La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘David Beckham’

El del posible divorcio de los Beckham

Soy muy de series de televisión: me encantan. Entre mis favoritas, como no podría ser de otra manera, están Sexo En Nueva York, Friends y Vis A Vis, que me tiene loca. Soy muy de series americanas, e incluso de telenovelas. ¿Quién no recuerda Cristal o la canción de Agujetas de color de rosa? Maravillosas. Soy muy de esas series que mezclan el humor más absurdo con el amor y con las sagas familiares ¿por qué no? Soy muy de esas series, y también muy de los tabloides británicos. Lo tienen todo: sagas familiares, titulares ridículos y textos muy, pero que muy, absurdos, como los que hemos podido leer durante estos días sobre el matrimonio Beckham.

Victoria Beckham es una de mis mujeres favoritas, un icono que va mucho más allá de la moda o su pasado como Spice Girl. Es un emblema andante del feminismo. Y además, no solo se queda en el mensaje sino que lo lleva a cabo. Es la creadora de Beckham, la empresaria que ha montado su imperio y que estratégicamente ha evolucionado y se ha reinventado dando, a veces, inevitables pasos en falso, como lo fue su reality americano.

Sobre él: pues David me parece un chico guapo y listo, que no necesariamente inteligente. Se ha sabido dejar llevar. Y lo lleva bien, que no es poco.

En estos días, los medios de comunicación británicos, que son más propensos que los de Sálvame a crear noticias de rumores, han rellenado sus páginas a costa del “inminente divorcio de los Beckham”. Decían que se separaban y las redes sociales, que es donde realmente comenzó el bulo, echaron chispas hasta el punto de que el tema se convirtió en trending topic.

Todo el mundo comentaba lo de su divorcio, todos lo daban por hecho, pensaban que era lo lógico. ¿Cómo una pareja de estrellas a nivel mundial podría estar tantos años juntos? Es imposible. Pues no. Es posible, y a los Beckham no les ha quedado otro remedio que hablar sobre el tema a través de sus portavoces, diciendo que todo eran chismes y fake news.

¿Qué nos pasa? ¿Por qué siempre vemos, o disfrutamos, más del lado negativo de las cosas? (Eso sí, siempre y cuando sean ajenas). ¡Ay! Con lo que a mí me gusta el amor, con lo que me apasiona enamorarme, con lo que me gustaría pillar a un futbolista que me dejase convertirle en estrella. Por cierto, el finde pasado en la fiesta de cumpleaños de mi amiga Conchi conocí a un futbolista y creo que la cosa promete. Hemos quedado mañana para ir al cine, le he propuesto ir a ver Jurassic World. ¿He hecho bien o tendría que ver con él el partido España-Portugal?

Ya me estoy desviando. Dicho esto, os dejo con uno de mis documentos gráficos favoritos de la familia Beckham: Corría el año 2003 y la familia más mediática del mundo del espectáculo se acababa de trasladar a España ya que David iba a comenzar a jugar con el Real Madrid. Algún día me plantearé yo hacer mi propio documental. ¿Te imaginas? Yo, mi ex, la ruptura, la búsqueda de una nueva casa de soltera que no tenga ningún recuerdo de mi vida de pareja… ¡Vaya cuadro! Volviendo a los Beckham: han pasado 15 años desde su documental, pero viéndolo, puedes conocer un poco más a esta pareja de empresarios enamorados que son todo un referente a la hora de compaginar con éxito la vida familiar y laboral. Casi 20 años llevan ya casados, y por lo que se ve… son indestructibles. Me gustan. Que me inviten a su Buckingham Palace.

Harper Beckham va a hacerse su primera manicura junto a su mamá

Dicen que los hijos tenemos que tener cuidado con nuestros padres (espero que mi santa madre no lea este post), que éstos a veces confunden sus gustos con los nuestros y que luego eso puede traer problemas cuando el niño es adulto. Yo no digo que a Harper, la preciosa hija de David y Victoria Beckham, vaya a traerle problemas hacerse la manicura a la tierna edad de cuatro años (cada pie y cada mano de un color), pero si tal cosa la publicita su mamá a bombo y platillo ante su ¡6.5 mm! de seguidores de Instagram, ¿qué no hará detrás de las cámaras?

La pequeña Harper, mientras el conocido manicurista Tom Bachik se encargaba de sus manos. Foto: IG victoriabeckham

La pequeña Harper, mientras el conocido manicurista Tom Bachik se encargaba de sus manos. Foto: IG victoriabeckham

Todo el mundo –las directoras de revistas, las publicaciones, los fashion victims…- da por hecho que la niña va a ser toda una it girl pero, ¿y si ella no desea serlo?, ¿y si cuando cumpla años no quiere ser famosa, como ya lo son sus hermanos, y prefiere pasar desapercibida?, ¿será demasiado tarde?, ¿qué le dirá entonces Victoria, “hija mía, yo te hice famosa por tu bien”?

