BLOGS
Qué me pongo Qué me pongo

Las últimas tendencias y noticias relacionadas con el mundo de la moda, de alguien que cree que para estar guap@ no es necesario sufrir.

Archivo de la categoría ‘Curiosidades’

Gucci y Topshop, parecidos razonables

Los años 20 son tendencia y Gucci ha sabido crear un diseño que una vez que lo ves eres incapaz de borrarlo de tu mente. Pues bien, hay un vestido en el mercado que se le parece bastante y lo mejor de todo es 93 veces más barato o dicho de otra manera, te podrías comprar 93 vestidos.
Topshop (vestido de la derecha): 60 libras (unos 73 euros). Gucci (vestido de la izquierda): 6.800 euros. La diferencia de precios es una animalada y aunque el de Gucci es inimitable, me reconoceréis que el de Topshop es de un estilillo parecido y para las que nos hemos obsesionado con el carero nos basta y nos sobra (principalmente porque ni en 93 vidas ganaré lo suficiente para poder permitírmelo).
¿Te has encontrado con algún parecido razonable? Cuéntamelo.

Mi madre es una artista


¿Os acordáis del suéter de Isabel Marant del que os hablé? Pues bien, mi madre pilló la intención de mi post (me conoce como si me hubiera parido) y después de leerlo me llamó y me dijo: “Hija, ¿quieres que te lo haga?” Y yo contesté: “¡Claaaaaro!”
Y un mes más tarde aquí está. ¿Qué os parece? A que es una pasada. A la izquierda tenéis el original y a la derecha el ‘made in mamá’:

El suéter de Marant como os conté costaba unos 430 euros, a mi madre la lana no le llegó a los 40, así que yo ilusa de mí pensé: ‘que careros son estas firmas, ya les vale’, pero Nieves (mi mamá) me dio otro punto de vista. Me contó que a ella le llevó unas 30 horas tejerlo (durante el mes que empleó en la tarea se ponía en sus ratos libres y tuvo que hacer y deshacer hasta conseguir el dibujo del suéter) y concluyó que si en Marant hacen a mano estas prendas su precio no es tan descabellado. Desconozco si lo hacen a mano o no, pero mi madre dice que este suéter no se puede hacer de otra manera.
Nieves, enfermera ya retirada, es una auténtica artista y no lo digo por que sea mi madre. Cose, teje, pinta, esculpe y hace joyas. ¿Por qué yo no he heredado ninguna de sus habilidades? Snif, snif

Jennifer López hasta en la sopa

La polifacética Jennifer López no para y está hasta en la sopa. Un nuevo disco en el mercado (Love?), su separación matrimonial y las diferentes campañas publicitarias en las que participa son los culpables de que un día sí y otro también la tengamos en los medios de comunicación. No es que me moleste, que no se malinterpreten mis palabras, más bien que es algo en lo que me he fijado y os he querido comentar.
Desde que se anunciara la ruptura de su relación con Marc Anthony, tras siete años de matrimonio, no paran de sacarle nuevos novios. El último: el rapero P. Diddy. En cuanto a sus campañas publicitarias, la hemos visto como imagen de Tous, de Venus de Gillette y de Gucci, y en sus proyectos de cara a 2012 está convertirse en la apuesta de L’Oréal para vender su nueva línea de protectores solares.
Pero esto no es todo, Jennifer, que está más guapa que nunca y que ha mejorado considerablemente su forma de vestir en los últimos años, también acapara portadas de revistas. Vanity Fair publica es su número de septiembre la primera entrevista a la cantante-actriz tras su separación.

Seis tops en uno

Me encanta jugar con la ropa. Convertir faldas en tops palabra de honor, recortar pantalones, cambiar de color camisetas… Todo para actualizar las prendas que llevan en mi armario años, porque mi economía no está para tirarlas y comprar nuevas.
La firma de vaqueros Salsa tiene un top de lo más práctico. Lo han llamado Feel y cuesta 44,90 euros. Lo genial de esta camiseta es que puedes jugar con ella y transformarla en más de seis tops diferentes. Mira el vídeo y compruébalo.

