BLOGS
Qué me pongo Qué me pongo

Las últimas tendencias y noticias relacionadas con el mundo de la moda, de alguien que cree que para estar guap@ no es necesario sufrir.

Archivo de la categoría ‘cibeles’

Lo mejor de Cibeles Otoño-Invierno 2011/2012 (II)

Andres Sardá. En todas las ediciones de Cibeles, es el desfile más esperado. Es, salvando las diferencias, nuestro Victoria’s Secret particular. Digo salvando las diferencias, porque aunque la firma estadounidense despierta expectación mundial, en gran parte por los ángeles que sube a la pasarela, y este no tanto, el de Sardá es mil veces más elegante y de muchísima más calidad.

Amaya Arzuaga. Lo quiero todo, me lo quiero poner TODO. Su colección, menos arriesgada que en otras ocasiones, llama a ir corriendo a la tienda a dejarse unos cuantos eurines.

Lemoniez. Una colección con inspiración Art Decò que no ha logrado convencerme del todo.

Devota & Lomba. Me ha encantado. Sobre todo los vestidos de noche. Una colección en tonos neutros salpicados de fucsias que les dan fuerza e impregnan de color el invierno.

Lo mejor de Cibeles Otoño-Invierno 2011/2012 (I)

Aquí tenéis la primera entrega con lo mejorcito y no tanto que he visto en Cibeles Otoño-Invierno 2011/2012. Observaréis colecciones por lo general poco arriesgadas, aunque muy ponibles, algo que se agradece a pesar de que soy de las que piensa que la pasarela tiene que ser espectáculo. Por este motivo he echado en falta propuestas más innovadoras.

Victorio & Lucchino. Como siempre inspiración andaluza que sorprende y llega al espectador, aunque en esta ocasión el dominio del negro es excesivo, para una época del año ya de por sí oscura. Y esto lo digo yo, que visto que parezco la viuda negra.

Roberto Verino. Me quedo con su propuesta para ellos. Los hombres Verino me han convencido. Una colección muy ponible, inspirada en el lejano oriente y en la que el gris es el color estrella.

Ángel Schlesser. Muy cool. Para tomar ideas de cara al día a día, con una buena gama de colores para no caer en depresión profunda por culpa de los días ya de por sí oscuros del próximo otoño-invierno.