Entradas etiquetadas como ‘preso’

Intenta fugarse de la cárcel vestido de mujer… y fracasa, claro

Confieso que esta noticia me ha pillado con el paso cambiado. Por momentos perdí la noción del tiempo y no supe si estaba viviendo en la segunda década del siglo XXI o en 1950. En Argentina, un tipo se ha disfrazado de mujer para intentar escapar de la cárcel. ¡¡Disfrazado de señora!! Pero que eso ya no se lleva, calamidad, que está más visto que Pretty Woman en las noches dominicales de La1. ¿Acaso no conoces Prison Break? Tatúate el cuerpo entero o disfrázate de sofá, qué sé yo, pero no te vistas de mujer, que eso ya no cuela.

0001714571

El sujeto se llama Pablo D. Morales y lucía un bigotito a lo John Dillinger, aunque tiene mucho menos talento para el crimen. Ha estado varias veces en prisión, por robo y falsificación, siempre delitos relacionados con su deseo de ganar dinero fácil. En esta última ocasión, cumplía condena por encubrimiento, asunto agravado por sus numerosos antecedentes. Apenas veinte días después de su ingreso en el penal de Lavalle, el tipo decidió afeitar su mostachín, maquillarse, colocarse bisutería fea, ponerse una peluca e intentar sortear los controles policiales. ¡Con esa cara! Amigo Morales, es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que tú te hagas pasar por una mujer.

El caballero travestido pasó el primer control, que es muy probable que estuviera bajo la responsabilidad de un policía con problemas de visión, digo yo. Sin embargo, no era ciego del todo. El director de la cárcel, Carlos Motos, asegura que “en ese primer control vieron algo raro, así que al llegar al siguiente se verificó que no era un visitante, sino un interno”.

Sin duda, Morales trató de aprovechar el hecho de ser un novato en la cárcel. Creyó que los guardias del penal aún no se habían quedado con su cara y probablemente tuviera razón. Lo que no calculó es que no hacía falta conocer al dedillo su identidad para saber que no era una mujer, sino un tío.

Ahora, las autoridades buscan a los que le facilitaron el ‘sutil’ disfraz -casi no se nota nada que es una peluca, ¡qué va!-. Con un poco de suerte, serán piezas del mismo calibre que Morales y acabarán haciéndole compañía. Igual hasta juegan juntos a los disfraces, quién sabe. De momento, el pseudo-Dillinger afeitado verá ampliada su condena, por patán.

El talentazo del mes: un preso se fuga de la cárcel camuflado en un sillón

Fue durante poco tiempo, pero tuve un jefe que me marcó con sus aforismos. Tenía una frase sabia para cada momento. Hoy, tras leer una noticia de impacto, me ha venido a la cabeza una que soltaba cada vez que nos pedía un esfuerzo extra: “la obligación del preso es intentar escaparse”. Él lo decía como metáfora, aunque hay muchos que se lo toman al pie de la letra. Uno de ellos, el chileno Alexis Viveros, un joven de 22 añitos que desde 2011 cumplía condena en una cárcel de Santiago por un delito de robo con violencia y tres robos con intimidación.

Interior de una cárcel. ARCHIVO.

Interior de una cárcel. ARCHIVO.

Al muchacho le cayeron quince años de reclusión, pero meses atrás decidió que había llegado el momento de fugarse. ¡Era su obligación, que diría mi exjefe! Lo realmente noticioso no es que intentara escaparse del penal, sino el modo en que lo hizo. Alexis urdió un plan harto complicado, harto sacrificado y harto original. Se sometió a una dieta estricta para poder escapar de la cárcel ¡¡escondido dentro de un sillón!! El mueble, que él mismo había fabricado, sorteó los tres anillos de seguridad sin que nadie se percatara de que había algo raro. ¡Qué genio, no podéis negarlo!

Una vez fuera de la cárcel, la vida no fue sencilla para nuestro ingenioso protagonista. Viajó al sur de Chile y se disfrazó con el traje típico de los gauchos para llegar a Argentina. ¡El tío parece Mortadelo, tiene un disfraz para cada momento! Al atravesar los Andes, le sorprendió una tormenta de nieve que terminó por sepultar sus posibilidades de éxito. Débil por la desnutrición, agotado por la enorme caminata y con hipotermia, Alexis llamó la atención de la policía, que acudió a su encuentro. El muchacho no llevaba documentación y pronto se rindió y les contó su ‘hazaña’ a los agentes de seguridad. “Nos dijo que durante un largo tiempo se alimentó sólo con un vaso de leche al día para adelgazar y acomodarse en el sillón que él mismo había preparado para fugarse. Quería radicarse en Argentina con su familia y comenzar una nueva vida. Sabía que no podía regresar a Chile”, aseguró al diario La Tercera el comisario Marcelino Pincheira.