Odio ir a juego con otra persona

No es que vaya de original ni de guay. Reconozco que es un trauma infantil. Yo soy la mediana de tres hermanos. Antes de que naciera la pequeña, me vestían a juego con mi hermano. Si el llevaba pantalón a cuadros y suéter rojo, yo iba con falda a cuadros y suéter rojo (hay fotos que lo demuestran). Después, cuando nació mi hermana, me ponían a conjunto con ella. Las dos igual vestidas, como dos clónicas pero con cuatro años de diferencia entre las dos. Así, que como os podéis imaginar en cuanto me rebelé, mi obsesión era no ir igual que otra persona. Luego, poco a poco descubres que es prácticamente imposible, porque o eres tan original que lo logras haciéndote tu propia ropa (yo no he nacido con ese don) o al final vas como el resto de los mortales. Ahora eso sí, es muy diferente ir igual vestidos, que llevar estilos parecidos. Lo primero no lo soporto, odio cuando vas a un bar o a una boda (esto es peor) y aparece otra con el mismo modelito, esto a las chicas nos jode mucho ¿verdad? Lo segundo, me da igual.
Bueno todo esto viene, porque he leído en la web de Telecinco que ahora la moda en Seúl es vestirse a juego con tu pareja. Y como podéis deducir de lo que antes os he contado, el tema me produce urticaria y pienso que es una bobada de dimensiones cósmicas. Hay que ver lo que hace la gente para llamar la atención… Es como las madres y padres que se visten a juego con sus hijos. Ellos piensan que es gracioso y encantador, y es cierto, pero yo no lo haría ni loca. Ahora bien, que no se ofendan los que lo hacen. A gustos colores y para traumas los de cada uno 😉
Foto: Sonia Sánchez.

Letizia pide permiso a la Reina hasta para protegerse del sol

Un año más hemos asistido al desfile de la Fiesta Nacional, además de los ya tradicionales abucheos al presidente del Gobierno, este año también se ha producido la típica anécdota, esa que luego se comenta en la cafetería del barrio. En esta ocasión la protagonista ha sido Letizia.
Hacía mucho sol y la Princesa fideo, como la voy a llamar a partir de ahora porque cada vez que la veo está más delgada, quería ponerse las gafas. Desconozco si el protocolo, la falta de libertad o el exceso de cautela de Letizia es lo que le ha llevado a tener que dirigirse a la Reina antes de ponerse sus gafas de sol.
En la Sexta-Noticias han hecho un vídeo con el momentazo. Se ve a Letizia dirigirse a la Reina y preguntarle: “¿Has traído las gafas?” En cuanto la Reina Sofía se las pone, el resto de mujeres de la Casa Real (Letizia y las infantas) hacen lo mismo. Lo curioso ha sido que ninguno de los hombres que estaban en el palco (ni el Rey ni el Príncipe ni el resto de autoridades) se las han puesto y todos estaban luchando contra la cegadora luz solar como buenamente podían.
¡Cuánta tontería! ¿No creéis? ¿No es más sencillo hacer las cosas con naturalidad? ¿Se hubiera criticado a Letizia por ponerse las gafas sin preguntar? La verdad es que si la respuesta a esta última pregunta fuera afirmativa, entendería los agobios de Letizia. Lo que es cierto es que la pobre no puede hacer nada sin ser analizada, sin ser juzgada. ¿Esto es lo que le lleva a tener que controlar cada uno de sus actos?

Ministros con ‘La roja’


La locura por La roja ha llegado también a los políticos. Los ministros de Cultura y Asuntos Exteriores, Ángeles González-Sinde y Miguel Ángel Moratinos, aparecieron de esta guisa en la inauguración de un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander.
Ella luce zapatos con la bandera de España y él, corbata. Hombre, yo a esto lo llamo oportunismo. Vale que estés contento con la victoria de la Selección, pero es un poco exagerado buscar este tipo de complementos, que les habrá costado bastante encontrar. ¿No era más fácil llevar la bandera? ¿O la típica bufandita? Pues no, ellos a lo grande. Aunque yo me hago más preguntas: ¿Se lo habrán comprado ellos o ha sido uno de sus asesores el que ha tenido que salir a comprar los modelitos? Y si España hubiera perdido… ¿Qué habrían hecho? ¿Se lo hubiesen puesto? Y la pregunta más importante: ¿En tan pocas cosas tienen que pensar los ministros que ponen tanto cuidado en lucir el toque patriota? En fin…

¿Te pondrías el mismo vestido los 365 días del año?

