BLOGS

Un blog acerca de todo lo que se sujeta sobre las columnas de un diario cualquiera. Por ejemplo, el nuestro

Entradas etiquetadas como ‘tipografia’

Tipografía ecológica en tiempos de crisis

En estos momentos de zozobra económica, en los que impera el ajuste del gasto, SPRANQ, una empresa de marketing holandesa, nos ofrece Ecofont, un tipo de letra basado en la fuente de código abierto Bitstream Vera, con el que podemos ahorrarnos unos euritos en tinta a la hora de imprimir.

Hasta un 20% de ahorro en tinta gracias a esta tipografía “agujereada”, aquí está el quid de la cuestión. Este tipo de letra tiene unos agujeros redondos, que eliminan hasta una quinta parte de la superficie impresa en un carácter de 10 puntos de la familia Verdana, sin que ésta pierda su legibilidad.

Aunque existe una versión profesional, parece difícil que con esta tecnología se puedan obtener buenos resultados con fuentes serifas. Además, a partir de los 12 puntos los agujeros empiezan a ser visibles, por lo que la mejor aplicación que le podemos dar es en la impresión de documentos en casa, y sobre todo en la oficina. Según los cálculos de la empresa holandesa, una compañía de 5.000 trabajadores podría llegar a ahorrase hasta 90.000€ al año en costes de impresión.

A partir de ahora, para ayudar al planeta y a nuestro bolsillo, además de utilizar papel reciclado e imprimir por las dos caras podemos utilizar esta fuente, que te puedes descargar gratuitamente en la página de Ecofont.

¿Te parece que se le puede llamar ecológica?

F. Perea



La portada del apagón que no llegó a ver la luz

Quienes sigan nuestra periódico impreso ya sabrán que sábados, domingos, además de unos cuantos días festivos, 20 minutos no sale a la calle. Esa peculiaridad de nuestro modelo de negocio, compartida por todos los diarios gratuitos, nos obliga a adelantar a las vísperas ciertas noticias previstas para esos días en que no tenemos edición, y que los periódicos de pago, que sí salen a diario, dan más ajustados en el tiempo. Es el caso, sin ir más lejos, del apagón a escala planetaria que se producirá a las 20.30 h. de mañana, sábado, pero que ya, hoy viernes, llevamos en portada en todas nuestras ediciones.

Podéis verlo (y ampliarlo, haciendo clic encima) en el bloque central de la portada de la derecha: es ese reloj, con la Tierra a modo de marca de agua en la esfera y las agujas en la hora del apagón, sobre un fondo de color negro. La idea del fotomontaje –hecho con precisión y paciencia de relojero por Paco Perea, coautor de este blog– está tomada directamente del titular, La hora del planeta“, que está tomado a su vez del nombre oficial de la iniciativa. Y, sí, es cierto que no es un dechado de originalidad, pero ilustra suficientemente un tema que, una vez más, tiene muy difícil ilustración.

Y ahora, hablando de ilustración (o, mejor, de la falta de ella), mirad esta otra portada, con el bloque del apagón resuelto con sólo tipografía, un antetítulo que se va fundiendo con el negro de fondo hasta llegar al mismo titular de la otra versión.

A mí, particularmente, me gusta más este modelo, que tenía además el visto bueno de la dirección del diario, y que estuvo puesto en la página hasta prácticamente las ocho de la tarde de ayer. ¿Por qué no llegamos a darla, entonces? Cosas que pasan a veces con la publicidad: a esa misma hora nos percatamos de que el anuncio que iba a pie de página era prácticamente idéntico –un texto fino sobre una masa de color negro– a ese bloque estrictamente tipográfico que le teníamos reservado al apagón, que tuvimos que cambiar a todo correr por el que ha salido publicado finalmente.

¿Cuál de las dos portadas os gusta más? ¿La del fotomontaje o la tipográfica?

Pd. Ésta es la primera portada, creo, en la que no ilustramos el cambio de hora estacional con las inevitables agujas de reloj que avanzan o retroceden, según sea primavera u otoño, de las tres a las dos de la mañana. No sé si alguien las echará de menos. Yo no.

D. Velasco

Textos ilustrados, textos ilustrativos, textos sin ilustración

Perdón por el juego de palabras, pero es que el tema de hoy va de eso: de palabras. De texto, mucho, y sólo texto. Pero de su empiece, nada más.

Dice Milan Kundera, en uno de sus muchos ensayos dedicados a la novela, que el arranque de un texto es un contrato que quien escribe le ofrece al lector. Si el escritor checo está en lo cierto, hoy en este ‘post’ damos a firmar uno irrechazable. Y no por este texto introductorio, desde luego, sino gracias al que encabeza con grandes caracteres minúsculos esta página de aquí debajo:

Estas líneas entrecomilladas, las primeras de El túnel de Ernesto Sábato, introducen un reportaje en el que se recuerdan los más célebres arranques de novela, de Clarin a Ian McEwan, pasando por Nabokov o García Márquez, con el que abríamos este pasado viernes la sección de La Revista. El tema es tan interesante como la lista de escritores mencionados, pero tiene un pequeño problema desde el punto de vista del diseño: es muy difícil de ilustrar, especialmente si se pretenden evitar las típicas fotos genéricas o de recurso (alguien leyendo o escribiendo, una pila de libros…) que en 20 minutos intentamos por norma no utilizar.

Paula Arenas, la redactora que firma el texto, proponía para ello buscar los inicios de esos textos en sus páginas de una edición cualquiera, y hacer con ellas un montaje en abanico; de una solución similar era partidario Rubén Ruiz, el responsable de la sección, quien sugería algo parecido a lo que ha salido publicado, pero que jugara con texturas o colores que recordaran al papel ahuesado al que asociamos los libros de narrativa.

