BLOGS
La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘David Muñoz’

Cristina Pedroche: “Me han llamado de todo: ballena, golfa…”

¿Deja Cristina Pedroche de ser ella misma porque se disfrace para una sesión de fotos? Yo creo que no, pero parece que no piensa así todo el mundo. Madre mía: la que se ha armado. A Cristina Pedroche le siguen lloviendo las críticas, que llegan lanzadas a cuchillo. Sus propias fans le echan en cara, después de su última producción fotográfica para la revista Mujer Hoy, que salga con una imagen falsa de sí misma. Se habla de exceso de ‘photoshop’. Ella, que es tan auténtica. Incluso hay una fan que le ha echado en cara que no defienda los derechos de los animales. “Lo que podrías cambiar es el subirte a los elefantes, esa práctica les jode la espalda. Eres un personaje público, tendrías que dar ejemplo para que los que te siguen respeten a los animales, muchos son maltratados durante horas, días, años para subir a turistas paletos.”, ha escrito Estefanía.

Cristina Pedroche es nueva imagen de la firma Morellato

Cristina Pedroche es nueva imagen de la firma Morellato

¿No os parece un poco exagerado?, ¿de verdad hay tanto abuso de ‘photoshop’ como para la que se ha montado? El marido, que tanto la defiende, en el momento de escribir este post (ayer por la tarde) aún no ha dicho nada sobre El Amor de Su Vida, muy al contrario de lo que sucedió el otro día con Nuria Roca.

cristina pedroche portada

Ya sabéis cuál fue la penúltima: Nuria Roca escribió en su blog una llamada de atención a Cristina Pedroche. “El fomento del control del otro y encontrar virtudes en la posesión del otro son mensajes muy peligrosos y muy perjudiciales cuando se es un personaje público”, dijo la presentadora, y el novio de la de Vallecas saltó en Twitter con un tuit algo desproporcionado si tenemos en cuenta el tono respetuoso (aunque aleccionador, más propio de una madre sabionda que de una compañera) de Nuria Roca que, según muchos, iba dirigido a Pedroche.

Claro que Pedroche dio a entender que David podría enfadarse si la de Vallecas estaba muchas horas incomunicada. Y sí, parece grave, pero, ¿en cuántas parejas sucede algo así? En muchas. ¿En cuantas parejas no hay absolutamente nada de posesión? Las hay, pero son pocas. No es que esté bien, es que es habitual. La diferencia es que Cristina Pedroche es un personaje público: ella se muestra tal cual es, o eso dice. Y por presentar programas tal vez no tenga que ser ejemplo de nada. No lo sé.

Lo que sí sé es que el photoshop de la revista Mujer hoy le está costando bien caro. Las fans no pueden creer que alguien tan auténtica colgara en sus redes sociales una imagen en la que salía claramente photoshopeada.

Sin embargo, en la citada entrevista, como no podía ser de otra manera, hay declaraciones bastante explosivas que bien podrían haber provocado, sin la cortina de humo del photoshop, polémicas por sí mismas.

Seguimos con el tema de la posesión: vuelve a confundir amar a alguien con poseer a alguien. Cuando le preguntan por la boda, dice: “Eran más bien unas ganas locas que teníamos los dos de ser el uno del otro a todos los efectos, incluso a efectos legales.”

Sobre las críticas: “Me han llamado de todo: ballena, golfa, han dicho que ojalá se muera mi abuela…
En el momento te duele, pero después pienso en la tristeza y frustración que tiene que sentir una persona para desearle el mal a otra.”

Sobre lo que le mueve: “Mi mundo lo mueve David porque David es mi mundo.”

Así se muestra la Pedroche: indomable. “Te pidan que seas sincera, pero si lo eres te castigan”, ha explicado, y aquí tal vez tengamos que reconocerle parte de razón, ¿no os parece?

Cristina Pedroche: “David tiene mi vida en sus manos y es así cuando me apetece seguir viviendo”

Cristina Pedroche ha vuelto a dar jugosos titulares, frases incómodas para mucha gente que le reportan críticas y tuits con insultos. Pese a ello, sigue expresando lo que piensa, lo cual podemos valorar en un momento en que muchas famosas casi no se atreven a abrir la boca si no es para soltar un cómodo lugar común. David “tiene mi vida en sus manos y es así cuando me apetece seguir viviendo. Comerme el mundo pero con él.”, declara en una entrevista para La Vanguardia.