Tras ser puesto a disposición judicial, Alexis Vivero ha sido expulsado de Argentina y entregado a las autoridades chilenas, que ya le han devuelto a la cárcel, donde tendrá que afrontar una pena aún por determinar pero que, seguro, será ya mayor que los quince años a los que había sido condenado en su momento. Eso sí, siempre podrá echar mano de un aforismo para justificarse: “la obligación del preso es intentar escaparse”.

Un exconvicto de 73 años atraca un banco porque quiere volver a la cárcel

Imagen del CCTV del banco que sufrió el atraco de Walter Unbehaun.

Imagen del CCTV del banco que sufrió el atraco de Unbehaun.

Dicen que la cabra siempre tira al monte y es un dicho aplicable a muchísimas situaciones. Seguro que todos habéis hallado un momento perfecto para utilizar esta expresión. Yo lo he vuelto a encontrar esta mañana, cuando he leído en CBS News que un exconvicto de 73 años atracó un banco con la única finalidad de que lo detuvieran y lo metieran de nuevo en la cárcel. ¡¡¡La cabra siempre tira al monte!!!

El delincuente reincidente (hermoso e involuntario pareado) es un anciano que atiende por Walter Unbehaun y que ha pasado la mayor parte de su vida entre rejas, tras protagonizar un buen número de asaltos a bancos. Su penúltima fechoría data de 1998, cuando protagonizó un robo en Illinois por el que estuvo encarcelado hasta 2011. Desde entonces, el inadaptado Walter ha estado en la calle ‘sufriendo’ su libertad. Así, hastiado por la condena de sentirse libre, decidió volver a las andadas. Caminando con la ayuda de un bastón y armado con un revólver, entró en la sucursal de un banco en un suburbio de Chicago, se acercó a una cajera, le dijo que no tenía nada que perder porque sólo le quedaban seis meses de vida, la amenazó y salió del recinto con 4.178 dólares (unos 3.000 euros). Esa cantidad irrisoria deja bien a las claras que el robo era sólo el medio para un fin mayor, ¿no? Lo que pocos podían sospechar es que el objetivo era volver a la trena.

Por supuesto, las cámaras de seguridad del banco lo grabaron todo, por lo que a la policía le costó muy poco identificar al ladrón. Apenas un día después, los agentes del orden daban con el paradero de Walter, que se alojaba en un motel. El delincuente arrojó su bastón al suelo y se dejó apresar sin oponer resistencia, quizás aliviado porque presentía que iba a volver a su hábitat natural -“me he sentido más cómodo en la cárcel que fuera”, aseguró-. Confesó ser el autor del robo y comentó a los que lo detuvieron que “quería hacer algo que garantizara que iba a pasar el resto de mi vida en prisión”. ¿Es esto una especie de síndrome de Estocolmo?

Pendiente de que se celebre el juicio, Unbehaun ha sido encarcelado. No se sabe si es cierto que sólo le queda medio año de vida, pero sí que podrían caerle hasta 20 años de condena por re-re-reincidente. Desconozco si las leyes federales de Illinois son condescendientes con los delincuentes mayores de X años, pero si quieren serlo con Walter, por favor, que lo dejen encerrado como es su deseo, no vaya a ser que haga daño a alguien…

Un preso fugado se entrega porque tiene frío

Fuente: YouTube

Fuente: YouTube

Si el frío pudo con los ejércitos de Napoleón y de Hitler, ¿cómo no iba a derrotar también a un preso de poca monta de Kentucky? Así, víctima de las bajas temperaturas, Robert Vick se entregó a la policía estatal un día después de fugarse de una cárcel de mínima seguridad.