Fotos: © Gtres

Fotos: © Gtres

No sé qué pensáis vosotros (¿algún psicólogo infantil en la sala?), pero a mí me parece un tanto delicado esto de los niños famosos, pues en realidad no están decidiendo nada. No creo que sea necesario exhibirles continuamente, llevarlos a los ‘front row’ de las pasarelas de diseñadores de fama mundial y, en fin, todas esas cosas que ha hecho Victoria. Porque seis millones y medio de seguidores supone una publicidad más grande que salir en una página de un periódico de gran difusión o incluso salir en un programa de televisión.

Dice Victoria Beckham que la niña elige sus modelitos desde que tenía tres años y que está interesadísima en el mundo de la moda, y no digo yo que no sea eso así, pero quizá, sólo quizá, la madre esté proyectando sobre ella su pasión por un mundo que, en mi modesta opinión, es demasiado vacío para una niña de cuatro años.

¡Que paséis buen martes!

Hasta mañana

Rosy

Eva Longoria taconea por la Judería de Córdoba como dama de honor

Menudo puente. Mientras yo hacía mi fiesta low cost con mis íntimas por la salida de la clínica (duró doce horas), David Beckham la armaba bien armada en un lujosísimo hotel de Marrakech, el Amanjena, un fiestón por su entrada en la cuarentena al que finalmente faltó Tom Cruise (no sabemos si tenía un compromiso con Iglesia de la Cienciología), pero no las ex Spice Girls ni la estrella televisiva británica Claudia Winkleman o la siempre sonriente Eva Longoria. ¿Se bañarían en la impresionante piscina por la noche?

David Beckham con  Emma Bunton, Eva Longoria, Victoria Beckham and Melanie Chisholm. © IG @davidbeckham

David Beckham estuvo muy bien acompañado. En la foto con Emma Bunton, Eva Longoria, Victoria Beckham and Melanie Chisholm. © IG @davidbeckham

© Hotel Amanjena

© Hotel Amanjena

© Hotel Amanjena

© Hotel Amanjena

Brooklyn, que no se pierde ni una, y Eva Longoria, en la fiesta

Brooklyn, que no se pierde ni una, y Eva Longoria, en la fiesta

Un evento valorado en 270.000 euros aproximadamente. Eso es una fiesta y lo demás son tonterías, di que sí, David. Claro que la exmujer desesperada, cuya debilidad es el hijo de David Beckham (no lo vais a creer pero en una revista no tan fiable de México la han llegado a relacionar sentimentalmente con Brooklyn, un bolo que, de tomar forma, sería un sonoro escándalo en el conservador mundo de las noticias del corazón) no era la primera fiesta por todo lo alto que tuvo en el puente. De hecho, Eva Longoria llegó directamente de Córdoba, donde fue dama de honor en una boda de Alina, una de sus mejores amigas, que perdió todo el protagonismo en el día más feliz de su vida, cediéndolo a la famosísima actriz.

Eva Longoria, dama de honor en la boda cordobesa

Eva Longoria, dama de honor en la boda cordobesa

Mis fuentes (cuya identidad nunca desvelaré) me cuentan que Eva en Córdoba revolucionó la ciudad: estuvo de lo más amable con todo el mundo, se quitó los tacones para andar por las enrevesadas y preciosas calles de la Judería y se maravilló ante la belleza imponente de la Mezquita. La cena de la boda se celebró en el lujoso salón Liceo del Círculo de la Amistad, una sede social en cuyas paredes hay cuadros inmensos de Julio Romero de Torres. Es uno de los lugares más emblemáticos de Córdoba que cuenta con numerosas salas, patios preciosos, biblioteca y restaurante. Una conocida mía, que salía la pobre de estudiar Derecho Penal de la biblioteca, se quedó loca: ¡Eva Longoria en el Círculo!

En el salón Liceo del Círculo de la Amistad. Un sitio precioso: ojo a las lámparas

En el salón Liceo del Círculo de la Amistad. Un sitio precioso: ojo a las lámparas

Para entonces ya había nacido el bebé de los Duques de Cambridge, que vino al mundo el mismo día del cumple de Beckhan en graciosa coincidencia. ¡Una niña preciosa!

La niña, cuyo nombre todavía se desconoce, pesó 3,7 kilos al nacer

La niña, cuyo nombre todavía se desconoce, pesó 3,7 kilos al nacer © Gtres