlock como disfruté los demás, y creo que la decepción general se debe en gran parte a la falta de novedad, y a que la tercera temporada fue la más brillante y la más retorcida. Hemos perdido la fascinación de los comienzos, y tampoco ayuda que haya desaparecido la diversión para dejar lugar a la intensidad, ni que sus resoluciones y deus ex machina hayan sido más facilones. Moffat y Gatiss han sido fieles a sí mismos, quizá más que nunca, y por eso sus vicios y manierismos también lo han sido más que nunca. Lo más interesante de la cuarta temporada de Sherlock ha sido ver a los protagonistas lidiar con el peso de la culpa y el pasado, en la presencia (y ausencia) de dos mujeres, Mary y Eurus. Parece que los creadores querían ajustar cuentas con sus personajes femeninos infravalorados e infrautilizados, y enfrentarse a esa cuestión ha sido una bofetada de realidad para todos.

No existe una herramienta que nos sirva para valorar la construcción de todos los personajes, pues cada serie y cada guionista son diferentes. A la hora de hacerlo con Sherlock, me parece pertinente tener en cuenta dos factores. Por un lado, que siempre se ha movido en el terreno de lo mítico; no es una serie de profundización psicológica, sino que juega con la leyenda de Arthur Conan Doyle. Por otro, que la protagonista de la ficción es una amistad (y masculina), y que los secundarios solo están al servicio del bromance principal. Las críticas a la contribución femenina de la ficción van por ahí, pero no únicamente. ¿Por qué apenas hay personajes femeninos? ¿Por qué están tan simplemente desarrollados y tienen un recorrido tan breve? No es un problema de las novelas originales, que dan más pinceladas, y a las que no son siempre fieles, pero tal vez sí de la torpeza de Moffat y Gatiss para crear mujeres humanas e interesantes.

SherlockLa cuarta temporada ha sido especialmente ilustrativa del utilitarismo de los personajes femeninos, pues el primer capítulo termina con la muerte del más estimulante, Mary Watson. Arthur Conan Doyle también decidió prescindir de ella cuando recuperó a Holmes y a Watson una vez más, tras haberles dado un final previo. El caso de la serie es similar, pero se le añade algún matiz frustrante: Mary no muere solo para precipitar la separación y la culpa en ambos protagonistas, sino que lo hace como castigo a una vida de traiciones y mentiras. Algo similar ocurrió con el personaje de Irene Adler, uno de los más recordados del original literario y de los más indignantes para muchos espectadores. Moffat y Gatiss convirtieron a la mujer que en los libros superó en ingenio al detective en una dominatrix que cautiva a través del sexo, y a la que Holmes salva en un momento final; también se la condena al exilio por su reprobable pasado.

El hecho de que los creadores de la serie pusieran a una mujer en la piel de Eurus/Sherrinford, el hermano de Sherlock y Mycroft, podría haber sido una buena oportunidad para congratularse con los personajes femeninos, pero tampoco ha sido así. La inesperada villana se caracteriza por su falta de empatía hacia el resto de los humanos, un conflicto que, tras muchas piruetas de guion en un capítulo emocionante y hasta trepidante, se reduce a una rabieta por no haber tenido de pequeña el suficiente cariño. ¿Qué hay de Molly Hooper, locamente enamorada de (y siempre utilizada por) Sherlock? Sirve a Eurus, que la obliga a confesar su amor por Holmes, solo para hacer más daño al detective en un giro cruel, que condensa perfectamente la gratuidad de las figuras femeninas de la que hace gala la serie. ¿Y la señora Hudson? Nos quedaremos con ella como la única mujer independiente de las intrigas de Holmes y Watson. Eso es toda una hazaña.

¿Qué opináis del debate? ¿Habíais reparado en estos detalles?

También os puede interesar:

Las 10 mujeres que han marcado las series de televisión de 2016

‘Sherlock Live’: la investigación de Holmes continúa en Twitter

¿Sabías que Benedict Cumberbatch es familiar de Arthur Conan Doyle?

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Ignotis parentibus

    Ninguno. Estaba enamorado del Dr Watson

    17 enero 2017 | 9:27 pm

  2. Dice ser Adler

    La “coletilla” es una forma de enlazar con el primer capítulo y verbalizar el cambio que ha sufrido el personaje a lo largo de las temporadas. En el primer episodio Lestrade dice que Sherlock es un gran hombre y, si tenemos suerte, algún día llegará a ser un buen hombre.
    Lo de Sherlock era El problema final; La solución final era la de los nazis, tal vez quieras cambiar esa parte del blog.
    En cuanto a lo de las mujeres, podría estar de acuerdo hasta cierto punto, pero tampoco me parece necesario meter con calzador más cosas que no vienen a cuento en una serie que se basa, supuestamente, en un canon ya establecido por Conan Doyle. De hecho, ya han tenido protagonismo del que tienen en las historias originales: Molly no viene de los libros, Mary ha tenido un gran protagonismo (y sigue enviando DVDs, la muy pesada), Irene ha puesto de rodillas a una nación y la Sra. Hudson también ha conseguido encandilar al público. El “problema” es que no se trata solo de ellas, TODOS los personajes orbitan en torno a Sherlock, sin él no son nada, ya sean hombres o mujeres, todos se usan para que él brille.

    18 enero 2017 | 5:26 am

  3. Dice ser Edith

    Opino que has dado en el punto. El hecho de que la señora Hudson se salve sólo es porque necesitan alguien que limpie y haga el té. Pero con insistencia le recuerdan su pasado como pareja de un mafioso.

    12 febrero 2017 | 7:24 am

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.