El hombre, que cumplía seis años de condena por robo y posesión de documentación falsa, estaba a dos meses de ser entrevistado por un tribunal para ver si le concedían la libertad condicional. Sin embargo, sintió un deseo irrefrenable de libertad y se fugó del penal de Blackburn aprovechando un descuido de los guardias de seguridad. Pero lo que los carceleros estropearon, lo arregló la ola de frío polar que viene azotando a Estados Unidos desde que arrancó 2014.

Tras pasar una noche en una casa abandonada, en la que tuvo que soportar temperaturas cercanas a los 20 grados bajo cero, y con serios síntomas de hipotermia, Vick, vestido con el uniforme de preso, acudió al motel más cercano, le explicó su caso a Maurice King, gerente del establecimiento, y le pidió que llamara a la policía. “Estaba congelado. Entró, llamó a mi puerta y me dijo que avisara a las autoridades. Llamé, pero no me creyeron y tuve que llamar de nuevo”. Así relató King el suceso a los medios locales.

Poco después, miembros del cuerpo de bomberos y una dotación de la policía se presentaron en el Sunset Motel and Restaurant para aliviar a Vick de su hipotermia y arrestarlo, de nuevo. Ahora, el infortunado preso será procesado por evasión y es posible que le caigan otros cinco años más de condena que añadir al tiempo que aún le restaba por cumplir en prisión. Además, “ya no volverá a estar en una cárcel de mínima seguridad, sino que compartirá celda con varios de los presos más peligrosos del estado”, según Lisa Lamb, portavoz de prisiones.

Y es que, querido Vick, ¿qué te hizo suponer que tú ibas a correr mejor suerte que Napoleón?

Echan a dos policías por usar a presos para grabar porno gay

presorusopornogayHacer abuso de poder está muy feo. En ocasiones, hasta ronda el comportamiento delictivo, como ha ocurrido en Rusia, donde dos policías han sido destituidos de su cargo y multados económicamente por usar a presidiarios con fines lucrativos. Los dos agentes no tuvieron mejor ocurrencia que grabar dos vídeos porno gay y subirlos a la red, con la intención de ganarse unos rublos mediante las visualizaciones. ¡Hay que ser caradura! Y un poco tontos, también, teniendo en cuenta que Rusia no es el país más tolerante del mundo con los homosexuales

No estoy yo muy versado en la industria del porno (¡lo juro!), y menos aún en la del porno gay, pero por lo visto se puede ganar dinero rodando vídeos ‘caseros’. Cegados por el brillo del rublo fácil, los dos policías de nuestra historia obligaron a dos presos a participar en dos escenas de sexo explícito, ambas grabadas con un smartphone. En la primera de ellas, dicen que uno de los presos aparece desnudo mientras le suplica a uno de los policías que tenga sexo con él. En la segunda, la trama se retuerce un poco más: un encarcelado trata de violar a otro.

Las grabaciones se realizaron hace aproximadamente un año. Por aquel entonces, los dos policías fueron sancionados y perdieron su trabajo, a la espera de ser sometidos a juicio. La sentencia ha sido condescendiente con ellos. El juez se ha limitado a imponerles una sanción económica de 25.000 y 45.000 rublos (alrededor de 600 y 1.000 euros) y a suspenderlos de empleo de forma permanente. Una nadería, si consideramos que se enfrentaban a una posible condena de dos años de cárcel por negligencia y producción ilegal de material pornográfico. ¿Os los imagináis en la cárcel? Hubieran podido comprobar si es realidad o no la leyenda urbana de la pastilla de jabón que se cae en la ducha.

Para evitar comportamientos similares, las autoridades rusas se han encargado de airear la noticia, que lleva varios días coleando en los informativos del país. Sin embargo, están tratando de preservar en secreto la identidad de los agentes, para que las hordas de homófobos que hay allí no armen un escándalo aún mayor.

Un preso dejó embarazadas a cuatro empleadas de seguridad de una cárcel

El recluso Tavon White.

El recluso Tavon White.

Fans de The Wire, esta noticia os arrancará una sonrisa de medio lado por tener como escenario la sórdida y apasionante ciudad de Baltimore. Más concretamente su prisión, donde un recluso se ha estado poniendo las botas a costa de algunas empleadas de seguridad del centro.