¿Te pondrías el mismo vestido los 365 días del año? Muchas diríamos que ni hablar. Con lo que nos gustan los modelitos…

Vía Trendencias me he enterado de que existe una iniciativa que se llama The Uniform Project solidaria y además muy coherente con los malos tiempos económicos que corren. La idea es tener un único vestido, gracias al cual si usamos la imaginación y varios complementos lograremos que parezca uno diferente cada día.

Todo empezó en mayo de 2009 cuando la precursora de esta iniciartiva, Sheena Matheiken, puso en marcha una web en la que va mostrando día a día como es capaz de llevar un mismo vestido y hacer que parezca diferente en cada ocasión, en un ejercicio de moda sostenible. Además, la idea es combinarlo con complementos y accesorios de segunda mano adquiridos a bajo precio en eBay o donados por otras personas.

Pero además de ser una iniciativa en la que se demuestra que no hace falta que compremos como locas para llevar looks de lo más cool, el proyecto ayuda a los niños de la India más desfavorecidos a que tengan acceso a la educación. Para ello en la web los interesados pueden hacer sus donaciones.

Volviendo al genio de esta idea, Sheena Matheiken, os voy a contar más cosas sobre ella. Creció y estudió en la India e iba al colegio con uniforme, que fue de donde sacó la idea, ya que pese a tener que ir todos los días iguales, los niños sabían imprimir su personalidad en el gris de la prenda impuesta.

Yo también he llevado uniforme, y es cierto, pese a que eran muy estrictos con que no nos saliéramos de lo marcado, cada uno le intentaba dar su toque, bien acortando la falda, subiendose las mangas o llenándose de pulseras y collares.

También cuenta en su web, que el vestido que no se quita ha sido diseñado por una amiga suya: Eliza Starbuck.

La idea me parece genial, ¿tú que opinas?

Un diamante de récord

Hoy os traigo un diamante azul, de esos que muchos sólo veremos en las noticias, que alcanzó el martes en una subasta el desorbitado precio récord de 6,8 millones de euros.

Con esta noticia no puedo evitar pensar que algunos esto de la crisis se lo pasan por donde tú y yo sabemos. Me parece indecente e inmoral gastarse esa millonada en una piedrecita, por muy azul, rara y especial que sea con la que está cayendo.

Aquí tienes algunos detalles:

-Pesa unos 7 quilates.

-Fue hallado en 2008 en la mina sudafricana de Cullinan.

-Se desconoce quién lo ha adquirido. Pujó por teléfono como buen multimillonario.

-Será este desconocido el que le pondrá nombre.

-Fue subastado en Sotheby’s en Ginebra.

Las hijas de Obama se quedan sin sus muñecas

Las hijas del presidente de EE UU, Barack Obama, iban a tener unas muñecas hechas por el fabricante de juguetes Ty Incorporated con sus nombres, pero al final no será así.

La esposa del líder estadounidense, Michelle, se disgustó mucho. Al parecer, a los Obama nos les parecía bien que se usara a sus hijas, de 10 y 7 años, con fines comerciales y representadas por unas muñecas, de 30 centímetros y a un precio de 9,90 dólares, que se llamaban “Sweet Sasha” y “Marvelous Malia”. Algo que me parece muy lógico, yo también lo haría, aunque cuando uno está en un puesto tan público tiene que saber que se expone a cosas como éstas.

Pero todo esto ha servido de poco, ya que desde que el fabricante de juguetes retiró el producto (en su web pide disculpas y asegura que todo el dinero ganado lo donará), las que ya se habían vendido se han convertido en piezas de coleccionista y en Internet han alcanzado los 120 dólares. Hay gente para todo.