La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

El del posible divorcio de los Beckham

Soy muy de series de televisión: me encantan. Entre mis favoritas, como no podría ser de otra manera, están Sexo En Nueva York, Friends y Vis A Vis, que me tiene loca. Soy muy de series americanas, e incluso de telenovelas. ¿Quién no recuerda Cristal o la canción de Agujetas de color de rosa? Maravillosas. Soy muy de esas series que mezclan el humor más absurdo con el amor y con las sagas familiares ¿por qué no? Soy muy de esas series, y también muy de los tabloides británicos. Lo tienen todo: sagas familiares, titulares ridículos y textos muy, pero que muy, absurdos, como los que hemos podido leer durante estos días sobre el matrimonio Beckham.

Victoria Beckham es una de mis mujeres favoritas, un icono que va mucho más allá de la moda o su pasado como Spice Girl. Es un emblema andante del feminismo. Y además, no solo se queda en el mensaje sino que lo lleva a cabo. Es la creadora de Beckham, la empresaria que ha montado su imperio y que estratégicamente ha evolucionado y se ha reinventado dando, a veces, inevitables pasos en falso, como lo fue su reality americano.

Sobre él: pues David me parece un chico guapo y listo, que no necesariamente inteligente. Se ha sabido dejar llevar. Y lo lleva bien, que no es poco.

En estos días, los medios de comunicación británicos, que son más propensos que los de Sálvame a crear noticias de rumores, han rellenado sus páginas a costa del “inminente divorcio de los Beckham”. Decían que se separaban y las redes sociales, que es donde realmente comenzó el bulo, echaron chispas hasta el punto de que el tema se convirtió en trending topic.

Todo el mundo comentaba lo de su divorcio, todos lo daban por hecho, pensaban que era lo lógico. ¿Cómo una pareja de estrellas a nivel mundial podría estar tantos años juntos? Es imposible. Pues no. Es posible, y a los Beckham no les ha quedado otro remedio que hablar sobre el tema a través de sus portavoces, diciendo que todo eran chismes y fake news.

¿Qué nos pasa? ¿Por qué siempre vemos, o disfrutamos, más del lado negativo de las cosas? (Eso sí, siempre y cuando sean ajenas). ¡Ay! Con lo que a mí me gusta el amor, con lo que me apasiona enamorarme, con lo que me gustaría pillar a un futbolista que me dejase convertirle en estrella. Por cierto, el finde pasado en la fiesta de cumpleaños de mi amiga Conchi conocí a un futbolista y creo que la cosa promete. Hemos quedado mañana para ir al cine, le he propuesto ir a ver Jurassic World. ¿He hecho bien o tendría que ver con él el partido España-Portugal?

Ya me estoy desviando. Dicho esto, os dejo con uno de mis documentos gráficos favoritos de la familia Beckham: Corría el año 2003 y la familia más mediática del mundo del espectáculo se acababa de trasladar a España ya que David iba a comenzar a jugar con el Real Madrid. Algún día me plantearé yo hacer mi propio documental. ¿Te imaginas? Yo, mi ex, la ruptura, la búsqueda de una nueva casa de soltera que no tenga ningún recuerdo de mi vida de pareja… ¡Vaya cuadro! Volviendo a los Beckham: han pasado 15 años desde su documental, pero viéndolo, puedes conocer un poco más a esta pareja de empresarios enamorados que son todo un referente a la hora de compaginar con éxito la vida familiar y laboral. Casi 20 años llevan ya casados, y por lo que se ve… son indestructibles. Me gustan. Que me inviten a su Buckingham Palace.

1 comentario

  1. Dice ser milos

    Que quiten ya este blog, por favor!!. No se puede leer más chorradas juntas…

    15 junio 2018 | 01:05

Los comentarios están cerrados.