El sujeto en cuestión es Tavon White, líder de la Black Guerrilla Family, una banda callejera a cuyos miembros persigue la Justicia por tráfico de drogas, robo y homicidio. El señor White está en prisión preventiva desde 2009, a la espera de ser juzgado por intento de asesinato, y mientras se le condena (o no) parece que sus días en la cárcel no están siendo tan malos como podemos imaginar. Durante este tiempo, ha dejado embarazadas a cuatro vigilantes de seguridad del centro penitenciario, que le han dado cinco vástagos. ¡Por ahí se empieza la reinserción, por fomentar el contacto entre reclusos y guardias!

La noticia ha salido a la luz recientemente y, además de dejarnos boquiabiertos imaginando las hábiles dotes de seducción de Tavon, ha destapado un caso de corrupción penitenciaria que tiene preocupada a la policía federal. Pero a nosotros no nos interesa este conflicto, sino la especie de síndrome de Estocolmo, pero a la inversa, del que son víctima las vigilantes de la cárcel de Baltimore. De hecho, los encantos del recluso White -que no tiene el aspecto de un adonis, precisamente- deben ser enormes (no me hagan bromas… XD), porque dos de las mujeres a las que dejó embarazadas hasta se tatuaron su nombre.

Este escándalo ha abierto un debate acerca de la idoneidad de que haya mujeres responsables de la seguridad en cárceles masculinas. Lisa Gladden, senadora por el estado de Maryland, se ha posicionado en contra, con un argumento aplastante. “Hay muchos casos en los que las mujeres guardias se quedan encantadas con los criminales. Ellos les dicen cumplidos y las mujeres se enamoran. Hace falta tener a hombres brutales y feos”.

Desde ya, los presos tienen un nuevo héroe al que admirar: el señor Tavon White, al que he decidido bautizar como ‘Inseminatorman’. ¡Avon Barksdale es un pringado a su lado!

Lo más raro que ha pasado durante la semana (23-29 julio)

Veeeeenga, que sé que muchos de vosotros estáis deseando que llegue el domingo para pegaros un atracón de deportes (entre Juegos Olímpicos, motociclismo y Fórmula 1) y para hacer un repaso de todas las cosas raras que han pasado durante la semana y los medios de comunicación os han escondido para contaros que estamos en crisis, que el paro sube y blablabla (lo que pasa desde 2008 y ya vemos cada día sin necesidad de que nos lo cuenten). En fin, vamos a ello.

1. Fue padre, abuelo y bisabuelo en solo tres meses

Cuando cumples 60 años, generalmente echas un vistazo al camino recorrido. Salvo que seas Patrick Sloan y en poco más de tres meses te hagan padre, abuelo y bisabuelo. Cuenta Patrick, casado ahora con una mujer 21 años más joven que él, que le inquietaba lo que pudieran decir de “¿padre a tus años?”, pero que ahora es todo felicidad. Su hijo Ethan nació en marzo, su nieto Mason, en junio, y su bisnieto Leonard doce días después el mismo mes. Además tiene otros tres hijos y seis nietos.

2. La misma foto a lo largo de 30 años

Cuando van pasando los años y se te van rompiendo tus camisetas favoritas, tus noséqué de la suerte y se te avería el coche te das cuenta de que solo te quedan tus amigos. Algo que saben muy bien John Wardlaw, John Dickson, John Molony, Mark Rumer y Dallas Burney, un grupo de amigos estadounidenses que se hicieron una foto en un lago de California en julio de 1982 y que desde entonces han repetido a cada cinco años.

Cuentan a la CNN que no pensaban hacer de ello una tradición, pero que terminó siéndola. También dicen que “por alguna razón, todos pusimos expresiones oscuras y misteriosas en aquella foto… seguro que pensábamos que era guay”. Y así fue cómo se hipotecaron de por vida, viéndose obligados a repetir la pose, el bote y el sombrero. A mí me gusta el detalle y tiene mérito que no se hayan peleado en estos años, sabiendo que la primera foto fue en el instituto.

3. Escondía el dinero en el horno y su mujer lo cocinó

Mucho cuidado con hacer caso a Cantona, sacar todo el dinero del banco y meterlo en cualquier sitio. Mirad si no lo que le pasó a un hombre en Sydney (Australia), que vendió su coche por 12.000 euros, metió el dinero en el horno para que no se lo robaran… y su mujer lo precalentó para cocinar unos nuggets dejando inservibles todos los billetes. Estamos hablando, probablemente, de los nuggets más caros del mundo.