Cristina Pedroche y David Muñoz, en una foto de archivo Gtres

Cristina Pedroche y David Muñoz, en una foto de archivo Gtres

Sorprendente que delegue el poder de su felicidad en su pareja en el Siglo que estamos, sí, pero parece que es lo que ella siente. “No me imaginaba tener una pareja que es mi mitad ni entregárselo todo a una persona”, añade sobre su amor con el afamado chef de Diverxo.

Va más lejos Pedroche. “Yo tendré un hijo y le querré muchísimo, pero nunca tanto como a David.”. Estas declaraciones han provocado una revolución tuitera, pero lo cierto es que tampoco hay que darle tanta importancia. Ella no puede saber todavía lo que aún no ha sucedido ni experimentado: está claro que habla de lo que ahora mismo siente.

Lee el resto de la entrada »

Cristina Pedroche responde: “Muy feliz por ser una persona absolutamente libre”

Cristina Pedroche ha hablado. Lo hizo ayer, poco antes de irse al ver el partido de “su Rayo” y de ver Palmeras en la Nieve en el cine. Después de que medio país se comiera las uvas contemplando sus bonitas curvas y su cuerpazo (casi) desnudo, después de que mucha gente la haya criticado (no sabemos si por el hecho de ponerse el vestido que le dé la gana o si es por ese vicio nacional de no soportar el éxito ajeno), ha escrito: “Muy feliz por ser una persona absolutamente libre”

cristina twitter

Ha calificado el vestido de Pronovias que, según algunos, era una copia de otro de Beyoncé, como “vestido de mis sueños”, y ha respondido a las twitter-críticas, no sin ironía: “Veo que os ha gustado mucho mi vestido”, escribió ayer en Twitter.

tuit 3

tuit

tuit2

Hay quien ha comparado su vestido de Pronovias con el de Beyoncé en la Gala Met. ¿Se inspiró Hervé Moreau en el Givenchy que llevó Beyoncé?

Hay quien ha comparado su vestido de Pronovias con el de Beyoncé en la Gala Met. ¿Se inspiró Hervé Moreau en el Givenchy que llevó Beyoncé?

Mientras, sigue viviendo con su ya marido el sonado idilio que les hace vivir en una nube. David Muñoz le acompañó a las campanadas, por supuesto. Pero lo sorprendente no fue precisamente eso, sino lo que sigue: ¡vean!

david munoz

tortolitos

¿Qué necesidad había de ponerse el vestido que ella se puso el año pasado? Tal vez lo justifique la diversión. Y es que estos dos, como bien ha dejado expresamente escrito Cristina, pasan millas de lo que puedan decir los demás, algo que es un poquito menos difícil en su caso, pues la joven estrella tiene más de 2.000.000 de seguidores en Twitter y 962.000 en Instagram, que ni Penélope, oiga.

Dicho esto, me quedo con Cristina antes que con los chicos de Cámbiame (me van a perdonar). ¿Les llegaría el chivatazo de que la Pedroche aparecería más que sugerente y decidieron emularla? Si fue así: craso error.

Campanadas en Telecinco

Campanadas en Telecinco

Mis preferidos, sin embargo, un clásico: Anne y Ramón García. Y ni estos: este año tomé las uvas mirando a las estrellas. Que una se toma sus deseos de año nuevo muy en serio.

anne y ramon garcia

Pero, contadme, ¿cuál fueron vuestras campanadas preferidas?

Cristina Pedroche: “Mi vestido para las campanadas será muy polémico”

Después de un mes de su boda sorpresa con David Muñoz, Cristina Pedroche sigue rentabilizando su increíble momento profesional. Hace bien: estas cosas nunca se sabe cuánto duran. En una presentación de Multiópticas contó que, justo después de 30 días de casados, aún no se han ido a vivir a su nueva casa.

Cristina Pedroche, ayer, en la presentación de Multiópticas. © Gtres

Cristina Pedroche, ayer, en la presentación de Multiópticas. Aseguró que las gafas son el complemento perfecto © Gtres

“Seguimos viviendo en el cuchitril que era mi casa”, dijo, y explicó que no tienen tiempo para decidir qué tabiques echan abajo en la nueva casa ni hacer la reforma. Se mudarán más adelante.

Por supuesto, quieren ser padres. Ella tiene claro que sus hijos serán de David. Pero todavía no.  “Le quiero sólo para mí”, bromeó. Lo serán cuando tengan “hueco profesional”.