La página, finalmente, quedó impresa como se la puede ver aquí, sin otra ilustración ni recurso gráfico que los caracteres que componen la primera frase de la novela de Sábato, el signo tipográfico de omisión de texto (los puntos suspensivos entre corchetes) y unos asteriscos entre los párrafos del cuerpo de texto, en el que las citas van en rojo y engordados con una negrita. Este tipo de recursos, tratar la tipografía como ilustración, tiene partidarios entusiastas y severos detractores. A los primeros, la solución les parecerá una forma elegante de salvar una página en la que poco pueden aportar las imágenes; a los segundos, una aberración o –en el mejor de los casos– una extravagancia que desvía hacia la forma la atención que debería recaer sólo sobre el contenido.

¿A ti qué te parece? ¿Te empacha o distrae un uso tan intensivo de la tipografía? ¿Crees que una imagen vale más que mil palabras, incluso cuando éstas están tomadas, nada menos, de Lolita, La Regenta o Cien años de soledad?

D. Velasco

Treinta y dos mil trescientos sesenta y cinco

Cada 23 de diciembre los periodistas olvidamos que somos de letras y corremos como posesos detrás de los números, especialmente de uno de cinco letras y cinco cifras.

No es un número cualquiera: en las páginas interiores de los diarios suele ir aparejado a testimonios de ilusión incontenible, declaraciones nerviosas de generosidad e imágenes de compadreo y duchas de cava a las puertas de los bares y administraciones de lotería. Tampoco en la portada se le trata como a un número más. Podrá ser negro o de color, grande o pequeño, aparecer solo o acompañado de otros premios y llevar o no punto para separar los miles, pero siempre se le dan honores tipográficos impensables en otras cifras, sean las del crash de la bolsa, el resultado de un partido de fútbol o la subida de la tasa de paro o del IPC.

Estamos hablando, claro está, de El Gordo, y con estas tipografías de aquí debajo lo han sacado en primera los diarios de hoy martes. No están todos los que son, que pese a la crisis aún son unos cuantos (por suerte), pero sí son todos los que están. Todos estos Gordos están entresacados de lugares preferentes de sus respectivas portadas, y todos tienen, en general, su interés tipográfico. Aunque nada comparable, supongo, del que debe de tener llevarlo en un décimo doblado en la cartera.

Felices fiestas y salud.

D. Velasco

Por bloguerías

En Sexta columna nos hemos dado una vuelta por la página de la tercera edición de los premios internacionales 20blogs, que este año lleva ya 4.516 blogs inscritos. No hemos tenido tiempo de verlos todos, pero sí hemos buscado algunos con temática afín a Sexta columna. Éstos son algunos de los que hemos encontrado.

Cuatro Tipos Un blog pionero de los dedicados al periodismo visual en nuestro páis. Diseño gráfico, infografía, tipografía…

La buena prensa Todos los días, un ejemplo de buen periodismo.

El mundo de Mike, un blog de humor gráfico, tiras cómicas, ilustraciones, manga…

Fotomaf.blog Un conocido fotoblog, noticias sobre fotografía y más fotografía.

Cubik Más diseño gráfico, tipografía, motion graphics, arte, ilustración…

Ateneu Popular Diseño, publicidad, internet, recursos, webmaster, blogs, tecnología… También encontrarás tutoriales, trucos, consejos SEO…

MoreCoffeePlease.net Tipografía, artes gráficas, diseño, marketing, publicidad y tendencias…

El domingo termina la fase de votaciones. Animaos a entrar y votar.

Dinos cuál es tu preferido.







Arte y tipografía (I)


«Según el concepto platónico de belleza, ésta se manifiesta en los objetos que son simplemente útiles. Siendo así, la radical utilidad de la tipografía exalta la suya en una epifanía tan espléndida en su variedad como recatada en su ostentación. En efecto, pese a tenerla siempre a la vista, la tipografía resulta casi invisible.»

De esta manera la editorial Siruela comienza la sinopsis de “Arte en la tipografía y tipografía en el Arte”, último libro del académico y gran diseñador Enric Satué y última adquisición que he incorporado a mi biblioteca.

En una primera ojeada al libro, pasando rápidamente por el índice y deteniéndome en algunas de sus páginas, empiezo a comprobar mi acierto en la elección de la obra. Grandes tipógrafos junto a grandes artistas, o mejor dicho grandes artistas de diferentes disciplinas unidos por la tipografía.

Autor: Enric Satué, Editorial: Siréela, ISBN: 978-84-9841-111-9. 45 €

En las primeras páginas Satué reclama la naturaleza artística de la tipografía, y nos invita a aprender a leer «no letras sino tipografías». Su intención es la de poder determinar cuánta tipografía hay en el arte y cuánto arte hay en la tipografía.

«El diseño gráfico, pese a no ser objetivamente una actividad artística, se obstina a veces en parecerlo…

… Sin duda, tampoco ayudan a esclarecerla las definiciones de arte en los diccionarios, que aluden a la “virtud, disposición e industria [dicen literalmente] para hacer bien alguna cosa” o a “la facultad mediante la cual, valiéndose de la materia, la imagen o el sonido, el ser humano crea o copia fantaseando” pudiendo definir así exactamente igual el diseño »

… el diseño gráfico también se expresa con un tercer lenguaje, bien distinto por cierto: las letras de imprenta, es decir, la tipografía, que hasta tal punto le pertenece que basta su presencia en la superficie de un papel impreso para distinguir enseguida un diseño de lo que podría ser una obra de arte.

Las negritas son mías.

¿Estáis de acuerdo con los dos primeros párrafos del libro?

Continuará…

F. Perea