4. Limó los barrotes y se fugó de la celda

No por ser previsible se es menos efectivo. Mira la última de Batman, que la disfruté como un enano aunque desde el minuto uno sabía cómo iba a terminar. Pues lo mismo le pasó a un delincuente argentino que escapó de una celda después de limar los barrotes, según cuenta la prensa local (bueno, a mí concretamente me lo contó @pequeniag). No sabemos si le habían enviado una tarta como a los hermanos Dalton o si la llevaba siempre en el pantalón por si le detenían, lo que sí podemos decir es que Daniel, el delincuente del que os hablo, salió de la comisaría por el techo y saltó por los tejados como si fuera el mismo gato Isidoro.

PD: Para estar acabando julio no está mal el volumen de frikinotis, ¿no?

Lo más raro que ha pasado durante la semana (14-20 mayo)

Vamos que nos vamos, antes de que se haga más tarde. Estas semanas sin fútbol se me hacen especialmente largas, por más que haya un Drogba que nos alegre el día, un Lorenzo que nos compense las caídas, una fase de ascenso que echarnos a la boca o un playoff de baloncesto que nos arregle lo que la lluvia aplaza en Roma, porque no todo en esta vida va a ser crisis. En fin, que entre tanto deporte también han pasado muchas cosas raras que hemos pasado por alto y que tengo que contaros porque me lo pide el cuerpo. ¿Sabías que…?

1. Una táctica para desconcentrar al rival

En la NBA hay un clásico que podríamos llamar: “Historias para despistar a quien lanza un tiro libre”. La estrella de la sección sería el gran Jack Blankenship, que se imprimió a tamaño gigante su cara con un gesto de desaprobación y la levanta cuando van a tirar. Jack es un clásico que se ha paseado por platós y ha sido portada en muchas webs, de modo que quizás lo conozcáis.

Ahora bien, confío, espero y deseo que no sepáis aún quién es el fan de Philadelphia 76ers que ha saltado a la fama de un día para otro después de intentar distraer a Kevin Garnett, de los Celtics, con el baile hipnotizador de su barriga. Suponemos que, o bien Kevin no lo vio, o está acostumbrado a estas historias. A mí me pasa algo tan perturbador y pido el cambio ipsofacto.

2. Huye un preso aprovechando que regaba las plantas

Una de mis debilidades son los presos fugados, ya lo sabéis. Pues bien, el argentino Luis Campos, de 23 años, ha entrado en el olimpo de las fugas ridículas después de escaparse aprovechando que le habían autorizado a regar las plantas.

De cómo un preso condenado por homicidio a 10 años de cárcel logró un permiso para regar las plantas podríamos escribir mucho, pero vamos a dejarlo en que parece que las autoridades policiales y judiciales consideraron que era un tipo muy apto para las labores de jardinería, dado su buen comportamiento.

3.  Una escolta de lujo

Para que veáis que no tengo nada contra el cuerpo policial, sino que me limito a contar las cosas graciosas que me llegan, os voy a enseñar un vídeo muy tierno en el que los policías, en lugar de allanar las fugas de jardineros homicidas con buen comportamiento, optan por escoltar a una familia de patos que van a cruzar la calle.

Los pobres (bueno, pobres es un decir, no he revisado sus cuentas bancarias e ignoro si tuvieron un funesto final, digo pobres porque me parece que queda bonito, en tono tierno, así a media voz…), los pobres patos, decía, iban a cruzar de forma inconsciente una carretera en Texas cuando llegaron los agentes y…

4. Un policía con doble vida

Sí, amigos, la Policía de todo el mundo ha dado mucho que hablar esta semana. Tenemos a un preso fugado, a una familia de patos escoltada… y a un agente de policía de Phoenix llamado Michael Zeller que conseguía unos ingresos extra con su doble vida como actor de cine para adultos (y no, cuando digo cine para adultos no me refiero a películas raras como las de Medem, sino a cine X).

Este hombre protagonizó dos películas porno y tenía una web de besos y caricias (por decirlo finamente) con su esposa, algo que no ha gustado mucho a sus superiores, quienes agradecen que dejara el empleo en diciembre, antes de ser descubierto, porque de lo contrario habría sido despedido. “No es ilegal, pero estas actividades minan la confianza que intentamos generar”, dicen desde su departamento.

PD: Hasta el próximo post, amiguitos. ¡Y no olviden supervitaminarse y mineralizarse!