Lo que está claro es que es un amor que ni de telenovela: se nota que están enamorados hasta las trancas el uno del otro. “Ahora es igual de ñoño que yo. Es que somos uno. No hay parejas como la nuestra. Estuve tres años sola, pero sabía que iba a llegar el hombre de mi vida”, dijo.

David Muñoz no irá con ella a las campanadas de A3 por aquello del caos (ella ha adelantado que las presentará con un vestido “muy polémico”), pero correrán juntos, ese mismo día, la San Silvestre.

“Me estoy empezando a plantear que gano muy poco dinero. Si muevo tanta prensa, algo estoy haciendo mal”, dijo entre risas a los periodistas. Y no, su vida no ha cambiado nada por el hecho de estar casada. “Sigue siendo igual de maravillosa que antes. Llevo casada desde que le vi”

La parejita de moda no llevan todavía junta ni un año. Se conocieron en diciembre del año pasado. El flechazo fue instantáneo.

Qué queréis que os diga: cada vez me cae mejor esta chica. Parece que se ríe hsata de su sombra. ¿Visteis la que lió el otro día por el aniversario de  Zapeando?

dos fotos

Cambió radicalmente su imagen, se fue a las calles de Vallecas con el cámara y la alcachofa cual reportera y preguntó por Cristina Pedroche a… su padre. Y a su tía. Y a sus amigos. Y a sus vecinos. ¡Y ninguno la reconoció! (lo confieso: yo tampoco la hubiera reconocido)

Con su padre, después de que le dijera que quien le estaba preguntando era... su hija

Con su padre, después de que le dijera que quien le estaba preguntando era… su hija

Con su tía, en Vallecas.

Con su tía, en Vallecas.

Cristina Pedroche y David Muñoz: recién casados y de viaje en India

Mumbai time!!! Great city, fantastic food And amazing people!!! Love my life!!!!!”, escribió ayer David Muñoz, y acompañó ese mensaje vitalista de una foto en la que sale con su chica, Cristina Pedroche, y un par de amigos (yo me pido a éste). Se trata de un viaje de luna de miel en toda regla: hoy hemos sabido gracias a la revista Hola que… ¡se han casado! Como lo leéis. Se casaron el pasado 24 de octubre. Y en vaqueros y zapatillas. Nada de invitados ni de blanco ni de Iglesia, sólo un notario y los padres como únicos testigos. Menuda sorpresa.

Cristina Pedroche, David Muñoz (su futuro marido) y dos amigos, ayer, en Bombai. Foto: IG @dabizdiverxo

Cristina Pedroche, David Muñoz (su futuro marido) y dos amigos, ayer, en Bombai. Foto: IG @dabizdiverxo

La pareja vive intensamente y a lo grande: no desaprovecha ni un minuto, y ahora, ya como casados, andan todo el día de aquí para acá en este viaje en el que lo pasan bomba y descubren lugares increíbles de India al mismo tiempo que él toma buena nota de nuevas ideas para su restaurante.

mercado

La fiebre cristinapedrocheniana es una de esas cosas increíbles que suceden de cuando en cuando. Nadie lo había imaginado. Ningún periodista, ni siquiera esos visionarios que se pasan la vida haciendo listas, había podido predecir el rotundo éxito de Cristina Pedroche. Ha sido una de las subidas más espectaculares a nivel nacional de los últimos años, y un recordatorio para que volvamos a tener claro que los productos de marketing NO funcionan, o al menos no necesariamente.

A veces se intenta lanzar a la fama de todas las maneras posibles a una determinada persona, pero los casos más espectaculares suelen ser al revés y sin explicación: el pueblo es soberano y decide, y en este caso ha decidido que Cristina Pedroche es la nueva diosa del mundo del corazón: hasta el Hola, revista oficial del pretendido glamour, ha tenido que abrirle la puerta grande de casa (sacándola en portada en varias ocasiones), que era algo poco probable cuando la chica llegaba a los eventos como reportera directa desde su casa de Vallecas.

Vallecas. Cristina Pedroche es rica en estos momentos y más que lo va a ser, pero ella prefiere vivir en Vallecas. Lo hemos sabido esta semana: el nido de amor en el que la parejita va a convivir antes de casarse a finales de año, está en Vallecas y sólo tiene 70 metros cuadrados (que para el común de los mortales no está mal, pero que para el famoso medio se queda bastante corto). Eso dice mucho de ella: el dinero no la ha cambiado. El dinero no la ha cegado y no la ha hecho creerse esa tontería de que los ricos tienen que vivir en el Barrio de Salamanca o en un casoplón con videovigilancia 24h en una urbanización de lujo de las afueras.

Ella en su barrio y con su gente y al lado de su mami. Y David Muñoz está muy de acuerdo: el chico tiene un restaurante de postín, pero también es campechano.

Suma y sigue: el otro día supimos que Cristina presentará las campanadas de fin de año en A3. Yo, entiéndaseme, no voy a terminar el año viendo la tele y brindando con Cristina Pedroche, pero es otro dato que nos hace entender la magnitud de su personaje.

Más datos: fuentes bien informadas me dicen que es rigurosamente cierto que Cristina Pedroche consiguió 300.000 visitas en su primer post en su blog de Hola. Y estas mismas fuentes aseguran que tiene más de un millón de “clicks” al mes.

Y, ¿cómo lleva ella todo este boom mediático? Tuve la oportunidad de hablar con ella hace poco. Me dijo que estaba muy contenta con todo lo que le estaba sucediendo, pero que a veces se sentía desbordada. “Hay días –me dijo- que es demasiado fuerte”.

Eso digo yo, demasiado fuerte.

Cristina Pedroche, cóctel de famosos y otras sorpresas en el regreso de Rosy Runrún

Desperté de un largo sueño. Abrí los ojos después de más de un mes en otro mundo y vi las pupilas de mi madre, que me dijo llorando: “Rosy, estás viva, no sabes lo que me has hecho sufrir”. Mi madre siempre tan considerada. Luego me presentó a un chico con gafas de pasta y cara de bueno que llevaba en la mano El mundo azul ama tu caos, de Albert Espinosa. “Él es tu coach y te va a ayudar”, me dijo. Y ahora estoy en esta fría habitación tecleando en mi portátil para cumplir con el periódico, rodeada de las mal llamadas revistas del corazón, de susto en susto y tiro porque me toca, poniéndome al día de lo sucedido en este tiempo en el que he estado “desaparecida”.

Y es que no me dirán que no: lo del colorín se ha convertido en un sin vivir. El primer gran susto después de mi “vuelta a la vida” fue cuando puse la tele y vi a Belén Esteban llorando. Siempre había sabido que según qué programas son autodestructivos, pero la viva imagen de Belén, desencajada y enferma, gritando, mamá, mamá, mamá, en un plató entre hipos, fue más allá de lo que una pudo calcular. Suspirando, tuve que apagar el televisor. Hacía años que no veía una imagen tan tremenda en el proceloso mundo de los reality shows.

Ya no hay tanta gente que la llame Princesa del Pueblo. Menos mal. Mi coach me ha dicho que no juzgue y eso intento, pero de momento en mi bonita mollera no cabe la idea de que una persona que manipula, miente e insulta con toda tranquilidad pueda ser ejemplo de nada, mucho menos nuestra princesa. Lo siento: no lo acepto. El caso es que la de San Blas ganó el concurso, confirmándose nuestros peores pronósticos: Mediaset continúa apostando por ella, lo cual contribuye a engordar las arcas de la cadena, pero no creo que mejore la calidad de vida de la ínclita colaboradora (ya sabéis que una fama mal llevada, no como la que yo tendría, es altamente peligrosa, y que del embrujo de los cheques millonarios es muy difícil escapar), que seguirá desperdiciando su vida, ni a nosotros, el pueblo llano que se entretiene y evade con los famosos, que merecemos nuevas alegrías después de tantos años.

David Muñoz sorprendió a Cristina Pedroche en el programa Zapping. Foto: IG ©crispedroche

David Muñoz sorprendió a Cristina Pedroche en el programa Zapeando. Foto: IG ©crispedroche

El pueblo llano quiere princesas del pueblo nuevas. Yo propongo a una que me gusta: Cristina Pedroche, por ejemplo, y eso que aún estoy digiriendo su exclusiva en el Hola de hace unas semanas posando cual Carolina de Mónaco. El otro día la agregué a su Facebook privado y no me ha aceptado: no se acuerda de mí. Quién me iba a decir que esa chica a la que hasta hace poco veía en los estrenos con la alcachofa en la mano iba a llegar a famosa antes que yo. La miro y pienso: Muero de glamour. Vale, esto es una bromilla. No es que la envidie precisamente por su estilo. Pero sí por su novio-bombón, David Muñoz, ese chico sin complejos y con un diablillo en la espalda que se nota que está loquito por ella y que no sólo está en forma, tiene la cabeza muy bien amueblada y cocina como los ángeles: me da a mí que hay otra cosa que hace muy pero que muy bien. Ejem.

tuit

¡Vivan los novios! IG @cristipedroche

¡Vivan los novios! IG @cristipedroche

Bueno, a lo que iba: un parejón. Los dos jóvenes, guapos, atrevidos y sin tomarse las cosas demasiado en serio. Yo creo que son ese tipo de famosos que saben reírse de sí mismos: seguro que si leen este post se les dibuja una sonrisilla. Cuando hace poco el chico la sorprendió en el programa Zapeando lo pensé: Algunas tienen tanta suerte… Creo que en cuanto me recupere, me den el alta y regrese a Madrid (¡eso será muy pronto!) lo primero que voy a hacer es ir a su restaurante a pedir croquetas. Con un poco de suerte consigo verle y le pongo ojitos. Y Cristi, tú no te enfades: en el fondo sé que no tengo nada que hacer. Y veré Pekin Express: palabra.

Prosigamos. En esta cama de hospital (no me pidan que cuente los motivos por los que estoy aquí, por favor) continué con la torre de revistas que me trajo mi madre y me tropecé, inevitablemente, con el escándalo de Dolce & Gabanna. Me quedé muerta. Ojo, una es muy defensora de la libertad de expresión, pero, ¿se puede tolerar la intolerancia?, ¿cómo vamos a tener un hijo si no las personas como yo, entonces, a las que los novios no nos duran ni medio telediario? Somos un grupo considerable y muy a tener en cuenta, Domenico. Y a nadie le gusta que llamen a su niño “hijo de la química”.

madonna

Claro que lo de Anna Allen, comparado con lo de D & G, es un juego de niños. Esta historia me ha parecido algo turbia. El escarnio resultó excesivo. No estoy muy segura de si algunas de las personas que se han ensañado con ella son conscientes de que la chica debe estar asustada. Anna, si lees esta nota, tranquila: todo pasa y nada queda. En el Siglo XXI todo va tan rápido que tenemos memoria de pez. Y yo sé lo que pasó: tú simplemente querías dar el gran salto, triunfar tanto como Blanca Suárez. Sólo que se te fue un poco la mano. Te equivocaste considerablemente con la manera.

El fotomontaje más retuiteado de la historia

El fotomontaje más retuiteado de la historia

En este asunto (ahora me pongo más seria) creo que hubo un trasfondo de falta de amor, algo que no digo sólo yo. Suscribo palabra por palabra lo que escribió en su día en su Facebook Rubén Ochandiano, uno de los actores más sabios de nuestro momento histórico.

opinion ruben ochandiano

Qué más, qué más… Maria Pineda. Qué pena. La vi hace unos meses en una entrega de premios. Habló con todos los periodistas. Fue amable como siempre. Sonreía, pero se notaba que estaba muy malita. Dijo que se quería casar. Dijo que la procesión iba por dentro. Nos dio una lección enorme. Una lección de vida. No es justo: sólo tenía cincuenta y cuatro años.

© Gtres

© Gtres

Y ahora la que ha vuelto a la vida soy yo. He sufrido una transformación que ni la de Belén Esteban cuando pasó por el quirófano. Soy una mujer nueva y ahora estoy aquí, sobre esta cama que sube y baja como la del dentista, comenzando nueva etapa en la que pienso cumplir todos mis sueños. De momento, escribo en mi nueva moleskine fucsia lo que voy aprendiendo sobre los famosos para luego compartirlo con vosotros.

el-regreso

© Rosy

 

El coach que me trajo mi madre es un iluso de cuidado y vive entre nubes pero me cae bien. Me dice: “Rosy, lo vas a conseguir”. Y yo a veces me lo creo. Seré tonta. Bueno, a lo que iba, que estaré aquí todos los días hablando de famosos y que la vida irá diciendo.

Gracias a todos los que leáis este artículo, supergracias a los que pongáis el blog en favoritos y requetegracias a quienes dejéis un comentario amable.

Hasta mañana, con todo el cariño

Rosy